Colom­bia. Gerar­do Baro­na «El Nene», el cam­pe­sino que aban­de­ra la lucha ambien­tal y LGBTI en Caloto

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020.

A pesar de que nun­ca ha sido dis­cri­mi­na­do por la gen­te con la que cre­ció y con la que ha hecho tra­ba­jo polí­ti­co, los acto­res arma­dos lo tie­nen en la mira. El ‘Nene’ es uno de los líde­res más ame­na­za­dos del Cau­ca, no en vano tie­ne medi­das cau­te­la­res de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Humanos.

A sus 34 años, el ‘Nene’ no cono­ce qué se sien­te vivir en paz. Este cam­pe­sino, gay, ambien­ta­lis­ta y defen­sor de los dere­chos huma­nos, hace mucho que per­dió la cuen­ta de las ame­na­zas de muer­te que ha reci­bi­do por su acti­vi­dad polí­ti­ca y orien­ta­ción sexual.

Gerar­do Baro­na Avi­ra­ma, nació en Calo­to en medio de las majes­tuo­sas mon­ta­ñas del nor­te del Cau­ca y el her­mo­so Río Palo, quien es cul­pa­ble del nom­bre del corre­gi­mien­to en el que cre­ció. Las aguas de este río tie­nen una fuer­za mís­ti­ca. La gen­te que entra en él pare­ce vol­ver­se más fuer­te y resis­ten­te, es como un antí­do­to con­tra el mie­do. Gerar­do no es la excep­ción. Estas aguas han vis­to des­de la Bata­lla del Río Palo en la que el ejér­ci­to patrio­ta ven­ció a los rea­lis­tas tra­tan­do de recu­pe­rar la ciu­dad de Popa­yán en 1815; has­ta las luchas cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes, por per­ma­ne­cer en el terri­to­rio a pesar de la vio­len­cia por cuen­ta del enfren­ta­mien­to entre gru­pos arma­dos, que hoy se mantiene.

Empe­zó des­de los tre­ce años a ser par­te del movi­mien­to social cam­pe­sino y ha teni­do una vida públi­ca muy acti­va. Del 2011 al 2015 fue con­ce­jal tenien­do como ban­de­ra el reco­no­ci­mien­to de dere­chos de la comu­ni­dad cam­pe­si­na y la comu­ni­dad diver­sa de Calo­to. Hace par­te del movi­mien­to social Mar­cha Patrió­ti­ca, del Pro­ce­so Popu­lar Cam­pe­sino del Suroc­ci­den­te Colom­biano, de la Red de Dere­chos Huma­nos Mar­tín Isaías Cifuen­tes, de la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res Pro-Cons­ti­tu­ción Zonas de Reser­va Cam­pe­si­na de Calo­to (Astro­zo­na­cal) y de la Fede­ra­ción Nacio­nal Sin­di­cal Uni­ta­ria Agro­pe­cua­ria, don­de se desem­pe­ña como coor­di­na­dor fen­sua­gris­ta de la comu­ni­dad LGBTI del campo.

Foto: cor­te­sía

El ‘Nene’ par­ti­ci­pó en las mul­ti­tu­di­na­rias movi­li­za­cio­nes que en 2012 logra­ron el reti­ro de tres bata­llo­nes mili­ta­res que se habían ins­ta­la­do en la zona. El pri­me­ro, en el Cerro de Ber­lín, zona rural del muni­ci­pio de Tori­bío. El segun­do, en Calan­dai­ma, en el muni­ci­pio de Miran­da ‑encon­tra­ron minas de inyec­ción-. Y final­men­te, el ter­ce­ro, en el corre­gi­mien­to de El Palo.

Para pre­sio­nar el reti­ro de este últi­mo, la comu­ni­dad reali­zó un diag­nós­ti­co de daños por la pre­sen­cia de la base, lo envia­ron a la Defen­so­ría del Pue­blo y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal dan­do un ulti­má­tum de 12 días para su reti­ro. La defen­so­ría pidió dos días de tre­gua, y el emba­ja­dor de Sue­cia sen­tó a Juan Car­los Pin­zón, Minis­tro de Defen­sa del momen­to a hablar sobre el tema. La comu­ni­dad ganó el pul­so y el bata­llón tuvo que reti­rar­se de la zona.

Baro­na resis­tió la cár­cel cin­co meses en por un mon­ta­je judi­cial alre­de­dor del tema de los bata­llo­nes. Sobre­vi­vió a un impac­to de bala en el 2007 cuan­do él y otros cam­pe­si­nos se movi­li­za­ban para exi­gir sus dere­chos en la Vía Pan­ame­ri­ca­na. Hizo fren­te a los hos­ti­ga­mien­tos por par­te del Ejér­ci­to, inclu­so cuan­do un gru­po de sol­da­dos de una base cer­ca­na se lo lle­va­ron solo a un lugar apar­ta­do para ate­mo­ri­zar­lo. Aguan­tó la per­se­cu­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res. Y ade­más, sopor­tó el ase­si­na­to de un her­mano y su pareja.

Aun­que la defen­sa de la vida y el terri­to­rio le ha arre­ba­ta­do muchas cosas, no ha per­di­do la ale­gría y la capa­ci­dad de asom­bro, Gerar­do siem­pre tie­ne una son­ri­sa dibu­ja­da. A pesar de lo que ha vivi­do y la situa­ción de dere­chos huma­nos en el Cau­ca, que según Inde­paz, en lo corri­do del año suma cer­ca de 96 líde­res socia­les ase­si­na­dos, el ‘Nene’ per­ma­ne­ce en el terri­to­rio levan­tan­do la voz para decir que la comu­ni­dad diver­sa cam­pe­si­na exis­te, que la cuen­ca del Río Palo se res­pe­ta y que es nece­sa­rio el cum­pli­mien­to de los acuer­dos de paz y las Zonas de Reser­va Campesina.

Foto: María Fer­nan­da Padi­lla Quevedo

Dice que la gen­te es lo que lo hace resis­tir y no irse de su tie­rra, y que para­dó­ji­ca­men­te la gue­rra lo ha for­ma­do: “siem­pre escu­cha­mos gue­rra, nun­ca hemos vivi­do en un esta­do de paz, hemos esta­do siem­pre en un círcu­lo de gue­rra. Eso nos ense­ñó a pro­te­ger­nos. Hay diver­sas mane­ras comu­ni­ta­rias de pro­tec­ción. La gue­rra nos ense­ñó a dife­ren­ciar el soni­do de las balas, a blin­dar­nos para que no nos saquen heri­dos en medio de los com­ba­tes de los gru­pos con los que no tene­mos nada que ver”.

Defen­sor de la comu­ni­dad LGBTI y del medio ambiente

Des­de niño Gerar­do se reco­no­ce como gay. Ase­gu­ra que no ha vivi­do en car­ne pro­pia algún recha­zo por par­te de la comu­ni­dad cam­pe­si­na del muni­ci­pio ni en los pro­ce­sos de los que hace par­te, pero que ha vis­to cómo sufren dis­cri­mi­na­ción las per­so­nas de la rura­li­dad con una orien­ta­ción sexual diver­sa, inclu­so por algu­nos líde­res machis­tas den­tro del movi­mien­to, eso lo hizo tomar las ban­de­ras y reco­no­cer­se como defen­sor de la comu­ni­dad LGBTI del Cau­ca cam­pe­sino hace sie­te años.

Es enfá­ti­co al decir que muchos gru­pos arma­dos des­pla­za­ron LGBTI, los obli­ga­ron a ejer­cer la pros­ti­tu­ción, que hay mucha comu­ni­dad diver­sa cam­pe­si­na que tuvo que des­pla­zar­se a las ciu­da­des y por fal­ta de opor­tu­ni­da­des se vie­ron obli­ga­dos a ejer­cer acti­vi­da­des sexua­les. El ‘Nene’ dice que “nadie reco­no­ce que en las mon­ta­ñas y el cam­po la comu­ni­dad diver­sa cul­ti­va lo que se come en las gran­des ciu­da­des y en lo urbano. No solo somos esti­lis­tas, cor­ta­do­res de cabe­llo, somos cul­ti­va­do­res de pro­duc­tos del pan­co­ger. Yo no sé de lo esté­ti­co y soy gay, hay que enten­der que den­tro de la comu­ni­dad hay otras acti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les, como ser cam­pe­sino, líder y defen­sor de dere­chos humanos”.

“Tener una orien­ta­ción sexual dis­tin­ta en un terri­to­rio de gue­rra nos hace más vul­ne­ra­bles a cual­quier vio­len­cia por par­te de los arma­dos, ade­más de las afec­ta­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. Este año me ha ame­na­za­do el gru­po capi­tal por Face­book y las Auto­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Colom­bia por men­sa­jes de tex­to. Uno por mi con­di­ción sexual y otro por defen­der la cuen­ca del Río Palo y la defen­sa del agua para los muni­ci­pios de Gua­che­né, Villa Rica y el Puer­to, muni­ci­pios del nor­te del Cau­ca”, afir­ma Avirama.

El ‘Nene’ cree que esas situa­cio­nes le han hecho más fuer­tes, con­si­de­ra que le han hecho adqui­rir resis­ten­cia para defen­der la vida y el terri­to­rio dia­ria­men­te en las comu­ni­da­des. Ade­más que es nece­sa­rio ense­ñar a los jóve­nes, muje­res y hom­bres que den­tro del cam­pe­si­na­do hay una comu­ni­dad diver­sa, que el machis­mo y el patriar­ca­do limi­tan a los cam­pe­si­nos. Denun­cia que la orien­ta­ción sexual ha sido limi­ta­da por cuen­ta de los gru­pos arma­dos, que des­pla­zan y ase­si­nan a quien se reco­no­ce en su diver­si­dad sexual. Por actuar de mane­ra inclu­yen­te con su tra­ba­jo y lucha en res­ta­ble­ci­mien­to de dere­chos polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les de per­so­nas LGBTI, el ‘Nene’ fue el gana­dor del pre­mio San Sebas­tián 2020.

Foto: William Becerra

Gerar­do no solo se ha dedi­ca­do a la defen­sa de la comu­ni­dad LGBTI sino que se carac­te­ri­za por ser un líder que aban­de­ra la pro­tec­ción del medio ambien­te, en espe­cial del Río Palo y sus aguas. Lue­go de rea­li­zar una acción con afro­des­cen­dien­tes en la que cerra­ron una com­puer­ta de una peque­ña hidro­eléc­tri­ca para que lle­ga­ra el agua a los muni­ci­pios de Gua­che­né, Villa Rica y el Puer­to, reci­bió una ame­na­za que decía “tie­ne que dejar la hijuepu­ta mari­ca­da con el tema de la acción del agua y la minería”.

Ade­más, estar en con­tra de la mine­ría legal e ile­gal de mate­rial de arras­tre que ha pro­du­ci­do el des­vío en el cau­ce del Río Palo y una pro­fun­di­za­ción del mis­mo, ponien­do en ries­go al pue­blo, le ha gene­ra­do una situa­ción de segu­ri­dad per­so­nal com­ple­ja. “A la cuen­ca del Río Palo la están ase­si­nan­do, las auto­ri­da­des no están hacien­do nada. Hay empre­sas nacio­na­les y tras­na­cio­na­les, mine­ría legal e ile­gal actuan­do sobre el río y la cuen­ca hoy está des­trui­da. Las empre­sas que están en la zona pla­na como el Inge­nio La Caba­ña, Pro­pal y Car­va­jal, tiran los resi­duos y no hacen segui­mien­to. El río se está murien­do y las auto­ri­da­des están calla­das. Las empre­sas de arras­tre están hacien­do hue­cos pro­fun­dos y nos están ponien­do en peli­gro de una catás­tro­fe ambien­tal, el río se está pro­fun­di­zan­do y el pue­blo se pue­de hun­dir”, afir­ma Gerardo.

Es enfá­ti­co al decir que la comu­ni­dad cam­pe­si­na ha hecho pre­sión para que no se hagan más hue­cos y que los cam­pe­si­nos no están de acuer­do con nin­gu­na explo­ta­ción legal ni ile­gal, pues esto cau­sa daño, muer­te, des­pla­za­mien­to, san­gre y desolación.

Aun­que Gerar­do hace par­te de una lis­ta de per­so­nas inclui­das en una medi­da cau­te­lar pro­fe­ri­da por la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos en 2018 por las múl­ti­ples ame­na­zas que ha reci­bi­do y su labor como líder social, hace quin­ce días El Comi­té de Eva­lua­ción de Ries­go y Reco­men­da­ción de Medi­das (CERREM) redu­jo su esque­ma de segu­ri­dad a un hom­bre de pro­tec­ción. Avi­ra­ma hace una aler­ta fren­te a su segu­ri­dad per­so­nal y fami­liar, pues la vio­len­cia y la muer­te de los líde­res socia­les no cesan, cada día se agu­di­za más el con­flic­to, las muer­tes, masa­cres y aten­ta­dos no paran. Ase­gu­ra que si algo le lle­ga a pasar es cul­pa del gobierno nacional.

Fuen­te: Las 2 orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *