Bra­sil. Bol­so­na­ro fue ele­gi­do con men­ti­ras y gobier­na median­te mentiras

Por Emir Sader. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020.

En este artícu­lo el autor sos­tie­ne que es nece­sa­rio derro­tar a Bol­so­na­ro y su gobierno, para res­ta­ble­cer la demo­cra­cia en Bra­sil, pues al haber lle­ga­do al poder median­te la men­ti­ra y gober­nar median­te men­ti­ras es un gobierno arbitrario.

Bra­sil tuvo gobier­nos que acce­die­ron a él median­te gol­pes de esta­do y que gober­na­ron de mane­ra dic­ta­to­rial, como los que hubo de 1964 a 1985. Tam­bién hubo gobier­nos que fue­ron ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te ‑como los de Car­do­so y los del PT‑, que gober­na­ron democráticamente.

Hubo un gobierno que lle­gó al poder median­te un gol­pe de Esta­do ‑como el de Temer- y gober­nó para las éli­tes, res­ta­ble­cien­do el mode­lo neo­li­be­ral e ini­cian­do la des­truc­ción de los avan­ces demo­crá­ti­cos de los gobier­nos del PT. Aho­ra el país tie­ne un gobierno que se eli­gió a tra­vés de un meca­nis­mo de mani­pu­la­ción de la opi­nión públi­ca, de men­ti­ras y de judi­cia­li­zar la polí­ti­ca, por lo que se com­por­ta de mane­ra cohe­ren­te con su natu­ra­le­za originaria.

Bol­so­na­ro fue ele­gi­do median­te men­ti­ras y una far­sa. La mis­ma que jus­ti­fi­ca el jui­cio polí­ti­co de Dil­ma en su com­por­ta­mien­to polí­ti­co, que Lula fue dete­ni­do y se le impi­dió par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de 2018 por acu­sa­cio­nes fun­da­men­ta­das y que hace res­pon­sa­bles a los gobier­nos del PT, no de los mayo­res avan­ces eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos que jamás haya cono­ci­do Bra­sil, sino por la cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por la dere­cha en el sabo­ta­je al gobierno de Dil­ma y por las polí­ti­cas del gobierno de Temer.

Bol­so­na­ro es un títe­re que cree o pre­ten­de creer que las men­ti­ras que inven­tó son cier­tas y que fue ele­gi­do para impul­sar la nue­va polí­ti­ca, eli­mi­nar la corrup­ción de la polí­ti­ca y hacer que la eco­no­mía vuel­va a cre­cer. Bol­so­na­ro encar­na, en el seno de su pro­pio gobierno, las men­ti­ras que la dere­cha ha for­ja­do e impues­to a la opi­nión pública.

Bol­so­na­ro resul­tó ele­gi­do en tan­to que la men­ti­ra fun­cio­nó y se con­vir­tió en una fuer­za mate­rial, apo­ya­da por los medios y el poder judi­cial. Bol­so­na­ro es pro­duc­to de la men­ti­ra y es el res­pon­sa­ble de que Bra­sil viva en un mun­do de mentiras.

La dere­cha, a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción y con el con­sen­ti­mien­to del poder judi­cial, pro­mo­vió a Bol­so­na­ro hacién­do­lo pasar por un reno­va­dor de la polí­ti­ca, aun­que los tres impli­ca­dos en la far­sa sabían que era men­ti­ra. Bol­so­na­ro se negó a par­ti­ci­par en los deba­tes y los medios lo con­sin­tie­ron, como si eso fue­se nor­mal. La Folha de São Pau­lo denun­ció que la gue­rra de robots impul­sa­da por la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro era real, inclu­so pro­por­cio­nó los nom­bres de los empre­sa­rios que la sos­tu­vie­ron, pero el Supre­mo Tri­bu­na Elec­to­ral miró para otro lado ante ese deli­to, como si fue­se nor­mal. La men­ti­ra se impu­so una vez más.

Bol­so­na­ro lle­gó a creer que todo es posi­ble y que pue­de seguir negan­do la reali­dad y man­te­nién­do­se en el gobierno. Prac­ti­ca, de hecho, un nega­cio­nis­mo sis­te­má­ti­co: afir­ma que la eco­no­mía va bien, que la pan­de­mia está en su fase final, que no hay inter­cam­bio de favo­res con el «cen­trao«, que el mili­tar que está en el minis­te­rio de salud es uno de los mejo­res que ha esta­do ahí, que se está cum­plien­do el limi­te de gas­to, que su reelec­ción res­pon­de a las nece­si­da­des del país, que el con­trol de la poli­cía y otros órga­nos del Esta­do para defen­der a sus hijos y a sí mis­mo, es una con­duc­ta legí­ti­ma, etc, etc.

El mis­mo que fue ele­gi­do por la men­ti­ra y se per­ca­tó de que la men­ti­ra vale la pena, gobier­na con la men­ti­ra y cree en la men­ti­ra, o al menos en su efec­ti­vi­dad. La ver­dad, la cien­cia y la polí­ti­ca como defen­sa de los intere­ses públi­cos, la demo­cra­cia, fue­ron derro­ta­dos y Bol­so­na­ro fue ele­gi­do y repre­sen­ta esta derrota.

En estos momen­tos, esa far­sa lle­gó a cotas extre­mas de peli­gro­si­dad debi­do a que pro­vo­ca cien­tos de muer­tes por día y miles de muer­tes por mes. El gobierno pen­só que no era nece­sa­rio desa­rro­llar polí­ti­cas de pre­ven­ción y con­ten­ción para fre­nar la pan­de­mia, ya que la cla­ve sería el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la crea­ción de empleo. No hizo ni lo uno ni lo otro.

El gobierno creía en la inmu­ni­dad de reba­ño y espe­ra­ba que a pesar de que habría miles de muer­tos, lle­ga­ría un momen­to en el que todos se inmu­ni­za­rían, natu­ral­men­te, sin que el gobierno hicie­ra nada. La men­ti­ra pre­va­le­ce en el cinis­mo y la hipo­cre­sía del pre­si­den­te, que no reco­no­ce a las víc­ti­mas mor­ta­les, lle­gan­do inclu­so a bro­mear con sus fami­lias sobre esas muer­tes. Se impo­ne la men­ti­ra de que la gene­ra­li­za­ción del acce­so y uso de armas favo­re­ce la defen­sa de las per­so­nas fren­te a la vio­len­cia y no exac­ta­men­te su contrario.

En la medi­da que este gobierno fue ele­gi­do median­te men­ti­ras y es un gobierno que se basa en la men­ti­ra, la derro­ta de Bol­so­na­ro y la res­tau­ra­ción de la demo­cra­cia repre­sen­tan la res­tau­ra­ción de la ver­dad y la cien­cia, la jus­ti­cia, la paz y el res­pe­to a los intere­ses de la gran mayo­ría de los bra­si­le­ños; no en vano, este gobierno es el rei­no de la men­ti­ra, la injus­ti­cia, la arbi­tra­rie­dad y los méto­dos e intere­ses de las milicias.

(Foto: Bol­so­na­ro duran­te el acto de Ora­ción por la Nación, cele­bra­da por Joe­ser Cruz San­tia­go. Cré­di­to: Mar­cos Corrêa)

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *