Bra­sil. Entre­vis­ta a Sil­vio Schach­ter: «La elec­ción de Bou­los en Sao Pau­lo fue sobresaliente»

Por Mario Her­nan­dez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de diciem­bre de 2020.

Entre­vis­ta rea­li­za­da a Sil­vio Schach­ter sobre los resul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les para el pro­gra­ma de radio “Fe de erra­tas” del 18 de noviem­bre 2020 que se emi­te por FM La Boca (90.1), de Bue­nos Aires.

Sil­vio Schach­ter.- Como era pre­vi­si­ble la mayor par­te de los resul­ta­dos de las muni­ci­pa­les en Bra­sil ya esta­ban den­tro del con­tex­to de la pri­me­ra vuel­ta. Sobre todo la aten­ción de esta segun­da vuel­ta estu­vo cen­tra­da en Sao Pau­lo y en menor medi­da en Recife. 

Sao Pau­lo es la más gran­de ciu­dad de Bra­sil y de Amé­ri­ca Lati­na. Ahí lo más impor­tan­te es el desem­pe­ño de Bou­los que con­si­guió una can­ti­dad apre­cia­ble de votos, con 40% de los votos váli­dos pero que no le alcan­za­ron para ser ele­gi­do. Lo mis­mo pasó en Por­to Ale­gre con Manue­la d’ Ávi­la. Eso ya esta­ba previsto. 

El tema de fon­do, más allá de las lec­tu­ras que uno pue­da hacer sobre los resul­ta­dos muni­ci­pa­les, hay tres o cua­tro pun­tos en los que en gene­ral los ana­lis­tas polí­ti­cos coin­ci­den. Lo prin­ci­pal es la defec­ción de Bol­so­na­ro que anti­ci­pa que es pro­ba­ble que no se pre­sen­te para una reelec­ción y algu­nos espe­cu­lan con que no saben si va a com­ple­tar su man­da­to por­que el par­ti­do con el que ganó las elec­cio­nes tomó dis­tan­cia con res­pec­to a él y la mayor par­te de los can­di­da­tos que lo apo­ya­ban per­die­ron y los que no per­die­ron toma­ron dis­tan­cia también. 

Per­dió su apo­yo en los días pre­vios a las elec­cio­nes. Bol­so­na­ro, sobre todo por su polí­ti­ca duran­te la pan­de­mia, que ha sido y sigue sien­do terri­ble, eso fue lo que ter­mi­nó de des­acre­di­tar­lo fren­te a la mayo­ría de la población. 

La otra lec­tu­ra es que la dere­cha tra­di­cio­nal de Bra­sil, el MDB, el PSDB, el DEM, etc., par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la dere­cha bra­si­le­ra, algu­nos here­da­dos de la dic­ta­du­ra inclu­si­ve, han recom­pues­to su lugar cen­tral den­tro de la polí­ti­ca nacio­nal y regio­nal. Se han saca­do de enci­ma a Bol­so­na­ro y apun­tan a tener un papel rele­van­te en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2022. 

Y el ter­cer ele­men­to es lo que comen­ta­ba antes, el sur­gi­mien­to de Bou­los como un diri­gen­te que los medios y la dere­cha bra­si­le­ra lo carac­te­ri­zan como una figu­ra de extre­ma izquier­da; ha sufri­do un ata­que sis­te­má­ti­co de los medios, acu­sán­do­lo de vio­len­to, de ile­gal por su tra­yec­to­ria en el Movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res sin techo (MTST) y tenien­do en cuen­ta toda esa his­to­ria des­fa­vo­ra­ble des­de el pun­to de vis­ta de los medios, su elec­ción fue sobre­sa­lien­te en Sao Pau­lo. Sacó más de 2 millo­nes de votos, tenien­do en cuen­ta que cuan­do fue can­di­da­to a Pre­si­den­te por el PSOL en 2018 había saca­do 600.000 en todo el país. Es un cre­ci­mien­to nota­ble y apun­ta a ser la figu­ra más des­ta­ca­da que tie­ne Bra­sil en estos momen­tos, con pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to. Al igual que Manue­la d’ Ávi­la que es una mujer joven. 

Mario Her­nan­dez.- Que había acom­pa­ña­do a Had­dad en la fór­mu­la del PT. 

Sil­vio Schach­ter.- Sí. Tam­bién fue ele­gi­da la dipu­tada esta­dual más joven del Bra­sil, tie­ne una tra­yec­to­ria muy meri­to­ria en defen­sa de los Dere­chos Huma­nos, de los dere­chos socia­les. Ade­más, es una figu­ra que públi­ca­men­te se iden­ti­fi­ca con el Par­ti­do Comu­nis­ta, tenien­do en cuen­ta la reali­dad bra­si­le­ra, el racis­mo, la polí­ti­ca cla­sis­ta his­tó­ri­ca, los Coro­ne­les, los gran­des seño­res feu­da­les, la heren­cia de la escla­vi­tud, etc. Una figu­ra que se iden­ti­fi­ca con el comu­nis­mo y que tie­ne esa pre­sen­cia elec­to­ral no es una cues­tión menor. 

Mario Her­nan­dez.- Lo intere­san­te es que Bou­los reci­bió el apo­yo de Lula, Mari­na Sil­va y otros diri­gen­tes de la cen­tro izquierda. 

Sil­vio Schach­ter.- Lo elec­to­ral tie­ne sus pro­pias leyes, expre­sa una sin­to­ma­to­lo­gía polí­ti­ca que uno no pue­de des­aten­der, pero no expre­sa cla­ra­men­te la situa­ción socio polí­ti­ca del país. Estos apo­yos tie­nen que ver con la segun­da vuel­ta. Está cla­ro que Bou­los aca­pa­ró una par­te de lo que his­tó­ri­ca­men­te era el voto el PT o de Mari­na Sil­va, la diri­gen­te que en su momen­to había apa­re­ci­do como una figu­ra nue­va, venía de la lucha eco­lo­gis­ta y que lle­gó a tener el 20% de los votos pero que en la últi­ma elec­ción, cuan­do for­mó una agru­pa­ción nue­va que se lla­ma REDE, sacó menos de un millón. 

Esto mues­tra tam­bién lo volá­til que es el tema de los votos, si se empie­za a com­pa­rar elec­ción con elec­ción, se va a encon­trar con estas enor­mes dico­to­mías, de una figu­ra que pasa de 600.000 votos a tener dos millo­nes; otra que sacó vein­te millo­nes bajó a un millón en la elec­ción siguien­te, es decir, no hay ancla­jes pro­fun­dos de par­ti­dos polí­ti­cos con pro­yec­tos de construcción. 

La pro­pia expe­rien­cia del PSOL lo expre­sa, obtu­vo una de las pre­fec­tu­ras más impor­tan­tes de Bra­sil, Belém de Pará, con un millón cua­tro­cien­tos mil habi­tan­tes. La carac­te­rís­ti­ca de Belém es que más de la mitad de la pobla­ción vive en fave­las. Tam­po­co hay que igno­rar que en Sao Pau­lo, don­de Bou­los hizo esta cam­pa­ña hay tres millo­nes de fave­la­dos. No se pue­de decir que todos los fave­la­dos vota­ron al PSOL, entre otras cosas por­que fue en las fave­las don­de se expre­só el mayor nivel de abs­ten­ción que fue muy alto. 

Enton­ces cues­ta dimen­sio­nar esto en fun­ción de que mucha gen­te ha deja­do de ir a votar por la pan­de­mia. Pero en algu­nos casos es muy noto­rio, el extre­mo es la ciu­dad de Petró­po­lis don­de más del 50% de la pobla­ción no se pre­sen­tó a votar. Río tuvo un nivel de abs­ten­ción altí­si­ma tam­bién. Por­que en reali­dad para la gen­te pobre la dispu­ta entre Páez y Cri­ve­lla era insus­tan­cial, son dos can­di­da­tos de dere­cha muy vin­cu­la­dos a hechos de corrup­ción duran­te sus ges­tio­nes. Los que se abs­tu­vie­ron en Río suma­ron más poten­cia­les votan­tes que los votan­tes de Páez que fue el ganador. 

Mario Her­nan­dez.- Ahí el más vota­do tam­bién fue un can­di­da­to del PSOL ¿ver­dad? 

Sil­vio Schach­ter.- Sí, tam­bién fue ele­gi­da como con­ce­ja­la la que era la pare­ja de Marie­lle Fran­co. En el cam­po de los con­ce­ja­les ha habi­do algu­nas figu­ras impor­tan­tes. Jus­ta­men­te Marie­lle se des­ta­có como con­ce­ja­la. La pre­sen­cia de muje­res y de muje­res negras ha cre­ci­do en ese ámbi­to y es impor­tan­te. En lo sus­tan­cial más allá de estas lec­tu­ras, de figu­ras, de cam­bios de ejes en algu­nos rela­tos y desa­rro­llos polí­ti­cos duran­te los últi­mos años, sobre todo des­de la asun­ción de Bol­so­na­ro, la ver­dad es que poco va a cam­biar en Bra­sil. No sólo por­que más de 500 ciu­da­des han ele­gi­do pre­fec­tos de dere­cha, y el PT ha per­di­do su pre­sen­cia en todas las ciu­da­des impor­tan­tes y nin­gu­na capi­tal tie­ne pre­fec­to del PT. 

Por otro lado, Bol­so­na­ro tie­ne dos años más de ges­tión, sal­vo que renun­cie o lo hagan renun­ciar antes. Y el Par­la­men­to no cam­bió. El Par­la­men­to bra­si­le­ro tie­ne 514 dipu­tados de los cua­les el PT más el PSOL más el PSDB tie­nen 72 dipu­tados. La pre­sen­cia de la izquier­da ahí es míni­ma ante lo que se lla­man “las tres B”, la Bala, por los mili­ta­res, el Buey por el agro­ne­go­cio y la Biblia por los evan­gé­li­cos. Ese es el núcleo domi­nan­te del Con­gre­so y van a seguir exis­tien­do des­pués de estas elec­cio­nes muni­ci­pa­les. Por­que no se eli­gie­ron dipu­tados ni hubo nin­gún cam­bio. Inclu­si­ve en los momen­tos más impor­tan­tes de desa­rro­llo del PT con Lula con el 60% de los votos, en la elec­ción don­de fue reele­gi­do, el PT no lle­gó al 20% de los dipu­tados. El Par­la­men­to siem­pre estu­vo domi­na­do por la dere­cha, lo cual “obli­gó” entre otras cosas, y lo de obli­gó lo digo entre comi­llas por­que fue una deci­sión polí­ti­ca polé­mi­ca y cues­tio­na­ble, a hacer pac­tos polí­ti­cos con estos sec­to­res que desem­bo­ca­ron en los hechos de corrup­ción mayús­cu­la como fue el Men­sa­lao

Cuan­do hubo posi­bi­li­da­des de cam­biar esta reali­dad, en 2013, cuan­do fue­ron las movi­li­za­cio­nes con­tra toda esta polí­ti­ca escle­ro­sa­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da a par­tir de los pode­res de la dere­cha que con­di­cio­nan toda la vida polí­ti­ca bra­si­le­ra, cuan­do hubo posi­bi­li­da­des de cam­biar esto, Dil­ma no reac­cio­nó favo­ra­ble­men­te, al con­tra­rio, puso minis­tros de eco­no­mía de la dere­cha, etc. 

La reali­dad hoy en Bra­sil es gra­ví­si­ma, por­que no es sólo la pan­de­mia, tie­ne 12 millo­nes de fave­la­dos que han deja­do de reci­bir todo tipo de ayu­da eco­nó­mi­ca. El ham­bre ha rea­li­za­do estra­gos, más allá del virus, en este sec­tor. Y no hay nin­gún sín­to­ma de que esto vaya a cam­biar en el tiem­po cercano. 

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *