Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El Esta­do y la Dic­ta­du­ra del Proletariado

Por Najeeb Ama­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020. 

A 103 años de la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que.

Rei­vin­di­car la Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do en pleno año 2020, pro­ba­ble­men­te gene­re cier­to des­cré­di­to o sen­sa­ción de total ana­cro­nis­mo, dog­ma­tis­mo o sacra­li­za­ción de la teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta para quie­nes se acer­quen a este bre­ve texto.

Sin embar­go, rea­li­zar el inten­to de demos­trar su vigen­cia en pleno siglo XXI, per­si­gue una inten­ción total­men­te con­tra­ria, cuyo obje­ti­vo es seguir apren­dien­do a crear, rea­li­zan­do el esfuer­zo de abor­dar la his­to­ria des­de el mate­ria­lis­mo y con el méto­do dia­léc­ti­co, bus­can­do sacar lec­cio­nes de uno de los pro­ce­sos más impor­tan­tes de la huma­ni­dad, como lo fue la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que y apor­tan­do al sano deba­te tan nece­sa­rio para ajus­tar nues­tras orga­ni­za­cio­nes a la medi­da de las actua­les exigencias.

La lla­ma­da nue­va izquier­da y varios pro­gre­sis­mos, cabal­ga­ron sobre los erro­res del deno­mi­na­do “socia­lis­mo real”, cuan­do no en la mara­ña de medias ver­da­des y fala­cias que los “tan­ques del pen­sa­mien­to” hege­mó­ni­co se encar­ga­ron de dise­mi­nar por todo el mun­do, a tra­vés de sus múl­ti­ples apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos, atur­dien­do a las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras para mania­tar­las y lograr que con­cen­tren su repul­sión en las defi­cien­cias de las pri­me­ras expe­rien­cias de Poder Obre­ro, con mayor fuer­za que en las mise­rias pro­pias del meta­bo­lis­mo social del capi­tal y la mez­qui­na con­duc­ción de las patronales.

Se cuen­ta que un perio­dis­ta que anda­ba por Rusia en los albo­res de la revo­lu­ción, al ser con­sul­ta­do sobre los bol­che­vi­ques, dijo que eran un gru­po de cien­tí­fi­cos, cons­pi­ra­do­res, agi­ta­do­res y orga­ni­za­do­res de masas.

Fue­ron eso y algu­nas cosas más. Los bol­che­vi­ques supie­ron fusio­nar la tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria-obre­ra de Marx con el cons­pi­ra­ti­vis­mo radi­cal de los “naród­ni­ki” (los popu­lis­tas revo­lu­cio­na­rios rusos del siglo XIX), para enfren­tar al zaris­mo y bur­lar a la Ojra­na rusa (poli­cía secre­ta del zarismo).

Lenin, como mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio y líder de la Revo­lu­ción de Octu­bre, logró com­pren­der el pro­ce­so de paso al capi­ta­lis­mo de los mono­po­lios, o sea, al impe­ria­lis­mo, y la nece­si­dad de dise­ñar una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria de carác­ter socia­lis­ta, aten­dien­do el pro­gre­si­vo pro­ce­so de subor­di­na­ción de los capi­ta­les loca­les a los mono­po­lios de los paí­ses del cen­tro capitalista.

En con­ver­sa­cio­nes acer­ca del Par­ti­do de Nue­vo Tipo, con el Pro­fe­sor Jor­ge Beins­tein, lle­ga­mos a iden­ti­fi­car algu­nas cues­tio­nes que quie­ro com­par­tir, res­pec­to a la com­ple­ja orga­ni­za­ción de orga­ni­za­cio­nes que logra­ron desa­rro­llar los bol­che­vi­ques para orga­ni­zar la revolución.

Tener pro­fun­das raí­ces rusas era uno de los ele­men­tos, sobre todo el cons­pi­ra­ti­vis­mo narod­nik, ade­más, cla­ro está, del alcan­ce uni­ver­sal del pro­yec­to eman­ci­pa­dor. La orga­ni­za­ción celu­lar com­par­ti­men­ta­da resul­tó alta­men­te efi­caz a la hora de enfren­tar a la Ojra­na. Se tra­tó, entre otras cosas, de:

1º: Una orga­ni­za­ción clan­des­ti­na com­ple­ta­men­te autó­no­ma res­pec­to de los már­ge­nes lega­les o ins­ti­tu­cio­na­les, que a veces apro­ve­chó, pero a los que nun­ca se “adap­tó”.

2º: Una orga­ni­za­ción cuyo obje­ti­vo era el derro­ca­mien­to revo­lu­cio­na­rio del régi­men, es decir la des­truc­ción del Esta­do impe­ran­te y no su copa­mien­to o pene­tra­ción, ni su reforma.

3º: Una orga­ni­za­ción que veía a la socie­dad rusa como si fue­ra un cam­po de bata­lla, tra­tan­do de des­es­ta­bi­li­zar, ais­lar y final­men­te que­brar al enemi­go des­atan­do una ofen­si­va insu­rrec­cio­nal de las masas popu­la­res con eje en la cla­se obre­ra indus­trial, sobre todo ‑pero no solo- de Petrogrado.

4º: Una orga­ni­za­ción que bus­ca­ba la insu­rrec­ción de las masas tal como eran y como even­tual­men­te podían evo­lu­cio­nar en el pro­ce­so de lucha. No pen­sa­ban en “masas” idea­li­za­das de manual ni sub­es­ti­ma­das como sue­len hacer los poli­ti­que­ros pseudo-realistas.

La esen­cia de la revo­lu­ción bol­che­vi­que es la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria acor­de al tiem­po y a la orga­ni­za­ción gene­ral del enemi­go, dán­do­le énfa­sis a la capa­ci­dad repre­si­va, de anti­ci­pa­ción y des­truc­ti­va del mis­mo, aten­dien­do a la nece­si­dad de dispu­tar poder en cla­ve de derro­ca­mien­to de la cla­se hege­mó­ni­ca que dic­ta sus nor­mas orga­ni­za­ti­vas des­de las posi­cio­nes de dominación.

Dicha estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria par­te de la correc­ta carac­te­ri­za­ción del modo de pro­duc­ción y de su pro­yec­ción. En este caso, como ya men­cio­né, guar­da rela­ción con las moti­va­cio­nes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, rela­cio­na­da a la inevi­ta­ble expan­sión del capi­ta­lis­mo y su paso a la fase mono­po­lis­ta, imperialista.

Enton­ces, la nece­si­dad de una alian­za social obre­ra-cam­pe­si­na esta­ba ínti­ma­men­te liga­da con el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en gene­ral y de la Rusia zaris­ta en particular.

Exis­ten docu­men­tos de la Ojra­na que dan cuen­ta de infor­mes poli­cia­les refi­rien­do que, a meses de la revo­lu­ción, en 1917, la poli­cía secre­ta iden­ti­fi­ca­ba a los bol­che­vi­ques como un gru­po mino­ri­ta­rio pero con una orga­ni­za­ción y dis­po­si­ción de com­ba­te fuer­te­men­te tem­pla­da en el desa­rro­llo del fac­tor sub­je­ti­vo revolucionario.

Sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria“. Pós­ter soviético.

Sin embar­go, con cla­ri­dad estra­té­gi­ca más otros atri­bu­tos, en el año 1917, los bol­che­vi­ques lide­ra­ron la revo­lu­ción que dio ini­cio a la pri­me­ra expe­rien­cia de Esta­do obre­ro que, sin refe­ren­cia ante­rior, sin tener espe­jos en don­de mirar­se, se lan­zó genui­na­men­te a cons­truir la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do pro­yec­tan­do pro­gre­si­vas revo­lu­cio­nes a esca­la mun­dial para sepul­tar a las dic­ta­du­ras de las patro­na­les y cons­truir lo que el Coman­dan­te Fidel Cas­tro lla­ma­ba la ver­da­de­ra his­to­ria de la civi­li­za­ción huma­na, superan­do la pre­his­to­ria sig­na­da por la explo­ta­ción de los seres humanos.

Y en bue­na par­te de la expe­rien­cia de cons­truc­ción de la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS), el socia­lis­mo con la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral de la eco­no­mía, demos­tró su supe­rio­ri­dad fren­te al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. De hecho, en la gran cri­sis capi­ta­lis­ta de 1929, la URSS con­ti­nua­ba cre­cien­do y superan­do las limi­ta­cio­nes injus­tas impues­tas por la ley del valor del capi­ta­lis­mo, eman­ci­pan­do a muje­res y gene­ran­do con­di­cio­nes para que hijas e hijos de la cla­se obre­ra pue­dan desa­rro­llar sus talen­tos en el terreno que mejor se asi­mi­len. Así la URSS tuvo gran­des cien­tí­fi­cos, artis­tas, depor­tis­tas, diver­si­dad de ofi­cios cali­fi­ca­dos y garan­tías de desa­rro­llo para el con­jun­to de la pobla­ción en cuan­to a vivien­da, tra­ba­jo, edu­ca­ción, salud, trans­por­te, ali­men­ta­ción, ves­ti­men­ta y ocio.

Cla­ro que tuvo pro­ble­mas, des­de las limi­ta­cio­nes pro­pias de la fal­ta de expe­rien­cia que mar­ca el rit­mo del desa­rro­llo teó­ri­co del socia­lis­mo-comu­nis­mo, aten­dien­do la pre­emi­nen­cia de la expe­ri­men­ta­ción al no exis­tir refe­ren­cia ante­rior, has­ta las debi­li­da­des pro­pias de la con­di­ción huma­na envuel­ta en la hege­mo­nía cul­tu­ral capi­ta­lis­ta, o la per­ma­nen­te pro­vo­ca­ción y ata­ques direc­tos, gue­rras civi­les (que gene­ra­ron impor­tan­tes bajas cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas de cua­dros revo­lu­cio­na­rios), así como el hecho de ser uno de los esce­na­rios de la Segun­da Gue­rra Mun­dial con millo­nes de sol­da­dos (y de vuel­ta, entre ellos gran­des cua­dros polí­ti­cos) muer­tos, a lo que pode­mos sumar la tem­pra­na muer­te del cama­ra­da Lenin, en 1924.

En ese mar­co, la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1936, si bien nece­sa­ria para reor­ga­ni­zar el pro­ce­so pro­duc­ti­vo –con su con­se­cuen­te expre­sión polí­ti­ca- aten­dien­do la emer­gen­cia del nazi-fas­cis­mo y la inmi­nen­te con­fron­ta­ción béli­ca, ter­mi­nó ins­ta­lan­do un orde­na­mien­to que fue res­tan­do fuer­za al Poder Obre­ro de los Soviets. O la deci­sión de ter­mi­nar con la III Inter­na­cio­nal en 1943 sin rea­li­zar un pro­ce­so de crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca que per­mi­ta la supera­ción de limi­ta­cio­nes y erro­res que se venían repro­du­cien­do en su inte­rior, res­tan­do fuer­za al esen­cial y estra­té­gi­co con­te­ni­do inter­na­cio­na­lis­ta de la revo­lu­ción socia­lis­ta ante el avan­ce del impe­ria­lis­mo y de la cos­mo­vi­sión bur­gue­sa en el mun­do capi­ta­lis­ta. Tam­bién pode­mos ubi­car las limi­ta­cio­nes que impi­die­ron una revi­sión y refor­za­mien­to del sis­te­ma de pla­ni­fi­ca­ción cen­tral de la eco­no­mía, e inyec­ta­ron lógi­cas pro­duc­ti­vas que incluían, de vuel­ta, la ley del valor en los pro­ce­sos productivos.

Cla­ro que, a la luz del tiem­po y la revi­sión de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, pode­mos esta­ble­cer crí­ti­cas al desa­rro­llo del socia­lis­mo en la URSS, sin dejar de tener en cuen­ta su carác­ter iné­di­to y todas las con­di­cio­nes que se sus­ci­ta­ron en su devenir.

Hoy, a 103 años de aque­lla ges­ta revo­lu­cio­na­ria, cons­truir la orga­ni­za­ción de orga­ni­za­cio­nes como Par­ti­do de Nue­vo Tipo, con los atri­bu­tos revo­lu­cio­na­rios apro­pia­dos a la capa­ci­dad del enemi­go de cla­se se cons­ti­tu­ye en un insos­la­ya­ble menes­ter de quie­nes lucha­mos por la libe­ra­ción ple­na de las capa­ci­da­des de todas las personas.

Y en ese mar­co, la nece­si­dad de cons­truir un Esta­do a ima­gen y seme­jan­za de la alian­za social obre­ra, cam­pe­si­na y popu­lar, con una pro­pues­ta con­tem­po­rá­nea de pla­ni­fi­ca­ción cen­tral de la eco­no­mía capaz de dar cuen­tas del gran poten­cial de auto-orga­ni­za­ción que tie­nen los pue­blos, asu­mien­do con altu­ra y orgu­llo la ins­ta­la­ción de la dic­ta­du­ra revo­lu­cio­na­ria del pro­le­ta­ria­do, para lle­var ade­lan­te la tran­si­ción del socia­lis­mo al comu­nis­mo, nos inter­pe­la en cuan­to a deba­te y pra­xis trans­for­ma­do­ra que rei­vin­di­que al mar­xis­mo-leni­nis­mo y la nece­si­dad-posi­bi­li­dad de cons­truir el socialismo-comunismo.

En este esfuer­zo cuya sín­te­sis es la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, la pacien­te y fir­me expli­ca­ción de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do como expre­sión del domi­nio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra sobre las mino­rías explo­ta­do­ras, revis­te mucha impor­tan­cia en la for­ma­ción del fac­tor sub­je­ti­vo para el com­ba­te trans­for­ma­dor. Por ejem­plo, el capi­ta­lis­mo se sus­ten­ta en la dic­ta­du­ra de las patro­na­les. Esta dic­ta­du­ra pue­de tener una orga­ni­za­ción polí­ti­ca de carác­ter demo­crá­ti­co-bur­gués, o bajo la for­ma de régi­men auto­ri­ta­rio, fas­cis­ta, dic­ta­to­rial. Asi­mis­mo, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, por ser la expre­sión del domi­nio de las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras de la ciu­dad y del cam­po, será esen­cial­men­te democrática.

La des­truc­ción del Esta­do bur­gués en este siglo XXI y la ins­ta­la­ción de la dic­ta­du­ra revo­lu­cio­na­ria del pro­le­ta­ria­do, asu­mien­do las lec­cio­nes de la his­to­ria y ajus­ta­das a estos tiem­pos, siguen tenien­do la impo­nen­te vigen­cia que el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo y su posi­bi­li­dad efec­ti­va de supera­ción huma­nis­ta nos exi­gen, así como la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria capaz de supe­rar al capi­ta­lis­mo debe­rá com­bi­nar los aspec­tos comu­nes que la lucha a esca­la mun­dial nos exi­ge, con la crea­ción heroi­ca cuyas par­ti­cu­la­ri­da­des bro­ta­rán del inge­nio al rit­mo de los pue­blos y sus con­di­cio­nes his­tó­ri­cas. Y me refie­ro a cada pue­blo con­cre­to, no a los pue­blos de los “manua­les”.

*Secre­ta­rio Gene­ral del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Para­gua­yo, miem­bro de la Socie­dad de Eco­no­mía Polí­ti­ca del Para­guay (SEPPY) y de la Socie­dad de Eco­no­mía Polí­ti­ca Lati­no­ame­ri­ca­na (SEPLA).

Fuen­te: Ade­lan­te Noti­cias Ima­gen de ini­cio: “En el mun­do, Paz“. Pós­ter soviético.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *