Nues­tra­mé­ri­ca. Amé­ri­ca Plu­ri­na­cio­nal, la puer­ta a la inte­gra­ción sobe­ra­na des­de los pueblos

Por Javier Tol­ca­chier. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de diciem­bre de 2020.

El 18 y 19 de diciem­bre tie­ne lugar en la Sede de UNASUR en San Beni­to (Cocha­bam­ba), el “Encuen­tro de los Pue­blos del Abya Yala hacia la cons­truc­ción de una Amé­ri­ca Plurinacional”.

La con­vo­ca­to­ria fue acor­da­da en la reu­nión que sos­tu­vo el ex pre­si­den­te Evo Mora­les Ayma en la sede de la Coor­di­na­do­ra de las Seis Fede­ra­cio­nes del Tró­pi­co de Cocha­bam­ba con repre­sen­tan­tes de movi­mien­tos indí­ge­nas, cam­pe­si­nos y sin­di­ca­les de Ecua­dor, Boli­via, Argen­ti­na y Perú, lue­go de su épi­co regre­so del for­za­do exilio.

Las orga­ni­za­cio­nes reu­ni­das sus­cri­bie­ron un docu­men­to en el que se rati­fi­có como pos­tu­la­dos esen­cia­les la lucha con­tra todas las for­mas de colo­nia­lis­mo y neo­co­lo­nia­lis­mo, la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo por ser un sis­te­ma que aca­ba con la vida y la Madre Tie­rra y la lucha con­tra todas las for­mas de guerra.

El lla­ma­mien­to con­sig­na entre sus obje­ti­vos la defi­ni­ción de una nue­va agen­da polí­ti­ca para los pue­blos, el for­ta­le­ci­mien­to de la CELAC y la recu­pe­ra­ción de UNASUR y el ALBA. Se aspi­ra a tra­vés de la Diplo­ma­cia de los pue­blos a con­so­li­dar la RUNASUR como meca­nis­mo de inte­gra­ción de los pue­blos y a for­jar una orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal de los pue­blos indí­ge­nas ori­gi­na­rios cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res obre­ros del Abya Yala.

Del mis­mo modo, se seña­la el pro­pó­si­to de cons­truir la alian­za de medios de comu­ni­ca­ción de las orga­ni­za­cio­nes y de inter­cam­biar sobre el Vivir Bien, el Buen Vivir y la Madre Tierra.

Para cele­brar esta reu­nión fun­da­cio­nal, a la que acu­di­rán colec­ti­vos y arti­cu­la­cio­nes regio­na­les, se eli­gió a Cocha­bam­ba por ser en la actua­li­dad la Sede de la Unión de Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas – UNASUR en el Muni­ci­pio de San Beni­to, pero tam­bién por haber sido cuna de la Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y los Dere­chos de la Madre Tie­rra (abril de 2010) y la Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y la Defen­sa de la Vida (octu­bre de 2015).

Como ima­gen pode­ro­sa y atra­yen­te, como pro­yec­to que sin duda con­ci­ta­rá la adhe­sión de movi­mien­tos de toda la región, la idea de una “Amé­ri­ca plu­ri­na­cio­nal” alien­ta al deba­te, la refle­xión pro­fun­da y cons­ti­tu­ye un vigo­ro­so lla­ma­do a la acción y a la unidad.

Miran­do hacia atrás para mirar hacia adelante

En sen­ti­do his­tó­ri­co, la pro­pues­ta apun­ta indu­da­ble­men­te a tras­cen­der la con­for­ma­ción pos­co­lo­nial de par­ce­las repu­bli­ca­nas domi­na­das por el poder de oli­gar­quías de lina­je con­quis­ta­dor. Bajo el yugo de su explo­ta­ción sufrie­ron y pere­cie­ron suce­si­vas gene­ra­cio­nes de indí­ge­nas, afri­ca­nos escla­vi­za­dos y su des­cen­den­cia, y más tar­de obre­ros y tra­ba­ja­do­ras de extrac­ción mes­ti­za y tam­bién inmigrante.

Los pro­gre­si­vos inten­tos de libe­ra­ción de las mayo­rías some­ti­das cre­cie­ron en resis­ten­cia a la bru­tal repre­sión y la colo­ni­za­ción de nue­vo cuño, al man­do de trans­na­cio­na­les y sus laca­yos de turno.

Los pue­blos con­quis­ta­ron dere­cho a dere­cho con orga­ni­za­ción y lucha tenaz, has­ta com­pren­der que las trans­for­ma­cio­nes reque­rían de un mar­co de orga­ni­za­ción social dife­ren­te, que per­mi­tie­ra recu­pe­rar la sobe­ra­nía arre­ba­ta­da por un puña­do de ava­ros insensibles.

La Amé­ri­ca Plu­ri­na­cio­nal es expre­sión y corre­la­to de ese pro­ce­so, repre­sen­ta la inten­ción de cons­truir una nue­va estruc­tu­ra en la que los sec­to­res aca­lla­dos pue­dan acce­der efec­ti­va­men­te a espa­cios de deci­sión política.

Esta pro­cla­ma de plu­ri­na­cio­na­li­dad seña­la con cla­ri­dad la impe­rio­sa nece­si­dad de repa­rar las injus­ti­cias, ponien­do el foco en la urgen­te nece­si­dad de nue­vos mode­los de desarrollo.

Sig­ni­fi­ca tam­bién la posi­bi­li­dad de posi­cio­nar las cul­tu­ras, nacio­na­li­da­des y pue­blos subal­ter­ni­za­dos de la región en un nivel de equi­dad en rela­ción a la occi­den­ta­li­dad dominante.

La poten­te ima­gen colo­ca en el cen­tro del deba­te la cues­tión de la no dis­cri­mi­na­ción, de la supera­ción efec­ti­va del racis­mo expues­to o ape­nas ocul­to, for­ta­le­ce la no vio­len­cia fren­te a la agre­sión per­sis­ten­te del capi­tal y con­vo­ca al reco­no­ci­mien­to mutuo, la soli­da­ri­dad y la empatía.

Supo­ne ade­más la crea­ción de una uni­dad orgá­ni­ca de los sec­to­res popu­la­res, conec­tan­do a tra­vés de un pro­yec­to de arti­cu­la­ción per­ma­nen­te a los movi­mien­tos indí­ge­nas y cam­pe­si­nos con orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y dife­ren­tes fuer­zas socia­les, gene­ran­do así una masa crí­ti­ca apta no solo para ser repre­sen­ta­ti­va de las nece­si­da­des colec­ti­vas, sino tam­bién capaz de tor­cer rela­cio­nes de fuer­za adversas.

En rela­ción a la inte­gra­ción regio­nal, la cons­truc­ción de una Amé­ri­ca Plu­ri­na­cio­nal impli­ca – en para­le­lo a la supera­ción de fron­te­ras defi­ni­das en tér­mi­nos de Esta­dos-Nación- la supera­ción de la rígi­da y frá­gil inter­es­ta­ta­li­dad que la carac­te­ri­za has­ta ahora.

La inte­gra­ción des­de los pue­blos cobra con ello una nue­va vita­li­dad, colo­cán­do­la en una esfe­ra de plu­ri­cul­tu­ra­li­dad, cuya poten­cia radi­ca en el inme­dia­to reco­no­ci­mien­to de iden­ti­da­des comu­nes asfi­xia­das por el opro­bio de cul­tu­ras exclu­yen­tes y a tra­vés de lími­tes fic­ti­cios deter­mi­na­dos por el acuer­do o el con­flic­to entre los pode­ro­sos. Con­flic­tos, en los que per­die­ron la vida quie­nes nada tenían para ganar y que has­ta hoy siguen divi­dien­do a nues­tros pue­blos para mayor glo­ria de la opresión.

Una inte­gra­ción regio­nal que será par­ti­ci­pa­ti­va o no será, en la que el poder popu­lar emer­gen­te ten­drá que tener no solo voz, sino y sobre todo, voto.

El suje­to colec­ti­vo de la Amé­ri­ca Plurinacional

En su libro “El caza­dor de his­to­rias”, Eduar­do Galeano nos cuen­ta que en un perió­di­co del barrio de Raval, en Bar­ce­lo­na, una mano anó­ni­ma escribió:

Tu dios es judío, tu músi­ca es negra, tu coche es japo­nés, tu piz­za es ita­lia­na, tu gas es arge­lino, tu café es bra­si­le­ño, tu demo­cra­cia es grie­ga, tus núme­ros son ára­bes, tus letras son lati­nas. Yo soy tu vecino. ¿Y tú me lla­mas estranjero?

Si no fue­ra por­que la bre­ve­dad y sen­ci­llez de este ver­so per­sua­de y con­mue­ve sobra­da­men­te, se podría con­ti­nuar agre­gan­do ejem­plos que mos­tra­rían cuan­to de las dis­tin­tas cul­tu­ras vive en la coti­dia­nei­dad de las demás.

Bas­ta­ría con obser­var las comi­das, el len­gua­je, los hábi­tos y expre­sio­nes popu­la­res, inclu­so las for­mas reli­gio­sas, para dar­nos cuen­ta de lo impreg­na­da que están las viven­cias de un impo­nen­te mes­ti­za­je multicultural.

En esa sen­ci­lla com­pren­sión, se encuen­tra el ger­men de una ver­dad mayor: no hay cul­tu­ras estan­cas ni inmó­vi­les, sino que todas se van nutrien­do y modi­fi­can­do en el con­tac­to con otras, aun­que con­ser­ven man­da­tos socia­les gene­ra­dos por ten­sio­nes y nece­si­da­des en otros con­tex­tos históricos.

En el ver­ti­gi­no­so pro­ce­so de mun­dia­li­za­ción en cur­so, cuya inter­co­ne­xión impac­ta a todas las cul­tu­ras, nadie que­da exen­to de esta influen­cia recí­pro­ca y de la ace­le­ra­ción de las trans­for­ma­cio­nes. Y posi­ble­men­te sea esta pro­fun­da vibra­ción de las ínti­mas estruc­tu­ras cul­tu­ra­les, este cim­bro­na­zo que sufre la pro­pia iden­ti­dad, este doble extra­ña­mien­to por sen­tir­se a sí mis­mos dife­ren­tes y en un mun­do dife­ren­te, el que pro­mue­va los inten­tos de cerra­zón en iden­ti­da­des cada vez más ale­ja­das y el resur­gi­mien­to de reac­cio­nes racis­tas y retrógradas.

Así como una casa adquie­re sen­ti­do al ser habi­ta­da, así como adquie­re sus ras­gos a tra­vés del pro­yec­to de quie­nes la habi­tan, una Amé­ri­ca Plu­ri­na­cio­nal requie­re un suje­to colec­ti­vo que la haga posi­ble, la mol­dee, que impri­ma en ella los tren­za­dos hilos de color que cons­ti­tu­yen su identidad.

El suje­to colec­ti­vo de esa Amé­ri­ca plu­ral, india, negra, cobri­za, blan­ca y sobre todo mes­ti­za, nece­si­ta inda­gar en sus múl­ti­ples raí­ces y extraer de ellas los mejo­res ele­men­tos para apor­tar a la cons­truc­ción del bien común.

Des­de una pers­pec­ti­va huma­nis­ta, impor­ta recon­ci­liar­se con los ras­gos pro­pios, tan­tas veces prohi­bi­dos, rele­ga­dos o des­de­ña­dos y tam­bién con los aje­nos, cua­les­quie­ra sea su origen.

Para dejar atrás la pre­his­to­ria de vejá­me­nes y dis­cri­mi­na­ción, el rum­bo a seguir es apre­ciar lo dife­ren­te sin menos­pre­ciar la iden­ti­dad pro­pia, com­pren­der el entre­cru­za­mien­to y la diná­mi­ca de las múl­ti­ples cul­tu­ras y aten­der a reco­brar la armo­nía social a tra­vés del re-des­cu­bri­mien­to de una esen­cia huma­na común.

La cons­truc­ción de una Amé­ri­ca Plu­ri­na­cio­nal y de su suje­to social pro­ta­gó­ni­co se cons­ti­tui­rán así en un paso gigan­te hacia el des­tino pla­ne­ta­rio de la Nación Huma­na Universal.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *