Colom­bia. Otro pun­to de vis­ta por las des­ave­nen­cias en el par­ti­do FARC

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de diciem­bre de 2020.

EL CUMPLIMIENTO DE LA IMPLEMENTACIÓN INTEGRAL DEL ACUERDO DE PAZ NO ES UN CAPRICHO:ES UNA NECESIDAD VITAL PARA TODOS Y TODAS LAS FIRMANTES DE LA PAZ.

Car­ta a la comu­ni­dad faria­na y mili­tan­cia de nues­tro Partido.

“La exclu­sión nun­ca es el camino a seguir en nues­tros cami­nos com­par­ti­dos hacia la liber­tad y la justicia.”-Desmond Tutu

El Par­ti­do sur­gi­do de la tran­si­ción de las FARC-EP a la vida polí­ti­ca legal, fru­to del Acuer­do Final de paz corre hoy gra­ves peli­gros. A la pro­fun­di­za­ción de la per­fi­dia esta­tal y la ausen­cia de garan­tías para elcon­jun­to de la opo­si­ción polí­ti­ca, se suma la exclu­sión sis­te­má­ti­ca del dere­cho a la rein­cor­po­ra­ción polí­ti­ca con­tra un cre­cien­te núme­ro de fir­man­tes de la paz y de mili­tan­tes del Par­ti­do de la Rosa que sufri­mos la per­ma­nen­te y fla­gran­te vio­la­ción de más los ele­men­ta­les prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, no solo de los que hacen par­te del apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal legal, sino tam­bién de los que defen­di­mos y pro­mo­vi­mos como prin­ci­pios faria­nos, inclu­so, en los más duros años de la con­fron­ta­ción armada.

Son múl­ti­ples las pro­ble­má­ti­cas que cau­san hoy jus­ta preo­cu­pa­ción entre fir­man­tes de paz y mili­tan­tes del Par­ti­do, y que tris­te­men­te for­man par­te de la actual cri­sis del Acuer­do de Paz: el geno­ci­dio en cur­so que suma ya más de 250 fir­man­tes ase­si­na­dos, que aún des­pués de la pere­gri­na­ción y los com­pro­mi­sos con­cer­ta­dos con el gobierno Duque como resul­ta­do de esta, no paran; la per­ma­nen­cia de 300 de nues­tros com­pa­ñe­ros en las cár­ce­les sin poder obte­ner los bene­fi­cios jurí­di­cos de su aco­gi­mien­to al SIVJRNR; la pre­ca­rie­dad de la rein­cor­po­ra­ción eco­nó­mi­ca y social, así como la trans­pa­ren­cia en el mane­jo de los recur­sos para este pro­ce­so; la pron­ta expi­ra­ción del tér­mino para la entre­ga del inven­ta­rio de bie­nes pac­ta­do, sin que siquie­ra los anti­guos man­dos ten­gan cla­ri­da­des al res­pec­to, suma­do a las acu­sa­cio­nes guber­na­men­ta­les fren­te a este tema; la polí­ti­ca de entram­pa­mien­tos judi­cia­les con­tra los fir­man­tes del Acuer­do de la que ape­nas se han empe­za­do a deve­lar los pri­me­ros capí­tu­los, pero que al pare­cer con­ti­núa en mar­cha con gra­ves ries­gos para la segu­ri­dad jurí­di­ca; y nues­tro com­pro­mi­so con las víc­ti­mas de otor­gar ver­dad ple­na sin deni­grar de nues­tra con­di­ción de rebel­des, de las cate­go­rías del DIH, ni des­car­gar res­pon­sa­bi­li­da­des en los man­dos medios.

Sobre estos aspec­tos men­cio­na­dos ante­rior­men­te es poca o nula la orien­ta­ción y acción efec­ti­va de la direc­ción del Par­ti­do has­ta la actualidad.Por ello resul­ta inú­til e inade­cua­do con­vo­car un pleno y una Asam­blea Nacio­nal (con­gre­so), para cua­tro temas espe­cí­fi­cos que si bien son impor­tan­tes, no son fun­da­men­ta­les para la vida del par­ti­do al tiem­po que mini­mi­za el difí­cil momen­to que atra­vie­sa la imple­men­ta­ción inte­gral del Acuer­do, que afec­ta de for­ma vital a toda la comu­ni­dad faria­na, así como obvian­do que es la Asam­blea el máxi­mo órgano des­de don­de se deben pro­mo­ver, dis­cu­tir y solu­cio­nar, la cri­sis polí­ti­ca que como Par­ti­do esta­mo­sa­tra­ve­san­do y que son pro­pias de cual­quier ins­ti­tu­ción que se apre­cie de demo­crá­ti­ca, máxi­me cuan­do­se encuen­tra en un pro­ce­so de tran­si­ción en con­di­cio­nes tan adver­sas como las nues­tras. Las nece­si­da­des urgen­tes de las y los fir­man­tes del Acuer­do de Paz y de las y los mili­tan­tes del Par­ti­do y de la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz no se resuel­ven con el avan­ce de una pur­ga inter­na como­me­ca­nis­mo para diri­mir dife­ren­cias, que bus­ca excluir de la mili­tan­cia a com­pa­ñe­ros diri­gen­tes­na­cio­na­les. Los inten­tos de expul­sión solo men­guan el ya cada vez más debi­li­ta­do cen­so de quie­nes, ‑así como creí­mos en la cau­sa revo­lu­cio­na­ria y deja­mos nues­tras vidas y nues­tras fami­lias por ello- nos aco­gi­mos a con­ti­nuar nues­tra lucha por las vías que nos da el mar­co cons­ti­tu­cio­nal con la ple­na con­fian­za de que esta sería la ruta menos dolo­ro­sa para lograr los cam­bios que recla­ma el país.

Nues­tro com­pro­mi­so con la paz es incues­tio­na­ble y veri­fi­ca­ble, sin que esto cer­ce­ne nues­tra posi­bi­li­dad de disen­tir ante los erro­res come­ti­dos por una par­te de la direc­ción del Par­ti­do. Des­de este sen­tir, recha­za­mos enér­gi­ca­men­te tan­to las exclu­sio­nes hacia com­pa­ñe­ros de la mili­tan­cia par­ti­da­ria, como la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio y estig­ma­ti­za­ción que con­tra nues­tros valo­res revo­lu­cio­na­rios se han empren­di­do, y que ponen en ries­go, no solo nues­tros dere­chos polí­ti­cos sino, ade­más, nues­tras vidas y la de nues­tros seres que­ri­dos; accio­nes éstas que lamen­ta­ble­men­te cuen­ta con la con­ni­ven­cia de algu­nos sec­to­res de la actual dirección.

Nues­tra pró­xi­ma Asam­blea debe con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de todos los fir­man­tes de Paz que se encuen­tran en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción y reco­no­cer toda la mili­tan­cia del Par­ti­do; debe reco­ger a todas las voces y sen­ti­res, escu­char y acep­tar de mane­ra auto­cri­ti­ca, los lla­ma­dos de aten­ción que des­de la mili­tan­cia se ten­ga que hacer. Se requie­re una asam­blea de cara al país balan­cean­do los 4 años del Acuer­do, revi­san­do nues­tros com­pro­mi­sos y los del Esta­do y pro­yec­tán­do­nos para ser un Par­ti­do que apor­te en una amplia con­ver­gen­cia demo­crá­ti­ca y no que se con­vier­ta en una car­ga para nues­tros alia­dos. Lla­ma­mos a los garan­tes y ami­gos de la paz a con­tri­buir en la cons­truc­ción de sali­das a la actual crisis,ya que no esta­mos sola­men­te ante un deba­te interno sino fren­te a una reali­dad que afec­ta la rein­cor­po­ra­ción y lo fir­ma­do en La Habana.

Exhor­ta­mos a los anti­guos man­dos, a la vie­ja gue­rri­lle­ra­da y a toda la mili­tan­cia a no con­ti­nuar dis­per­sán­do­nos: a luchar uni­dos y uni­das ‑no por intere­ses par­ti­cu­la­res- sino por la super­vi­ven­cia de nues­tro lega­do polí­ti­co y los fru­tos de lo fir­ma­do, por­que sin lugar a dudas, con el debi­li­ta­mien­to de los ins­tru­men­tos para la rein­cor­po­ra­ción polí­ti­ca, se debi­li­ta tam­bién, la rein­cor­po­ra­ción social y comu­ni­ta­ria, nues­tra cre­di­bi­li­dad hacia fue­ra y el Acuer­do de Paz en su conjunto.

VICTORIA SANDINO SIMANCA HERRERA. Sena­do­ra Par­ti­do FARC. Inte­gran­te del Con­se­jo Polí­ti­co Nacional.

ISRAEL ZÚÑIGA IRIARTE (BENKOS BIOHÓ). Sena­dor Par­ti­do FARC. Inte­gran­te Con­se­jo Polí­ti­co Nacional.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *