Pana­má. Extrac­ti­vis­mo y desa­rro­llo (sos­te­ni­ble, y del otro)

Por Gui­ller­mo Cas­tro H. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020.

Todo pro­ce­so de tra­ba­jo tie­ne su ori­gen, por remo­to que sea, en la extrac­ción y trans­for­ma­ción de ele­men­tos natu­ra­les en recur­sos que pue­dan ser incor­po­ra­dos a una cade­na pro­duc­ti­va, cuya crea­ción ‑median­te acti­vi­da­des extrac­ti­vas- es inhe­ren­te a todo pro­ce­so productivo.

Dichas acti­vi­da­des expre­san una acción racio­nal, con arre­glo a deter­mi­na­dos fines, que se lle­va a cabo median­te pro­ce­sos de tra­ba­jo social­men­te orga­ni­za­dos en los que se expre­sa, a su vez, el carác­ter de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción domi­nan­tes en la socie­dad que los lle­va a cabo.

Con ello, la extrac­ción hace par­te de los pro­ce­sos de inter­ac­ción entre sis­te­mas socia­les y sis­te­mas natu­ra­les ‑y de las con­se­cuen­cias para ambos a lo lar­go del tiempo‑, que cons­ti­tu­yen el obje­to de estu­dio de la his­to­ria ambiental.

En esta pers­pec­ti­va, aque­llo que hoy deno­mi­na­mos extrac­ti­vis­mo desig­na la orga­ni­za­ción, la esca­la y las con­se­cuen­cias que adquie­re la extrac­ción de recur­sos natu­ra­les en la épo­ca del desa­rro­llo de nues­tra espe­cie, en que nues­tras rela­cio­nes de pro­duc­ción se estruc­tu­ran para la acu­mu­la­ción ince­san­te de capi­tal a esca­la pla­ne­ta­ria. El extrac­ti­vis­mo no es un modo de pro­duc­ción, sino una for­ma de par­ti­ci­pa­ción en el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo corres­pon­dien­te al perío­do en que éste con­si­gue ope­rar como un mer­ca­do mun­dial que fun­cio­na en tiem­po real, a tra­vés de una con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del capital.

De allí que, a gros­so modo, el extrac­ti­vis­mo emer­ja como un pro­ble­ma rele­van­te en lo que algu­nos han veni­do a lla­mar el antro­po­ceno, aque­lla épo­ca en que la acción huma­na sobre la natu­ra­le­za alcan­za las dimen­sio­nes de una fuer­za geológica.

Cabe enten­der, así, que el extrac­ti­vis­mo desem­pe­ñe un papel de pri­mer orden en el desa­rro­llo de socie­da­des ubi­ca­das en las peri­fe­rias y semi­pe­ri­fe­rias del sis­te­ma mun­dial, en las que con­tri­bu­ye a gene­rar y sos­te­ner una moda­li­dad pecu­liar de for­ma­ción eco­nó­mi­co social.

Esa moda­li­dad, sin embar­go, no se defi­ne úni­ca­men­te por su for­ma sino que esa for­ma expre­sa, por el con­tra­rio, su con­te­ni­do des­truc­ti­vo de las rela­cio­nes socio­am­bien­ta­les pre­ce­den­tes , que trae a la memo­ria aque­lla eco­no­mía de rapi­ña ‑que el geó­gra­fo fran­cés Jean Brunhes des­cri­bie­ra en las pose­sio­nes colo­nia­les de su país a prin­ci­pios del siglo XX‑, y expre­sa, tam­bién, su carác­ter de fenó­meno estruc­tu­ran­te del pro­pio sis­te­ma mun­dial, a cuya for­ma­ción vie­ne con­tri­bu­yen­do al menos des­de el siglo XVIII.

Aten­dien­do a lo ante­rior ‑y para uti­li­zar una expre­sión de moda- el extrac­ti­vis­mo cons­ti­tu­ye un fenó­meno de orden glo­cal, cuya expan­sión tie­ne con­se­cuen­cias que son par­te de la cri­sis ambien­tal global.

Si bien el extrac­ti­vis­mo no ha sido un fac­tor rele­van­te en el desa­rro­llo his­tó­ri­co de la socie­dad pana­me­ña, sí ha inci­di­do en su desa­rro­llo den­tro del mar­co más amplio del sis­te­ma mun­dial, en la medi­da en que el Corre­dor Inter­oceá­ni­co de Pana­má ha desem­pe­ña­do y desem­pe­ña un impor­tan­te papel en la cir­cu­la­ción del capi­tal en el mer­ca­do mun­dial des­de fines del siglo XVI.

El cum­pli­mien­to de ese papel a lo lar­go de cua­tro siglos lle­vó al desa­rro­llo de una for­ma­ción eco­nó­mi­co social que el his­to­ria­do pana­me­ño Alfre­do Cas­ti­lle­ro Cal­vo lla­mó “transitis­ta” en la déca­da de 1973.

La amplia­ción, en efec­to, incre­men­ta­rá la deman­da de agua para el fun­cio­na­mien­to del Canal en una esca­la que ame­na­za entrar en con­tra­dic­ción con la deman­da para con­su­mo humano del 50% de la pobla­ción del país, resi­den­te en las ciu­da­des ter­mi­na­les del Corre­dor Inter­oceá­ni­co, y que depen­de del mis­mo sis­te­ma hídri­co para su abastecimiento.

La solu­ción pre­vis­ta por el Esta­do es extraer agua de otros ríos para tras­va­sar­la a la Cuen­ca del Canal, amplian­do la hue­lla ambien­tal de la vía inter­oceá­ni­ca y gene­ran­do con­flic­tos socio ambien­ta­les de con­se­cuen­cias impre­vi­si­bles entre la pobla­ción de las cuen­cas que se verán afectadas.

Nos apro­xi­ma­mos, así, al momen­to en que un extrac­ti­vis­mo sui gene­ris obli­gue a la socie­dad pana­me­ña a reco­no­cer los lími­tes de la capa­ci­dad de los eco­sis­te­mas del Ist­mo para sos­te­ner la expan­sión del transistismo.

El extrac­ti­vis­mo creó el trán­si­to, y bien podría ocu­rrir que devo­re final­men­te a su criatura.El caso de Pana­má ‑un país sin tra­di­ción mine­ra ni petro­le­ra, en el que la eco­no­mía de plan­ta­ción ha teni­do una impor­tan­cia mar­gi­nal- com­prue­ba el carác­ter sis­té­mi­co del transitismo.

Dado ese carác­ter, ya resul­ta evi­den­te que la ope­ra­ción sos­te­ni­da del Canal depen­de­rá cada vez más de la crea­ción de las con­di­cio­nes indis­pen­sa­bles para la sos­te­ni­bi­li­dad del desa­rro­llo de la espe­cie huma­na en Pana­má, y en el mun­do entero.

Enca­rar esto deman­da­rá, en tér­mi­nos polí­ti­cos, reco­no­cer que ‑sien­do el ambien­te el resul­ta­do de las inter­ven­cio­nes huma­nas en la natu­ra­le­za, la crea­ción de un ambien­te dis­tin­to reque­ri­rá de la crea­ción de una socie­dad dife­ren­te, si de la sos­te­ni­bi­li­dad del desa­rro­llo de la espe­cie huma­na en el Ist­mo se trata.

Iden­ti­fi­car los tér­mi­nos de esa dife­ren­cia, y los modos de cons­truir­la, repre­sen­ta el mayor desa­fío cul­tu­ral y polí­ti­co que enfren­ta la socie­dad pana­me­ña en su his­to­ria. No esta­rá sola, pues este es tam­bién el desa­fío mayor de nues­tra espe­cie en el pla­ne­ta ente­ro si desea sobre­vi­vir. Para noso­tros, para todos, el tiem­po de cam­biar o pere­cer lle­ga ya, está llegando.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *