Perú. Fami­lia­res de dete­ni­dos del Mova­def: “A todo aquel que tie­ne una posi­ción crí­ti­ca se lo acu­sa de terro­ris­ta y se lo detiene”

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de diciem­bre de 2020.

Recien­te­men­te, en otro alar­de repre­si­vo por par­te del gobierno del Perú, fue­ron dete­ni­dos nume­ro­sos mili­tan­tes del Movi­mien­to por la Amnis­tía y los Dere­chos Fun­da­men­ta­les (Mova­def). La orga­ni­za­ción es legal y venía cre­cien­do entre amplios sec­to­res de estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res, has­ta que en medio de un cúmu­lo de pro­tes­tas popu­la­res con­tra el gobierno, se pro­du­jo esta mega-ope­ra­ción bajo la excu­sa de lucha “con­tra el terro­ris­mo”. Para inte­rio­ri­zar­nos más en la situa­ción entre­vis­ta­mos a Nancy Osco, del gru­po de fami­lia­res de las y los detenidos.

-Cuén­ta­nos cual es la situa­ción repre­si­va por la que pasan los y las mili­tan­tes del Movadef.

-En la actua­li­dad, en nues­tro país hay gran per­se­cu­ción polí­ti­ca, prin­ci­pal­men­te de ideas. Se per­si­gue a aquel que tie­ne una posi­ción o una opi­nión cri­ti­ca a la situa­ción de nues­tro país y del mun­do. Por eso nues­tros fami­lia­res han sido encar­ce­la­dos. Otro tema es como han veni­do vul­ne­ran­do nues­tros dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, como el dere­cho a la defen­sa, el dere­cho a la pre­sun­ción de ino­cen­cia y al debi­do pro­ce­so. Por ello exi­gi­mos la liber­tad inme­dia­ta de nues­tros fami­lia­res pre­sos. Por pro­ce­so, debe­rían pasar­los a fis­ca­lía y la fis­ca­lía debe­ría deci­dir si soli­ci­ta o no la pri­sión pre­ven­ti­va. Noso­tros que­re­mos que los libe­ran de mane­ra inme­dia­ta y no pre­sión preventiva 

Tú eres fami­liar de Nora Osco ¿quién es ella y cómo está en este momento?

-Mi fami­liar es Nora Osco, es tra­ba­ja­do­ra de la salud y es mamá de un bebé de 8 meses. Aho­ra está muy preo­cu­pa­da por la situa­ción su bebé. A una mamá que no da de lac­tar se le com­pli­ca la lac­tan­cia y eso reper­cu­te en su salud. Por otro lado, den­tro de la deten­ción, le tra­je­ron al bebé a las ins­ta­la­cio­nes. Ha habi­do abu­so del esta­do peruano y los fami­lia­res insis­ti­mos para que no le man­den al bebé al cen­tro de aten­ción de niños. Esa es la situa­ción que suce­dió con mi her­ma­na. Ade­más, hay un con­jun­to de fami­lia­res malos de salud. Uno duer­me sen­ta­do, por­que tie­ne otros pro­ble­mas anti­guos y no pue­de estar en una cel­da o lugar frio, tie­ne muchos pro­ble­mas que se com­pli­can den­tro de la pri­sión que les han dado. Tam­bién hay otros ope­ra­dos de cade­ra que se les han hin­cha­do las pier­nas. Hay adul­tos mayo­res de 70 años. Inclu­so dia­bé­ti­cos, algu­nos con ini­cio de Alzhei­mer. Es abu­so por par­te del esta­do peruano que no deja ejer­cer el dere­cho a liber­tad de pen­sa­mien­to. Per­si­guen a quie­nes para no enfren­tar los gra­ves pro­ble­mas que se viven en el país. 

-¿De cuán­tos dete­ni­dos y dete­ni­das esta­mos hablando? 

-Son 77 dete­ni­dos, pero hay 94 con orden de deten­ción y alla­na­mien­to, están bajo la per­se­cu­ción de la poli­cía. No pue­den des­en­vol­ver sus vidas nor­mal­men­te. Es una cifra escan­da­lo­sa y absur­da, noso­tros esta­mos lla­man­do a los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos y del mun­do a la soli­da­ri­dad. Por­que esta per­se­cu­ción de las ideas se está dan­do tam­bién en otros paí­ses, de allí la nece­si­dad de unir­nos y luchar con­tra el recor­te de nues­tros dere­chos. Se encar­ce­la por la posi­ble peli­gro­si­dad que esa per­so­na pue­da pre­sen­tar para el esta­do y ¿cuál es la peli­gro­si­dad?: cues­tio­nar su explo­ta­ción, quie­nes se atre­ven a cues­tio­nar la cri­sis, la corrup­ción y a un con­jun­to de pro­ble­mas que per­ju­di­can al pue­blo. Pro­ble­mas que pro­vie­nen de los mis­mos capi­ta­lis­tas de nues­tro país que están por el neo­li­be­ra­lis­mo y lo quie­ren perpetuar 

-Den­tro de la excu­sa que el gobierno usó para hacer estas deten­cio­nes, plan­tea­ron que los arres­ta­dos son todos de Sen­de­ro Lumi­no­so. 

-A nues­tros fami­lia­res se los está dete­nien­do por ser mili­tan­tes de Mova­def, orga­ni­za­ción que no está pros­crip­ta y teó­ri­ca­men­te pue­de ejer­cer su accio­nar en nues­tro país. Tam­bién se seña­la que varios de ellos han cum­pli­do sen­ten­cia por los lla­ma­dos deli­tos de terro­ris­mo, pero ya paga­ron con 15 o 20 años de pri­sión y tie­nen dere­cho a reso­cia­li­zar­se, ese es el obje­ti­vo de la pena en nues­tro país. Se rein­cor­po­ra­ron a la socie­dad con todos sus dere­chos ciu­da­da­nos, con el dere­cho a la par­ti­ci­pa­ción en la vida polí­ti­ca, pero lo que está hacien­do el esta­do es per­se­cu­ción eter­na. La situa­ción de fon­do es que hay pro­ble­mas irre­suel­tos del con­flic­to interno que hubo en nues­tro país y hoy se usan para cri­mi­na­li­zar las ideas y las luchas popu­la­res. No son solo nues­tros fami­lia­res a los que lla­man terro­ris­tas, son tam­bién todos los que luchan con­tra la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Todo aquel que recla­ma dere­chos, para el Esta­do es “terro­ris­ta”. Sin embar­go, es sabi­do que en nues­tro país hay una gra­ve cri­sis social, luchas por dere­chos, tam­bién se está arti­cu­lan­do la lucha por la nue­va cons­ti­tu­ción. Los que pro­tes­tan ante las injus­ti­cias son per­se­gui­dos, son seña­la­dos en las pro­tes­tas, hay indi­ca­ción de terro­ris­tas para bus­car aca­llar las voces disi­den­tes del sis­te­ma en el que vivi­mos. Noso­tros recha­za­mos cate­gó­ri­ca­men­te que se hable de terro­ris­mo en nues­tro país y denun­cia­mos que digan que nues­tros fami­lia­res son terro­ris­tas, por­que son lucha­do­res socia­les. Nues­tro país tie­ne que entrar en un pro­ce­so para que se deba­ta este pro­ble­ma y para que se pue­da desa­rro­llar como nación sóli­da. Para eso pien­so que debe haber una recon­ci­lia­ción nacio­nal por­que de lo con­tra­rio se van a seguir rea­li­zan­do ven­gan­zas y envian­do a pri­sión a per­so­nas de todas las eda­des, a per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, hon­ra­das, con con­vic­cio­nes jus­tas. Enton­ces, mien­tras que los corrup­tos y los explo­ta­do­res, los cue­llos blan­cos de nues­tro país, los liga­dos a la corrup­ción de dóla­res sigan en la calle, vemos cómo actúa la jus­ti­cia de nues­tro país con­tra la gran mayo­ría del pueblo.

-¿Este gobierno, recien­te, el de Fran­cis­co Sagas­ti, apues­ta a un con­ti­nuis­mo o uste­des creen que hay posi­bi­li­dad de algún tipo de cambio? 

-El gobierno de Sagas­ti es el resul­ta­do de cues­tio­nes que han teni­do los gru­pos eco­nó­mi­cos de poder en nues­tro país. Por otra par­te, es la con­ti­nui­dad para seguir apli­can­do el neo­li­be­ra­lis­mo a ultran­za. Cuan­do sabe­mos que este gene­ra mayor des­em­pleo, mayor mise­ria sobre el pue­blo. Por eso, no espe­ra­mos nada de Sagas­ti. Es en su gobierno que se está dan­do este ope­ra­ti­vo repre­si­vo don­de se están vul­ne­ran­do todos los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les. Lo que esta­mos hacien­do es luchar y pre­sio­nar para que se cum­plan, en este caso, los pro­ce­sos de nues­tros fami­lia­res, que se res­pe­te la ley. Exi­gi­mos que se archi­ven los casos, por­que son pro­ce­sos sin pie ni cabe­za que se han abier­to sin deli­to alguno. No hay deli­to con ellos. De Sagas­ti no pode­mos espe­rar nada, no tene­mos ilusiones

El Mova­def ha sido gol­pea­do dura­men­te ¿pue­de resur­gir nue­va­men­te en las movi­li­za­cio­nes como venía hacien­do has­ta ahora?

Sobre eso, lo más ade­cua­do es que los mis­mos diri­gen­tes del Mova­def pue­dan tener opción a res­pon­der, pero están detenidos.¿Por qué se detie­ne a una orga­ni­za­ción que plan­tea la lucha por la nue­va cons­ti­tu­ción, que plan­tea la lucha por los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les? ¿Por qué?

-Tene­mos enten­di­do que se están dan­do movi­li­za­cio­nes en apo­yo a los pri­sio­ne­ros, ¿Cuen­tan con el apo­yo soli­da­rios de algu­nas organizaciones? 

-Si, apo­yo soli­da­rio de las orga­ni­za­cio­nes si, de estu­dian­tes, maes­tros, artis­tas que se han soli­da­ri­za­do y les agra­de­ce­mos pro­fun­da­men­te. Tam­bién hemos reci­bi­do soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de dis­tin­tos paí­ses, de Euro­pa, de Chi­le, de Argen­ti­na, de Fran­cia, de Esta­dos Uni­dos. Con­si­de­ra­mos que eso es posi­ti­vo, muy bueno. Lla­ma­mos a que se amplíe esa soli­da­ri­dad, esto no es un pro­ble­ma que solo ata­ñe a nues­tros fami­lia­res. Es un pro­ble­ma que ata­ña a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les. Por­que a todas ellas se las vie­ne cri­mi­na­li­zan­do cada vez que salen a luchar por sus dere­chos. Es nece­sa­ria la mayor uni­dad posi­ble para denun­ciar la per­se­cu­ción de nues­tro país. Más aún cuan­do esta­mos cer­ca del Bicen­te­na­rio, y lo vamos a cum­plir con acu­sa­cio­nes de terro­ris­mo. Cuan­do esto es un pro­ble­ma que se tie­ne que resol­ver. No pode­mos seguir con per­se­cu­ción por ideas, no pode­mos seguir retro­tra­yén­do­nos a épo­cas oscu­ras, al macar­tis­mo, al fas­cis­mo. ¿Qué hacían los nazis? Mar­ca­ban a los judíos con una estre­lla, ¿para qué? para dis­cri­mi­nar, ase­si­nar y eso están hacien­do aho­ra. Tene­mos que avan­zar como socie­dad y por eso es fun­da­men­tal la uni­dad de los pue­blos del mundo. 

Trans­crip­ción: Julia Mottura.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *