Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Caso San­trich, pos­ver­dad y perfidia

Por Gerar. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de diciem­bre de 2020.

El caso de San­trich es la come­dia-tra­ge­dia his­tó­ri­ca en la cual las cla­ses diri­gen­tes de mane­ra reite­ra­ti­va han trai­cio­na­do los pac­tos y/​o acuer­dos de paz con los gru­pos insur­gen­tes. Se pue­de recor­dar des­de la trai­ción a José Anto­nio Galán por el régi­men espa­ñol a fines del siglo XVIII, el ase­si­na­to pos­te­rior a Rafael Uri­be Uri­be a comien­zos del siglo XX y el ase­si­na­to de Gua­da­lu­pe Sal­ce­do en los años cincuenta.

La ten­den­cia his­tó­ri­ca del régi­men polí­ti­co es incum­plir los acuer­dos pac­ta­dos entre las insur­gen­cias arma­das y socia­les, con la fina­li­dad de des­mon­tar sus pro­ce­sos polí­ti­cos, ani­qui­lar a sus miem­bros y redu­cir su capa­ci­dad de influen­cia. De lo ante­rior, exis­ten muchos ejem­plos en la his­to­ria recien­te, que no vale la pena mencionarlos.

Pos­ver­dad y régi­men político

Sin embar­go, el caso de Jesús San­trich , se arti­cu­la a un nue­vo fenó­meno recien­te, que par­te de las trans­for­ma­cio­nes gene­ra­das por el capi­ta­lis­mo en su fase neo­li­be­ral, y es el naci­mien­to del fenó­meno de la pos­ver­dad. Dicho pro­ce­so par­te de la repro­duc­ción de la doc­tri­na aso­cia­da al “Fin de la His­to­ria y de los gran­des rela­tos”, en don­de en la socie­dad del mun­do con­tem­po­rá­neo no exis­ten gran­des ver­da­des y/​o rela­tos, sino que, en cam­bio, flo­re­ce el rela­ti­vis­mo de una fal­sa diver­si­dad, en don­de cada indi­vi­duo y cada gru­po tie­ne una ver­dad úni­ca e inco­ne­xa. Para esta con­cep­ción del mun­do se pue­de ser por igual una per­so­na Terra­pla­nis­ta y Cien­tí­fi­co, cuan­do cla­ra­men­te exis­te una con­tra­dic­ción de for­ma y de fon­do en estas dos con­cep­cio­nes de ver el mun­do. Pero lo ante­rior, se arti­cu­la de una mane­ra hábil, con los dis­cur­sos legi­ti­ma­do­res del actual orden social vigen­te, a pesar de que se habla de diver­si­dad y múl­ti­ples for­mas de exis­ten­cia e iden­ti­dad, el gran con­sen­so, es que el prin­ci­pal pro­duc­tor de dicha diver­si­dad es el mer­ca­do y el con­su­mo, como úni­co medio de gene­ra­ción de equi­dad. Es decir, por un lado, se habla de la muer­te las gran­des ver­da­des, pero por el otro se legi­ti­ma el capi­ta­lis­mo en su fase neo­li­be­ral como úni­co orden social vigente.

Es en este con­tex­to, en don­de el capi­ta­lis­mo a tra­vés de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y las redes socia­les, que a tra­vés de fal­sas noti­cias (fake news) y gran­des estra­te­gias, para influir y gene­rar mie­do, con la fina­li­dad de tor­pe­dear por todos los medios los lla­ma­dos a la cons­truc­ción de un mun­do dife­ren­te y opues­to al meta­bo­lis­mo del capi­tal. Un cla­ro ejem­plo es el naci­mien­to del mito por todo el mun­do del Cas­tro-Cha­vis­mo bajo la mis­ma lógi­ca de la gue­rra fría y la cam­pa­ña del NO en el plebiscito.

En este con­tex­to el caso de Jesús San­trich, es otro ejem­plo de la apli­ca­ción de la lógi­ca de la Pos­ver­dad, a tra­vés de la pues­ta en mar­cha de una estra­te­gia pre­via­men­te pen­sa­da por el régi­men polí­ti­co para dina­mi­tar el pro­ce­so de paz, a tra­vés de un entra­ma­do de accio­nes; por un lado está el entram­pa­mien­to, en don­de se negó la sobe­ra­nía nacio­nal actuan­do como una repú­bli­ca bana­ne­ra en pro de los intere­ses del Tirano del Nor­te, boi­co­tean­do el actuar de la JEP y la Cor­te Supre­ma a tra­vés de la nega­ción de los vein­ti­cua­tro mil audios y por el otro, el lin­cha­mien­to mediá­ti­co, que fue some­ti­do, en un pro­ce­so de juz­ga­mien­to sin garan­ti­zar el debi­do pro­ce­so, que en los últi­mos días, deno­ta la com­pli­ci­dad de los gran­des medios con la estra­te­gia de la fis­ca­lía, el inte­rés del régi­men polí­ti­co por tor­pe­dear y lan­zar a la bor­da el pro­ce­so de paz (San­tos-Duque).

En esta vía, es nece­sa­ria la refle­xión sobre la impor­tan­cia des­de los sec­to­res alter­na­ti­vos, demo­crá­ti­cos y revo­lu­cio­na­rios sobre la impor­tan­cia de la bús­que­da de la ver­dad, como uno de los prin­ci­pa­les meca­nis­mos para poder escla­re­cer y denun­ciar la reali­dad que se escon­de detrás del feti­che y deve­lar su secre­to tal como lo diría Marx.

En este caso se requie­re que todo el movi­mien­to social y popu­lar pue­da for­ta­le­cer su ejer­ci­cio de denun­cia con­tra las arbi­tra­rie­da­des del poder esta­ble­ci­do y bus­car por todos los medios, la cons­truc­ción en la calle de un gobierno alter­na­ti­vo y demo­crá­ti­co, que pue­da garan­ti­zar la imple­men­ta­ción de los acuer­dos, aca­bar con la per­fi­dia y bus­car todos los cami­nos nece­sa­rios para la paz com­ple­ta y la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to arma­do. En estos momen­tos, no se pue­de ser ambi­va­len­te y caer en los can­tos de Sire­na del régi­men. Estos hechos demos­tra­ron, que los Ex Nego­cia­do­res de Paz de las FARC-EP eran total­men­te ino­cen­tes y que el mili­ta­ris­mo los lle­vó nue­va­men­te a alzar las armas en vis­ta de las nulas garan­tías para la reincorporación.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *