Bra­sil. La agro­eco­lo­gía apun­ta a otro mode­lo de vivien­da en el campo

Por Cli­via Mes­qui­ta y Julia Gime­nez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de diciem­bre de 2020.

Des­de la auto­ges­tión, la región sur­es­te del MST lucha por cons­truc­cio­nes de inte­rés social. Según los arqui­tec­tos, los pro­yec­tos habi­ta­cio­na­les agro­eco­ló­gi­cos como el asen­ta­mien­to PDS Osval­do de Oli­vei­ra en Macaé (RJ) repre­sen­tan un con­tra­pun­to al mode­lo habi­ta­cio­nal dominante.

Tie­rra, made­ra, bam­bú, paja, pie­dra. Estos son algu­nos mate­ria­les loca­les que se uti­li­za­rán para la cons­truc­ción de vivien­das agro­eco­ló­gi­cas en el Pro­yec­to de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (PDS) Osval­do de Oli­vei­ra el pró­xi­mo año. En alian­za con el Con­se­jo de Arqui­tec­tu­ra y Urba­nis­mo (CAU-RJ) y uni­ver­si­da­des públi­cas, se desa­rro­lla­rá un pro­yec­to habi­ta­cio­nal de inte­rés social de 63 fami­lias orga­ni­za­das en el Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra (MST) en Macaé.

Basa­da en la agro­eco­lo­gía, la ini­cia­ti­va se enfo­ca en la auto­ges­tión para pro­mo­ver una vivien­da de cali­dad que ten­ga en cuen­ta la for­ma de vida en el cam­po y el cono­ci­mien­to popu­lar. El pro­yec­to con­sis­te en la pro­duc­ción de un sitio de cons­truc­ción, escue­la de vivien­da, sanea­mien­to eco­ló­gi­co y ener­gía reno­va­ble, invo­lu­cran­do a un colec­ti­vo de agri­cul­to­res, cons­truc­to­res popu­la­res, arqui­tec­tos, inge­nie­ros, soció­lo­gos, tra­ba­ja­do­res socia­les y agrónomos.

En tiem­pos de emer­gen­cia sani­ta­ria, PDS Osval­do de Oli­vei­ra logró rever­tir una acción de des­alo­jo en la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia (STJ). Las fami­lias Sem Terra son un refe­ren­te en la pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca de ali­men­tos en el asen­ta­mien­to que exis­te des­de hace 10 años en el nor­te de Río de Janei­ro. Para la coor­di­na­do­ra de la Comi­sión de Asis­ten­cia Téc­ni­ca para Vivien­da de Inte­rés Social (CATHIS) de CAU-RJ, Mai­ra Rocha, la asis­ten­cia téc­ni­ca en vivien­da agro­eco­ló­gi­ca vin­cu­la­da al tema de la ali­men­ta­ción es otro ins­tru­men­to que for­ta­le­ce la per­ma­nen­cia de las familias.

Téc­ni­cas como el ladri­llo agro­eco­ló­gi­co BTC (Blo­que de Tie­rra Com­pac­ta­da) se uti­li­za­rán para cons­truir vivien­das en el PDS Osval­do de Oli­vei­ra, en Macaé (RJ), el pró­xi­mo año.
Foto: Colec­ti­vo de comu­ni­ca­ción MST-RJ

“La comu­ni­dad com­pren­de sus dere­chos, su cono­ci­mien­to y lo trans­for­ma en lucha, cons­truc­ción y pro­ce­so. Es muy admi­ra­ble. En el cam­po de la arqui­tec­tu­ra y el urba­nis­mo habla­mos muy poco de vivien­da rural. El MST y el PDS Osval­do de Oli­vei­ra nos dicen que nece­si­ta­mos vivien­das en todas las regio­nes. La cone­xión con la vivien­da y cómo va más allá del hogar. Es el terri­to­rio, la auto­or­ga­ni­za­ción, la ali­men­ta­ción, todo un pro­ce­so de arti­cu­la­ción popu­lar, enten­dien­do que la vivien­da es mucho más que la casa ”, dice el arquitecto.

Está pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña: la vivien­da es un dere­cho fun­da­men­tal y debe garan­ti­zar­se median­te polí­ti­cas públi­cas. Has­ta los años del gobierno de Lula y Dil­ma, con la crea­ción del Plan Nacio­nal de Vivien­da, Asis­ten­cia Téc­ni­ca en Vivien­da de Inte­rés Social (ATHIS) y el Sis­te­ma y Fon­do Nacio­nal de Vivien­da de Inte­rés Social (SNHIS /​FNHIS), un serie de polí­ti­cas des­ti­na­das a mejo­rar la situa­ción de vivien­da pre­ca­ria en Brasil.

A lo lar­go de los años, varios asen­ta­mien­tos del MST han podi­do acce­der a pro­yec­tos habi­ta­cio­na­les que per­mi­tie­ron la cons­truc­ción de vivien­das y espa­cios colec­ti­vos basa­dos​en la auto­ges­tión, con el apo­yo de ase­so­res téc­ni­cos y el apor­te de uni­ver­si­da­des. Sin embar­go, tras el gol­pe de 2016, los peque­ños avan­ces en una lar­ga his­to­ria de des­igual­dad habi­ta­cio­nal sufrie­ron un fuer­te retro­ce­so que obli­ga a con­ti­nuar la lucha y orga­ni­za­ción en un cli­ma adver­so, tan­to en con­tex­tos urba­nos como rurales.

Para el arqui­tec­to Fer­nan­do Min­to, del Colec­ti­vo Ase­sor Téc­ni­co de Tie­rras del MST en Río de Janei­ro, la fal­ta de expre­si­vi­dad de los pro­gra­mas de vivien­da en el cam­po se debe a la fal­ta de ase­so­ría téc­ni­ca y al des­co­no­ci­mien­to de la pobla­ción sobre la exis­ten­cia del pro­gra­ma, “ade­más de ofre­cer un tipo de vivien­da estan­da­ri­za­da que igno­ra la diver­si­dad cul­tu­ral y otras posi­bi­li­da­des de for­mas de vida ”.

En 2019, el cam­pa­men­to Edson Noguei­ra, en Macaé, tam­bién reci­bió la Asis­ten­cia Téc­ni­ca CAU-RJ en Vivien­da de Inte­rés Social. Se inclu­ye­ron cla­ses prác­ti­cas y teó­ri­cas sobre bio­cons­truc­ción en el plan de estu­dios de la Uni­dad Peda­gó­gi­ca de Agroecología.

Talle­res de bio­cons­truc­ción en el Cam­pa­men­to Marie­lle Vive, en Valinhos (SP).
Foto: Colec­ti­vo de Comu­ni­ca­ción Marie­lle Vive

En el PDS Osval­do de Oli­vei­ra, el pro­yec­to arran­ca el pró­xi­mo año jun­to con la Uni­ver­si­dad Fede­ral Flu­mi­nen­se (UFF) Rio das Ostras, Uni­ver­si­dad Fede­ral de Rio de Janei­ro (UFRJ) Macaé, Cen­tro Téc­ni­co Soli­da­rio (Sol­tec /​UFRJ) y Esco­la Poli­téc­ni­ca de Salud Joa­quim Venân­cio (EPSJV) de Fio­cruz. El dere­cho a la asis­ten­cia téc­ni­ca públi­ca gra­tui­ta para la cons­truc­ción de vivien­das socia­les está pre­vis­to por la Ley Fede­ral 11888 de 2008. Ade­más del MST, en la selec­ción públi­ca de CAU-RJ se con­tem­pla­ron dos pro­yec­tos más rela­cio­na­dos con los movi­mien­tos socia­les en el cam­po y en la ciu­dad. año.

La agro­eco­lo­gía es el camino

Según Chi­co Barros, miem­bro del MST del Gran São Pau­lo, así como la agro­eco­lo­gía es más que cul­ti­var la tie­rra, el tema de la vivien­da tam­bién debe cues­tio­nar el mode­lo de cons­truc­ción civil domi­nan­te. Chi­co es arqui­tec­to y doc­tor en la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo. Hoy, el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio con­tri­bu­ye a la for­ma­ción con ase­so­res téc­ni­cos que han tra­ba­ja­do duran­te más de dos déca­das con movi­mien­tos socia­les de ocu­pa­ción urba­na y rural.

En la lucha por el dere­cho al techo, la tie­rra y el tra­ba­jo, Chi­co enfa­ti­za la tarea de for­ta­le­cer mode­los cons­truc­ti­vos alter­na­ti­vos a los impues­tos por el gran capi­tal. Según el arqui­tec­to y mili­tan­te Sem Terra, ade­más de luchar por la exis­ten­cia de polí­ti­cas públi­cas de vivien­da, es urgen­te repen­sar, des­de la agro­eco­lo­gía, otros modos de cons­truc­ción civil.

“La agro­eco­lo­gía debe rea­li­zar­se en su tota­li­dad. La cons­truc­ción agro­eco­ló­gi­ca es beber de todo lo que se ha escri­to y pro­du­ci­do en el cam­po de la pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca para pen­sar en los mode­los de pro­duc­ción espa­cial, de no acep­tar la ‘cons­tru­bu­si­ness’ o la ‘cons­tru­ne­go­cia­ción’ en la cons­truc­ción civil ”, critica.

“Como se argu­men­ta en el tex­to titu­la­do Por una cons­truc­ción que tam­bién es agro­eco­ló­gi­ca (2016), así como la agro­in­dus­tria pro­du­ce com­mo­di­ties (bie­nes gené­ri­cos que se pue­den nego­ciar en bol­sas de valo­res de todo el mun­do como maíz, tri­go, arroz, fri­jo­les), el ‘ cons­tru­ne­gó­cio ‘tam­bién pro­du­ce sus pro­duc­tos bási­cos (hie­rro, alu­mi­nio, PVC, cobre, cemen­to, cal, are­na, gra­va, euca­lip­to, pino, vidrio, pin­tu­ras sin­té­ti­cas) a esca­la mun­dial y regio­nal, gene­ran­do cir­cui­tos comer­cia­les que solo se suman a las arcas de las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les, pro­fun­di­zan la extrac­ción inten­si­va, pro­vo­can con­se­cuen­cias noci­vas para el medio ambien­te e impo­nen rela­cio­nes labo­ra­les que repro­du­cen la des­igual­dad social ”, agrega.

En este sen­ti­do, la cons­truc­ción agro­eo­ló­gi­ca pro­po­ne refle­xio­nar sobre los modos de cons­truc­ción de los espa­cios socia­les, seña­lan­do for­mas de prio­ri­zar la auto­ges­tión, el esfuer­zo colec­ti­vo y la coope­ra­ción de las comu­ni­da­des, valo­ran­do los mate­ria­les loca­les y velan­do por el cui­da­do en el mane­jo de los recur­sos natu­ra­les. Ade­más de recu­pe­rar cono­ci­mien­tos ances­tra­les adap­ta­dos a la tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da para cada eco­sis­te­ma, como apun­ta Barros.

Recien­te­men­te, la Ase­so­ría Téc­ni­ca Pea­bi­ru, jun­to con el MST, el Con­se­jo de Arqui­tec­tu­ra y Urba­nis­mo de São Pau­lo y el Gru­po Pitá orga­ni­za­ron el Cur­so Rural ATHIS, que bus­có deba­tir algu­nos de los prin­ci­pa­les ele­men­tos que com­po­nen el pro­ble­ma de la vivien­da popu­lar en las zonas rura­les, des­de una pers­pec­ti­va amplia­da del hábi­tat cam­pe­sino y la Refor­ma Agra­ria en Brasil.

Hubo nue­ve reunio­nes vir­tua­les que se pue­den ver en la pági­na de you­tu­be de Pea­bi­ru TCA. A su vez, la Escue­la Rosa Luxem­burg, en Iaras (SP), será el esce­na­rio de un esfuer­zo con­jun­to para la cons­truc­ción de la guar­de­ría esta­tal Ana Pri­ma­ve­si, como con­ti­nua­ción prác­ti­ca del cur­so de for­ma­ción. Tam­bien se encuen­tra en mar­cha la cam­pa­ña de recau­da­ción de fon­dos para la cons­truc­ción de la Guar­de­ría da Comu­na da Terra Irmã Alber­ta en el Gran São Pau­lo, con­ti­núa el pro­yec­to de amplia­ción de uno de los vive­ros en Ribei­rão Pre­to y los talle­res de bio­cons­truc­ción en el Cam­pa­men­to Marie­lle Vive, entre otros.

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Foto prin­ci­pal: Cla­ses de bio­cons­truc­ción en la Uni­dad Peda­gó­gi­ca de Agro­eco­lo­gía del Cam­pa­men­to Edson Noguei­ra, en Macaé (RJ). Cré­di­to: Colec­ti­vo de comu­ni­ca­ción MST-RJ

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *