Argen­ti­na. La car­ta de una niña de 12 años en la ter­ce­ra jor­na­da de #Abor­to­Le­gal­Ya en el Senado

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020.

Duran­te el ter­cer día del deba­te ple­na­rio en el Sena­do, la doc­to­ra Ceci­lia Ous­set leyó una car­ta de Lucía, la niña tucu­ma­na que, el año pasa­do, pidió la inte­rrup­ción de su emba­ra­zo, pro­duc­to de haber sido vio­la­da por la pare­ja de su abue­la, y que el Esta­do le qui­so negar. “Deci­les que tie­nen que obli­gar a los médi­cos a ayu­dar­nos”, decía el tex­to que leyó la médi­ca, denun­cia­da jun­to a su pare­ja por­que fue­ron les pro­fe­sio­na­les que rea­li­za­ron el pro­ce­di­mien­to. Una voz urgen­te den­tro del ple­na­rio que tuvo lugar ayer, jue­ves, ya con la bús­que­da de la fir­ma del dictamen.

Los argu­men­tos están dados. Y todo lo que fal­ta­ba escu­char lo dijo Lucía, una nena de 12 años.

En la ter­ce­ra jor­na­da del deba­te en las comi­sio­nes Ban­ca de la Mujer, Jus­ti­cia y Asun­tos Pena­les y Salud del Sena­do de la Nación, el eje estu­vo pues­to en lo sani­ta­rio; el mar­tes, los argu­men­tos habían sido prin­ci­pal­men­te jurí­di­cos. Los datos brin­da­dos a favor de la lega­li­za­ción fue­ron con­tun­den­tes. Algu­nos de ellos: a medi­da que se amplían las cau­sa­les para acce­der a abor­to legal, la mor­ta­li­dad mater­na dis­mi­nu­ye y dis­mi­nu­ye cos­tos del sis­te­ma de salud; hoy, el sis­te­ma de salud gas­ta entre 2,6 y 10,2 más de lo que gas­ta­ría si se deci­die­ra avan­zar en la lega­li­za­ción. Tam­bién que es un pro­ble­ma de equi­dad: “El abor­to clan­des­tino pro­du­ce muer­te, mor­bi­li­dad evi­ta­bles y serios pro­ble­mas psi­co socia­les en pobla­cio­nes jóve­nes y sanas. Pero tam­bién es un pro­ble­ma de equi­dad por­que sola­men­te afec­ta a las muje­res y ado­les­cen­tes, y sus com­pli­ca­cio­nes afec­tan fun­da­men­tal­men­te a las muje­res más pobres”, des­cri­bió Rubins­tein, ex secre­ta­rio de Salud.

En con­tra los argu­men­tos, fue­ron des­de que “los fetos llo­ran” has­ta hablar de “sui­ci­dio emo­cio­nal”, pasan­do por “el cere­bro de la mamá está pre­pa­ra­do para amar a su hijo” y la com­pa­ra­ción con geno­ci­dios, e inclu­yen­do mos­trar el feto de plás­ti­co que, hace dos años, los con­tra­rios a la ley repar­tían por el Congreso.

Abrazo-mujeres-amigas-aborto-feminismo-sororidad-la-tinta-2
(Ima­gen: La tinta)

El cro­no­gra­ma incluía los 24 expo­si­to­res y expo­si­to­ras, 12 a favor, 12 en con­tra de la ley, inter­ca­la­dos en dos blo­ques: a la maña­na y a la tar­de. Cada seis expo­si­cio­nes, se hicie­ron pre­gun­tas, pocas en pos de deba­tir y pro­fun­di­zar en el pro­yec­to. Muchas ten­dien­tes a confundir.

Ayer, jue­ves, se fir­mó el dic­ta­men, la mayo­ría de los pocos que aún no habían mani­fes­ta­do comen­ta­rios sobre su voto esta­ban pre­sen­tes. Se man­tu­vo la idea de que el pro­yec­to lle­gue al recin­to para ser vota­do antes de fin de año.

Duran­te los días del deba­te, no se escu­cha­ron, a dife­ren­cia de 2018, voces des­de la socie­dad civil, como actri­ces, perio­dis­tas, jóve­nes, estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas, mili­tan­tes socia­les, escri­to­ras, músi­cas y muchas otras.

Has­ta que la doc­to­ra tucu­ma­na Ceci­lia Ous­set leyó una car­ta de Lucía.

Lucía, una niña del área rural de Tucu­mán, tenía 11 cuan­do pidió que inte­rrum­pan un emba­ra­zo pro­duc­to de haber sido vio­la­da por la pare­ja de su abue­la. “Quie­ro que me saquen lo que el vie­jo me puso aden­tro”, dijo en Cáma­ra Gesell. La tra­ma anti­de­re­chos pro­vin­cial, que impli­có ame­na­zas, médi­cos decla­ra­dos obje­to­res de con­cien­cia, fun­cio­na­rios esta­ta­les y judi­cia­les dila­tan­do, le obs­ta­cu­li­zó lo que es un dere­cho adqui­ri­do des­de 1921. Fue la médi­ca Ous­set y el médi­co José Gije­na quie­nes le hicie­ron el pro­de­ci­mien­to. Ambos fue­ron denun­cia­dos y tie­nen abier­ta, has­ta el día de hoy, una cau­sa penal en inves­ti­ga­ción por homi­ci­dio agravado.

Ous­set leyó, enton­ces, fren­te a los sena­do­res y sena­do­ras, el men­sa­je que Lucía envió.

Doc­to­ra,

Deci­le a los sena­do­res que nin­gu­na menor de edad tie­ne que vol­ver a pasar lo que yo pasé. A mí a veces me dicen que tuve una hija que está viva y que la tie­ne el médi­co que me visi­ta­ba todos los días. Otros me dicen ase­si­na por­que me dicen que mi pro­vin­cia es pro vida.

Deci­les que cuan­do ellos dicen que el abor­to no es legal, los médi­cos se con­fun­den y creen que nin­gún abor­to es legal y se eno­jan con noso­tras aun­que sea­mos menores.

Deci­les que tie­nen que obli­gar a los médi­cos a ayu­dar­nos y que no tar­den ni un solo día, bah que día, ni un solo segundo.

¿Y te acor­dás que el año pasa­do te pedí pati­nes para navi­dad? ¿Este año te alcan­za la pla­ta para un celular?”.

A Lucía, el abor­to le corres­pon­día por ley des­de 1921. Pero su his­to­ria deja en evi­den­cia la lógi­ca que pre­ten­de man­te­ner todos los abor­tos en la clandestinidad.

Si no se le garan­ti­za lo que le corres­pon­de a una niña de 11 años vio­la­da es por­que todo el sis­te­ma está mal.

Y eso es lo que que­re­mos cam­biar: todo.

Fuen­te La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *