Nige­ria. Boko Haram téc­ni­ca­men­te muy vivo

Por Gua­di Cal­vo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de diciem­bre de 2020.

En 2017 el pre­si­den­te nige­riano, Muham­ma­du Buha­ri, había decla­ra­do que: “Boko Haram, esta­ba téc­ni­ca­men­te derro­ta­do”, a tres años vis­ta, la orga­ni­za­ción terro­ris­ta más pode­ro­sa del oes­te afri­cano, sigue demos­tran­do, que no está de acuer­do con las decla­ra­cio­nes del presidente.

La orga­ni­za­ción fun­da­da en 2009, que ya se le compu­tan entre 40 y 50 mil ase­si­na­tos, al tiem­po de ser res­pon­sa­ble de haber obli­ga­do al des­pla­za­mien­to de millo­nes de cam­pe­si­nos, no sólo del Nige­ria, sino tam­bién del Chad, Came­rún y Níger, don­de ope­ra regu­lar­men­te, hay sumi­do a diez millo­nes de per­so­nas de los esta­dos de Borno, Ada­ma­wa y Yobe, a depen­der de asis­ten­cia huma­ni­ta­ria para sobre­vi­vir. Ade­más, esta gue­rra ha colo­ca­do a Nige­ria entre las cin­co nacio­nes del mun­do con más víc­ti­mas por el esta­lli­do de minas anti­per­so­na­les. Ese núme­ro es pro­vo­ca­do por los millo­nes de des­pla­za­dos inter­nos que tran­si­tan sin con­tro­les, ni guías por áreas de com­ba­te, a los que se le suman aldea­nos que en bús­que­da de leña para com­bus­ti­ble o tra­ba­jan­do en sus tie­rras se encuen­tran con algún tipo de estos dis­po­si­ti­vos. Las minas colo­ca­das par­ti­cu­lar­men­te en el nor­des­tino esta­do de Borno, entre enero de 2016 y agos­to de 2020, ofi­cial­men­te deja­ron 408 muer­tos y 644 heri­dos, aun­que las cifras podrían ser sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te mayo­res por dos razo­nes: o no lle­gan a ser denun­cia­das por la dis­tan­cia, el temor o la igno­ran­cia de las víc­ti­mas o aca­so es el gobierno que pre­fie­re “adel­ga­zar” los núme­ros inten­tan­do maqui­llar su fra­ca­so, en la lucha tan­to con­tra Boko Haram como con­tra la Willat de Áfri­ca Occi­den­tal del Daesh, o ISWAP, por sus siglas en inglés, escin­di­da del pri­me­ro en 2016, siguen rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes de gran magnitud.

El pasa­do sába­do 28 de noviem­bre, a unos diez kiló­me­tros de la ciu­dad de Mai­du­gu­ri, la capi­tal del Esta­do de Borno, al menos 200 agri­cul­to­res, que tra­ba­ja­ban sus sem­bra­díos de arroz, fue­ron ase­si­na­dos, tras ser sor­pren­di­dos por varios cien­tos de muyahi­di­nes que se movi­li­za­ban en moto­ci­cle­tas. Has­ta la fecha, ni Boko Haram, ni la ISWAP se ha adju­di­ca­do la masa­cre. Al tiem­po que los hechos se han pro­du­ci­do en un sec­tor colin­dan­te de los “terri­to­rios” de ambas kha­ti­bas. Las auto­ri­da­des tam­po­co han podi­do dis­cer­nir de quien ha sido la res­pon­sa­bi­li­dad, aun­que según los exper­tos, cree que se debió a una acción de Boko Haram, ya que el cis­ma se pro­du­jo por­que el líder del ISWAP, Abu Musab al-Bar­na­wi, hijo del fun­da­dor de la orga­ni­za­ción, Moham­med Yusuf, muer­to en 2009, pre­ten­dió dis­tan­ciar­se de las tác­ti­cas del actual emir, Abu­kar She­kau, que plan­tea ata­car cual­quier tipo de obje­ti­vo posi­ble sea tan­to un mer­ca­do como una uni­dad mili­tar. La orga­ni­za­ción de al-Bar­na­wi, des­de su fun­da­ción anun­ció que solo ata­ca­ría obje­ti­vos mili­ta­res. Aun­que en estos últi­mos meses ISWAP, pro­du­jo accio­nes con­tra algu­nas comu­ni­da­des civi­les, cuan­do se nega­ron a pagar impues­tos o crea­ron fuer­zas de auto­de­fen­sa para resis­tir las incur­sio­nes de los integristas.

Entre tan­to los altos man­dos de la ope­ra­ción del ejér­ci­to nige­riano Bien Hecho o Lafi­ya Dole en hau­sa; el pasa­do sába­do doce anun­cia­ron la muer­te de al menos vein­te muyahi­di­nes de Boko Haram y la cap­tu­ra de par­te de sus equi­pos de comu­ni­ca­ción, cua­tro camio­nes, tres moto­ci­cle­tas boxer, tres caño­nes anti­aé­reos, dos ame­tra­lla­do­ras PKT, 10 rifles AK 47 y 13 gra­na­das pro­pul­sa­das por cohe­tes (RPG), jun­to a una gran can­ti­dad de muni­cio­nes y otras armas, cuan­do se pre­pa­ra­ban para ata­car la loca­li­dad de Aski­ra Uba en el esta­do de Borno.

Prác­ti­ca­men­te a la mis­ma hora, pero en el sur­es­te de Níger, en la aldea de Tou­mour en la región de Dif­fa, los tak­fi­ris­tas ase­si­na­ban a una trein­te­na de per­so­nas, mien­tras se repor­ta­ba un núme­ro impor­tan­te de heri­dos y des­apa­re­ci­dos tras una incur­sión noc­tur­na, de tres horas, poco antes de que se ini­cia­ran las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y regio­na­les en todo el país.

Según se cono­ció algu­nas de las víc­ti­mas murie­ron tras reci­bir dis­pa­ros, al tiem­po que otras fue­ron que­ma­das den­tro de sus casas, por los incen­dios pro­vo­ca­dos por los ata­can­tes, que des­tru­yen­do el sesen­ta por cien­to de la aldea. Unas mil casas, jun­to al mer­ca­do cen­tral y una impor­tan­te can­ti­dad de vehícu­los fue­ron alcan­za­dos por el fue­go inten­cio­nal de la kha­ti­ba ata­can­te, for­ma­da por unos seten­ta hom­bres que se des­pla­za­ban a pie y habían lle­ga­do a las pro­xi­mi­da­des del pue­blo al atar­de­cer, tras haber cru­za­do el lago Chad a nado.

Un déjà vu de Chi­bok

El vier­nes once, se cono­ció que el ata­que a una escue­la secun­da­ria de la ciu­dad de Kan­ka­ra, en del esta­do de Katsi­na, en el nor­te del país. Tras el que 330 alum­nos de entre 11 y 20 años, de los 839 que allí estu­dian, fue­ron secues­tra­dos, aun­que fuen­tes loca­les hablan de que serían más de 500. Lo que de inme­dia­to hizo recor­dar lo suce­di­do en Chi­bok un depar­ta­men­to del Esta­do de Borno, don­de en abril de 2014, 276 niñas fue­ron secues­tra­das de un inter­na­do cató­li­co, por ele­men­tos de Boko Haram, muchas de aque­llas mucha­chas fue­ron obli­ga­das a casar­se con los terro­ris­tas, aun­que más de un cen­te­nar en el trans­cur­so de estos años con­si­guie­ron ser res­ca­ta­das. Ese suce­so cata­pul­tó a la fama mun­dial a esa ban­da terro­ris­ta y más allá de las inten­sas cam­pa­ñas inter­na­cio­na­les que inclu­so enca­be­za Miche­lle Oba­ma, la mujer del enton­ces pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Barak Oba­ma, nada se consiguió.

Tener como obje­ti­vo cen­tros edu­ca­cio­na­les va en con­cor­dan­cia con el nom­bre de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta ya que, en hau­sa, la len­gua nati­va, más habla­da entre los dos­cien­tos millo­nes de nige­ria­nos, Boko Haram sig­ni­fi­ca: “la pre­ten­cio­si­dad es ana­te­ma”, tam­bién muchas veces inter­pre­ta­do como “la edu­ca­ción occi­den­tal es pecado”.

El Pre­si­den­te Buha­ri, rápi­da­men­te ade­más de con­de­nar el hecho, y orde­nar el cie­rre de todas las escue­las secun­da­rias del esta­do, res­pon­sa­bi­li­zó del hecho a ban­das loca­les de delin­cuen­tes comu­nes que se dedi­can al secues­tro extor­si­vo. En agos­to pasa­do una maes­tra y un gru­po de alum­nos tam­bién habían sido secues­tra­do en el vecino esta­do de Kadu­na, los que fue­ron libe­ra­dos tras el pago de rescate.

Según los tes­ti­gos los delin­cuen­tes habrían lle­ga­do el vier­nes por la noche, en dece­nas de moto­ci­cle­tas, hacien­do dis­pa­ros inter­mi­ten­tes, tras lo que inten­ta­ron copar la escue­la, depen­dien­te del gobierno esta­tal. Lo que la poli­cía, jun­to al ejér­ci­to impi­die­ron, aun­que muchos de los alum­nos al ver­se cer­ca­do por los dis­pa­ros bus­ca­ron refu­gio en los bos­ques cer­ca­nos, de don­de final­men­te fue­ron sor­pren­di­dos por los secuestrados.

Abu­ba­kar She­kau, el emir tak­fri­ris­ta, atri­bu­yó a su orga­ni­za­ción la res­pon­sa­bi­li­dad del secues­tro masi­vo que tuvo lugar a más de 800 kiló­me­tros al oes­te de la zona don­de ope­ra, lo que mar­ca la inten­sión de expan­dir­se a “nue­vos terri­to­rios”. Aun­que más tar­de se cono­ce­ría que los secues­tros habían sido rea­li­za­dos por ban­das de delin­cuen­tes comu­nes, que hace más de diez años que aso­la la región, lide­ra­das por Awwa­lun Dau­da­wa, Idi Mino­ri­ti y Dan­ka­ra­mi, y que en este caso ope­ra­ron por orden de She­kau. Lo que da lugar a temer que la alian­za entre el cri­men común y el terro­ris­mo, tan­tas veces denun­cia­da des­de Abu­ya, se con­vier­ta en una pro­fe­cía auto cumplida.

Los jóve­nes secues­tra­dos, habrían sido tras­la­da­dos al Esta­do vecino de Zam­fa­ra, don­de los delin­cuen­tes tie­nen un acuer­do con el gobierno esta­dual, por lo que se cree podría lle­gar­se a nego­ciar su libe­ra­ción. En Zam­fa­ra los mucha­chos habían sido divi­di­dos en varios gru­pos, tras los que una vein­te­na de ellos con­si­guie­ron esca­par. Si los jóve­nes estu­dian­tes lle­ga­ran a manos del alu­ci­na­do Abu­kar She­kau, correr el ries­go de ser radi­ca­li­za­dos y bien incor­po­ra­dos como com­ba­tien­tes los mayo­res y los más peque­ños uti­li­za­dos para con­ver­tir­se en shahid (már­ti­res), cómo muchas veces ha suce­di­do, disi­mu­lar entre sus ropas cha­le­cos explo­si­vos, dejar­los per­der entre los asis­ten­tes a un mer­ca­do, esta­ción de buses o algún cen­tro reli­gio­so y deto­nar­los a con­trol remo­to, para demos­trar­les al mun­do y al pre­si­den­te Muham­ma­du Buha­ri, que Boko Haram, sigue téc­ni­ca­men­te muy vivo.

Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *