Esta­do espa­ñol. La PAH de Valen­cia y los veci­nos para­li­zan el desahu­cio de 31 fami­lias en la Pobla de Vallbona

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 diciem­bre 2020.- 

El “fon­do bui­tre” Cer­be­rus y el BBVA son los pro­pie­ta­rios de los dos edi­fi­cios en los que viven 94 per­so­nas.

“Pedi­mos un alqui­ler social por­que esta­mos en nues­tra casa, yo así lo con­si­de­ro; lle­vo cin­co años vivien­do aquí”, decla­ra Nelly Saiz a TVE. Es una de las 94 per­so­nas ame­na­za­das de desahu­cio en dos blo­ques de vivien­das del muni­ci­pio valen­ciano de la Pobla de Vall­bo­na (24.400 habi­tan­tes). La movi­li­za­ción popu­lar, impul­sa­da por la Pla­ta­for­ma de afec­ta­dos por las Hipo­te­cas (PAH) y los veci­nos, logró que el juz­ga­do de Llí­ria sus­pen­die­ra el pasa­do 9 de diciem­bre el des­alo­jo de la trein­te­na de fami­lias, inclui­dos 25 meno­res, tres per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y una mujer embarazada.

Ade­más la Pla­ta­for­ma infor­mó que muchas de las fami­lias lle­van vivien­do duran­te años en los blo­ques, estu­vie­ron pagan­do un alqui­ler y cuen­tan con un infor­me de vul­ne­ra­bi­li­dad de los ser­vi­cios socia­les muni­ci­pa­les, remi­ti­do a los juzgados.

La sus­pen­sión del desahu­cio –que tie­ne un pla­zo de dos meses- “no es sufi­cien­te, exi­gi­mos la anu­la­ción y que Diva­rian (la empre­sa pro­pie­ta­ria) ofrez­ca a todas las fami­lias un alqui­ler social”, defen­die­ron los acti­vis­tas en una rue­da de pren­sa cele­bra­da jun­to a los blo­ques, con pre­sen­cia de la guar­dia civil; “des­pués de años de bene­fi­cios y res­ca­tes para la ban­ca, es hora de que devuel­van algo a la socie­dad”, añadieron.

La PAH acom­pa­ñó a las fami­lias al juz­ga­do para que pre­sen­ta­ran un escri­to ins­tan­do a la para­li­za­ción del desahu­cio y se les asig­na­ra un abo­ga­do de ofi­cio (en el caso de que no lo tuvie­ran); tam­bién se diri­gie­ron a las enti­da­des pro­pie­ta­rias –Diva­rian, el BBVA y Cerberus‑, que deci­die­ron con­ti­nuar con el des­alo­jo; por otra par­te, los acti­vis­tas se reu­nie­ron con el Ayun­ta­mien­to de La pobla de Vall­bo­na y pidie­ron a la Con­se­lle­ria de Vivien­da que fre­na­ra la expul­sión y bus­ca­ra una alter­na­ti­va resi­den­cial. Como posi­bles solu­cio­nes, la con­se­lle­ria ha plan­tea­do nego­ciar con las empre­sas un alqui­ler social o bien la adqui­si­ción de las vivien­das para inte­grar­las en el par­que públi­co de la Gene­ra­li­tat Valen­cia­na y, así, poder arren­dár­se­las a los afectados.

En el actual con­tex­to de cri­sis y pan­de­mia, la PAH y otras aso­cia­cio­nes rei­vin­di­can la apro­ba­ción urgen­te de un Decre­to que mejo­ra­ría la situa­ción de fami­lias como las de la Pobla de Vall­bo­na. El Decre­to debe­ría sus­pen­der “todos los desahu­cios y cor­tes de sumi­nis­tros de fami­lias vul­ne­ra­bles que carez­can de la alter­na­ti­va habi­ta­cio­nal, adop­tan­do las com­pen­sa­cio­nes ade­cua­das, en el caso que fue­ra nece­sa­rio, en los desahu­cios de peque­ño pro­pie­ta­rio. La mora­to­ria debe­rá durar has­ta la entra­da en vigor de la nue­va Ley de Vivien­da que debe­rá regu­lar de for­ma defi­ni­ti­va la impo­si­bi­li­dad de lle­var a cabo desahu­cios sin alter­na­ti­va habitacional”.

La pro­pues­ta –deno­mi­na­da #Decre­toS­top­De­sahu­cios- cuen­ta con el apo­yo de nue­ve par­ti­dos repre­sen­ta­dos en el Par­la­men­to espa­ñol –Uni­das Pode­mos, ERC, Com­pro­mís, BNG, EH Bil­du, CUP, Más País, Junts per Cata­lun­ya y Nue­va Canarias‑, pero no del PSOE, PP, Ciu­da­da­nos y Vox, por lo que no fue apro­ba­da. Una par­te del gobierno de coa­li­ción, el PSOE, “sigue bus­can­do excu­sas y alar­gan­do el sufri­mien­to de la gen­te, ante la pre­sión de los lob­bies inmo­bi­lia­rios y finan­cie­ros”, denun­ció la PAH en un comu­ni­ca­do del 10 de diciem­bre; según las cifras del Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial (CGPJ), en el ter­cer tri­mes­tre de 2020 se pro­du­je­ron 7.096 desahu­cios en el esta­do espa­ñol, de los que el 73% se debe al impa­go de alquileres.

La sus­pen­sión de los des­alo­ja­mien­tos en la Pobla de Vall­bo­na tuvo una his­to­ria pre­via de movi­li­za­cio­nes. El 2 de diciem­bre la PAH con­vo­có una mar­cha en Valen­cia con tres para­das estra­té­gi­cas para seña­lar a los res­pon­sa­bles: la sede del PSPV-PSOE (“160 desahu­cios dia­rios; ¿Al supues­to gobierno pro­gre­sis­ta no le preo­cu­pa que miles de fami­lias se que­den atrás?”); el Ayun­ta­mien­to de Valen­cia, gober­na­do por Com­pro­mís y el PSOE; la inmo­bi­lia­ria Haya Real Esta­te y el BBVA, para nego­ciar con los direc­to­res de las ofi­ci­nas y pedir­les una solución.

Fren­te a un cor­dón de la Poli­cía Nacio­nal, los mani­fes­tan­tes gri­ta­ron con­sig­nas como “ver­güen­za me daría desahu­ciar a una fami­lia” y mos­tra­ron pan­car­tas sobre el obje­ti­vo de la con­vo­ca­to­ria: “El BBVA nos quie­re desahu­ciar. Somos 38 fami­lias. Tene­mos dere­cho a un techo”. Las accio­nes fue­ron res­pal­da­das, entre otros colec­ti­vos, por la red EntreBarris.

¿Qué empre­sas están detrás del desahu­cio? En 2018 se cons­ti­tu­yó la socie­dad Diva­rian, a par­tir de la ven­ta por par­te del BBVA de su nego­cio inmo­bi­lia­rio al fon­do bui­tre Cer­be­rus. Diva­rian está par­ti­ci­pa­da en un 80% por el fon­do esta­dou­ni­den­se y en un 20% por el BBVA. De este modo, según fuen­tes del ban­co, el BBVA con­se­guía “eli­mi­nar casi por com­ple­to su expo­si­ción al ‘ladri­llo’”. El cuar­to actor es la com­pa­ñía Haya Real Esta­te, que ges­tio­na y comer­cia­li­za los más de 60.000 acti­vos de Diva­rian, en su mayo­ría resi­den­cia­les aun­que tam­bién ter­cia­rio e indus­trial. Miem­bro de la fami­lia real de Bul­ga­ria y padrino de una de las hijas del actual rey de Espa­ña, Kons­tan­tin de Sajo­nia Cobur­go es el pre­si­den­te de Diva­rian. En la cita­da tra­ma espe­cu­la­ti­va figu­ra tam­bién –en una posi­ción rele­van­te- José María Aznar Bote­lla, hijo del expre­si­den­te del Gobierno.

Según el CGPJ, el País Valen­ciano fue en el ter­cer tri­mes­tre la segun­da auto­no­mía en núme­ro de desahu­cios (1.137), tras Anda­lu­cía. Al mar­gen de la esta­dís­ti­ca, la lucha es casi a dia­rio. El 15 de diciem­bre se apla­zó, a últi­ma hora, la expul­sión de una fami­lia pro­mo­vi­da por Diva­rian en Orriols, barrio popu­lar al nor­te de Valen­cia, infor­mó Orriols en Bloc. Fren­te a un des­me­su­ra­do des­plie­gue poli­cial, la PAH se movi­li­zó para evi­tar el desahu­cio ‑el 26 de noviem­bre, en el cas­co anti­guo de Valen­cia- de una pare­ja con dos hijos (uno de ellos menor de edad). Diez días antes logra­ron la para­li­za­ción duran­te tres meses del des­alo­jo de otra fami­lia –con dos hijos meno­res- que vive de alqui­ler en el muni­ci­pio de Mis­la­ta; se da la cir­cuns­tan­cia que el Ban­co Saba­dell había ven­di­do el piso a un fon­do bui­tre.

El Pri­mer Con­grés d’Habitatge de Cata­lun­ya, que reu­nió en enero a más de 70 gru­pos y 500 acti­vis­tas en defen­sa de la vivien­da, sin­di­ca­tos de barrio, de inqui­li­nos y las PAH, acor­dó impul­sar una cam­pa­ña con­tra el entra­ma­do Diva­rian-Cer­be­rus-BBVA por­que repre­sen­ta “el sufri­mien­to de nues­tra gen­te, la expul­sión de miles de fami­lias de sus casas” y es “uno de los mayo­res pro­pie­ta­rios de vivien­das del territorio”.

La ponen­cia final del Con­grés plan­tea­ba dos obje­ti­vos: recu­pe­rar para el uso social las vivien­das que el fon­do bui­tre “ha arre­ba­ta­do a las fami­lias y que hemos finan­cia­do en par­te con dine­ro públi­co median­te el res­ca­te ban­ca­rio”; y ade­más, “expul­sar a Diva­rian de Cata­lu­ña”. El docu­men­to sub­ra­ya el carác­ter espe­cu­la­ti­vo glo­bal del fon­do Cer­be­rus, que por ejem­plo en 2010 adqui­rió la con­tra­tis­ta mili­tar esta­dou­ni­den­se Dyn­Corp por 1.500 millo­nes de dólares.

Con este pun­to de par­ti­da y dis­tin­gui­bles por los monos y las ben­ga­las rojas, los acti­vis­tas de la cam­pa­ña Gue­rra a Cer­be­rus –“un movi­ment con­tra la bès­tia”- orga­ni­za­ron el 30 de noviem­bre una jor­na­da de lucha en Bar­ce­lo­na: toma­ron bajo con­trol la sede de la inmo­bi­lia­ria Haya Real Sta­te, des­ple­ga­ron una pan­car­ta en lo alto del edi­fi­cio y rea­li­za­ron una rue­da de pren­sa en las puer­tas, ade­más de con­cier­tos y talle­res; las per­so­nas afec­ta­das expu­sie­ron sus casos (más de 200 fami­lias per­ju­di­ca­das por Cer­be­rus están orga­ni­za­das en el movi­mien­to por la vivien­da de Cataluña).

La movi­li­za­ción exi­gía al fon­do bui­tre que para­li­za­ra todos los desahu­cios; el ofre­ci­mien­to de un alqui­ler social tal como esta­ble­ce la legis­la­ción cata­la­na de vivien­da 242015 o 172019 para los gran­des tene­do­res; y que la empre­sa faci­li­ta­ra un inter­lo­cu­tor; “antes nego­cia­bas con un ban­co y te sen­ta­bas con un direc­ti­vo que esta­ba en la ofi­ci­na, hoy son seño­res que pue­den estar en Nue­va York”, decla­ró una por­ta­voz de Gue­rra a Cer­be­rus. El pasa­do 9 de noviem­bre, en otra jor­na­da de acción direc­ta, ofi­ci­nas del BBVA en 40 muni­ci­pios y barrios de Cata­lu­ña fue­ron encar­te­la­das y pin­ta­das “por ven­der al fon­do depre­da­dor las casas que antes eran nuestras”.

Fuen­te ima­gen: PAH Valencia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *