Pue­blos ori­gi­na­rios. Ase­si­na­tos de muje­res qom en Tigre: «no voy a des­can­sar has­ta lograr Justicia»

Por Kay Pacha, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de diciem­bre de 2020. 

En el año 2013 hubo un femi­ci­dio de una ado­les­cen­te qom, Micae­la Fer­nán­dez, de 14 años, víc­ti­ma de una red de tra­ta de per­so­nas en com­pli­ci­dad con la poli­cía. Su madre, Nancy Fer­nán­dez, fue a la comi­sa­ría en varias opor­tu­ni­da­des. Tuvo que sopor­tar malos tra­tos e insul­tos en la comi­sa­ría, don­de le gri­ta­ban «india de mier­da, calla­te la boca» los cin­co poli­cías, mien­tras la gol­pea­ban. Como la mujer nun­ca cre­yó la hipó­te­sis del sui­ci­dio, comen­zó a mar­char jun­to a veci­nos y orga­ni­za­cio­nes, has­ta la comi­sa­ría, denun­cian­do y recla­man­do jus­ti­cia. El 2 de mayo de 2014 apa­re­ció muer­ta en su casa, semi­des­nu­da y con sig­nos de asfi­xia. Escu­cha­mos el tes­ti­mo­nio de Liset­te Fer­nan­dez, de 19 años, quien está dis­pues­ta a luchar has­ta don­de sea para escla­re­cer los ase­si­na­tos de su her­ma­na mayor y de su mamá. «El Esta­do aban­do­na a las per­so­nas que son pobres y de raí­ces indí­ge­nas», denuncia. 


Escu­char entrevista

La Comu­ni­dad Qom Yectha­kay del par­ti­do de Tigre, en la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, está inte­gra­da por migran­tes de ese pue­blo indí­ge­na, que ha veni­do luchan­do por un terri­to­rio des­de hace tiem­po. Pero que tam­bién sufre situa­cio­nes de injus­ti­cias y vio­len­cias. Por eso en esta opor­tu­ni­dad que­re­mos difun­dir una de estas situa­cio­nes, tan dolo­ro­sa y tan nece­si­ta­da de acompañamiento.

En el año 2013 hubo un femi­ci­dio de una ado­les­cen­te qom, Micae­la Fer­nán­dez de 14 años, víc­ti­ma de una red de tra­ta de per­so­nas en com­pli­ci­dad con la poli­cía. Su madre, Nancy Fer­nán­dez, fue a la comi­sa­ría en varias opor­tu­ni­da­des, pri­me­ro cuan­do Micae­la des­apa­re­ció y lue­go cuan­do apa­re­ció muer­ta de un tiro en la cabe­za y gol­pes en su cuer­po, en casa de un hom­bre cono­ci­do como “Pato” Cenizo.

Nancy tuvo que sopor­tar malos tra­tos e insul­tos en la comi­sa­ría, don­de le gri­ta­ban “india de mier­da, calla­te la boca” los cin­co poli­cías mien­tras la gol­pea­ban. La mujer nun­ca cre­yó la hipó­te­sis del sui­ci­dio y comen­zó a mar­char jun­to a veci­nos y orga­ni­za­cio­nes, has­ta la comi­sa­ría, denun­cian­do y recla­man­do jus­ti­cia. El 2 de mayo de 2014 apa­re­ció muer­ta en su casa, semi­des­nu­da y con sig­nos de asfixia.

Aho­ra, Liset­te Fer­nán­dez, her­ma­na de Micae­la e hija de Nancy, que en esa épo­ca era una niña, reto­mó la cau­sa, ase­gu­ran­do que su her­ma­na no se sui­ci­dó y su mamá tam­po­co sufrió una muer­te natu­ral. “Fue­ron dos femi­ci­dios”, asegura.

Afor­tu­na­da­men­te, el Con­ce­jo Deli­be­ran­te de Tigre apro­bó un pedi­do de infor­mes, afir­man­do que “es inad­mi­si­ble que a casi una déca­da de estos hechos abe­rran­tes que gene­ra­ron tan­ta con­mo­ción, el Poder Judi­cial no haya podi­do escla­re­cer los crí­me­nes. Nece­si­ta­mos que de una vez se impar­ta justicia”.

Fuen­te: AnRed 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *