Res­pues­ta de Iván Már­quez y Jesús San­trich a misi­va de Pie­dad Cór­do­ba Ruiz

Res­pues­ta de Iván Már­quez y Jesús San­trich a misi­va de Pie­dad Cór­do­ba Ruiz

Mon­ta­ñas de Colom­bia, Diciem­bre 9 de 2020

Doc­to­ra
PIEDAD CÓRDOBA RUIZ
Bogo­ta

Cor­dial saludo.

Com­par­ti­mos su preo­cu­pa­ción por el hun­di­mien­to del Acuer­do de Paz en el pro­fun­do mar de la per­fi­dia del Esta­do, sen­ti­mien­to que tam­bién impac­ta a la inmen­sa mayo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas que, como usted, tam­bién qui­sie­ran hacer algo por sal­var el más her­mo­so sue­ño de los colombianos.

Con las recien­tes reve­la­cio­nes del Espec­ta­dor ‑dia­rio que prac­ti­ca un nue­vo perio­dis­mo- el país nacio­nal tie­ne más razo­nes para reto­mar, con toda su fuer­za, la lucha por la paz, el más ele­va­do de todos los dere­chos; el dere­cho sín­te­sis sin el cual no tie­nen vida los demás dere­chos; por­que paz con masa­cres no es paz, paz sin tie­rra, sin demo­cra­cia, sin ali­men­to, sin techo, sin empleo, sin edu­ca­ción, sin un buen sala­rio, no es paz.

Nos pre­gun­ta Pie­dad Cór­do­ba, «¿Qué se requie­re para recom­po­ner el mal­tre­cho Acuer­do de La Haba­na del que uste­des son sus­crip­to­res bajo el carác­ter de ple­ni­po­ten­cia­rios? ¿Es fac­ti­ble ‑inda­ga- el res­ta­ble­ci­mien­to de lo acor­da­do en La Haba­na por uste­des y el Esta­do colom­biano? ¿Es posi­ble repa­rar el daño a la paz infli­gi­do por el Esta­do colom­biano y sus funcionarios?».

El daño ya está con­su­ma­do, Pie­dad. Debie­ra haber san­ción para los que des­tru­ye­ron e hicie­ron tri­zas la paz de un país que la nece­si­ta­ba y la sigue nece­si­tan­do más que nadie. Para des­ple­gar hoy cual­quier esfuer­zo que bus­que la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to, tene­mos que enca­de­nar pri­me­ro la trai­ción y la per­fi­dia del Esta­do, y al mis­mo tiem­po levan­tar un altar con­sa­gra­do al res­pe­to del prin­ci­pio de la nego­cia­ción Pac­ta Sunt Ser­van­da, por­que los acuer­dos son para cum­plir­los. Las con­di­cio­nes de la Juris­dic­ción Espe­cial y las obli­ga­cio­nes que esta­ble­ce, deben ser para todas las par­tes invo­lu­cra­das en el con­flic­to, no para una sola. Los deter­mi­na­do­res de la vio­len­cia des­de la cúpu­la del Esta­do actúan como unos cobar­des muer­tos de mie­do fren­te a la ver­dad. Es el caso del expre­si­den­te Uri­be que, habien­do sido el cere­bro de los fal­sos posi­ti­vos y coman­dan­te en jefe del para­mi­li­ta­ris­mo, pien­sa que pue­de escon­der su res­pon­sa­bi­li­dad tras los estruen­dos de una gue­rra per­pe­tua. La gen­te quie­re que ter­mi­ne ya ese jue­go de exten­der en el tiem­po la impu­ni­dad del mons­truo con manio­bras des­ver­gon­za­das de su bufe­te de abo­ga­dos, que aspi­ra a que el cie­rre del ciclo bio­ló­gi­co de su defen­di­do haga inapli­ca­ble, por edad o por lo que sea, la san­ción judi­cial que se mere­ce. Debe gene­rar con­flic­to moral defen­der crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y sen­tir que se actúa como abo­ga­do del diablo.

Como por una inter­ven­ción del cie­lo y gra­cias al ejer­ci­cio de una pren­sa inde­pen­dien­te, se han iden­ti­fi­ca­do ya, ple­na­men­te, a los per­so­na­jes e ins­ti­tu­cio­nes que, en con­cier­to para delin­quir, sabo­tea­ron la paz de Colom­bia. De izquier­da a dere­cha ‑como en una foto­gra­fía- apa­re­cen el gobierno de los Esta­dos Uni­dos repre­sen­ta­do por el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia y a su lado el ban­di­do Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, exfis­cal gene­ral de la Nación (quien siem­pre ame­na­zó con ini­ciar una gue­rra judi­cial tan pron­to cesa­ra la gue­rra con las armas). Ellos se encar­ga­ron de los mon­ta­jes judi­cia­les para entram­par la paz.

A con­ti­nua­ción, apa­re­cen los pode­res públi­cos. A pesar de que las par­tes habían admi­ti­do que la razón prin­ci­pal del con­flic­to repo­sa­ba en el asun­to de la tenen­cia de la tie­rra, el eje­cu­ti­vo resol­vió no titu­lar ni dar­le tie­rra a los cam­pe­si­nos para no des­atar la ira de las vacas sagra­das del lati­fun­dio. Cam­bió arbi­tra­ria­men­te el com­pro­mi­so de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to por erra­di­ca­ción for­za­da. Per­si­gue solo al cam­pe­sino pobre y no moles­ta a los ban­que­ros y empre­sa­rios lava­do­res de acti­vos pro­ve­nien­tes del nar­co­trá­fi­co. Por ausen­cia de com­pro­mi­so el Gobierno pre­fi­rió hun­dir la refor­ma polí­ti­ca enfo­ca­da en la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, en la refor­ma elec­to­ral, la lucha con­tra el frau­de y la com­pra de votos, las cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les espe­cia­les de paz. Tam­bién se des­en­ten­dió de las garan­tías de segu­ri­dad físi­ca que tenía que brin­dar a los líde­res socia­les en los terri­to­rios y a los excom­ba­tien­tes. Duque ter­mi­nó hablan­do de «paz con lega­li­dad», un sofis­ma para acu­chi­llar por la espal­da a la JEP. Y cie­rran la foto los legis­la­do­res. Muchos de ellos arma­ron en el Con­gre­so la baca­nal de las fie­ras, y con el pre­tex­to de la imple­men­ta­ción nor­ma­ti­va de los Acuer­dos alte­ra­ron a su ama­ño la letra de los mis­mos. En esto tuvo una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal (el otro poder) que, de mane­ra incohe­ren­te, des­pués de fallar en el sen­ti­do de que el acuer­do no se podía modi­fi­car en los pró­xi­mos tres gobier­nos, ter­mi­nó auto­ri­zan­do a unos legis­la­do­res sin sen­ti­do común, a vol­ver­lo trizas.

A eso se le lla­ma per­fi­dia y trai­ción. No hay dere­cho para que se arre­ba­te de esta mane­ra a los colom­bia­nos el dere­cho a la paz. Por aho­ra logra­ron que la posi­bi­li­dad de poner fin a 50 años de con­flic­to interno se nos escu­rrie­ra como agua entre los dedos.

La paz solo la pue­de ase­gu­rar el pue­blo, sus diri­gen­tes, el movi­mien­to social y polí­ti­co vol­ca­do en las calles y en toda la geo­gra­fía de la patria. Nos asis­te la cer­te­za de que pue­de ser alcan­za­da a tra­vés de una gran alian­za de las fuer­zas de la con­cor­dia, con el pro­pó­si­to abier­ta­men­te polí­ti­co de cons­ti­tuir­se en gobierno. Solo un gobierno de coa­li­ción demo­crá­ti­ca con todos los lide­raz­gos mul­ti­co­lo­res, apo­ya­do por el voto popu­lar podrá esta­ble­cer la paz com­ple­ta que recla­ma el país con­vo­can­do inme­dia­ta­men­te al diá­lo­go a las orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes, y por otro lado, a las agru­pa­cio­nes suce­so­ras del para­mi­li­ta­ris­mo. Pero nece­si­ta­mos unir­nos todos, el movi­mien­to social y los par­ti­dos (de izquier­da, libe­ral, con­ser­va­dor, los sin par­ti­do), los mili­ta­res que siem­pre han anhe­la­do paz para Colom­bia. Uni­dos todos habre­mos con­for­ma­do la poten­cia trans­for­ma­do­ra del cam­bio polí­ti­co y social garan­te de la paz.

Pie­dad, en reali­dad nues­tros ami­gos de cora­zón no están tris­tes por­que regre­sa­mos al mon­te, sino feli­ces por­que segui­mos vivos y en liber­tad, con una visión de paz más pre­ci­sa, más com­ple­ta y huma­na, res­guar­da­da de toda per­fi­dia, y sobre todo ben­de­ci­da por el anhe­lo infi­ni­to de todo un pue­blo; visión que fue cla­ra­men­te expues­ta en el mani­fies­to de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, de agos­to de 2019.

Aten­ta­men­te,

Iván Már­quez Jesús Santrich

FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *