Nación Mapu­che. Nom­brar­las, para libe­rar del silen­cio a las “pri­sio­ne­ras de la ciencia”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020

Mar­ga­ri­ta, Ade­lai­de, María Tere­sa… los con­quis­ta­do­res impu­sie­ron el nom­bre ‑y por ende la for­ma de nom­brar­las- a las muje­res apre­sa­das duran­te las cam­pa­ñas de la Con­quis­ta del Desier­to. Vol­ver a nom­brar­las se cons­ti­tu­ye como un pri­mer paso hacia la libertad.

Es el acta 32 y está en la pági­na 19 del libro. Su fecha, 9 de noviem­bre de 1884. Lugar: Corral Gene­ral Ville­gas. El canó­ni­go Fran­cis­co Vival­di cer­ti­fi­có el bau­tis­mo de una niña, una “india de cer­ca 8 años”. La peque­ña era hija del “gran­de Caci­que Pam­pa, Anto­nio Inaca­yal, y de la india Yan­ke-Néu”. Como nom­bre wing­ka, reci­bió Ade­lai­de. Un dato que ter­mi­na de revol­ver el estó­ma­go: ofi­ció de padrino “el coman­dan­te Vicen­te Las­ciar”, es decir, el cap­tor de cen­te­na­res de fami­lias mapu­che y günü­na küna que un mes antes, habían ago­ta­do sus posi­bi­li­da­des de resis­ten­cia en arro­yo Genoa (Chu­but). El acta 33 con­ti­núa con la igno­mi­nia: otra hija de la mis­ma pare­ja, de 4 años, reci­bió el nom­bre de María Tere­sa. A la edad que tenían, es muy pro­ba­ble que las dos niñas ya con­ta­ran con nom­bre en mapu­zun­gun o günü­na yajüch (tehuel­che del nor­te), pero no que­da­ron en el regis­tro del cape­llán. Había que blanquear.

Un mes des­pués, con­ti­nua­ban las admi­nis­tra­cio­nes masi­vas del sacra­men­to pero esta vez, con ritos para adul­tos. El 8 de diciem­bre, comen­zó a per­der su bello nom­bre “la India Milla-Ray, Espo­sa del Gran­de Caci­que Pam­pa Foyel”. Por enton­ces, con­ta­ba con alre­de­dor de 45 años. Des­pués del bau­tis­mo, pasó a lla­mar­se Mar­ga­ri­ta de Foyel. Pro­ba­ble­men­te, duran­te el mis­mo acto, Llan­ke-Néu tam­bién extra­vió el suyo, tan pode­ro­so, para renom­brar­se Ana de Inaca­yal. Las dife­ren­cias en la escri­tu­ra (Yan­ke-Néu y Llan­ke-Néu) son las que plas­mó el sacerdote.

Milla­ray y Ade­lai­da Inaca­yal, colo­rea­das por Sebas­tián Hacher

La últi­ma es la tris­te­men­te céle­bre Mar­ga­ri­ta, quien fue­ra des­crip­ta en su esplen­dor juve­nil por el inglés Geor­ge Mus­ters en 1870. Su cal­va­rio ni siquie­ra fina­li­zó con la muer­te en el Museo de Cien­cias Natu­ra­les de La Pla­ta, pri­ma­ve­ra de 1887. Sus res­tos recién vol­vie­ron al terri­to­rio que supie­ron tran­si­tar sus mayo­res en 2015, en el espa­cio de la comu­ni­dad mapu­che Las Huay­te­cas. Jun­to con Yan­ke-Néu, Milla-Ray, otras muje­res mapu­che-tehuel­ches e inclu­si­ve fue­gui­nas, fue­ron las “pri­sio­ne­ras de la cien­cia” cuyos nom­bres los pre­ten­di­dos cien­tí­fi­cos, ni siquie­ra se preo­cu­pa­ron por con­sig­nar. Per­ma­ne­cie­ron innom­bra­das por más de un siglo. Has­ta hoy.

Ter­mi­nar con la ignominia

Quien fir­ma este artícu­lo acce­dió a la infor­ma­ción gra­cias a Fer­nan­do Pepe Tes­sa­ro, uno de los fun­da­do­res e inte­gran­te del GUIAS (Gru­po Uni­ver­si­ta­rio de Inves­ti­ga­ción en Antro­po­lo­gía Social). Para el colec­ti­vo, res­ti­tuir la ver­da­de­ra iden­ti­dad de Yan­ke-Néu es par­ti­cu­lar­men­te rele­van­te. “El 30 de noviem­bre empe­zó a cir­cu­lar en un gru­po de Face­book un link de Family Search que com­par­tió Sebas­tián Graf, con el cer­ti­fi­ca­do de bau­tis­mo de María Inaca­yal de Nahuel­pan. Tam­bién com­par­tió el link con regis­tros de bau­tis­mo que van de 1884 a 1892, del Cam­pa­men­to Ville­gas”, intro­du­jo. Con el segun­do enla­ce, comen­zó a correr­se el velo.

La bús­que­da se había inten­si­fi­ca­do des­de varios orí­ge­nes en los últi­mos tiem­pos. “En 2019, GUIAS había rea­li­za­do una char­la en Puer­to Madryn a tra­vés de Kari­na Olda­ni, que abor­dó el tema de las pri­sio­ne­ras de la cien­cia. En esa char­la estu­vo pre­sen­te otro inves­ti­ga­dor, Mar­cos Sou­rroui­lle, que tam­bién sabía que en Family Search esta­ban esos bau­tis­mos. Has­ta ese momen­to, noso­tros hablá­ba­mos de una invi­si­bi­li­za­ción de géne­ro por­que no esta­ban regis­tra­dos los nom­bres en el Museo de La Pla­ta. Él pro­fun­di­zó y encon­tró que la mujer de Inaka­yal se lla­ma­ba Yan­ke-Néu. Des­pués, acce­di­mos noso­tros a las actas, pro­fun­di­za­mos un poco más y toda­vía esta­mos tra­ba­jan­do, por­que hay nume­ro­sos cau­ti­vos que esta­mos tra­tan­do de iden­ti­fi­car con las foto­gra­fías y los regis­tros que tene­mos de los pri­sio­ne­ros del Museo”, deta­lló Pepe Tessaro.

Fer­nan­do Pepe Tessaro

Si bien la pes­qui­sa está en pleno pro­ce­so, “rápi­da­men­te pudi­mos com­pro­bar que esta­ban Mar­ga­ri­ta Milla-Ray Foyel, la madre de nues­tra Mar­ga­ri­ta y tam­bién, las hijas de Inaca­yal. Algu­nas tenían el nom­bre ori­gi­nal (en las actas) y otras no. Esta­mos tra­ba­jan­do para tra­du­cir esos nom­bres con la comu­ni­dad Saca­ma­ta Liem­pi­chun y con Julio Vera, el wer­ken del lof Otron Laf­ken (Sar­mien­to – Chu­but), con quie­nes veni­mos avan­zan­do en dis­tin­tas res­ti­tu­cio­nes. Tam­bién encon­tra­mos que hay (impues­tos) muchos nom­bres bur­lo­nes, como Jus­to José de Urqui­za, Manuel Bel­grano o de los mis­mos apro­pia­do­res, como (Loren­zo) Wint­ter o del padre (León) Anei­ros, de rol bas­tan­te polé­mi­co en el caso de Cefe­rino Namun­cu­rá”, recor­dó el antropólogo.

Yan­ke-Néu o Ana de Inaca­yal está aso­cia­da direc­ta­men­te al ori­gen de GUIAS. “Empe­za­mos en 2006 con un obje­ti­vo, la res­ti­tu­ción de quien recién hoy sabe­mos cómo se lla­ma. Nos pare­cía que la res­ti­tu­ción de Inaca­yal, que se había hecho en 1994, había que­da­do ses­ga­da por­que ni siquie­ra había sido recla­ma­da su com­pa­ñe­ra. Enton­ces, el pri­mer obje­ti­vo fue apo­yar el reti­ro de exhi­bi­ción y su res­ti­tu­ción. En esta épo­ca, que es tan dia­rio el deba­te de géne­ro, nos pare­ce que el hallaz­go no es for­tui­to, aun­que pasa­ran 15 años. La res­ti­tu­ción nos lle­vó ocho años de lucha, así que aho­ra al nomi­nar­las, dar­les su iden­ti­dad, para noso­tros es un gran triun­fo y vie­ne en una épo­ca en que la lucha de las com­pa­ñe­ras (las muje­res) está en su momen­to máxi­mo”, des­ta­có Pepe Tessaro.

Inclu­so hubo que mirar hacia den­tro. “Había­mos reca­pa­ci­ta­do por­que había­mos pues­to (a libros y mues­tras el nom­bre) Pri­sio­ne­ros de la cien­cia, des­pués usa­mos el @ y jus­to este año, había­mos inau­gu­ra­do por pri­me­ra vez Pri­sio­ne­ras de la cien­cia, el 30 de octu­bre en la ex ESMA. Hici­mos públi­ca una auto­crí­ti­ca por­que den­tro del Museo, la mayo­ría de los que murie­ron eran muje­res. Así que (el hallaz­go) coro­na la refle­xión que está­ba­mos hacien­do y 15 años de lucha. Es cerrar la igno­mi­nia y la invi­si­bi­li­za­ción de géne­ro en una épo­ca acor­de», cerró el antropólogo.

Flo­res y man­chas de nawel

Con­ra­do Excel­so Ville­gas había falle­ci­do en abril de 1884 y rápi­da­men­te, el Ejér­ci­to impu­so su nom­bre a un for­tín que levan­tó entre la actual loca­li­dad de Dola­von y Las Plu­mas. Allí se pre­sen­ta­ron en pri­me­ra ins­tan­cia los hom­bres que seguían los lide­raz­gos de Inaka­yal y Foyel. Median­te extor­sio­nes y ardi­des, Las­ciar con­si­guió que uno de sus des­ta­ca­men­tos apre­sa­ra a sus fami­lias en arro­yo Genoa, des­pués de un fusi­la­mien­to por las dudas que prac­ti­ca­ron sus subor­di­na­dos. Alter­na­ti­vas del encie­rro en el fuer­te pue­den encon­trar­se en el tes­ti­mo­nio que legó Katrü­laf, por enton­ces, un joven mapu­che de la Willi­ma­pu (Terri­to­rio del Sur), que com­par­tió la suer­te de los lon­cos, sus muje­res, hijas e hijos. Des­pués de seis meses de tra­ba­jo escla­vo, arran­có una autén­ti­ca “mar­cha de la muer­te” que pasó por Val­che­ta y Chi­chi­na­les, antes de diri­gir­se hacia Car­men de Pata­go­nes, don­de las “pri­sio­ne­ras de la cien­cia” fue­ron embar­ca­das rum­bo a Bue­nos Aires. Lue­go de Reti­ro y Tigre, su tris­te des­tino que­dó sella­do en el museo que por enton­ces diri­gía Fran­cis­co Moreno, toda­vía hoy pró­cer del colonialismo.

Yan­ké-Neu se pare­ce mucho al ape­lli­do que en el pre­sen­te sue­le escri­bir­se Llan­qui­nao. Lite­ral­men­te, sig­ni­fi­ca “tigre caí­do” o “que cayó”. Para la acti­vis­ta mapu­che y pro­fe­so­ra en Letras Vane­sa Gallar­do Llan­ca­queo, la expre­sión pue­de refe­rir al newen (fuer­za) que bajó sobre la mujer al momen­to de nacer, es decir, el newen del nawel. Con Milla­ray, com­pa­ñe­ra de Foyel, no hay duda algu­na: “flor dora­da”. En cuan­to al autén­ti­co nom­bre de Mar­ga­ri­ta, la dilu­ci­da­ción es más difícil.

Inter­ven­ción del colec­ti­vo Mamül Müley en 2014, con la ima­gen de varixs pri­sio­nerxs de la cien­cia. La segun­da ima­gen des­de la dere­cha, Tro­pa-chun. Mar­ga­ri­ta Foyel (foto José Luis Zamora)

Danie­la Tro­pan Peña, joven mapu­che que resi­de en Cen­te­na­rio (Neu­quén), con­fió que su ape­lli­do alu­de a las man­chas del nawel. Pero el cura Vival­di ano­tó Tro­pa, sin la “n” y aña­dió “chun”, voca­blo que las fuen­tes con­sul­ta­das no pudie­ron escla­re­cer antes del cie­rre de esta cró­ni­ca. Se sabe que el reli­gio­so regis­tró los nom­bres de una mane­ra poco rigu­ro­sa aun­que tam­bién es posi­ble que el autén­ti­co de Mar­ga­ri­ta, pro­ven­ga del günü­na yajüch.

Como sea, vol­va­mos a nom­brar­las. 133 años des­pués, sabe­mos que no están muer­tos aque­llos que somos capa­ces de nom­brar. Yan­ke-Néu, Milla-Ray, Tro­pa-chun… Libe­re­mos del silen­cio a las pri­sio­ne­ras de la cien­cia. A todas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *