Ara­bia Sau­di­ta. Com­pa­ñías extran­je­ras dejan de ope­rar en el puer­to sau­dí de Yed­dah tras los ata­ques yemeníes

Resu­men Medio Orien­te, 20 de diciem­bre de 2020-.

Fuen­tes de noti­cias infor­ma­ron que las empre­sas extran­je­ras habían deja­do de ope­rar en los puer­tos sau­díes y las zonas cos­te­ras de Yemen, espe­cial­men­te el puer­to de Yed­dah, y que los direc­to­res eje­cu­ti­vos de esas empre­sas habían hui­do de Ara­bia Saudita

Según la agen­cia de noti­cias Tas­nim de Irán, citan­do el sitio web Souk Okaz, las empre­sas extran­je­ras han cerra­do sus ope­ra­cio­nes en el puer­to sau­dí de Yeddah.

Souk Okaz infor­mó que las acti­vi­da­des de empre­sas extran­je­ras en los puer­tos sau­díes y las zonas cos­te­ras de Yemen han cesa­do y los jefes de estas empre­sas han regre­sa­do a sus países.

La medi­da de empre­sas extran­je­ras sigue a los ata­ques a petro­le­ros y buques mer­can­tes en el Mar Rojo, el últi­mo de los cua­les tuvo como obje­ti­vo un petro­le­ro en Yed­dah, lo que lle­vó a las empre­sas extran­je­ras a sus­pen­der sus ope­ra­cio­nes en los puer­tos saudíes.

Fuen­tes cer­ca­nas a la opo­si­ción sau­dí afir­man que Riad se nie­ga a dar a cono­cer infor­mes de daños en el puer­to de Yed­dah, ale­gan­do que el inci­den­te ocu­rrió fue­ra del puer­to, mien­tras que el pro­pie­ta­rio del buque sub­ra­yó que el hecho se había pro­du­ci­do en el inte­rior del puer­to y en el momen­to de la des­car­ga de la carga.

Un petro­le­ro bri­tá­ni­co explo­tó el lunes 14 de diciem­bre a esca­sos metros del estra­té­gi­co puer­to de Yed­dah, cen­tro de las expor­ta­cio­nes e impor­ta­cio­nes sau­díes, cho­can­do, según AP, con un obje­to “no iden­ti­fi­ca­do”: la infor­ma­ción tam­bién fue trans­mi­ti­do por el Bri­tish Mari­ti­me Tra­de Cen­ter inclu­so antes de la WAS, la agen­cia de pren­sa sau­dí, lo men­cio­na­ra, una señal de que Gran Bre­ta­ña, cuyos des­mi­na­do­res y coman­dos han esta­do mero­dean­do duran­te 21 días fren­te a Yed­dah, en el Mar Rojo, en bus­ca de “obje­tos des­co­no­ci­dos” enten­die­ron muy bien la situación.

La explo­sión pro­vo­có un derra­me de petró­leo aun­que los 22 tri­pu­lan­tes de la embar­ca­ción con ban­de­ra de Sin­ga­pur logra­ron esca­par de las aguas. Las ver­sio­nes, obvia­men­te, difie­ren de una agen­cia a otra. Algu­nas evo­can “un bar­co bom­ba”, otras “una mina sub­ma­ri­na” o inclu­so un “misil lan­za­do des­de el mar”.

Des­de el 22 de noviem­bre y el atro­na­dor dis­pa­ro de un misil de Ansa­ru­lá, que via­jó no menos de 1.400 kiló­me­tros antes de caer sobre su obje­ti­vo, las fuer­zas espe­cia­les bri­tá­ni­cas se han des­ple­ga­do en todo el terri­to­rio sau­dí en un inten­to para com­pen­sar la lamen­ta­ble fallo de las defen­sas anti­aé­reas, com­pues­tas prin­ci­pal­men­te por el sis­te­ma esta­dou­ni­den­se Patriot.

Fuen­te: Al Manar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *