Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El hacha del santo…

Por Mar­ce­lo Val­ko*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020.

I A Dios rogan­do… En la nota ante­rior “Vie­nen por el Agua” men­cio­né que el 8 de diciem­bre pasa­do comen­zó a coti­zar el agua en la Bol­sa de Valo­res de Wall Strett. Pre­ci­sa­men­te ese día es el que muchas fami­lias en lati­no­ame­ri­ca­na deci­den armar el “arbo­li­to de navi­dad”. La vene­ra­ción del árbol la des­cu­bri­mos en dife­ren­tes cul­tu­ras y tiem­pos des­de la India Védi­ca al Popol Vuh de los maya qui­ches. Lo encon­tra­mos arrai­ga­da entre los cel­tas con sus drui­das y en las ken­nin­gar de la mito­lo­gía ger­mano-escan­di­na­va. La civi­li­za­ción Occi­den­tal here­dó tal fer­vor y lo trans­for­mó en un sím­bo­lo tan fuer­te que los prin­ci­pa­les pun­tos finan­cie­ros se ufa­nan en lucir enor­mes árbo­les navi­de­ños como suce­de en el cen­tro de Manhat­tan con el Roc­ke­fe­ller Cen­ter que aca­ba de eri­gir en la pla­zo­le­ta fren­te a sus puer­tas un abe­to de 23 metros que tra­je­ron des­de Cana­dá. Del otro lado del Atlán­ti­co en Fránc­fort, la metró­po­li finan­cie­ra de Ale­ma­nia colo­ca­ron en la pla­za de Römer­berg un abe­to de 21 metros. A dife­ren­cia de lo ocu­rri­do en New York don­de el árbol fue tala­do ex pro­fe­so en este caso el ejem­plar fue cor­ta­do duran­te la res­tau­ra­ción de un arro­yo. Menos espec­ta­cu­la­res son los arbo­les sin­té­ti­cos y de tama­ño nor­mal que lucen los hoga­res. Vere­mos que esta arrai­ga­da tra­di­ción de uti­li­zar un árbol como obje­to y sopor­te de ado­ra­ción vie­ne de lar­ga data y aun­que resul­te difí­cil de creer tam­bién el com­ba­te con­tra el árbol pro­vie­ne de hori­zon­tes aún más leja­nos en el que par­ti­ci­pan inclu­so san­tos cano­ni­za­dos por la Iglesia.

II y con el mazo dan­do. Ante la impo­si­bi­li­dad de des­te­rrar creen­cias paga­nas la teo­lo­gía cató­li­ca se vio for­za­da a acep­tar la ado­ra­ción de una infi­ni­dad de san­tos de “pro­ba­da efi­ca­cia” para con­ju­rar pre­sa­gos, evi­tar daños meteo­ro­ló­gi­cos, eco­nó­mi­cos o cor­po­ra­les. Así como san Anto­nio es muy ducho en solu­cio­nar pro­ble­mas amo­ro­sos estas repre­sen­ta­cio­nes divi­nas están espe­cia­li­za­das en con­tra­rres­tar dis­tin­tos even­tos nega­ti­vos por ejem­plo san Gre­go­rio es efi­caz para espan­tar las pla­gas de lan­gos­tas al igual que san Agus­tín. San Mar­cial era una luz erra­di­can­do inva­sio­nes de hor­mi­gas, san Sebas­tián era invo­ca­do fren­te la pes­te, la Vir­gen de los Reyes de Sevi­lla para ter­mi­nar con la sequía o el após­tol San­tia­go para disua­dir tor­men­tas de rayos y gra­ni­zos. Otros como el mul­ti­fa­cé­ti­co san Fran­cis­co de Bor­ja era muy pode­ro­so con­tra tem­blo­res, borras­cas y tem­pes­ta­des y san Ramón Nona­to era el pre­di­lec­to para con­tro­lar que el emba­ra­zo lle­gue a buen tér­mino mien­tras que san­ta Mar­ga­ri­ta se la con­si­de­ra efi­caz para invo­car un par­to sin dolor. A su vez san Huber­to era exce­len­te para curar la rabia y pica­du­ras de ser­pien­tes, san Gena­ro para dete­ner la erup­ción del Vesu­bio, otros se con­vir­tie­ron en patro­nes de los zapa­te­ros como san Cris­pín, san­ta Blan­di­na de las cria­das, san Clau­dio de Ben­san­con de los jugue­te­ros, san­ta Mar­ta de las coci­ne­ras, el evan­ge­lis­ta Mateo es patrón de los ban­que­ros y el arcán­gel Gabriel es un sofis­ti­ca­do patrón de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. En Cuz­co el Cris­to de los Tem­blo­res es tal vez la figu­ra más popu­lar por su pro­ba­da apti­tud para dete­ner terre­mo­tos. La lis­ta es mucho más exten­sa pero supon­go sufi­cien­te este mues­tra­rio. Del enor­me lis­ta­do de per­so­na­jes exis­te dos que me intere­san men­cio­nar y vie­nen al caso de la nota, uno es san Mar­tín y el otro san Boni­fa­cio que se dedi­ca­ban a derri­bar los arbo­les ado­ra­dos por los paga­nos, inclu­so exis­ten repro­duc­cio­nes pic­tó­ri­cas que los mues­tran blan­dien­do el hacha con entu­sias­mo para difun­dir el Evangelio…

III El par de san­tos men­cio­na­dos com­ba­tían con­tra las arrai­ga­das supers­ti­cio­nes de las mito­lo­gías de los pue­blos bar­ba­ros que sin embar­go logra­ron derrum­bar al Impe­rio Romano. Tan­to cel­tas como ger­mano-escan­di­na­vos ado­ra­ban al Árbol Uni­ver­sal, el árbol del cen­tro del mun­do uno de cuyos nom­bres era Ygg­dra­sil con­si­de­ra­do como un Eje Cós­mi­co o Axis mun­di por el cual los dio­ses o la ener­gía pri­mi­ge­nia flu­ye ascen­dien­do o des­cen­dien­do para man­te­ner el fun­cio­na­mien­to la vida. Ese Árbol cen­tral y sus tres dimen­sio­nes, las raí­ces que se hun­den en el infierno, el tron­co que abar­ca lo terres­tre y su copa lle­ga al Cie­lo sos­tie­ne la reno­va­ción del mun­do y sus ciclos de tem­po­ra­li­dad agra­ria. Tal mito­lo­gía men­cio­na­ba el peli­gro tre­men­do aso­cia­do a la muer­te del Árbol desa­fia­do por un águi­la que come su folla­je, el tron­co ame­na­za­do por la putre­fac­ción o una malig­na ser­pien­te que roe sus raí­ces. Si el árbol pere­ce sobre­ven­drá el Fin del Mun­do cono­ci­do como Rag­na­rôk. Lo que aca­bo de men­cio­nar nos da una some­ra idea de lo que repre­sen­ta­ba para las gen­tes el accio­nar de san Mar­tin y san Boni­fa­cio nues­tros san­tos hache­ros talan­do aquí y allá.

IV Duran­te la Con­quis­ta de Amé­ri­ca, la Igle­sia uti­li­zó sitios de geo­gra­fía sagra­da para eri­gir sus pro­pios luga­res de cul­to ya que se tra­ta­ba de espa­cios de pere­gri­na­ción don­de exis­tía una gim­na­sia litúr­gi­ca pre­via. De ese modo y para men­cio­nar ape­nas dos casos, el espa­cio ocu­pa­do por el gran tem­plo de Tenoch­titlan se con­vir­tió en la Cate­dral de Méxi­co y otro tan­to ocu­rrió en Cuz­co don­de el sagra­do Cori­can­cha cen­tro del Tahuan­tin­su­yo se trans­for­mó en el Tem­plo de San­to Domin­go. Algo simi­lar a lo ocu­rri­do con la geo­gra­fía sagra­da fue la con­ver­sión que expe­ri­men­tó el Árbol Cós­mi­co que pese a los esfuer­zos de nues­tros hache­ros no resul­ta­ron sufi­cien­tes para erra­di­car­lo, en con­se­cuen­cia el sím­bo­lo y la fecha de su fes­ti­vi­dad fue reves­ti­da de una nue­va sig­ni­fi­ca­ción. Nada en la Biblia indi­ca que el 25 de diciem­bre fue el día del naci­mien­to de Cris­to. En cam­bio, esa épo­ca era el momen­to en que nacían varios dio­ses. Por ejem­plo el egip­cio Horus, el romano Mitra y el dios nór­di­co Frey entre otros eli­gie­ron nacer en el sols­ti­cio de invierno (hemis­fe­rio nor­te) entre el 21 y 24 de diciem­bre. Julio Cesar intro­du­jo para ese día la fies­ta de Nata­lis Solis Invic­ti (el naci­mien­to del sol inven­ci­ble) medio siglo antes del año cero coin­ci­dien­do la fes­ti­vi­dad con las Satur­na­lias que venía des­de un par de siglos antes. La evan­ge­li­za­ción resol­vió cris­tia­ni­zar esa fecha y tam­bién el sím­bo­lo que uti­li­za­ban las gen­tes: el árbol.

V El pro­ce­so fue tan com­ple­jo como exi­to­so, la made­ra se aso­ció a la cruz y de esa for­ma lo encon­tra­mos en tex­tos patrís­ti­cos y litúr­gi­cos don­de com­pa­ran a la cruz como una enor­me esca­le­ra o ele­va­ción tal como era el árbol cós­mi­co que lle­ga­ba a los cie­los. Y de esa for­ma el abe­to u otra coní­fe­ra como un pino, que tie­ne un tama­ño trian­gu­lar se rela­cio­nó con la tri­ni­dad (Padre, Hijo, Espí­ri­tu San­to) mon­tán­do­lo sobre el sig­ni­fi­ca­do nór­di­co-cel­ta de naci­mien­to, vida y muer­te que repre­sen­ta­ban las tres par­tes de un árbol raíz, tron­co y copa. Para sin­te­ti­zar, lue­go comen­za­ron los ador­nos como las esfe­ras de colo­res bri­llan­tes que repre­sen­tan las man­za­nas del peca­do que son con­tra­rres­ta­das por la ilu­mi­na­ción de las velas y lue­go por las hile­ras de lam­pa­ri­tas para sig­ni­fi­car la luz de Cris­to, a su vez la estre­lla de la pun­ta equi­va­le a la estre­lla de Belén. Como vemos el sig­ni­fi­can­te árbol navi­de­ño encie­rra un sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do, irre­duc­ti­ble, que resul­tó impo­si­ble de talar pese al empe­ño de Mar­tín y Boni­fa­cio y que nos lle­va muy lejos en el via­je de las cul­tu­ras huma­nas don­de cier­tos sím­bo­los arque­tí­pi­cos con­ti­núan a tra­vés de noso­tros su via­je temporal.


* Autor de nume­ro­sos tex­tos, psi­có­lo­go, docen­te uni­ver­si­ta­rio, espe­cia­lis­ta en etno­li­te­ra­tu­ra y en inves­ti­gar geno­ci­dio indígena.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *