Argen­ti­na. El año de la pan­de­mia represiva

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020. 

Cuan­do Alber­to Fer­nán­dez asu­mió la Pre­si­den­cia de la Nación, hubo un anun­cio que pare­ció sepul­tar los cua­tro años de la doc­tri­na repre­si­va sos­te­ni­da por el macris­mo como polí­ti­ca de Esta­do. “Debe­mos esca­par a la lógi­ca del gati­llo fácil y jus­ti­fi­car las muer­tes por la espal­da”, expre­só el man­da­ta­rio secun­da­do por la vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, y reci­bió un aplau­so que bajó des­de dis­tin­tos rin­co­nes del Con­gre­so Nacio­nal. Aquel 10 de diciem­bre de 2019, cuan­do la pan­de­mia no era un tema ins­ta­la­do en la agen­da local, las pala­bras de Fer­nán­dez tra­je­ron cier­to ali­vio. Pero trans­cu­rri­do el pri­mer año de ges­tión – con el Ais­la­mien­to Social Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio (ASPO) y las medi­das ofi­cia­les moti­va­das por el COVID-19 -, el rol repre­si­vo del Esta­do no ha varia­do dema­sia­do: las fuer­zas de segu­ri­dad se cobra­ron una vida cada 20 horas en la Argen­ti­na entre el anun­cio de Fer­nán­dez y el 19 de noviem­bre de 2020. El Infor­me de la Situa­ción Repre­si­va Nacio­nal, que pre­sen­ta des­de hace 24 años de la Coor­di­na­do­ra con­tra la Repre­sión Poli­cial e Ins­ti­tu­cio­nal (CORREPI), apor­ta los datos actua­li­za­dos al año de la pan­de­mia: hubo 411 ase­si­na­tos esta­ta­les (a razón de 1,19 muer­te por día) duran­te el pri­mer año del Fren­te de Todos, de los cua­les 348 ocu­rrie­ron des­pués del ini­cio de la cua­ren­te­na (20 de mar­zo) y 63 previamente.


Así, el his­tó­ri­co Archi­vo de Casos de Per­so­nas Ase­si­na­das por el Apa­ra­to Repre­si­vo del Esta­do de la Corre­pi acu­mu­la 7.587 muer­tes des­de el ini­cio de la demo­cra­cia has­ta hoy, con­si­de­ran­do que a la cifra de 2019 (7.091 casos acu­mu­la­dos) se le suman los 411 regis­tros de 2020 y 85 casos de años pre­vios que fue­ron incor­po­ra­dos en la recien­te actua­li­za­ción.

La excep­cio­na­li­dad de la cua­ren­te­na (con cir­cu­la­ción limi­ta­da de la pobla­ción, estric­tos con­tro­les sani­ta­rios y des­plie­gue de las fuer­zas de segu­ri­dad en los barrios), lejos de men­guar el sal­do mor­tal que ha carac­te­ri­za­do a los diver­sos gobier­nos demo­crá­ti­cos de las últi­mas déca­das, agra­vó el con­trol sobre la ciu­da­da­nía dan­do lugar a arbi­tra­rie­da­des y abu­sos de autoridad.

Foto: Télam

Tal vez los casos más abe­rran­tes y reso­nan­tes hayan sido las des­apa­ri­cio­nes for­za­das segui­das de muer­te de Facun­do Astu­di­llo Cas­tro (Mayor Bura­to­vich, Bue­nos Aires, 30 de abril) y Luis Espi­no­za (Mon­tea­gu­do, Tucu­mán, 15 de mayo), pero el mis­mo des­tino les tocó tam­bién a otras dos per­so­nas que no tuvie­ron tan­ta pren­sa: Car­los Ore­llano (Rosa­rio, San­ta Fe, 23 de febre­ro) y Fran­cis­co Cruz (Flo­ren­cio Vare­la, Bue­nos Aires, 15 de mayo).

Si bien la Doc­tri­na Cho­co­bar impul­sa­da des­de el Minis­te­rio de Segu­ri­dad por Patri­cia Bull­rich en el perío­do ante­rior dejó las cifras de ase­si­na­tos esta­ta­les más altas en demo­cra­cia (1.831 muer­tes, a razón de una cada 18,34 horas y un pro­me­dio de 1,31 ase­si­na­tos dia­rios), el pri­mer año de Gobierno de Fer­nán­dez sos­tie­ne el piso de una vida huma­na que se pier­de por día a raíz del apa­ra­to repre­si­vo. Por eso la con­sig­na del Infor­me 2020 de Corre­pi gri­ta: “Las nece­si­da­des del pue­blo son esen­cia­les, ¡la repre­sión no!”.

La esce­na del crimen

El año de la pan­de­mia con­fir­ma la regu­la­ri­dad his­tó­ri­ca del archi­vo repre­si­vo en cuan­to al con­tex­to de las muer­tes, con el ítem “cár­cel, comi­sa­ría o bajo cus­to­dia” en pri­mer lugar. Se regis­tra­ron 272 casos (66,18%) en luga­res de encie­rro, con la par­ti­cu­la­ri­dad –según el infor­me de Corre­pi– de que des­pués de muchas déca­das se regis­tra­ron muer­tes en uni­da­des peni­ten­cia­rias cau­sa­das por dis­pa­ros de arma de fue­go de inte­gran­tes del ser­vi­cio con­tra per­so­nas pre­sas des­ar­ma­das.

Las víc­ti­mas fue­ron Fede­ri­co Rey en Flo­ren­cio Vare­la, José Can­dia en Corrien­tes, Mar­ce­lo Mon­te­ne­gro y Dar­do Yapu­ra en Jujuy, todos fusi­la­dos en la repre­sión a los recla­mos y pro­tes­tas por la fal­ta de res­pues­ta ofi­cial a la crí­ti­ca situa­ción en las cárceles.

Las otras moda­li­da­des de ase­si­na­tos son: gati­llo fácil (103 casos, 25,06%), muer­te intra­fuer­za o intra­fa­mi­liar (17, 4,14%), otras cir­cuns­tan­cias (12, 2,92%; aquí se inclu­yen las des­apa­ri­cio­nes for­za­das) y cau­sa fra­gua­da o con­se­cuen­cia de otros deli­tos (7, 1,70%).

En cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción de las dis­tin­tas fuer­zas, el ran­king está inte­gra­do por: Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio (237 casos, 57,66%), poli­cías pro­vin­cia­les (120, 29,20%), Poli­cía Fede­ral Argen­ti­na (22, 5,35%), Poli­cía de la Ciu­dad (22, 5,35%), otras fuer­zas (6, 1,46%), Gen­dar­me­ría Nacio­nal (3, 0,73%) y segu­ri­dad pri­va­da (1, 0,24%).

Foto: Télam

Los regis­tros de Corre­pi inclu­yen ade­más los femi­ci­dios, es decir, los ase­si­na­tos come­ti­dos por repre­sión esta­tal con com­po­nen­tes de vio­len­cia machis­ta y patriar­cal. Los dos pri­me­ros casos regis­tra­dos se remon­tan a 1992 y des­de enton­ces el índi­ce ha sido cre­cien­te, has­ta lle­gar hoy a 389 femi­ci­dios sobre un total de 671 víc­ti­mas muje­resEsa cifra con­vier­te a los femi­ci­dios de uni­for­me en la pri­me­ra cau­sa de muer­te de muje­res a manos del apa­ra­to repre­si­vo estatal.

Tam­bién se han regis­tra­do 46 femi­ci­dios rela­cio­na­dos, es decir, hijxs u otrxs fami­lia­res o per­so­nas cer­ca­nas a la víc­ti­ma ase­si­na­da en con­tex­to de vio­len­cia machis­ta, ya sea para cas­ti­gar a la mujer o cuan­do inten­ta­ron defen­der­la. Casi un ter­cio de los femi­ci­dios rela­cio­na­dos tie­nen niños y niñas como víctimas.

Pro­pues­tas con­tra la represión

En su infor­me 2020, Corre­pi inclu­ye una agen­da anti­rre­pre­si­va con medi­das urgen­tes que debe­ría adop­tar el Esta­do para rever­tir el sal­do mor­tal de cada año.

Deten­cio­nes arbitrarias:

*Cum­pli­mien­to de la sen­ten­cia de la Cor­te IDH en el Caso Bula­cio vs. Argen­ti­na, del 18/​09/​2003, que orde­nó la dero­ga­ción de todas las facul­ta­des nor­ma­das y la eli­mi­na­ción de todas las prác­ti­cas no nor­ma­das de las FFSS fede­ra­les y loca­les para dete­ner per­so­nas fue­ra de las hipó­te­sis cons­ti­tu­cio­na­les y de los con­ve­nios inter­na­cio­na­les de orden judi­cial pre­via o deli­to flagrante.

*Cese inme­dia­to del per­ma­nen­te y sis­te­má­ti­co hos­ti­ga­mien­to a las per­so­nas que se ven obli­ga­das a sobre­vi­vir con tareas pre­ca­rias en la vía públi­ca, como la ven­ta ambu­lan­te, el arte calle­je­ro o ser­vi­cios como el cui­da­do de autos, lim­pie­za de para­bri­sas, etc.

Legis­la­ción y justicia:

*Dero­ga­ción de las refor­mas regre­si­vas que se lle­va­ron ade­lan­te en los últi­mos años en toda la legis­la­ción repre­si­va nacio­nal, de las pro­vin­cias y de la Ciu­dad, y de las incor­po­ra­das al Códi­go Penal por las leyes anti­te­rro­ris­tas entre 2004 y 2010.

*Reti­ro inme­dia­to del pro­yec­to de refor­ma del Códi­go Penal ela­bo­ra­do por la comi­sión pre­si­di­da por el juez Borinsky, revi­sa­do y pre­sen­ta­do por el Poder Eje­cu­ti­vo en mar­zo de 2019 en el Sena­do, que incre­men­ta la cri­mi­na­li­za­ción de la pobre­za y la pro­tes­ta, con­sa­gra la impu­ni­dad de los repre­so­res y uni­ver­sa­li­za la pri­sión preventiva.

*Dero­ga­ción del Decre­to 4892019 que creó el RePet (Regis­tro Públi­co de Per­so­nas y Enti­da­des vin­cu­la­das a actos de terro­ris­mo y su financiamiento).

*Anu­la­ción del DNU 702017 que habi­li­ta la depor­ta­ción exprés de migrantes.

*Dero­ga­ción de la Reso­lu­ción Nº 1442020 del Minis­te­rio de Segu­ri­dad que esta­ble­ce el pro­to­co­lo de actua­ción para que las fuer­zas de segu­ri­dad hagan «tareas de pre­ven­ción» (espio­na­je) sobre pla­ta­for­mas y fuen­tes digi­ta­les públicas.

*Gra­tui­dad para el acce­so a la jus­ti­cia de víc­ti­mas y fami­lia­res de víc­ti­mas de hechos represivos.

*Apli­ca­ción estric­ta de las medi­das inter­nas de sus­pen­sión del ser­vi­cio de fun­cio­na­rios de las fuer­zas impli­ca­dos en cau­sas pena­les por hechos represivos.

Foto: Télam

Actua­ción de las fuerzas:

*Eli­mi­na­ción de los pro­to­co­los de lógi­ca béli­ca para la actua­ción de las fuer­zas ante movi­li­za­cio­nes y manifestaciones.

*Prohi­bi­ción de la por­ta­ción y uso del arma regla­men­ta­ria fue­ra de servicio.

*Prohi­bi­ción de requi­sas per­so­na­les y de per­te­nen­cias por mera sospecha.

*Eli­mi­na­ción de los “Coman­dos Uni­fi­ca­dos” para la inter­ven­ción con­jun­ta de fuer­zas fede­ra­les y loca­les en las pro­vin­cias y la Ciudad.

*Prohi­bi­ción de la asun­ción de la defen­sa téc­ni­ca de miem­bros de segu­ri­dad acu­sa­dos por hechos repre­si­vos por los cuer­pos pro­fe­sio­na­les de los minis­te­rios de Segu­ri­dad nacio­nal, pro­vin­cia­les y de CABA.

*Fin de la rees­truc­tu­ra­ción de comi­sa­rías y alcai­días de la Poli­cía de la Ciu­dad, que dila­ta entre 8 y 10 horas que los orga­nis­mos de DDHH, las orga­ni­za­cio­nes anti­rre­pre­si­vas y has­ta la Defen­so­ría Ofi­cial de la Jus­ti­cia de la Ciu­dad y abo­gadxs par­ti­cu­la­res pue­dan con­fir­mar una deten­ción y ubi­car a la per­so­na arres­ta­da para asistirla.

*Cese de la mili­ta­ri­za­ción de los barrios popu­la­res, con pre­sen­cia masi­va de fuer­zas fede­ra­les y loca­les, con su corre­la­to de hos­ti­ga­mien­to, deten­cio­nes arbi­tra­rias y muer­tes por gati­llo fácil.

Cues­tio­nes presupuestarias:

*Dero­ga­ción del Pro­gra­ma de For­ta­le­ci­mien­to de Segu­ri­dad para la pro­vin­cia de Bue­nos Aires que des­ti­nó $38.000 millo­nes de pesos para for­ta­le­cer el poder de fue­go de la bonaerense.

*Reti­ro del “Plan de Infra­es­truc­tu­ra Peni­ten­cia­ria” pre­sen­ta­do a la Legis­la­tu­ra Bonae­ren­se por el minis­tro de Jus­ti­cia Julio Alak y el gober­na­dor Axel Kici­loff para la cons­truc­ción de más cárceles.

*Redi­rec­ción de las par­ti­das des­ti­na­das a esos pla­nes y pro­gra­mas para mejo­rar las con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad en los luga­res de detención.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *