Cuba. Eco­no­mía cae 11% este año y debe cre­cer alre­de­dor de 7% en 2021

Por Oscar Figue­re­do Rei­nal­do, Lis­sett Izquier­do Ferrer, Dine­lla Gar­cía Acos­ta, Ire­ne Pérez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de diciem­bre de 2020.

El pro­duc­to interno bru­to (PIB) de Cuba este año, según esti­ma­cio­nes valo­ra­das a pre­cios cons­tan­tes, decre­ció 11% por la fuer­te con­trac­ción del comer­cio exte­rior, la reduc­ción del turis­mo inter­na­cio­nal y de los ingre­sos de divi­sas, debi­do a las afec­ta­cio­nes por la COVID-19 y el recru­de­ci­mien­to del bloqueo.

Así lo infor­mó en el sex­to perio­do ordi­na­rio de sesio­nes de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, en su nove­na legis­la­tu­ra, el vice pri­mer minis­tro y titu­lar de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, Ale­jan­dro Gil Fer­nán­dez, al expo­ner el com­por­ta­mien­to pre­vis­to del plan de la eco­no­mía en 2020 y las pro­yec­cio­nes para el pró­xi­mo año.

A las ten­sio­nes pre­sen­tes en 2019, se adi­cio­na en 2020 la situa­ción excep­cio­nal crea­da por la COVID-19, con impac­to direc­to en la eco­no­mía, apre­cián­do­se los efec­tos en acti­vi­da­des cru­cia­les como el turis­mo, la salud públi­ca, la edu­ca­ción y la acti­vi­dad pro­duc­ti­va en gene­ral, tan­to en el sec­tor esta­tal como en el no estatal.

Gil Fer­nán­dez pun­tua­li­zó que la mayor con­trac­ción se pro­du­jo en el segun­do tri­mes­tre, perio­do en el que comen­zó la apli­ca­ción de las medi­das sani­ta­rias, higié­ni­cas y epi­de­mio­ló­gi­cas para el enfren­ta­mien­to a la pandemia.

En el ter­cer y cuar­to tri­mes­tres, se obser­va una gra­dual recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, a par­tir del paso de las pro­vin­cias a la nue­va nor­ma­li­dad y la pues­ta en mar­cha de medi­das de estí­mu­lo a la acti­vi­dad económica.

De acuer­do con Gil Fer­nán­dez, en la caí­da del PIB inci­de tam­bién “la reduc­ción de los nive­les de acti­vi­dad en la esfe­ra social, con un sig­ni­fi­ca­ti­vo peso en tér­mi­nos de estruc­tu­ra del PIB”.

Se pro­yec­ta una gra­dual recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca en 2021

El minis­tro infor­mó que para 2021 –pri­mer año del orde­na­mien­to mone­ta­rio– se pro­yec­ta una gra­dual recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, con un cre­ci­mien­to del PIB a pre­cios cons­tan­tes de entre 6 y un 7%.

“Ello per­mi­ti­rá pla­ni­fi­car con obje­ti­vi­dad la recu­pe­ra­ción en los pró­xi­mos dos años de las caí­das expe­ri­men­ta­das en el perio­do 2019 – 2020 y no renun­ciar a las metas de cre­ci­mien­to pro­yec­ta­das para la segun­da eta­pa del plan de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social has­ta 2030”, dijo.

Gil Fer­nán­dez seña­ló que se esti­ma una recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va, y en lo social, “lo que está en depen­den­cia de la evo­lu­ción y el con­trol de la pan­de­mia, así como del cum­pli­mien­to de las esti­ma­cio­nes en sec­to­res cla­ves como el turis­mo y las exportaciones”.

Al res­pec­to, recor­dó que el esce­na­rio eco­nó­mi­co en el que se ela­bo­ra el plan de la eco­no­mía para 2021 con­ti­núa mati­za­do por la incer­ti­dum­bre aso­cia­da a la evo­lu­ción de la pan­de­mia y sus gra­ves impac­tos en la eco­no­mía mundial.

Se refi­rió a que lo pla­ni­fi­ca­do se ha dise­ña­do bajo el prin­ci­pio de ase­gu­rar, como obje­ti­vos esen­cia­les, los ali­men­tos, com­bus­ti­bles, fer­ti­li­zan­tes y pla­gui­ci­das, medi­ca­men­tos, las deman­das de la defen­sa y la prio­ri­dad en los finan­cia­mien­tos para la indus­tria nacio­nal, con el pro­pó­si­to de no impor­tar lo que se pue­da pro­du­cir en el país.

Sobre el per­fec­cio­na­mien­to de la pla­ni­fi­ca­ción, men­cio­nó la intro­duc­ción de modi­fi­ca­cio­nes para lograr mayor fle­xi­bi­li­dad, obje­ti­vi­dad e inno­va­ción en la res­pues­ta a los pro­ble­mas y la bús­que­da de soluciones.

  • Des­cen­tra­li­za­ción gra­dual en la dis­tri­bu­ción de divi­sas a la eco­no­mía, rete­nién­do­se por las enti­da­des par­te de la liqui­dez por expor­ta­cio­nes; ven­tas a la Zona Espe­cial de Desa­rro­llo Mariel y a la red mayo­ris­ta y mino­ris­ta que comer­cia­li­za en mone­da libre­men­te con­ver­ti­ble. “La par­te más fácil es cam­biar la nor­ma. La par­te más difí­cil es cam­biar las men­ta­li­da­des y la for­ma en que sobre estos temas venía­mos tra­ba­jan­do”, dijo el ministro.
  • Apli­ca­ción de medi­das para la empre­sa esta­tal, dotán­do­la de mayor auto­no­mía para deci­dir sobre sus pro­duc­cio­nes, inver­sio­nes y finan­cia­mien­tos, así como la intro­duc­ción de incen­ti­vos a la ges­tión empresarial.

Estos aspec­tos –pro­si­guió Gil Fer­nán­dez– res­pal­da­ron el enfo­que de un dise­ño de la pla­ni­fi­ca­ción a cor­to pla­zo, diri­gi­do a una recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía, con el obje­ti­vo de:

  • Poten­ciar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y des­ti­nar para ella recur­sos mate­ria­les y finan­cie­ros en divisas.
  • Ase­gu­rar los pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad de la población.
  • Prio­ri­zar las expor­ta­cio­nes, lo cual inclu­ye la recu­pe­ra­ción gra­dual del turismo.
  • Man­te­ner el con­trol sobre el endeu­da­mien­to externo del país.
  • Con­ce­bir, des­de el plan, el enca­de­na­mien­to del sec­tor esta­tal con el no esta­tal y la inver­sión extranjera.
  • Poten­ciar el cre­ci­mien­to de la Zona Espe­cial de Desa­rro­llo Mariel y su víncu­lo con la eco­no­mía interna.
  • Incre­men­tar las ven­tas de las enti­da­des nacio­na­les a la red de tien­das que comer­cia­li­zan en MLC, “un incen­ti­vo para los pro­duc­to­res nacionales”.
  • Inser­tar la par­ti­ci­pa­ción de las for­mas de ges­tión no esta­tal en el plan de la economía.

En cuan­to a las expor­ta­cio­nes, Gil Fer­nán­dez expli­có que se pla­ni­fi­ca un cre­ci­mien­to del 19% en los ingre­sos en divi­sas por las ven­tas de bie­nes y ser­vi­cios, en lo cual influ­ye el cre­ci­mien­to pro­yec­ta­do en los ser­vi­cios de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y la recu­pe­ra­ción gra­dual del turis­mo, pro­yec­tán­do­se el arri­bo de 2 200 000 visi­tan­tes, el doble de lo pre­vis­to en 2020.

“Aspi­rá­ba­mos a reci­bir este año alre­de­dor de cin­co millo­nes de visi­tan­tes, pero pro­duc­to de la pan­de­mia, el cie­rre de fron­te­ras y el recru­de­ci­mien­to del blo­queo, el 2020 cie­rra en el entorno del millón de visi­tan­tes. Por tan­to, espe­ra­mos dupli­car­lo el año pró­xi­mo, pero igual que­da muy por deba­jo de lo que nece­si­ta el país”, precisó.

Asi­mis­mo, se pla­ni­fi­can para 2021 cre­ci­mien­tos en todos los rubros de expor­ta­ción del país. Se esti­ma que los ingre­sos tota­les en divi­sas crez­can 10.4%, pero, a pesar de la recu­pe­ra­ción res­pec­to al 2020, serían 16.2% infe­rio­res a los alcan­za­dos en 2019.

En cuan­to a las impor­ta­cio­nes, apun­tó que a par­tir de incen­ti­var la pro­duc­ción nacio­nal y el enca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo, “vamos en bus­ca de redu­cir las impor­ta­cio­nes. Y ya exis­te un incen­ti­vo natu­ral, tras el orde­na­mien­to monetario”.

De las impor­ta­cio­nes, se dedi­ca­rá el 17% a ali­men­tos y el 20% a com­bus­ti­ble, repre­sen­tan­do entre ambas el 37% del total.

  • Tri­go: 770 000 tone­la­das por 240 millo­nes de dólares
  • Arroz: 396 000 tone­la­das, por un valor de 212 millo­nes de dólares
  • Maíz: 682 000 tone­la­das, por 187 millo­nes de dólares
  • Leche en pol­vo: 47 000 tone­la­das, por 159 millo­nes de dólares
  • Hari­na de soya: 371 000 tone­la­das, por 157 millo­nes de dólares
  • Pollo: 106 000 tone­la­das, por 143 millo­nes de dólares

Se pla­ni­fi­can, ade­más, 207 millo­nes de dóla­res para la impor­ta­ción de fer­ti­li­zan­tes y pla­gui­ci­das, en lo que se inclu­yen mate­rias pri­mas para su producción.

Por otro lado, se pro­yec­tan cre­ci­mien­tos en pro­duc­cio­nes nacio­na­les, tan­to de la acti­vi­dad agro­pe­cua­ria como de la indus­tria manufacturera.

En la pro­duc­ción de ali­men­tos se cre­ce en arroz (76 000 tone­la­das), maíz (54 300 tone­la­das), fri­jo­les (15 600 tone­la­das) y leche (16 900 000 litros).

En la pro­duc­ción de car­ne de cer­do se espe­ra una lige­ra recu­pe­ra­ción de 8 200 tone­la­das, “muy por deba­jo aún de la deman­da, por lo que se man­tie­ne un nivel de res­tric­ción en la oferta”.

Con res­pec­to a la indus­tria, se pla­ni­fi­can cre­ci­mien­tos en las pro­duc­cio­nes de ace­ro, made­ra, pro­duc­tos de aseo, elec­tro­do­més­ti­cos, bici­cle­tas, motos y tri­ci­clos, entre otros.

Aún por deba­jo de la deman­da, se nece­si­ta tam­bién una mayor par­ti­ci­pa­ción de la indus­tria nacio­nal y del sis­te­ma empre­sa­rial como pro­vee­dor de la red de comer­cia­li­za­ción mino­ris­ta y mayo­ris­ta en MLC (30% de ese mer­ca­do), lo que per­mi­ti­rá finan­ciar pro­duc­cio­nes para la ven­ta en mone­da nacional.

“Actual­men­te pro­du­ci­mos en el país en el entorno del 12% y es muy bajo. La indus­tria nacio­nal debe fun­cio­nar como pro­vee­dor. El prin­ci­pal incen­ti­vo es que quien ven­da a ese mer­ca­do retie­ne el cien­to por cien­to de las divi­sas, como par­te de la des­cen­tra­li­za­ción y la auto­no­mía que se le está otor­gan­do al sec­tor empre­sa­rial”, destacó.

Al hablar sobre algu­nos de los pro­duc­tos de la indus­tria nacio­nal, Gil Fer­nán­dez dijo que se pre­vé pro­du­cir el pró­xi­mo año más de 36 000 bici­cle­tas mecá­ni­cas, así como motos eléc­tri­cas y triciclos.

El con­su­mo nacio­nal de com­bus­ti­bles equi­va­len­tes ascien­de a 7 504 600 tone­la­das. Se des­ti­nan a la gene­ra­ción de elec­tri­ci­dad 5 090 000 toneladas.

En el plan no se dise­ñan apa­go­nes. Que no los haya depen­de de noso­tros, de la efi­cien­cia y el aho­rro que logre­mos”, subrayó.

La gene­ra­ción total pla­ni­fi­ca­da es de 20 107 GWh, que repre­sen­ta un cre­ci­mien­to del 2.2% con res­pec­to a 2020, en tan­to las fuen­tes reno­va­bles de ener­gía alcan­za­rán 6.3% de par­ti­ci­pa­ción en la matriz de gene­ra­ción, un índi­ce que este año cie­rra en torno a 4%.

“No hay quien pue­da des­de hoy decir cuán­to com­bus­ti­ble dare­mos a las enti­da­des el pró­xi­mo año. Depen­de­rá de la dis­po­ni­bi­li­dad que exis­ta en el país y de las divisas”.

Inver­sio­nes: No se detie­ne el desa­rro­llo del país

De acuer­do con el infor­me pre­sen­ta­do por el minis­tro de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, pese a las res­tric­cio­nes que afron­tó la eco­no­mía en 2020 se ter­mi­na­rán 47 400 vivien­das, de ellas 15 030 para el plan estatal.

Ade­más, se pre­vé con­cluir un con­jun­to impor­tan­te de inver­sio­nes en los pro­gra­mas rela­cio­na­dos con la pro­duc­ción de arroz, gra­nos, cítri­cos, car­ne vacu­na y de cer­do, así como en el turismo.

“No se detie­ne en medio del com­ple­jo esce­na­rio en que esta­mos el desa­rro­llo del país. Con­ti­nua­mos crean­do más capa­ci­da­des que res­pon­dan al nue­vo con­tex­to del orde­na­mien­to monetario”.

Este año, a pesar del recru­de­ci­mien­to del blo­queo, se apro­ba­ron 29 pro­yec­tos de inver­sión extran­je­ra, con capi­tal com­pro­me­ti­do de más 2 000 millo­nes de dóla­res. Cin­co nego­cios se ubi­can en la Zona Espe­cial de Desa­rro­llo Mariel.

Para 2021, el plan de inver­sio­nes se incre­men­ta en 22% res­pec­to al esti­ma­do del pre­sen­te calen­da­rio. Las inver­sio­nes están dis­tri­bui­das por pro­vin­cias y se com­po­nen en 12% de inver­sio­nes de subor­di­na­ción local y en 88% de subor­di­na­ción nacional.

Del total del plan, el 60% se con­cen­tra en los sec­to­res prio­ri­za­dos: defen­sa, pro­duc­ción de ali­men­tos, turis­mo, fuen­tes de ener­gía reno­va­ble, vivien­da y pro­duc­ción de cemen­to y acero.

Las inver­sio­nes que se pre­vé ter­mi­nar y poner en explo­ta­ción gene­ran alre­de­dor de 11 525 nue­vos empleos.

  • Trans­por­te

Se pla­ni­fi­ca la trans­por­ta­ción de 66 105 000 tone­la­das de pro­duc­tos, para un cre­ci­mien­to de 9% res­pec­to al esti­ma­do de 2020. El 25% se trans­por­ta­rá por ferrocarril.

La trans­por­ta­ción nacio­nal de pasa­je­ros alcan­za los 1 793 068 000 pasa­je­ros, 66% supe­rior al 2020; de ellos, 12 millo­nes se trans­por­ta­rán por coope­ra­ti­vas y 658 millo­nes por los por­tea­do­res pri­va­dos, lo cual repre­sen­ta el 37% del total.

Afir­mó que hay que tener en cuen­ta que, al com­pa­rar la pro­yec­ción con lo alcan­za­do en 2020, “lo hace­mos con un año de muy baja pro­duc­ti­vi­dad y movilidad”.

  • Comer­cio

La cir­cu­la­ción mer­can­til mino­ris­ta se pla­ni­fi­ca en 233 000 064 pesos, para un incre­men­to con res­pec­to al año 2020 de 20 616 millo­nes (9.7%).

El 88.7% del total de la cir­cu­la­ción mino­ris­ta será en pesos cuba­nos y el 11.3% en MLC. “No vamos a una dola­ri­za­ción de la eco­no­mía”, reiteró.

Se pro­yec­ta con­ti­nuar desa­rro­llan­do el comer­cio mayo­ris­ta con alcan­ce a todas las pro­vin­cias y de acuer­do con los ase­gu­ra­mien­tos pla­ni­fi­ca­dos en los productos.

  • Desa­rro­llo social

En el plan de 2021, como par­te de las polí­ti­cas socia­les de la Revo­lu­ción, se res­pal­dan indi­ca­do­res en los sec­to­res de edu­ca­ción, salud, cul­tu­ra, depor­tes y de radio y televisión.

  • Salud públi­ca

Se res­pal­dan nive­les de acti­vi­dad simi­la­res a los apro­ba­dos para el pre­sen­te año, con la pre­mi­sa de con­ti­nuar for­ta­le­cien­do las accio­nes de pro­mo­ción y pre­ven­ción de la salud des­de la aten­ción primaria.

El cua­dro bási­co se con­for­ma con 619 medi­ca­men­tos; de ellos, 363 de pro­duc­ción nacio­nal y 256 impor­ta­dos. Ade­más, se pre­vé garan­ti­zar 173 ren­glo­nes median­te la medi­ci­na natu­ral y tradicional.

  • Diná­mi­ca demográfica

Se res­pal­dan las medi­das para enfren­tar los ele­va­dos nive­les de enve­je­ci­mien­to de la pobla­ción, así como las que se imple­men­tan para poten­ciar la nata­li­dad, la fecun­di­dad y la aten­ción a los adul­tos mayores.

  • Cien­cia, tec­no­lo­gía e innovación

Se res­pal­dan pro­yec­tos de I+D+I por alre­de­dor de 10 000 millo­nes de pesos, en el entorno del 2% del PIB a pre­cios corrien­tes. Estos pro­yec­tos tri­bu­tan a 14 pro­gra­mas nacio­na­les, seis sec­to­ria­les y 42 terri­to­ria­les, entre otros.

En la pro­tec­ción del medioam­bien­te se res­pal­dan las accio­nes iden­ti­fi­ca­das en el plan nacio­nal Tarea Vida.

  • Empleo

Se pro­yec­ta un cre­ci­mien­to de 32 000 ocu­pa­dos en la eco­no­mía, “insu­fi­cien­te para la deman­da”. De ellos, 22 000 en el sec­tor esta­tal y 10 000 en el no estatal.

“Nece­si­ta­mos más empleo de cali­dad”, dijo Gil Fer­nán­dez e insis­tió en la nece­si­dad de poten­ciar el desa­rro­llo terri­to­rial como prin­ci­pal fuente.

Como resul­ta­do de lo ante­rior, la tasa de des­ocu­pa­ción alcan­za 1.6%, fenó­meno moti­va­do por un mayor inte­rés de las per­so­nas en bus­car empleo. “Hay que tra­ba­jar para vivir y apor­tar a la socie­dad”, reiteró.

Con rela­ción al sala­rio, se apli­ca­rá en el sec­tor empre­sa­rial un nue­vo meca­nis­mo, que com­pren­de la eli­mi­na­ción de los sis­te­mas de pagos con­di­cio­na­dos al cum­pli­mien­to de los indi­ca­do­res direc­ti­vos y esta­ble­ce la dis­tri­bu­ción de la uti­li­dad, como ingre­so móvil adi­cio­nal al salario.

“Si no hay uti­li­dad, no hay ingre­so móvil. Pero el sec­tor empre­sa­rial debe bus­car­se la uti­li­dad y tie­ne vías para hacer­lo. Hemos qui­ta­do tra­bas y ayu­da­do al desa­rro­llo de la eco­no­mía”, recalcó.

El minis­tro lla­mó al con­trol de los pre­cios tam­bién en el sec­tor esta­tal. “Usted pue­de tener más uti­li­dad por­que lo que pro­du­ce lo ven­de más caro, pero es el incre­men­to de la uti­li­dad con con­trol de la inflación”.

Entre los retos están la imple­men­ta­ción de la estra­te­gia; man­te­ner bajo con­trol la infla­ción y los pre­cios en el sec­tor esta­tal y no esta­tal; incen­ti­var la gene­ra­ción de nue­vos empleos fun­da­men­ta­les en la acti­vi­dad pro­duc­ti­va, median­te el desa­rro­llo local; prio­ri­zar la recu­pe­ra­ción del turis­mo, e incre­men­tar las ven­tas de las enti­da­des nacio­na­les a la ZEDM, que se ha pro­yec­ta­do en 54 millo­nes de dóla­res, aún muy por deba­jo de las necesidades.

Igual­men­te será impres­cin­di­ble incre­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de la indus­tria nacio­nal como pro­vee­dor de las ven­tas mino­ris­tas y mayo­ris­tas en divisas.

“Algu­nos qui­sie­ran olvi­dar el 2020, pen­sar que nun­ca exis­tió y comen­zar de cero. Pero no, la vida cam­bió. Nos ha impues­to retos y desa­fíos sin pre­ce­den­tes. Y las expe­rien­cias y ense­ñan­zas hay que apro­ve­char­las”, afir­mó el ministro.

Este esce­na­rio “nos demos­tró el valor de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tra­li­za­da. Cuba, bajo el inten­so blo­queo, no se ha que­da­do dete­ni­da espe­ran­do a que las solu­cio­nes cai­gan del cie­lo, por­que sen­ci­lla­men­te no lo harán”.

Gil Fer­nán­dez infor­mó que solo se reci­bió el 55% de la divi­sa pre­vis­ta y se eje­cu­tó el 60% de las importaciones.

“Vale que nos pre­gun­te­mos cómo reac­cio­na­ría ante este esce­na­rio el capi­ta­lis­mo; cómo hemos podi­do man­te­ner los recur­sos vita­les, no ha habi­do apa­go­nes, no se han cerra­do escue­las, hos­pi­ta­les ni cen­tros cien­tí­fi­cos. Cómo hemos alcan­za­do ejem­pla­res resul­ta­do en la bata­lla a la COVID-19, que nos ha cos­ta­do 100 millo­nes de dóla­res que no tenía­mos planificados”.

“Que hay colas, que no se logra esta­bi­li­dad en la ofer­ta de pro­duc­tos, es cier­to y lógi­co”, reco­no­ció. “Pero el pue­blo razo­na, expre­sa y deba­te. Esa per­ma­nen­te retro­ali­men­ta­ción es el mejor plan de la eco­no­mía que tenemos”.

Entra­mos al 2021 con gran­des desa­fíos. No podre­mos dar gran­des sal­tos, pero lo hare­mos gra­dual­men­te, com­par­tien­do con jus­ti­cia lo que tene­mos y desarrollándonos.

“Este plan lle­va esfuer­zo, inno­va­ción, bús­que­da de solu­cio­nes, no parar­nos ante nin­gu­na tra­ba, no olvi­dar que tene­mos que pen­sar en los 11 millo­nes de cubanos.

“El 2021 será un año de gran­des trans­for­ma­cio­nes. Recor­de­mos, como dijo Raúl Cas­tro, que sí se pudo, sí se pue­de y sí se podrá”, dijo.

Se cono­ció que en 2019 el PIB, a pre­cios cons­tan­tes, dis­mi­nu­yó 0.2% con res­pec­to a 2018.

“La eco­no­mía había alcan­za­do un cre­ci­mien­to de 2.2 en 2018 y cre­ció los dos pri­me­ros tri­mes­tres de 2019, enca­mi­na­do tam­bién a un año de cre­ci­mien­to. Sin embar­go, a par­tir del segun­do semes­tre de 2019 se pro­du­jo una dis­mi­nu­ción de los nive­les de acti­vi­dad, pro­vo­can­do una lige­ra con­trac­ción al cie­rre del año (1.7%), bas­tan­te poco para la agre­sión que nos impu­sie­ron”, apun­tó Gil Fernández.

Las medi­das adop­ta­das para enfren­tar la situa­ción ener­gé­ti­ca y el reor­de­na­mien­to de un con­jun­to de acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y de ser­vi­cios, per­mi­tie­ron enfren­tar ese com­ple­jo con­tex­to y que la caí­da del PIB no fue­ra supe­rior, resu­mió el minis­tro de Eco­no­mía y Planificación.

Fuen­te: Cuba Debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *