Uni­dad, Uni­dad, Uni­dad (17 de diciem­bre 1830 – 2020)

Fue el Liber­ta­dor Simón Bolí­var esen­cial­men­te un gue­rre­ro de la uni­dad. La fuer­za de su estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca de inde­pen­den­cia y liber­tad resi­de en la uni­dad. Sin ella la liber­tad del nue­vo mun­do hubie­se sido una qui­me­ra, un anhe­lo sin poder de disua­sión fren­te a la coro­na espa­ño­la, y un sue­ño sin espe­ran­za fren­te a las pre­ten­sio­nes neo­co­lo­nia­les e impe­ria­les del «terri­ble mons­truo del norte».

Empu­ñan­do esa ban­de­ra, hace 200 años, reco­rrió Bolí­var la Amé­ri­ca del Sur, des­per­tan­do con­cien­cias y coman­dan­do bata­llas. A pie, en mula y a caba­llo atra­ve­só lla­nu­ras inmen­sas, esca­ló la mole de los Andes, atra­ve­só ríos y nave­gó los mares, has­ta plan­tar en el Poto­sí, el estan­dar­te de la liber­tad como lo visio­na­ra en el año 17 en la lagu­na de Casacoima.

La uni­dad sigue sien­do su pasión: «Para noso­tros la patria es Amé­ri­ca» pro­cla­mó en 1814. «Yo deseo más que otro alguno ver for­mar en Amé­ri­ca la más gran­de nación del mun­do, menos por su exten­sión y rique­zas que por su liber­tad y glo­ria» escri­bió en su Car­ta de Jamai­ca en 1815. «La reu­nión de la Nue­va Gra­na­da y Vene­zue­la es el obje­to úni­co que me he pro­pues­to des­de mis pri­me­ras armas: es el voto de los ciu­da­da­nos de ambos paí­ses, y es la garan­tía de la liber­tad de Amé­ri­ca del Sur» afir­mó en el Con­gre­so de Angos­tu­ra en 1819. «Nues­tras repú­bli­cas se liga­rán de tal modo, que no parez­can en cali­dad de nacio­nes sino de her­ma­nas».

Bolí­var que­ría con­for­mar en este hemis­fe­rio una poten­cia mun­dial sur­gi­da de la uni­dad de las nue­vas repú­bli­cas no para inva­dir y sub­yu­gar nacio­nes, sino para blin­dar nues­tro des­tino de pue­blos libres, y al mis­mo tiem­po pro­pa­gar huma­ni­dad sobre la tie­rra. Su estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca basa­da en la uni­dad, en la con­for­ma­ción de una gran nación de repú­bli­cas her­ma­nas, no fue un des­va­río, sino un sue­ño de gran­de­za y dig­ni­dad escri­to con su puño y letra en el fir­ma­men­to de Nues­tra Amé­ri­ca, que aún espe­ra con­cre­ción. Ya es tiem­po de remo­ver la ciza­ña sem­bra­da por los lide­raz­gos de feu­do capi­ta­nea­dos por San­tan­der, Páez y las oli­gar­quías del con­ti­nen­te con el bene­plá­ci­to de los Esta­dos Unidos.

Si no se hubie­se inter­pues­to esa visión de egoís­mo y de enri­que­ci­mien­to a tra­vés de secues­tro del poder, para derro­tar el pen­sa­mien­to boli­va­riano, ten­dría­mos un mun­do dis­tin­to, más humano, un equi­li­brio del uni­ver­so, don­de la soli­da­ri­dad, la edu­ca­ción, los logros de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, la salud, las rique­zas de la tie­rra, y el dere­cho a ser gobierno, no serían mono­po­lio de unas mino­rías inso­li­da­rias y exclu­yen­tes. Solo uni­dos pode­mos aus­pi­ciar una insur­gen­cia glo­bal con­tra la tira­nía del capi­tal que nos opri­me, y hacer pre­va­le­cer la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, y tor­nar nula la pre­ten­sión del impe­rio de impo­ner la extra­te­rri­to­ria­li­dad de sus leyes absurdas.

Al des­pe­dir­se en San­ta Mar­ta el liber­ta­dor nos pidió tra­ba­jar por el bien ines­ti­ma­ble de la unión. Los que murie­ron luchan­do por la huma­ni­dad, como Jesu­cris­to, Bolí­var, Fidel, Chá­vez y Manuel…, siguen vivos en el cora­zón agra­de­ci­do de la gen­te; mien­tras los otros, los que actua­ron impul­sa­dos por el egoís­mo, están ente­rra­dos en el cemen­te­rio de la his­to­ria. Están muer­tos has­ta en el recuerdo.

El alma, el pen­sa­mien­to de Bolí­var, sigue en lucha. Debe­mos salir al cam­po de com­ba­te con la fuer­za de los liber­ta­do­res y de todos aque­llos que han lucha­do por una patria nue­va y un mun­do mejor para todos.

El sue­ño de uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña no se ha des­va­ne­ci­do. Tene­mos que unir, como en el pasa­do, a Colom­bia con su her­ma­na Vene­zue­la. Ese ejem­plo de uni­dad atrae­rá al res­to de pue­blos. Los que han vivi­do sin espe­ran­za se uni­rán enton­ces para defenderse.

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­liaDiciem­bre 17 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *