Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Supon­ga­mos un esce­na­rio rosa colom­bo venezolano

Por Alber­to Pin­zón Sán­chez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020.

Vamos a supo­ner un mara­vi­llo­so esce­na­rio gene­ral en la región nor­te de sur Amé­ri­ca; un esce­na­rio rosa-rosa edul­co­ra­do o “pink” para que me entien­dan quie­nes hablan cas­ti­zo actual. A ima­gi­nar­nos que las ense­ñan­zas de Marx y Engels sobre el prin­ci­pio esen­cial de las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas, aque­llas que mue­ven la reali­dad mate­rial han deja­do de exis­tir. Que al con­tra­rio de lo que demos­tra­ron cien­tí­fi­ca­men­te y nos ense­ña­ron con su pra­xis esos dos genia­les maes­tros del pen­sa­mien­to crí­ti­co; no Exis­te ni hay uni­dad y lucha de con­tra­rios, don­de el aspec­to prin­ci­pal de esa unión es la lucha entre ellos, que lle­va a esa uni­da a su supera­ción (aufhe­bung) en otro nivel, al cual se ascien­de median­te cam­bios de can­ti­dad en cali­dad y en un movi­mien­to en espi­ral o en Tor­ni­llo, (para usar el símil de un gran teó­ri­co exgue­rri­lle­ro colom­biano pon­tí­fi­ce de las ense­ñan­zas dia­léc­ti­cas de Engels). 

Supon­ga­mos (en un gra­do extre­mo de sim­pli­fi­ca­ción que Ud ama­ble lec­tor me excu­sa­rá), la bur­gue­sía no nece­si­ta al obre­ro para que le tra­ba­je en su fábri­ca y le pro­duz­ca mer­can­cías para ven­der y obte­ner ganan­cias, y a su vez, este obre­ro no nece­si­ta al due­ño de la fábri­ca, al bur­gués que lo empleó, para que le pague un sala­rio por “su tra­ba­jo”. Es decir, no hay uni­dad pro­duc­ti­va entre ellos. Tam­po­co hay lucha entre bur­gue­ses y obre­ros, unos por alar­gar el tiem­po de tra­ba­jo del obre­ro y estos por acor­tar­lo y ade­más por­que le paguen las horas roba­das o no paga­das o plus-valor, trans­mi­ti­do con su tra­ba­jo a la mer­can­cía pro­du­ci­da para la ven­ta; ni resis­ten­cia a las gol­pi­zas y muer­tes que le dan las fuer­zas mili­ta­res de los patro­nes por pro­tes­tar y exi­gir mejo­res con­di­cio­nes de vida: Una arca­dia alta­men­te pro­duc­ti­va ad infi­ni­tum, feliz, sin lucha de cla­ses pero neo­li­be­ral, como la quie­ren algu­nos teó­lo­gos del refor­mis­mo y la uni­dad de las cla­ses sociales.

Acep­te­mos tam­bién que como nos lo han ense­ña­do actual­men­te los medios de comu­ni­ca­ción adic­tos o de pro­pie­dad de los seño­res bur­gue­ses o pro­pie­ta­rios, no exis­te la reali­dad obje­ti­va sino la per­cep­ción que cada per­so­na se haga de ella. Por ejem­plo, que las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en los EEUU aca­ba­das de ocu­rrir no han suce­di­do en la reali­dad con unos votos mate­ria­les nume­ra­bles, sino que lo que hay son noti­cias (unas apro­xi­ma­das, y otras fran­ca­men­te fal­sas) sobre estas elec­cio­nes y, según cada noti­cia hay un gana­dor Mr. Biden o un per­de­dor Mr. Trump, en la pre­si­den­cia de los EEUU. Acep­te­mos tam­bién que la con­sig­na de Mr. Mon­roe de “Amé­ri­ca para los ame­ri­ca­nos» (obvio, del nor­te) ha deja­do de existir. 

Que el nue­vo y ama­ble ocu­pan­te de la Casa Blan­ca en Washing­ton, lle­va­rá a la huma­ni­dad son­rien­te a un paraí­so de unión de nacio­nes don­de flu­yen ria­chue­los de leche y miel; sin más luchas anta­gó­ni­cas entre el Cen­tro depre­da­dor Impe­ria­lis­ta y las peri­fe­ria some­ti­da y depre­da­da, pues esta con­tra­dic­ción obje­ti­va tam­bién ha deja­do de exis­tir. Recor­de­mos que hemos supues­to que no exis­te la dia­léc­ti­ca mate­rial. Así mis­mo, acep­te­mos tam­bién como lo dijo la “crue­lla” y terro­rí­fi­ca seño­ra Blum, actual can­ci­ller de Colom­bia y sus cien­to-un dál­ma­tas que la siguen con fide­li­dad perru­na”. Qué: 

Las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 6 D en Vene­zue­la no ocu­rrie­ron, no exis­tie­ron; que lo que hubo fue una gran abs­ten­ción del 68%, cifra nega­ti­va cuan­ti­fi­ca­ble por exclu­sión de la cifra posi­ti­va del 32% de quie­nes sí vota­ron, y por lo tan­to, el gobierno colom­biano “no reco­no­ce la exis­ten­cia de la asam­blea legis­la­ti­va de Vene­zue­la. No exis­te este cuer­po legis­la­ti­vo ele­gi­do en Vene­zue­la este 6 D, como tam­po­co exis­te el gobierno de Vene­zue­la en su con­jun­to para efec­tos diplo­má­ti­cos, y para otros efectos.

Y, que como la nada no pro­du­ce nada, según ense­ña la esco­lás­ti­ca; ese cuer­po legis­la­ti­vo vene­zo­lano no podrá emi­tir nin­gu­na ley para la fir­ma del pre­si­den­te Madu­ro, ni para resol­ver la cues­tión eco­nó­mi­ca vene­zo­la­na, ni para pro­pi­ciar el diá­lo­go elec­to­ral tan­to interno (con la opo­si­ción elec­to­ral o abs­ten­cio­nis­ta según sea), ni externo con el “posi­ble” nue­vo inqui­lino de la Casa Blan­ca en Washing­ton. Por con­si­guien­te (miren la lógi­ca) la socie­dad vene­zo­la­na segui­rá hun­dién­do­se en la pobre­za que pro­vo­ca la cri­mi­nal agre­sión impe­ria­lis­ta y, como tam­po­co podrá lle­gar a acuer­dos inter­na­cio­na­les segui­rá some­ti­da a un mayor ais­la­mien­to inter­na­cio­nal. Así el pre­si­den­te de la fic­ción uni­ta­ria repre­sen­tan­te auto­de­sig­na­do del inte­rés gene­ral de toda la socie­dad vene­zo­la­na, apo­ya­do en sus ras­tro­jos podrá reem­pla­zar al pre­si­den­te actual, repre­sen­tan­te del cha­vis­mo auto­ri­ta­rio, ham­brea­dor y clien­te­lar. Pues trein­ta años de lucha de cla­ses popu­lar anti­oli­gár­qui­ca y anti­im­pe­ria­lis­ta del Cha­vis­mo y Boli­va­ris­mo (con­ta­dos des­de “el Cara­ca­zo” y desa­rro­lla­dos a ambos lados de la fron­te­ra) han sido eva­po­ra­dos. ¡No exis­ti­rán más! Solo exis­ti­rá la unidad 

Enton­ces, el vie­jo ren­cor del patro­na­to antio­que­ño con­tra el pre­si­den­te Chá­vez repre­sen­ta­do en el nue­vo odio de AUV /​Duque con­tra lo que lla­man el “cas­tro­cha­vis­mo”, por haber roto la depen­den­cia de la socie­dad vene­zo­la­na a las expor­ta­cio­nes colom­bia­nas y, a las expor­ta­cio­nes de cocaí­na del car­tel de Mede­llín vía Vene­zue­la, vol­ve­rán a su nivel ante­rior pero cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior y el odio nue­vo de Duque y la crue­lla, será reem­pla­za­do por el amor, la unión y la feli­ci­dad del comer­cio jus­to entre los dos pue­blo her­ma­nos, ambos hijos de Bolivar. 

Y, el vie­jo plan impe­ria­lis­ta de apro­piar­se del petró­leo vene­zo­lano y el del Pen­tá­gono en con­ver­tir la fron­te­ra colom­bo vene­zo­la­na en una Zona Tem­po­ral­men­te Autó­no­ma, ya no preo­cu­pa­rán a nadie, por­que según lo supu­si­mos, ambos han sido can­ce­la­dos por aque­llo de que como la dia­léc­ti­ca no exis­te. Ya no hay lucha entre los con­tra­rios, sino uni­dad entre ellos y de haber lucha deja­ría de exis­tir el esce­na­rio rosa que nos ima­gi­na­mos al prin­ci­pio. Lo que bien mira­das las cosas, pue­de ser otra posibilidad.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *