Vene­zue­la. Terro­ris­mo, sedi­ción, demo­cra­cia y esperanza

Por Ruper­to Con­cha. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020.

La más céle­bre figu­ra polí­ti­ca de la Gran Bre­ta­ña con­tem­po­rá­nea, sin duda fue Wins­ton Chur­chill, con­si­de­ra­do, jun­to con Fran­klin Roo­se­velt, como supre­mo defen­sor de la demo­cra­cia occi­den­tal. Pese a ello, que­dó gra­ba­da para siem­pre su fra­se defi­nien­do a la demo­cra­cia como “la peor for­ma de gobierno… ¡si des­con­ta­mos todas las demás!”

En reali­dad, Chur­chill siem­pre fue un demó­cra­ta más bien a rega­ña­dien­tes. Era abier­ta­men­te impe­ria­lis­ta, odia­ba la idea de que la India fue­se inde­pen­dien­te, y con­si­de­ra­ba que la Demo­cra­cia no nece­si­ta que las muje­res ten­gan dere­cho a voto ni tam­po­co que todos los hom­bres pue­dan votar.

En su corres­pon­den­cia con su “que­ri­do ami­go Beni­to Mus­so­li­ni”, en que tra­ta­ba de con­ven­cer­lo de que no se alia­ra con los nazis ale­ma­nes, Chur­chill dejó en cla­ro que para él la Demo­cra­cia es un sis­te­ma impo­si­ble de apli­car en su tota­li­dad y que tie­ne en sí mis­ma sus pro­pios gér­me­nes de auto destrucción.

Oiga, ¿pue­de la Demo­cra­cia lle­gar a ser mala?…

Está cla­ro que hay muchí­si­mos polí­ti­cos, muchí­si­mos gober­nan­tes y ope­ra­do­res del queha­cer polí­ti­co, que no disi­mu­lan la creen­cia de que la Demo­cra­cia solo fun­cio­na más o menos bien… “en la medi­da de lo posible”.

De hecho, ha habi­do masa­cres horro­ro­sas per­pe­tra­das por el Ejér­ci­to sobre sus pro­pios com­pa­trio­tas, bajo la con­sig­na de “defen­der la demo­cra­cia con­tra el socialismo”.

Recién, los días 10, 11 y 12 de diciem­bre, fue el ani­ver­sa­rio de un hecho repug­nan­te ocu­rri­do en la repú­bli­ca de El Sal­va­dor en 1981, don­de un bata­llón de tro­pas esco­gi­das, espe­cial­men­te entre­na­das por la CIA en la Escue­la de las Amé­ri­cas, se pasó esos tres días ase­si­nan­do a los pobla­do­res de la región cam­pe­si­na de El Mozo­te por sos­pe­chas de fue­sen sim­pa­ti­zan­tes socialistas.

Esos “heroi­cos sol­da­dos” vio­la­ban inclu­so a niñi­tas peque­ñas y lue­go las mata­ban a cula­ta­zos. Más de 100 niñi­tos chi­cos fue­ron acri­bi­lla­dos a san­gre fría… oiga… en “defen­sa de la Demo­cra­cia”, por­que el gobierno con­si­de­ra­ba que cuan­do esos niños cre­cie­ran iban a vol­ver­se socialistas.

Bueno, cuan­do Beetho­ven eli­gió para su Nove­na Sin­fo­nía, la Oda a la ale­gría del poe­ta ale­mán Fede­ri­co Schi­ller, bien podría haber pen­sa­do en la Demo­cra­cia, pues allí la Oda le dice a la ale­gría “¡Todos los hom­bres son her­ma­nos don­de posas tu dul­ce ala!”. ¿Se fija Ud.?

La fra­ter­ni­dad demo­crá­ti­ca, la empe­ño­sa ale­gría coti­dia­na, se impo­ne fácil­men­te cuan­do todas las cosas mar­chan bien. Pero cuan­do las cosas se ponen difí­ci­les, la ale­gría y la Demo­cra­cia se hacen difí­ci­les. Qui­zás imposibles.

Como fue­re, esa maqui­ni­ta mis­te­rio­sa que fun­cio­na en nues­tro cora­zón y nues­tro cere­bro es capaz de obte­ner resul­ta­dos mate­má­ti­cos en for­ma de poesía.

Así, otro poe­ta, el fran­cés Char­les Bau­de­lai­re, al que apo­da­ban “el Mal­di­to”, se atre­vió a ren­dir un home­na­je de gra­ti­tud nada menos que al mis­mí­si­mo demo­nio, en sus céle­bres Leta­nías de Satán. Y en una de sus estro­fas Bau­de­lai­re le dice: “Tú, que en la muer­te, tu pode­ro­sa aman­te, engen­dras la sspe­ran­za, esa loca radian­te, oh Satán, ten pie­dad de mi lar­ga miseria”.

Y, cla­ro, Bau­de­lai­re se daba cuen­ta de que, en medio de la adver­si­dad y la mise­ria, es la espe­ran­za la que con su ener­gía nos recar­ga las fuerzas.

En estos momen­tos, las noti­cias de todos los rin­co­nes del mun­do nos infor­man de una marea de accio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas y con­tra­rias al espí­ri­tu del huma­nis­mo fun­da­men­tal que, si nos falla, nos vuel­ve “des­al­ma­dos”.

La gen­te está cada vez más exas­pe­ra­da y los gobier­nos cada vez más represivos…

Y, sin embar­go tam­bién, están ocu­rrien­do otros pro­ce­sos que engen­dran espe­ran­za y pare­cen estar ense­ñán­do­nos a pensar.

Mire­mos, por ejem­plo, lo que en estos momen­tos está pasan­do en Venezuela.

Cuan­do el pre­si­den­te vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro con­vo­có a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre, hizo un anun­cio tre­men­do. Un anun­cio al que toda la opo­si­ción debie­ra haber toma­do muy en serio, por­que era casi un rega­lo para ellos. Madu­ro anun­ció for­mal­men­te que, si los cha­vis­tas per­dían la elec­ción, él renun­cia­ría a la pre­si­den­cia y entre­ga­ría el poder, como lo esta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción, a la Asam­blea Nacio­nal (AN).

Asi­mis­mo, Madu­ro invi­tó a todos los gobier­nos a que envia­ran obser­va­do­res sobre el pro­ce­so elec­to­ral, garan­ti­zán­do­les libre acce­so a todo, duran­te las vota­cio­nes pri­me­ro, y lue­go duran­te los escrutinios.

¿Y cuál fue la res­pues­ta de la Unión Euro­pea (UE), de Esta­dos Uni­dos y de Cana­dá?… Pues sim­ple­men­te insis­tie­ron en que la elec­ción no daba sufi­cien­tes garan­tías y por ello se nega­ron a ser supervisores.

No toma­ron en cuen­ta que estas elec­cio­nes eran exac­ta­men­te igua­les a las que en 2018 le habían dado una vic­to­ria abru­ma­do­ra a la oposición.

A la vez que Euro­pa se nega­ba a super­vi­sar, la masa de la opo­si­ción lide­ra­da por el dipu­tado Juan Guai­dó lla­mó a boi­co­tear las elec­cio­nes a fin de impe­dir que tuvie­ran legitimidad.

Pese a ello, un sec­tor impor­tan­te de los par­ti­dos de opo­si­ción recha­zó el boi­cot decre­ta­do por Guai­dó. Entre los par­ti­dos que con­cu­rrie­ron se con­ta­ron la Social Demo­cra­cia, o Ade­co, y un buen gru­po des­ga­ja­do de la Demo­cra­cia Cris­tia­na, o Copei.

Entre las pre­sio­nes para sus­pen­der las elec­cio­nes, se men­cio­nó la pan­de­mia del Covid-19 que pro­vo­ca­ría una alta abs­ten­ción de votan­tes por temor al con­ta­gio. Sin embar­go, tan­to en Euro­pa como Esta­dos Uni­dos no fue­ron obje­ta­das las elec­cio­nes rea­li­za­das en ple­na segun­da ola de la pandemia.

Pese al boi­cot y al recha­zo de la UE, Esta­dos Uni­dos y los paí­ses del lla­ma­do Gru­po de Lima, entre los cua­les se cuen­ta Chi­le, hubo otros 30 paí­ses que envia­ron ins­pec­to­res y obser­va­do­res. Ade­más de Rusia y Chi­na, hubo mayo­ría de obser­va­do­res de paí­ses del sudes­te asiático.

Por cier­to, la suma de la lla­ma­da al boi­cot, más el temor al con­ta­gio del Covid-19 y las difi­cul­ta­des de trans­por­te, redu­je­ron dra­má­ti­ca­men­te la par­ti­ci­pa­ción de votan­tes, que no sobre­pa­só el 31% del regis­tro electoral.

Pero, en todo caso, el 68% del 31%, o sea los votos que die­ron la vic­to­ria al Gobierno, por com­pa­ra­ción arro­ja una vota­ción que es igual o supe­rior a la que obtu­vo en segun­da vuel­ta el actual pre­si­den­te de Chi­le, Sebas­tián Piñera.

Como era de espe­rar, el gru­po opo­si­tor enca­be­za­do por Guai­dó ha des­co­no­ci­do la legi­ti­mi­dad de la elec­ción, adu­cien­do una serie de denun­cias que no han sido res­pal­da­das por nin­gu­na prue­ba verificable.

Sin embar­go, ya la UE decli­nó hacer decla­ra­cio­nes en favor o en con­tra de la elec­ción. Sin reite­rar su ante­rior apo­yo a Juan Guai­dó, aho­ra la UE seña­ló que estu­dia­rá la situa­ción crea­da y no se pro­nun­cia­rá antes del 5 de enero, cuan­do los actua­les con­gre­sis­tas de la Asam­blea ter­mi­nan su man­da­to cons­ti­tu­cio­nal y le ceden su lugar a los recién elegidos.

Cono­ci­dos los resul­ta­dos de la elec­ción, cobró pro­ta­go­nis­mo el prin­ci­pal diri­gen­te de la opo­si­ción, Hen­ri­que Capri­les, que se ha man­te­ni­do en Vene­zue­la y que fue en dos oca­sio­nes can­di­da­to opo­si­tor al gobierno chavista.

Capri­les envió un lla­ma­mien­to al pre­si­den­te elec­to de Esta­dos Uni­dos, John Biden, pidién­do­le que pres­te apo­yo a la opo­si­ción vene­zo­la­na, pero en tér­mi­nos real­men­te demo­crá­ti­cos, orien­tán­do­la a una cam­pa­ña polí­ti­ca lim­pia, sin accio­nes vio­len­tas ni sabo­ta­jes con­tra el gobierno de Nico­lás Maduro.

Entre­vis­ta­do por la BBC, Hen­ri­que Capri­les seña­ló que la opo­si­ción con­du­ci­da por Guai­dó ha fra­ca­sa­do y que su nega­ti­va a par­ti­ci­par en la elec­ción par­la­men­ta­ria fue un error garrafal.

Por otra par­te, ya el 5 de enero, Juan Guai­dó ter­mi­na su man­da­to como par­la­men­ta­rio, y ya no ten­drá nin­gún res­pal­do cons­ti­tu­cio­nal para sus pre­ten­sio­nes de repre­sen­ta­ti­vi­dad política.

En ese sen­ti­do, Hen­ri­que Capri­les coin­ci­de con el cri­te­rio actual de la UE, de res­ta­ble­cer en terri­to­rio vene­zo­lano un diá­lo­go polí­ti­co basa­do en pro­yec­tos con­cre­tos para sacar al país del rui­no­so esta­do que prin­ci­pal­men­te se ha debi­do a las san­cio­nes impues­tas por el gobierno de Donald Trump.

En el nue­vo perío­do par­la­men­ta­rio, la opo­si­ción, aun­que sea mino­ría, podrá hacer­se escu­char, pre­sen­tan­do pro­yec­tos de ley y expo­nien­do ante la nación vene­zo­la­na sus pun­tos de vis­ta para dis­cu­sión democrática.

Ya la posi­ción de Juan Guai­dó como líder de la opo­si­ción se había vis­to debi­li­ta­da por sus ten­ta­ti­vas de que­bran­tar al gobierno de Nico­lás Madu­ro median­te accio­nes sedi­cio­sas que inclu­ye­ron varios ase­si­na­tos y ten­ta­ti­vas de ase­si­na­to con­tra miem­bros del Gobierno y del Poder Judi­cial, ade­más del sabo­ta­je a las empre­sas del Estado.

De hecho, el lla­ma­mien­to a una mani­fes­ta­ción masi­va con­tra las elec­cio­nes del domin­go pasa­do, solo obtu­vo una res­pues­ta debi­lí­si­ma e inclu­so los medios de pren­sa inter­na­cio­na­les, hos­ti­les al régi­men de Nico­lás Madu­ro, admi­tie­ron que el lla­ma­mien­to de Guai­dó había sido una mues­tra de debi­li­dad que venía a refor­zar el triun­fo del oficialismo.

El vier­nes, el vice­mi­nis­tro de Eco­no­mía y minis­tro del Petró­leo, Tarek el Ais­sa­mi, dio a cono­cer la cap­tu­ra de dos vene­zo­la­nos miem­bros de un coman­do de sabo­ta­je, que inten­ta­ban des­truir con explo­si­vos la prin­ci­pal plan­ta refi­na­do­ra de petró­leo en el noroes­te venezolano.

En poder de los terro­ris­tas se encon­tró un aco­pio de 47 car­tu­chos explo­si­vos de tipo mili­tar y otros tan­tos de explo­si­vos de demo­li­ción, lo sufi­cien­te para hacer peda­zos toda la cen­tral petro­le­ra y, ade­más, los mul­ti­duc­tos de abas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble hacia el res­to del país.

Los dete­ni­dos con­fe­sa­ron que el plan pre­ten­día rea­li­zar el aten­ta­do jus­to el sába­do 5, pre­vio a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, inten­tan­do con ello crear una situa­ción de emer­gen­cia que para­li­za­ra el pro­ce­so elec­to­ral. Sin embar­go, vien­do que mucha gen­te del lugar ya los mira­ba como sos­pe­cho­sos, se vie­ron obli­ga­dos a pos­ter­gar la acción.

Así, los hechos polí­ti­cos que pare­cen pre­ci­pi­tar­se en Vene­zue­la, a par­tir de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del domin­go 6, apun­tan a un giro real­men­te espe­ran­za­dor de diná­mi­ca polí­ti­ca nacio­nal, enfo­ca­da a la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y social del país a tra­vés de la dis­cu­sión racio­nal y el inter­cam­bio de pro­yec­tos entre gobierno y oposición.

Has­ta aquí, como sugie­re el poe­ta Bau­de­lai­re, es la espe­ran­za la que ilu­mi­na y pro­po­ne rum­bos. La espe­ran­za no se come, pero da fuerzas.

La reali­dad en todas par­tes, y muy espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na, está cobran­do más y más fuer­za en el enten­di­mien­to de que el sim­ple enfren­ta­mien­to, la sim­ple rebel­día, no sir­ve para resol­ver la mez­cla explo­si­va del derrum­be eco­nó­mi­co en tér­mi­nos de pro­duc­ción, angus­tia de la gen­te, y sen­sa­ción de que la cla­se polí­ti­ca solo se intere­sa en obte­ner cuo­tas de poder.

En todas las ciu­da­des se están orga­ni­zan­do con­ver­sa­to­rios para com­pren­der qué sig­ni­fi­can y cómo se defi­nan las refor­mas lega­les y cons­ti­tu­cio­na­les, y cuá­les efec­tos, bue­nos o malos, deben pre­ver­se para la gen­te común en un futu­ro próximo.

Se tra­ta de apren­der a pen­sar, a reci­bir sana­men­te la infor­ma­ción y gene­rar así las opi­nio­nes y deci­sio­nes indispensables.

En ese sen­ti­do tam­bién el nue­vo régi­men, que al pare­cer se ini­cia­rá en enero pró­xi­mo en Esta­dos Uni­dos, ten­drá un efec­to de recu­pe­ra­ción de la capa­ci­dad de Washing­ton para ser par­te del nue­vo lide­raz­go mun­dial que se está formando.

Qui­zás la Demo­cra­cia sola no sea sufi­cien­te para lograr todo lo que es indispensable.

Pero sin demo­cra­cia… ¡nada será suficiente!

Has­ta la pró­xi­ma, gen­te ami­ga. Cuí­den­se, hay peligro.

Fuen­te: Correo del Alba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *