El Ejér­ci­to Saha­raui inten­si­fi­ca sus ata­ques con­tra posi­cio­nes del ejér­ci­to marro­quí pese al acuer­do de reco­no­ci­mien­to de Trump.

Des­pués de una tre­gua de 29 años, la gue­rra esta­lló nue­va­men­te en el Sáha­ra Occi­den­tal, enfren­tan­do a las Fuer­zas Arma­das Reales de Marrue­cos, que recla­man el terri­to­rio como par­te de Marrue­cos, con­tra el Ejér­ci­to Saha­raui, la fuer­za de resis­ten­cia mili­tan­te que bus­ca esta­ble­cer una repú­bli­ca inde­pen­dien­te para los saharauis. 

Con las fuer­zas marro­quíes equi­pa­das por esta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses, y los saha­rauis uti­li­zan­do prin­ci­pal­men­te armas sovié­ti­cas y rusas, el enfren­ta­mien­to en los pára­mos del desier­to pare­ce un paso fue­ra de tiempo.

El ejér­ci­to saha­raui emplea una mez­cla de arse­nal arma­men­tís­ticl sovié­ti­co de la era de la Gue­rra Fría dona­do por Libia y Arge­lia, así como mate­rial esta­dou­ni­den­se y fran­cés cap­tu­ra­do de los marroquíes.

Sol­da­dos saha­rauis mane­jan sus obu­ses D‑30 de 122 milí­me­tros, fabri­ca­dos en la Unión Sovié­ti­ca /​ECSAHARAUI. 

Un sis­te­ma de lan­za­cohe­tes múl­ti­ple BM-21 del Ejér­ci­to Saha­raui (MLRS)/ECSAHARAUI 

Estos inclu­yen el obús D‑30 de 122 milí­me­tros y el sis­te­ma de lan­za­cohe­tes múl­ti­ple BM-21 Grad, así como los tan­ques de bata­lla prin­ci­pa­les T‑62 y una varie­dad de misi­les anti­aé­reos que han ayu­da­do a pro­te­ger­se de las fuer­zas aéreas de Marruecos.

Los saha­rauis tam­bién tie­nen una varie­dad de téc­ni­cas: camio­ne­tas con­ver­ti­das en pla­ta­for­mas de armas móvi­les median­te la ins­ta­la­ción de ame­tra­lla­do­ras o caño­nes anti­aé­reos en la par­te pos­te­rior, que son comu­nes en los cam­pos de bata­lla ais­la­dos del Áfri­ca subsahariana.

Una téc­ni­ca uti­li­za­da por el Ejér­ci­to Saha­raui en el Sáha­ra Occidental

Téc­ni­cas saha­rauis equi­pa­dos con caño­nes antiaéreos

Sol­da­dos saha­rauis dan una señal de “vic­to­ria” en medio de la reanu­da­ción de las hos­ti­li­da­des en el Sáha­ra Occidental

Pre­lu­dio de la guerra

En octu­bre, los mani­fes­tan­tes saha­rauis ini­cia­ron una sen­ta­da de pro­tes­ta en la ciu­dad fron­te­ri­za sur de Guer­gue­rat, una zona de amor­ti­gua­ción en la cos­ta don­de Marrue­cos ha cons­trui­do una carre­te­ra hacia Mau­ri­ta­nia. Los mani­fes­tan­tes tenían como obje­ti­vo blo­quear la expor­ta­ción marro­quí de bie­nes extraí­dos del Sáha­ra Occi­den­tal, que Nacio­nes Uni­das ha dic­ta­mi­na­do que es con­tra el dere­cho inter­na­cio­nal, así como pre­sio­nar a la ONU para que comien­ce a moni­to­rear los dere­chos huma­nos en el Sáha­ra Occi­den­tal y el refe­rén­dum pro­me­ti­do duran­te mucho tiem­po.

Lue­go, el 13 de noviem­bre, el ejér­ci­to marro­quí dis­per­só con fuer­za la pro­tes­ta, vio­lan­do el acuer­do de paz de 1991 y pro­vo­can­do que el Fren­te Poli­sa­rio decla­ra­ra que la gue­rra había comenzado.

Ata­can­do el muro

La cons­truc­ción marro­quí de un enor­me muro de are­na que divi­dió el Sáha­ra Occi­den­tal en dos en la déca­da de 1980 cam­bió las tác­ti­cas de las fuer­zas saha­rauis, obli­gán­do­las a adop­tar un esti­lo de asal­to menos móvil que a menu­do se cen­tra en bom­bar­deos de arti­lle­ría y ata­ques de francotiradores.

La arti­lle­ría saha­raui dis­pa­ra con­tra posi­cio­nes marro­quíes en el Sáha­ra Occidental

Un sis­te­ma de lan­za­cohe­tes múl­ti­ple BM-21 Grad (MLRS) del Ejér­ci­to saha­raui dis­pa­ra con­tra obje­ti­vos marro­quíes en el Sáha­ra Occidental

Un sol­da­do saha­raui explo­ra las posi­cio­nes del Real Ejér­ci­to de Marrue­cos en el Sáha­ra Occidental/​ECSAHARAUI 

La arti­lle­ría del ejér­ci­to saha­raui ata­ca posi­cio­nes marro­quíes detrás del muro de are­na en el Sáha­ra Occidental

Si bien las fuer­zas saha­rauis han rea­li­za­do ata­ques a lo lar­go del muro, la mayo­ría de las ope­ra­cio­nes se han con­cen­tra­do en el extre­mo nores­te de la ber­ma con­tra los sec­to­res Mah­bas, Far­sia, Hau­za y Amgala. 

El Muro de Are­na de 1.700 millas de lar­go cons­trui­do por Marrue­cos, que divi­de el Sáha­ra Occidental

Estos se encuen­tran entre los más anti­guos de las ber­mas, que abar­can la capi­tal de El Aaiún y la enor­me mina de fos­fa­to de Bou Craa, que jun­tas for­man las razo­nes prin­ci­pa­les detrás de la ocu­pa­ción del terri­to­rio por Marruecos.

Ejér­ci­to marroquí

Sin embar­go, el muro de are­na no es la úni­ca barre­ra: más de 7 millo­nes de minas terres­tres tam­bién están ente­rra­das a lo lar­go de la ber­ma. Fue­ra, a lo lar­go y detrás de la ber­ma tam­bién se encuen­tra la mayor par­te del ejér­ci­to marro­quí, 175.000 soldados.

Las Fuer­zas Arma­das Reales de Marrue­cos reci­ben una gran ayu­da de los Esta­dos Uni­dos, que le da dine­ro a Rabat para com­prar equi­po mili­tar esta­dou­ni­den­se a tra­vés del pro­gra­ma de Ven­tas Mili­ta­res Extran­je­ras. El año pasa­do, Marrue­cos soli­ci­tó más equi­pos a los EE. UU. Que cual­quier otra nación : $ 7.260 millo­nes, inclui­dos 25 avio­nes de com­ba­te F‑16V “Viper”, kits de bom­bas inte­li­gen­tes y misi­les guia­dos por cable TOW. 

Un escua­drón de la Real Fuer­za Aérea Marro­quí F‑16 Atlas Falcons

En octu­bre pasa­do, Washing­ton y Rabat fir­ma­ron un acuer­do de coope­ra­ción en defen­sa de 10 años y, a raíz del acuer­do de paz con Israel, la admi­nis­tra­ción Trump siguió ade­lan­te con $ 1 mil millo­nes en nue­vas armas para Marrue­cos, inclui­dos cua­tro dro­nes MQ-9B Sea­Guar­dian, que son las ver­sio­nes modi­fi­ca­das del dron Reaper, así como misi­les Hell­fi­re y bom­bas guia­das por láser Pave­way y JDAM.

El ejér­ci­to marro­quí tam­bién uti­li­za una varie­dad de equi­pos de fabri­ca­ción fran­ce­sa, inclui­dos los avio­nes de com­ba­te Mira­ge F‑1 y los vehícu­los de reco­no­ci­mien­to AMX-10. Tam­bién ope­ran el vehícu­lo de com­ba­te de infan­te­ría Ratel, com­pra­do de Sudá­fri­ca de la era del apartheid.

Un con­flic­to que duró décadas

Des­de 1973, el Fren­te Popu­lar para la Libe­ra­ción de Saguia el-Ham­ra y Río de Oro (Fren­te Poli­sa­rio) lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo saha­raui. Pri­me­ro, lucha­ron con­tra las fuer­zas colo­nia­les espa­ño­las, pero lue­go, en 1975, cuan­do los espa­ño­les se fue­ron Mau­ri­ta­nia y Marrue­cos divi­die­ron el terri­to­rio en dos, el Fren­te Poli­sa­rio tam­bién tomó las armas con­tra ellos.

Ubi­ca­ción de los dis­tin­tos muros de are­na cons­trui­dos por Marrue­cos en el Saha­ra Occidental. 

Cua­tro años des­pués, Nouak­chott fir­mó un tra­ta­do de paz reco­no­cien­do la recién decla­ra­da Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca (RASD) y reti­rán­do­se de la mitad sur del Sáha­ra Occi­den­tal. Pero Marrue­cos se man­tu­vo fir­me y duran­te los siguien­tes 12 años se enfren­tó al Fren­te Poli­sa­rio. Rabat acor­do­nó pro­gre­si­va­men­te las zonas urba­nas y las zonas ricas en recur­sos del país con muros de are­na, lo que obli­gó a los saha­rauis huir hacia el este hacia el desier­to, pero no logró derro­tar al Poli­sa­rio en la batalla.

Más de 100.000 saha­rauis huye­ron del país y bus­ca­ron refu­gio en cam­pa­men­tos al otro lado de la fron­te­ra arge­li­na, don­de per­ma­ne­cie­ron has­ta hoy en día.

El cam­po de refu­gia­dos saha­rauis de Sma­ra, en la pro­vin­cia arge­li­na de Tindouf

En 1991, un acuer­do de paz hizo que las Nacio­nes Uni­das acor­da­ran coor­di­nar un futu­ro refe­rén­dum sobre la inde­pen­den­cia en el Sáha­ra Occi­den­tal, un acuer­do que su misión allí, MINURSO, no ha cum­pli­do, lo que pro­vo­có la pro­tes­ta de octubre.

Fuen­te: Sputnik

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *