Entre­vis­ta a pro­fun­di­dad con los pre­sos polí­ti­cos del Par­ti­do FARC

Por: Sasha Yum­bi­la Paz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020.

Hablan los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del Con­ce­jo Local María Cano, Par­ti­do FARC

|

Qui­zá el nom­bre de María Cano* no les diga mucho a los jóve­nes, pero su lega­do sigue vivo en el pabe­llón 4° de la cár­cel ‘La Pico­ta’ ubi­ca­da al sur orien­te de la ciu­dad de Bogo­tá, don­de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del par­ti­do de la Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común ‑FARC- rei­vin­di­can su lucha y en home­na­je a ella colo­ca­ron su nom­bre al Con­ce­jo Local en el que están articulados.

La “Flor del Tra­ba­jo” sigue inmar­chi­ta­ble, así nos dejan ver en esta entre­vis­ta a pro­fun­di­dad el Con­ce­jo Local María Cano, espa­cio de quie­nes nos cuen­tan su lucha dia­ria en defen­sa de la vida, los cam­bios que nece­si­ta Colom­bia y su fir­me com­pro­mi­so en la cons­truc­ción de paz.

El Acuer­do Final para la Ter­mi­na­ción del Con­flic­to y la Cons­truc­ción de una Paz Esta­ble y Dura­de­ra, fir­ma­do entre el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos y las FARC el 24 de noviem­bre de 2016 en el Tea­tro Colón en Bogo­tá, ha sus­ci­ta­do muchas con­tro­ver­sias. Si bien es cier­to la mayo­ría de colom­bia­nos cele­bró este acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que gene­ró espe­ran­zas de paz, hay quie­nes cues­tio­nan que lo que fue una nego­cia­ción en la prác­ti­ca que­dó como una ren­di­ción, que excul­pó a ter­ce­ros que tuvie­ron res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta en el con­flic­to, como polí­ti­cos y empre­sa­rios que finan­cia­ron gru­pos para­mi­li­ta­res y se bene­fi­cia­ron de la gue­rra y otor­gó extra pode­res al Gobierno para sabo­tear el Acuer­do e incum­plir como evi­den­te­men­te lo está haciendo.

Esta es la lec­tu­ra que hacen los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del Con­ce­jo Local María Cano, quie­nes han vivi­do las con­se­cuen­cias del incum­pli­mien­to y la per­fi­dia con­tra el pro­ce­so de paz.

Le sugie­ro poner­se cómo­da o cómo­do y acom­pa­ñar la lec­tu­ra de la entre­vis­ta con café caliente.

Sasha Yum­bi­la Paz: ¿Qué es un pri­sio­ne­ro polí­ti­co de las FARC en Colom­bia? ¿Y cómo están organizados?

Con­ce­jo Local María Cano: Los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos de las anti­guas FARC-EP com­pro­me­ti­dos con el pro­ce­so de paz somos cam­pe­si­nos, uni­ver­si­ta­rios, líde­res socia­les, líde­res comu­na­les, que defen­de­mos la vida y los dere­chos comu­nes para el pue­blo colombiano. 

Debi­do a la repre­sa­lia por los gobier­nos de ultra dere­cha que han mane­ja­do a nues­tro país, nos vimos obli­ga­dos a tomar las armas para defen­der nues­tras vidas. Al ini­ciar el pro­ce­so de paz con el gobierno de Juan Manuel San­tos y pac­tar­se lo que se acor­dó en tres años e hici­mos deja­ción de las armas y los pre­sos polí­ti­cos de FARC nos con­ver­ti­mos en ges­to­res de paz.

Los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del par­ti­do de la Rosa esta­mos orga­ni­za­dos en con­ce­jos loca­les, en nues­tro caso los del patio núme­ro 4 de ‘La Pico­ta’ de Bogo­tá en el con­ce­jo local María Cano, lo que nos per­mi­te de mane­ra orga­ni­za­da desa­rro­llar acti­vi­da­des de estu­dio y aná­li­sis per­ma­nen­te de los acon­te­ce­res polí­ti­cos del país, Lati­noa­mé­ri­ca y el mun­do, jor­na­das sani­ta­rias, ade­más, manua­li­da­des, obras de arte y jor­na­das cul­tu­ra­les liga­das a la lucha social del pueblo.

Cabe acla­rar que en las 132 cár­ce­les que hay en el país la pobla­ción pri­va­da de la liber­tad según el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Peni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio (Inpec) es de 97.649, el haci­na­mien­to a comien­zos de año era de 52,07% y bajó a un 21,03%. La capa­ci­dad car­ce­la­ria en Colom­bia se encuen­tra en 80.683 y ha comien­zo de año exis­tían 122.820 inter­nos, es decir, una sobre­po­bla­ción de 43.503 per­so­nas. Al día de hoy, la cifra bajó de mane­ra con­si­de­ra­ble con 16.966 pre­sos de más, pero no fue gra­cias al decre­to 546 que el 14 de abril expi­dió el Gobierno, inclu­so solo han sali­do 889 inter­nos por ese decre­to, el res­to salie­ron por otras medi­das que ya tenía la Ley y ante la COVID-19 agilizaron. 

S.Y: ¿Cuán­tos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos que están com­pro­me­ti­dos con el Acuer­do Final se encuen­tran en las cár­ce­les de Colombia?

C.L.M.C: No hay una cifra exac­ta por­que antes del 15 de agos­to de 2017 de for­ma arbi­tra­ria el Gobierno Nacio­nal cerró la lis­ta de los pri­va­dos de la liber­tad de FARC, así que muchos no han sido acre­di­ta­dos. El Par­ti­do FARC de mane­ra insis­ten­te ha soli­ci­ta­do tener en cuen­ta a la mili­tan­cia que que­dó por fue­ra de la lis­ta y que se pue­de demos­trar que hacen par­te de la organización.

Fren­te a nues­tra situa­ción, en denun­cia públi­ca el par­ti­do de las FARC en octu­bre del pre­sen­te año, dio a cono­cer que 182 pri­sio­ne­ros polí­ti­cos están acre­di­ta­dos y sin bene­fi­cio de liber­tad, 204 per­so­nas pen­dien­tes por acre­di­ta­ción y más de 120 per­so­nas siguen pri­va­das de la liber­tad aun sien­do nom­bra­das como Ges­to­res de Paz por el Gobierno Nacional. 

S.Y: ¿Toda­vía siguen sus­pen­di­das las visi­tas familiares?

La visi­ta fami­liar y con­yu­gal en las 132 pri­sio­nes que con­tro­la el Gobierno fue­ron sus­pen­di­das por más de nue­ve meses, pero hace poco el minis­tro de Jus­ti­cia, Wil­son Ruiz, y el direc­tor del Inpec, Nor­ber­to Muji­ca, nos die­ron a cono­cer un plan pilo­to don­de las visi­tas se harán en modo entre­vis­ta, don­de nues­tros fami­lia­res deben estar a una dis­tan­cia, sin con­tac­to físi­co y den­tro de un cubícu­lo, según el Inpec para evi­tar con­ta­gios. Cree­mos que es una arbi­tra­rie­dad no poder abra­zar e inti­mar con nues­tros seres que­ri­dos, si esta­mos expues­tos a las sali­das y entra­das del per­so­nal de segu­ri­dad y admi­nis­tra­ti­vo, situa­ción que no garan­ti­za que ellos no por­ten el virus, como suce­dió con el coman­dan­te de guar­dia en la cár­cel Dis­tri­tal de Bogo­tá, en marzo.

Los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del Par­ti­do FARC orga­ni­za­dos en el Con­ce­jo Local María Cano del pabe­llón 4° de la cár­cel ‘La Pico­ta’, le hace­mos la siguien­te pro­pues­ta al Bri­ga­dier Gene­ral Nor­ber­to Muji­ca, Direc­tor Gene­ral del Ins­ti­tu­to Nacio­nal Peni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio (Inpec) : que per­mi­tan visi­tas orga­ni­za­das por patios en la cua­les se esco­jan dos o tres pasi­llos, que los demás pre­sos que no ten­gan turno de visi­tas se encie­rren en sus pasi­llos para evi­tar con­tac­to y aglo­me­ra­ción con la visi­ta fami­liar o con­yu­gal, que la visi­ta cum­pla con los requi­si­tos de bio­se­gu­ri­dad y sean fumi­ga­das con hipo­clo­ri­to en la entra­da del patio y pos­te­rior a la visi­ta los pre­sos que se bene­fi­cia­ron entren en cua­ren­te­na por 15 o 20 días.

Espe­ra­mos que atien­da nues­tra propuesta.

S.Y: ¿Qué se hizo o qué se dejó de hacer en el Acuer­do de Paz fir­ma­do en noviem­bre de 2016 entre las FARC y el Gobierno de Juan Manuel San­tos? o ¿cuál es la razón de que uste­des sigan en las cár­ce­les? O ¿es una inefi­cien­cia de los Acuer­dos en tér­mi­nos políticos?

C.L.M.C: Noso­tros los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos esta­mos total­men­te de acuer­do que el pro­ce­so de paz que­dó bien hecho por lo tan­to no le fal­tó ni le fal­ta nada, lo que fal­ta es la imple­men­ta­ción por par­te del Gobierno Nacio­nal; el pro­ce­so de paz está para los excom­ba­tien­tes de las FARC y así segui­rá por­que no tie­nen nin­gu­na modificación.

En tér­mi­nos polí­ti­cos no somos noso­tros los que esta­mos incum­plien­do el Acuer­do de Paz, es el Gobierno Nacio­nal en cabe­za del doc­tor pre­si­den­te Iván Duque Már­quez, el par­ti­do Cen­tro Demo­crá­ti­co que ha hecho tri­zas el Acuer­do en el Sena­do con todas las arti­ma­ñas, fala­cias y calum­nias; el refle­jo más gran­de que tene­mos son los 246 com­pa­ñe­ros ase­si­na­dos y que este Gobierno no da mues­tra de parar el genocidio. 

Video 1: Pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos – Par­ti­do FARC

S.Y: ¿Cuál es la rela­ción de los pre­sos polí­ti­cos del Par­ti­do FARC con otras expre­sio­nes que tie­nen ese per­fil de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos como el ELN? ¿Hay dife­ren­cias en particular?

C.L.M.C: Según acti­vis­tas por los dere­chos huma­nos en Colom­bia en el año 2018 tenían un esti­ma­do de más de 10.000 pre­sos polí­ti­cos, de los cua­les se cal­cu­la­ba que más de 3.000 eran pri­sio­ne­ros de gue­rra, es decir per­te­ne­cien­tes a la gue­rri­lla, pri­sio­ne­ros de con­cien­cia, en gene­ral pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. La rela­ción con los pri­sio­ne­ros que siguen la lucha polí­ti­ca en armas como el ELN y el EPL se basa en el res­pe­to y la her­man­dad que nos per­mi­te una bue­na convivencia. 

Tene­mos dife­ren­tes pun­tos de vis­ta, noso­tros somos exgue­rri­lle­ros, no lucha­mos con armas, lucha­mos con ideas, con apor­tes a una solu­ción polí­ti­ca y pací­fi­ca al con­flic­to arma­do por­que nues­tro úni­co inte­rés es de una paz esta­ble y duradera.

S.Y: ¿Qué solu­cio­nes polí­ti­cas y jurí­di­cas pue­den ayu­dar para que uste­des recu­pe­ren la libertad?

C.L.M.C: Con­si­de­ra­mos que jurí­di­ca­men­te el Gobierno debe cum­plir el pro­ce­so de paz y lo fir­ma­do en los acuer­dos, dejar que la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz (JEP) tra­ba­je libre­men­te en favo­re­ci­mien­to y en cum­pli­mien­to de la Ley acor­da­da en lo ya men­cio­na­do; la JEP está chan­ta­jea­da por el Gobierno Nacio­nal para que no cum­plan los acuer­dos de paz.

En lo polí­ti­co que el Gobierno Nacio­nal entien­da la dimen­sión de un pro­ce­so de paz, la dimen­sión de aca­bar una gue­rra que por más de 50 años hemos vivi­do y que ten­ga volun­tad polí­ti­ca para sacar este Acuer­do con las FARC ade­lan­te y le dé total cumplimiento. 

S.Y: ¿Qué reper­cu­sio­nes tuvo los vio­len­tos hechos per­pe­tra­dos por la fuer­za públi­ca el pasa­do 21 de mar­zo en la cár­cel ‘La Mode­lo’ de Bogo­tá, en la que en medio de pro­tes­tas murie­ron 24 inter­nos y hubo más de 80 heridos?

C.L.M.C: Recor­da­mos ese 21 de mar­zo del 2020 cuan­do fue­ron ase­si­na­dos 24 inter­nos y más de 80 fue­ron heri­dos por la fuer­za del Inpec. Según el infor­me recien­te de Human Rights Watch (HRW), se deter­mi­nó que la muer­te de los inter­nos fue­ron pre­me­di­ta­das y en esta­do de inde­fen­sión, hay unas inves­ti­ga­cio­nes pero la Fis­ca­lía no ha pre­sen­ta­do nin­gu­na impu­tación de car­gos a quien orde­nó y eje­cu­tó esa gran masacre.

Debi­do a los lamen­ta­bles suce­sos de ‘La Mode­lo’, a los com­pa­ñe­ros pre­sos polí­ti­cos Luis Fer­nan­do Fran­co Reyes, José Moi­sés Quin­te­ro Moreno, Óscar Rodrí­guez Sán­chez, Álva­ro Segun­do Suá­rez Rubio y José Ángel Parra Ber­nal fue­ron tras­la­da­dos a la cár­cel de Coiba de Iba­gué, Toli­ma. Los acu­sa­ban de ser los orga­ni­za­do­res del motín y de la supues­ta fuga, pero el tras­la­do se dio en reta­lia­ción por­que esta­ban denun­cian­do el pro­ble­ma de la Covid-19, la mala ali­men­ta­ción y la defi­cien­cia en salud. 

Recha­za­mos todos estos actos de vio­len­cia gene­ra­dos ese día y les envia­mos nues­tro sen­ti­do pésa­me a las fami­lias de los pri­sio­ne­ros que fue­ron vil­men­te asesinados. 

Siem­pre que los inter­nos en cual­quier cár­cel de Colom­bia recla­man sus dere­chos son repri­mi­dos vio­len­ta­men­te y como cas­ti­go son tras­la­da­dos a dife­ren­tes sitios del país ale­ján­do­los de su familia.

S.Y: ¿Qué accio­nes se han rea­li­za­do des­de el movi­mien­to de pre­sos polí­ti­cos del Par­ti­do FARC para denun­ciar la corrup­ción del Inpec con los recur­sos des­ti­na­dos para aten­der la emer­gen­cia de la Covid-19?

C.L.M.C: Hemos hecho varias denun­cias en comu­ni­ca­dos, tute­las, entre ellas un video don­de mos­tra­mos el falle­ci­mien­to de un com­pa­ñe­ro lla­ma­do Fori­gua, lo saca­ron de aquí ya murién­do­se al hos­pi­tal y allá falle­ció; solo a tra­vés de denun­cias logra­mos que la sani­dad del Inpec rea­li­za­ra una bri­ga­da de salud, nos hicie­ran las prue­bas para detec­tar la COVID-19 de las cua­les sali­mos 35 inter­nos con­ta­gia­dos del patio cuatro. 

S.Y: Cono­cien­do la pre­ca­rie­dad del sis­te­ma de salud peni­ten­cia­rio, des­de el movi­mien­to de pre­sos polí­ti­cos del Par­ti­do FACR ¿Qué medi­das han toma­do en dife­ren­tes cár­ce­les para man­te­ner­se al mar­gen de con­ta­gios en medio de la pan­de­mia de la Covid-19?

C.L.M.C: Man­te­ne­mos ele­va­da nues­tra dis­ci­pli­na, el Con­ce­jo Local María Cano man­tie­ne una cam­pa­ña de higie­ne per­ma­nen­te y pode­mos decir que hemos con­tro­la­do la pro­pa­ga­ción del virus. Por medio del Par­ti­do FARC nos hacen lle­gar insu­mos, jabón, gel anti­bac­te­rial y tapa­bo­cas para con­ti­nuar con las medi­das de bio­se­gu­ri­dad y otros imple­men­tos nos los dota el Inpec.

Tam­bién hemos con­ta­do con la soli­da­ri­dad de nues­tros fami­lia­res y con los recur­sos que ellos nos envían hace­mos una reco­lec­ta para com­prar hipo­clo­ri­to, jabón y creo­li­na para fumi­gar el pabe­llón dia­ria­men­te y un aseo gene­ral del patio dos veces por semana.

Aseo gene­ral del pabe­llón 4° de la cár­cel ‘La Picota’

Así mis­mo, com­pra­mos hier­bas como jen­gi­bre, euca­lip­to, morin­ga, limón y tam­bién pane­la, pre­pa­ra­mos bebi­das calien­tes para man­te­ner las defen­sas altas, no quie­re decir que eso sea la vacu­na, pero sí nos ha ser­vi­do muchí­si­mo para man­te­ner el pabe­llón libre de la Covid.

Entre­ga de bebi­das calien­tes para man­te­ner las defen­sas altas

Cono­cien­do la des­aten­ción con la pobla­ción pri­va­da de la liber­tad por par­te del Gobierno colom­biano, las cifras alar­man­tes en las que 18.708 inter­nos se han con­ta­gia­do de COVID-19, más de 85 muer­tes y los casos que aún se man­tie­nen posi­ti­vos; le soli­ci­ta­mos median­te el Emba­ja­dor de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na Lan Hu en Colom­bia, un pedi­do de carác­ter huma­ni­ta­rio de la vacu­na con­tra la COVID-19 al Gobierno de Chi­na, tenien­do en cuen­ta que el repre­sen­tan­te per­ma­nen­te de Chi­na ante las Nacio­nes Uni­das ha mani­fes­ta­do su res­pal­do a la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz de Colom­bia, este pedi­do es pen­san­do en toda la pobla­ción pri­va­da de la libertad.

S.Y: ¿Cuá­les son las vio­la­cio­nes más fre­cuen­tes de Dere­chos Huma­nos al inte­rior de las cár­ce­les de Colombia?

C.L.M.C: Hay un esta­do de cosas incons­ti­tu­cio­nal, así lo dice la Cor­te y es fre­cuen­te la vio­la­ción de Dere­chos Huma­nos que se pre­sen­tan al inte­rior de las cár­ce­les de Colom­bia; el dere­cho a la salud, el dere­cho a la ali­men­ta­ción, el dere­cho a un sitio digno de reclu­sión, no se cuen­tan con los ser­vi­cios bási­cos agua pota­ble y bate­rías sani­ta­rias, por men­cio­nar los más recurrentes. 

Si vamos a lo jurí­di­co, en las cár­ce­les no fun­cio­na la asis­ten­cia jurí­di­ca que es la encar­ga­da de enviar­le la docu­men­ta­ción a los jue­ces, los jue­ces inclu­so con tute­la no envían la docu­men­ta­ción com­ple­ta; antes de la pan­de­mia y aho­ri­ta con pan­de­mia es la mis­ma situa­ción. Tam­bién se vio­la el dere­cho a la reden­ción de penas, no hay una polí­ti­ca de reso­cia­li­za­ción por par­te del Esta­do colom­biano para los pri­va­dos de la libertad. 

S.Y: ¿Qué accio­nes huma­ni­ta­rias se nece­si­tan para mejo­rar las con­di­cio­nes de los pri­va­dos de la libertad?

C.L.M.C: La solu­ción de fon­do es una polí­ti­ca total­men­te esta­ble­ci­da por el Esta­do colom­biano para que el pri­sio­ne­ro sea reso­cia­li­za­do como debe ser, que las muje­res pri­va­das de la liber­tad ten­gan igual­dad de dere­chos y sean res­pe­ta­dos los Dere­chos Huma­nos de esta pobla­ción, así como la pobla­ción LGTBI y de más prisioneros. 

No se nece­si­tan más mega cár­ce­les, fal­ta es volun­tad de los gobier­nos de esta­ble­cer una polí­ti­ca seria en favor de la pobla­ción pri­va­da de la liber­tad que haga cum­plir el res­pe­to a los Dere­chos Huma­nos, eli­mi­ne la corrup­ción del sis­te­ma peni­ten­cia­rio y judi­cial, edu­ca­ción y tra­ba­jo que per­mi­ta una reso­cia­li­za­ción de los pre­sos comu­nes y para reden­ción de penas, tam­bién for­ma­ción pro­fe­sio­nal al per­so­nal de cus­to­dia para que garan­ti­ce el res­pe­to mutuo.

Video 2: Estu­dio diná­mi­co de geopolítica

S.Y: ¿Qué lec­tu­ra hacen uste­des de la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca que se está pre­sen­tan­do en Colom­bia, con la con­ti­nua­ción del ase­si­na­to de líde­res, excom­ba­tien­tes y el aumen­to de las masa­cres? ¿No le pare­ce con­tra­dic­to­rio si se fir­mó la paz? 

C.L.M.C: La vio­len­cia sis­te­má­ti­ca que se vie­ne rea­li­zan­do en todo el país; el ase­si­na­to de líde­res socia­les, excom­ba­tien­tes, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas nos recuer­da que ya hemos vivi­do esta ola de vio­len­cia con el geno­ci­dio de más de 5.000 miem­bros de la Unión Patrió­ti­ca des­pués de los Acuer­dos de la Uri­be fir­ma­dos en 1984.

El obje­ti­vo de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y la ultra dere­cha cri­mi­nal de este país es man­te­ner­se en el poder y no per­mi­tir que sur­jan otras fuer­zas polí­ti­cas que repre­sen­ten los intere­ses de las mayo­rías que duran­te déca­das han sido exclui­das y explotadas.

Exis­te una doc­tri­na de segu­ri­dad que carac­te­ri­za de enemi­go interno y por ende son obje­ti­vo mili­tar los líde­res socia­les, los sin­di­ca­lis­tas, los pro­fe­so­res, los líde­res comu­na­les y todo aquel que recla­me los dere­chos comu­nes entre ellos el dere­cho a vivir en paz.

Recha­za­mos toda esta vio­len­cia que se vie­ne pre­sen­tan­do aun habién­do­se fir­ma­do el pro­ce­so de ‑paz con las FARC, pero recor­de­mos que las FARC no es el pro­ble­ma, las FARC no es quien está gene­ran­do esta vio­len­cia; los que gene­ran esta vio­len­cia son los enemi­gos de la paz que tie­nen intere­ses eco­nó­mi­cos en las regio­nes; mine­ría, agro nego­cios, hidro­car­bu­ros, mega pro­yec­tos, por nom­brar unos.

Invi­ta­mos a las Nacio­nes Uni­das, en espe­cial a Miche­lle Bache­let Alta Comi­sio­na­da de la ONU para los Dere­chos Huma­nos, para que exi­ja al Gobierno colom­biano que pare ya la ola de ase­si­na­tos y de masa­cres en nues­tro país.  

S.Y: En el mar­co del con­flic­to arma­do a las “anti­guas FARC” como usted se refie­re, las cata­lo­ga­ron pro­mo­to­ras del nar­co­trá­fi­co, des­pués de la fir­ma del Acuer­do per­sis­te este fenó­meno en el país ¿Qué impre­sión les gene­ra esto? 

C.L.M.C: Des­de la fun­da­ción de nues­tra orga­ni­za­ción nos han estig­ma­ti­za­do, toda­vía recor­da­mos los cali­fi­ca­ti­vos del gobierno nor­te­ame­ri­cano que todo aquel comu­nis­ta era engen­dra­do por el demo­nio, ade­más impul­sa­da esa cali­fi­ca­ción por entes reli­gio­sos como la igle­sia cató­li­ca y hoy en día por los gru­pos de cristianos.

Cuan­do está­ba­mos en armas nos echa­ron la cul­pa de que noso­tros no que­ría­mos la paz, por­que nos lucrá­ba­mos del nar­co­trá­fi­co. Vamos a acla­rar ese pun­to: noso­tros como exgue­rri­lle­ros nun­ca fui­mos nar­co­tra­fi­can­tes ni somos nar­co­tra­fi­can­tes, cobrá­ba­mos un impues­to para sos­te­ner la gue­rra que nos impusieron.

Todos estos cali­fi­ca­ti­vos de la ultra­de­re­cha y con el eco de las empre­sas de comu­ni­ca­ción, jus­ti­fi­can que a la fecha hayan ase­si­na­do más de 246 excom­ba­tien­tes que ejer­cían lide­raz­gos socia­les en las zonas en las que esta­ban hacien­do la reincorporación.

Igual­men­te, que­dó en evi­den­cia el fal­so posi­ti­vo del ex fis­cal Mar­tí­nez en cabe­za de la DEA con com­pli­ci­dad del Gobierno Nacio­nal en el entram­pa­mien­to a los com­pa­ñe­ros Iván Már­quez y Jesús San­trich. Enton­ces vemos que el nar­co­trá­fi­co es un lucro per­so­nal de las éli­tes que han domi­na­do este país, casos cla­ros como la “ñeñe polí­ti­ca” y el emba­ja­dor San­cle­men­te con cris­ta­li­za­de­ro de coca cer­ca al prin­ci­pal aero­puer­to de Colombia.

Y si ana­li­za­mos fue­ra de Colom­bia los mayo­res con­su­mi­do­res de cocaí­na están en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos según datos de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to, lo que refle­ja que la polí­ti­ca anti­dro­gas impues­ta por los grin­gos en Colom­bia no sir­ve para nada, por­que ellos nun­ca com­ba­ten el con­su­mo en su país y si hay deman­da habrá negocio.

En todas aque­llas áreas don­de ejer­cía­mos con­trol terri­to­rial con­tro­lá­ba­mos la expan­sión de la siem­bra de coca y le decía­mos a los cam­pe­si­nos que sem­bra­ran yuca, plá­tano, maíz, etc., para el sus­ten­to de la región. En el pun­to cua­tro del Acuer­do de Paz está esti­pu­la­da la erra­di­ca­ción manual y volun­ta­ria de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, inclu­ye ade­más infra­es­truc­tu­ra y apo­yo téc­ni­co para que el cam­pe­sino pue­da comer­cia­li­zar sus productos.

Los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to no exis­ten por­que las FARC los quie­re, no; los cul­ti­vos exis­ten en Colom­bia por fal­ta de garan­tías de una polí­ti­ca rural inte­gral de desa­rro­llo del cam­po, lo cual está acor­da­do en el pro­ce­so de paz y el Gobierno no ha que­ri­do imple­men­tar, don­de haya acce­so direc­to al cam­po y no exis­ta impor­ta­cio­nes de pro­duc­tos agrícolas.

La solu­ción al fenó­meno del nar­co­trá­fi­co que noso­tros vemos, es la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria de cul­ti­vos acor­da­do con los cam­pe­si­nos que son los que viven esta pobre­za abso­lu­ta. Imple­men­tan­do el Acuer­do de Paz, imple­men­tan­do la refor­ma rural inte­gral es la úni­ca for­ma de aca­bar los cul­ti­vos del narcotráfico.

S.Y: Para algu­nos exper­tos del con­flic­to arma­do de Colom­bia las FARC-EP fue­ron una orga­ni­za­ción jerár­qui­ca, casi que mono­lí­ti­ca, aho­ra en este nue­vo con­tex­to ¿Qué pien­san de las nue­vas expre­sio­nes que siguen hacien­do lucha polí­ti­ca en armas, de las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia, ¿De las FARC de Gen­til Duarte?

C.L.M.C: Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia –FARC-EP- Ejér­ci­to del Pue­blo nun­ca fue­ron una orga­ni­za­ción mono­lí­ti­ca, siem­pre fue­ron una orga­ni­za­ción cole­gia­da y aho­ra como el Par­ti­do legal FARC segui­mos sien­do una orga­ni­za­ción polí­ti­ca sin armas cole­gia­da, que entre todos los mili­tan­tes y miem­bros polí­ti­cos, cua­dros del par­ti­do toma­mos las deci­sio­nes, nun­ca se impo­nen a la fuerza.

Fren­te al tema de San­trich, Iván Már­quez y Gen­til Duar­te, lo pri­me­ro que hay que acla­rar es que ellos sí están de acuer­do con un pro­ce­so de paz, por una solu­ción dia­lo­ga­da al con­flic­to, con lo que no están de acuer­do es con la actual paz de los sepul­cros que nos están impo­nien­do las cla­ses dominantes.

Segun­do, los com­pa­ñe­ros como Iván Már­quez, San­trich, les tocó por obli­ga­ción reto­mar las armas por­que les hicie­ron un fal­so mon­ta­je entre el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos y el Gobierno colom­biano de nar­co­tra­fi­can­tes y fue un entram­pa­mien­to en con­tra del pro­ce­so de paz, como ya lo explicamos.

Ter­ce­ro, en el caso de Gen­til Duar­te que lla­man disi­den­tes, ellos nun­ca cre­ye­ron en la volun­tad polí­ti­ca del Gobierno que dia­lo­ga­ba con noso­tros en ese enton­ces, ni tam­po­co creían en la volun­tad polí­ti­ca del Gobierno actual en cabe­za del doc­tor Álva­ro Uri­be Vélez, toma­ron como espe­jo los más de cin­co mil com­pa­ñe­ros ase­si­na­dos de la Unión Patrió­ti­ca. En ese sen­ti­do es que fun­cio­nan estas dos últi­mas fuer­zas: los que se alza­ron en armas nue­va­men­te y las disi­den­cias de las Farc que nun­ca estu­vie­ron de acuer­do con el pro­ce­so de paz.

En el caso de noso­tros como par­ti­do polí­ti­co FARC, nues­tro úni­co com­pro­mi­so y para resal­tar­lo es cum­plir con el pro­ce­so de paz, así nos estén ase­si­nan­do como lo está hacien­do este Gobierno, así sigan incum­plien­do el pro­ce­so de paz, pero nues­tro úni­co com­pro­mi­so como mili­tan­tes, como colom­bia­nos es cum­plir­lo total­men­te y las orien­ta­cio­nes ema­na­das del par­ti­do polí­ti­co FARC.

S.Y: Des­de la pers­pec­ti­va de uste­des ¿Qué apren­di­za­jes que­dan para que orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes ten­gan en cuen­ta en futu­ros pro­ce­sos y acuer­dos de paz? 

C.L.M.C: Que siem­pre bus­quen la solu­ción polí­ti­ca y dia­lo­ga­da al con­flic­to arma­do que vive nues­tro país, que vayan a una mesa de diá­lo­go y con­cer­ta­ción con la socie­dad civil don­de ten­gan ple­na par­ti­ci­pa­ción para que sean los dolien­tes y garan­ti­cen que lo que que­de plas­ma­do en un docu­men­to se con­vier­ta en polí­ti­ca de Esta­do y no de Gobierno, para que no se le pue­dan hacer modi­fi­ca­cio­nes por el Gobierno ni el Con­gre­so y se cum­pla con lo acor­da­do, que los recur­sos para la finan­cia­ción del pro­ce­so que apor­tan los paí­ses garan­tes y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sean mane­ja­dos direc­ta­men­te por las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras con vee­du­ría de entes inter­na­cio­na­les y la socie­dad civil orga­ni­za­da com­pro­me­ti­da con el pro­ce­so, para resal­tar y que que­de cla­ro: que no se entre­guen las armas has­ta que el últi­mo pri­sio­ne­ro polí­ti­co obten­ga su liber­tad. 

S.Y: Las orga­ni­za­cio­nes de abo­ga­dos que actual­men­te acom­pa­ñan a los pre­sos polí­ti­cos del par­ti­do FARC, ¿qué vías jurí­di­cas están tra­ba­jan­do para lograr su libertad?

C.L.M.C: El equi­po de defen­sa que nos repre­sen­ta ha sido trans­pa­ren­te, han hecho has­ta lo impo­si­ble, como la radi­ca­ción de accio­nes de tute­la con el obje­ti­vo de obte­ner nues­tra liber­tad, nos repre­sen­tan ante el órgano com­pe­ten­te como la JEP con toda la docu­men­ta­ción, pero la JEP colo­ca obs­tácu­los para cum­plir el pro­ce­so de paz.

Hay casos que son difí­ci­les, como el de un voce­ro nues­tro, un caso en el que se figu­ra con doble mili­tan­cia: el com­pa­ñe­ro fue dela­ta­do ante el ejér­ci­to por gue­rri­lle­ros del EPL en Buca­ra­man­ga, San­tan­der, y estan­do en el lis­ta­do de las Farc; le están hacien­do pro­ce­sos judi­cia­les como si fue­ra del EPL, pese a todos los trá­mi­tes a estas altu­ras está en obser­va­ción por par­te del Gobierno para una acreditación.

Acta de decla­ra­ción extra­jui­cio para obte­ner la acre­di­ta­ción del Gobierno

Uno de los requi­si­tos prin­ci­pa­les del Acuer­do es que los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos nues­tros estén en el lis­ta­do de FARC y acre­di­ta­dos por el Gobierno, sin embar­go hay com­pa­ñe­ros que están en la lis­ta de FARC, acre­di­ta­dos por el Gobierno y aún siguen en pri­sión por­que la JEP no les quie­re dar la libertad.

Inclu­so, hay casos en don­de cap­tu­ra­ron a seis gue­rri­lle­ros y fue­ron sin­di­ca­dos del mis­mo deli­to, pos­te­rior­men­te obtu­vie­ron la acre­di­ta­ción, de esos ya hay cin­co en liber­tad y el que que­da tam­bién acre­di­ta­do y cum­plien­do con todos los requi­si­tos sigue en prisión.

Es por esto que noso­tros deci­mos que la JEP está mani­pu­la­da, chan­ta­jea­da por el Gobierno y de los empre­sa­rios intere­sa­dos en hacer tri­zas el pro­ce­so de paz.

Reci­bi­dos para estu­dio ante la JEP

S.Y: Se ave­ci­na la con­tien­da elec­to­ral y se sien­te el pul­so de las dife­ren­tes fuer­zas ¿Cómo ven uste­des el blo­que alter­na­ti­vo y de opo­si­ción? y como fuer­za polí­ti­ca ¿Qué aspi­ra­cio­nes tienen?

C.L.M.C: Segui­mos paso a paso los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos del país, las lla­ma­das encues­tas y el ego que se les ha subi­do a muchos par­ti­dos tra­di­cio­na­les, tam­bién mira­mos con asom­bro el pul­so polí­ti­co que tie­ne la opo­si­ción entre dife­ren­tes fuerzas. 

Empe­za­mos por el sena­dor Gus­ta­vo Petroy pen­sa­mos debe bajar­le un poco al ego y tener en cuen­ta pun­tos de vis­ta dife­ren­tes para hacer una gran alian­za polí­ti­ca de res­pe­to y de uni­dad que per­mi­ta cons­truir una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, anti inje­ren­cis­ta y sobe­ra­na, es decir, Colom­bia para los colombianos.

Una alian­za alter­na­ti­va que supere a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, su corrup­ción, el clien­te­lis­mo, la com­pra de votos y las alian­zas per­ver­sas entre cla­nes polí­ti­cos, nar­co­tra­fi­can­tes y para­mi­li­ta­res. Nues­tro obje­ti­vo como Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común es ese, que todos los par­ti­dos de opo­si­ción nos una­mos y logre­mos sacar este país ade­lan­te, que todo aquel que pien­se dife­ren­te sea res­pe­ta­do y no sea ase­si­na­do por pen­sar diferente.

S.Y: ¿Cómo ven las movi­li­za­cio­nes de Colom­bia y Lati­noa­mé­ri­ca, ¿Sien­ten espe­ran­zas de cambio?

C.L.M.C: Vemos posi­ti­vas las movi­li­za­cio­nes socia­les en Lati­noa­mé­ri­ca. Chi­le: ese pue­blo chi­leno que ha sufri­do tan­to las vio­la­cio­nes de Dere­chos Huma­nos impul­sa­das por los gobier­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, es un ejem­plo de lucha a seguir, se han sos­te­ni­do para un cam­bio en su país.

La haza­ña que logró el pue­blo boli­viano tam­bién, que a pesar de un gol­pe de Esta­do orques­ta­do por Esta­dos Uni­dos y en cabe­za de la OEA, resis­tió colo­can­do muer­tos y vol­vió a recu­pe­rar la demo­cra­cia. El pue­blo de Ecua­dor que recha­zó las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les del Gobierno trai­dor de Moreno. En Argen­ti­na el triun­fo de El Fren­te de Todos, le da oxí­geno a las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y de muje­res que recha­za­ron las polí­ti­cas nefas­tas de Mau­ri­cio Macri.

El pue­blo de Bolí­var, al pue­blo boli­va­riano de Vene­zue­la, que resis­te y segui­rá resis­tien­do con sus movi­li­za­cio­nes en favor de la sobe­ra­nía, en favor de los Dere­chos Huma­nos, en con­tra de las polí­ti­cas uni­la­te­ra­les del Gobierno nor­te­ame­ri­cano cuyo úni­co inte­rés es saquear los recur­sos natu­ra­les, sabo­tean­do las elec­cio­nes, hacien­do mon­ta­jes judi­cia­les y finan­cian­do una opo­si­ción que no tie­ne ni pies ni cabeza.

En Colom­bia vemos posi­ti­vo las movi­li­za­cio­nes de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res, pero le fal­ta por apren­der más de estos pue­blos del con­ti­nen­te, por­que han logra­do el obje­ti­vo de ser paí­ses más demo­crá­ti­cos y les cie­rran paso a la inje­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na en la región. Se ven vien­tos de cam­bio pero hace fal­ta más uni­dad del pue­blo latinoamericano.

S.Y: Los pre­sos polí­ti­cos del par­ti­do FARC ¿Qué men­sa­je le envían al pre­si­den­te Iván Duque? y ¿a las orga­ni­za­cio­nes socia­les y populares?

C.L.M.C: El men­sa­je al doc­tor pre­si­den­te Iván Duque Már­quez, es que tome con­cien­cia de lo impor­tan­te que es un pro­ce­so de paz, lo impor­tan­te que es una solu­ción polí­ti­ca y dia­lo­ga­da a un con­flic­to arma­do por más de cin­cuen­ta años y que ten­ga volun­tad polí­ti­ca para pasar a la his­to­ria de Colom­bia como el pre­si­den­te que cum­plió con la imple­men­ta­ción de un pro­ce­so de paz.

A las orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res les pedi­mos que se unan, que dejen de un lado las dife­ren­cias, que si somos indí­ge­nas, si somos cam­pe­si­nos, si somos líde­res socia­les, si somos sin­di­ca­lis­tas, si somos pro­fe­so­res, si somos amas de casa, todos somos colom­bia­nos y el úni­co obje­ti­vo es lograr la demo­cra­ti­za­ción del país, cons­truir los cam­bios para que haya una paz esta­ble y dura­de­ra. La uni­dad ante todo, por enci­ma de las diferencias.

Video 3: Obra de tea­tro cor­to para Colombia

Foto­gra­fías y videos: con­ce­di­das por los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del Con­ce­jo Local María Cano.

(*) María Cano: “Flor Nacio­nal del Tra­ba­jo de Colom­bia” quien por medio de una inten­sa acti­vi­dad pro­pa­gan­dís­ti­ca en los años 20 con­vo­có y diri­gió la lucha por los dere­chos civi­les fun­da­men­ta­les de la pobla­ción y por los dere­chos de las y los tra­ba­ja­do­res asalariados.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *