Perú. Se está per­dien­do la Amazonía

José de Echa­ve* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de diciem­bre de 2020

Dete­ner la defo­res­ta­ción de la gran sel­va ama­zó­ni­ca es una con­di­ción nece­sa­ria para com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co y es, sin dis­cu­sión, una de las prin­ci­pa­les tareas que debe­mos asu­mir. Es urgen­te que los gobier­nos de la región reem­pla­cen la retó­ri­ca por una acción con­cre­ta y efec­ti­va. Recu­pe­rar la Ama­zo­nía es un esfuer­zo con­ti­nen­tal que tie­ne que ser ple­na­men­te asu­mi­do de mane­ra arti­cu­la­da por los 9 paí­ses amazónicos.

Cada cier­to tiem­po apa­re­ce infor­ma­ción que con­fir­ma una ten­den­cia que es cada vez más alar­man­te. En el infor­me “Ama­zo­nía bajo pre­sión” ela­bo­ra­do por la Red Ama­zó­ni­ca de Infor­ma­ción Socio­am­bien­tal Geo­re­fe­ren­cia­da (Raisg), se seña­la que el 7% del terri­to­rio ama­zó­ni­co se encuen­tra bajo pre­sión “muy alta” y 26% “alta” y que entre los años 2000 y 2018 se han per­di­do más de 500 mil kiló­me­tros como con­se­cuen­cia de la deforestación.

Cifras glo­ba­les de defo­res­ta­ción con­fir­man esta ten­den­cia. Según el Glo­bal Forest­Watch, el año pasa­do se per­die­ron en los tró­pi­cos 11,9 millo­nes de hec­tá­reas de bos­que en gene­ral y una ter­ce­ra par­te de la pér­di­da –3,8 millo­nes de hec­tá­reas – , corres­pon­dió a bos­ques primarios.

Como lo seña­la un repor­ta­je de la BBC Mun­do, cuan­do se habla de bos­ques pri­ma­rios se hace refe­ren­cia a uno que lle­va varias déca­das –tam­bién se los cono­ce como bos­ques madu­ros – , “don­de no ha habi­do inter­ven­ción huma­na en el pasa­do recien­te”, según decla­ra­cio­nes de Mikae­la Weis­se, ana­lis­ta de Glo­bal Forest Watch. Este tipo de bos­ques son cla­ves en la lucha fren­te al cam­bio cli­má­ti­co, en la medi­da no solo son impor­tan­tes por el oxí­geno que brin­dan y su enor­me bio­di­ver­si­dad, sino por­que tam­bién son sumi­de­ros de car­bono natu­ral que tie­nen una enor­me capa­ci­dad para absor­ber CO2 de la atmos­fe­ra: «Sabe­mos que los bos­ques pri­ma­rios alma­ce­nan el doble de car­bono que los bos­ques no pri­ma­rios”, sub­ra­ya Weis­se (BBC Mundo).

Aho­ra bien, de los 10 paí­ses con mayor pér­di­da de bos­ques pri­ma­rios, 5 son lati­no­ame­ri­ca­nos (ver cua­dro). Esta es una lamen­ta­ble cons­tan­te en los últi­mos años y mues­tra cómo se sigue dete­rio­ran­do en la región, sobre todo, el bos­que amazónico.

Está cla­ro que la Ama­zo­nía se encuen­tra cada vez más pre­sio­na­da por diver­sos extrac­ti­vis­mos que gene­ran acti­vi­da­des líci­tas e ilí­ci­tas, pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra, incen­dios fores­ta­les, entre varios otros fac­to­res. “La defo­res­ta­ción es el prin­ci­pal sín­to­ma de dete­rio­ro de una región ama­zó­ni­ca que admi­nis­tra­ti­va­men­te englo­ba 8,4 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos y es hogar de unas 47 millo­nes de per­so­nas, inclu­yen­do nume­ro­sas comu­ni­da­des indí­ge­nas” (infor­me de la Raisg). Lamen­ta­ble­men­te, como se pue­de apre­ciar en el siguien­te grá­fi­co, el Perú es un cla­ro ejem­plo de esta tendencia.

Algu­nos esti­man que en las últi­mas déca­das ya se ha per­di­do el 20% de toda la Ama­zo­nía y que un 20% adi­cio­nal está en fran­co pro­ce­so de deterioro. 

Algu­nos esti­man que en las últi­mas déca­das ya se ha per­di­do el 20% de toda la Ama­zo­nía y que un 20% adi­cio­nal está en fran­co pro­ce­so de dete­rio­ro. Los exper­tos dis­cu­ten cuál es el umbral que, si lo sobre­pa­sa­mos, sig­ni­fi­ca­rá per­der de mane­ra defi­ni­ti­va todo el bio­ma ama­zó­ni­co, con todo lo que ello impli­ca no solo en tér­mino de seve­ras pér­di­das en bio­di­ver­si­dad, sino tam­bién en cuan­to a cam­bios sus­tan­cia­les en el papel que desem­pe­ña la sel­va en el cli­ma y el régi­men hídri­co a esca­la con­ti­nen­tal: la prin­ci­pal fun­ción del bos­que ama­zó­ni­co ya no es solo fijar car­bono y evi­tar que se vaya a la atmós­fe­ra; tam­bién es extir­par el agua que cae en esa región y dis­tri­buir­la a esca­la con­ti­nen­tal, sobre todo a las zonas don­de se pro­du­cen ali­men­tos en Amé­ri­ca del Sur. Por ejem­plo, las pam­pas del sur del con­ti­nen­te son húme­das, en gran medi­da, gra­cias a laAmazonia.

Dete­ner la defo­res­ta­ción de la gran sel­va ama­zó­ni­ca es una con­di­ción nece­sa­ria para com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co y es, sin dis­cu­sión, una de las prin­ci­pa­les tareas que debe­mos asu­mir. Es urgen­te que los gobier­nos de la región reem­pla­cen la retó­ri­ca por una acción con­cre­ta y efec­ti­va. Recu­pe­rar la Ama­zo­nía es un esfuer­zo con­ti­nen­tal que tie­ne que ser ple­na­men­te asu­mi­do de mane­ra arti­cu­la­da por los 9 paí­ses amazónicos.


*José de Echa­ve es doc­tor en Eco­no­mía, con post­gra­do en Eco­no­mía Inter­na­cio­nal y Desa­rro­llo; inves­ti­ga­dor y espe­cia­lis­ta en la pro­ble­má­ti­ca mine­ra y ambien­tal del Perú. Actual res­pon­sa­ble del Obser­va­to­rio de Con­flic­tos Mine­ros y del Pro­gra­ma de inci­den­cia e inves­ti­ga­ción de la aso­cia­ción Coope­rAc­ción. Fue exvi­ce­mi­nis­tro de Ges­tión Ambien­tal en el Minis­te­rio de Ambiente.

Fuen­te: Coope­rAc­cion: http://​coope​rac​cion​.org​.pe/​s​e​-​e​s​t​a​-​p​e​r​d​i​e​n​d​o​-​l​a​-​a​m​a​z​o​n​ia/

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *