Perú. Pode­res no san­tos en pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de noviem­bre de 2020

Glo­ria Zie­gler, Ken­nia Veláz­quez, Nelly Luna Aman­cio, Mitra Taj, Maria­ma Correia y Lupe Muñoz

La polí­ti­ca del mie­do y la des­in­for­ma­ción en América

En todo el mun­do los gru­pos ultra­con­ser­va­do­res han sabi­do apro­ve­char la incer­ti­dum­bre y el mie­do de las per­so­nas por la Covid-19 para esta­ble­cer alian­zas, difun­dir sus agen­das con­tra los dere­chos huma­nos, des­in­for­mar y en varios casos impul­sar dis­cur­sos nega­cio­nis­tas de la cien­cia. “Pode­res no san­tos” es una inves­ti­ga­ción regio­nal lide­ra­da por Ojo­Pú­bli­co en Perú, Argen­ti­na, Esta­dos Uni­dos, Bra­sil y Méxi­co, que expli­ca las alian­zas y estra­te­gias de los gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas con­tra los dere­chos duran­te la emer­gen­cia sanitaria.

Pode­res no san­tos es una serie inves­ti­ga­ti­va lide­ra­da por Ojo­Pú­bli­co con un equi­po de perio­dis­tas en Perú, Méxi­co, Argen­ti­na, Bra­sil y Esta­dos Uni­dos, que iden­ti­fi­ca y ana­li­za el avan­ce de los colec­ti­vos ultra­con­ser­va­do­res en la región, y cómo duran­te estos meses de emer­gen­cia glo­bal han logra­do esta­ble­cer alian­zas con gru­pos reli­gio­sos fun­da­men­ta­lis­tas y colec­ti­vos nega­cio­nis­tas de la cien­cia, con fre­cuen­cia impul­sa­das e ins­pi­ra­das en orga­ni­za­cio­nes de Esta­dos Uni­dos y Europa. 

Estas alian­zas han bus­ca­do expan­dir su dis­cur­so en dife­ren­tes paí­ses a tra­vés de la influen­cia reli­gio­sa, como es el caso de algu­nas orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas de Esta­dos Uni­dos con pre­sen­cia en Amé­ri­ca Lati­na, y a tra­vés de gru­pos nega­cio­nis­tas, como Médi­cos por la Ver­dad de Espa­ña, cuyo dis­cur­so ha sido reco­gi­do por ver­sio­nes loca­les en una dece­na de paí­ses de Amé­ri­ca Latina.

Des­de que comen­zó la pan­de­mia y duran­te ocho meses, la inves­ti­ga­ción de Ojo­Pú­bli­co iden­ti­fi­ca ‑como par­te de una base de datos cons­trui­da por el equi­po de repor­te­ras- más de 400 polí­ti­cos, líde­res civi­les y reli­gio­sos, de alre­de­dor de 170 orga­ni­za­cio­nes civi­les, enti­da­des y colec­ti­vos que impul­san en el con­ti­nen­te un dis­cur­so abier­to con­tra una agen­da de dere­chos: no creen en el enfo­que de géne­ro en la edu­ca­ción, tam­po­co en los dere­chos LGTBI, ni en el matri­mo­nio igua­li­ta­rio y los dere­chos sexua­les y reproductivos. 

En este con­tex­to de incer­ti­dum­bre, varios de estos colec­ti­vos se han dedi­ca­do a des­in­for­mar y difun­dir teo­rías ya recha­za­das por el con­sen­so cien­tí­fi­co, y se han suma­do a un dis­cur­so que ha pues­to en ries­go inclu­so la salud de miles de per­so­nas. Sus líde­res y voce­ros han pro­mo­vi­do even­tos vir­tua­les en los que cues­tio­nan las medi­das sani­ta­rias, impul­san curas fal­sas y tra­tan de menos­pre­ciar los gra­ves ries­gos del virus. Duran­te los últi­mos meses cues­tio­nan, ade­más, a las vacunas.

LA INVESTIGACIÓN IDENTIFICA ALREDEDOR DE 170 ORGANIZACIONES CIVILES, ENTIDADES Y COLECTIVOS EN EL CONTINENTE, QUE IMPULSAN UN DISCURSO CONTRA DERECHOS.

Estas orga­ni­za­cio­nes han incre­men­ta­do sus accio­nes duran­te el esce­na­rio de temor e incer­ti­dum­bre de la pan­de­mia. En otros casos, se ha iden­ti­fi­ca­do que uti­li­zan la visi­bi­li­dad y eco que les dan las redes socia­les (y sus algo­rit­mos) para posi­cio­nar­se como acto­res polí­ti­cos en los pro­ce­sos elec­to­ra­les de la región. ¿Qué tie­nen en común estos líde­res polí­ti­cos? Varios de ellos dicen admi­rar la polí­ti­ca y ges­tión de los pre­si­den­tes Donald Trump, Jair Bol­so­na­ro, y han repro­du­ci­do y levan­ta­do la agen­da de par­ti­dos polí­ti­cos de extre­ma dere­cha como Vox, de Espa­ña. Acu­san a los medios de infun­dir mie­do alre­de­dor de la pan­de­mia y uno de los pila­res de su agen­da es la nega­ción de los dere­chos sexua­les y reproductivos.

Cues­tio­nan el avan­ce de derechos

Un estu­dio de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell seña­la que Trump habría sido el mayor impul­sor de des­in­for­ma­ción sobre Covid-19 en medios en inglés, duran­te la pan­de­mia. Pero el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos no ha des­ata­do la “info­de­mia” solo. Algu­nas de sus posi­cio­nes com­par­ten narra­ti­vas y agen­das con per­so­na­jes y gru­pos reli­gio­sos ultra­con­ser­va­do­res que lo han res­pal­da­do, y que han goza­do de una influen­cia en auge bajo su ges­tión. Muchos tie­nen un pie en Amé­ri­ca Latina.

VARIOS PASTORES Y LIDERES FUNDAMENTALISTAS DE LA REGIÓN TILDAN DE SOCIALISTAS Y COMUNISTAS A LOS COLECTIVOS QUE IMPULSAN DERECHOS.

En el repor­ta­je de Esta­dos Uni­dos se expli­ca las con­se­cuen­cias fata­les que tuvo esta alian­za entre polí­ti­ca y fun­da­men­ta­lis­mo duran­te la pan­de­mia. Si bien los evan­gé­li­cos con­ser­va­do­res han favo­re­ci­do a can­di­da­tos Repu­bli­ca­nos des­de los 80, duran­te la ges­tión del pre­si­den­te Trump se gene­ra­ron alian­zas con pas­to­res radi­ca­les, los mis­mos que tam­bién mini­mi­za­ron y poli­ti­za­ron la pandemia.

Algu­nos pas­to­res influ­yen­tes de los Esta­dos Uni­dos, como Mario Bram­nick, deno­mi­nan socia­lis­ta a cual­quier for­ma de avan­ce en los dere­chos. Este dis­cur­so se repi­te en los demás paí­ses: til­dar de socia­lis­tas y comu­nis­tas a los colec­ti­vos que impul­san estos dere­chos o que pro­mue­ven el cum­pli­mien­to de las medi­das sani­ta­rias. En el Perú inclu­so algu­nos polí­ti­cos de los gru­pos más ultra­con­ser­va­do­res tra­tan de des­ca­li­fi­car a los movi­mien­tos de dere­chos huma­nos como terroristas.

La Coor­di­na­do­ra Repu­bli­ca­na es una de las orga­ni­za­cio­nes perua­nas ultra­con­ser­va­do­ras que duran­te los últi­mos años ha aglu­ti­na­do a una serie de repre­sen­tan­tes y voce­ros de colec­ti­vos que se auto­de­no­mi­nan “pro­vi­da” o “pro­fa­mi­lia”. Uno de sus fun­da­do­res es Ánte­ro Flo­rez-Aráoz, que fue nom­bra­do por la bre­ve ges­tión pre­si­den­cial de Manuel Merino como pre­si­den­te del Con­se­jo de Minis­tros. Si bien su gabi­ne­te solo se man­tu­vo en el poder cin­co días, su pre­sen­cia fue una mues­tra de la vigen­cia de estos gru­pos, que duran­te la pan­de­mia han afian­za­do su dis­cur­so en redes socia­les y en medios de comu­ni­ca­ción afines.

LA INVESTIGACIÓN DE OJOPÚBLICO IDENTIFICA PRELIMINARMENTE A MÁS DE 50 LÍDERES Y GRUPOS CONSERVADORES EN LOS ESTADOS UNIDOS CON VÍNCULOS EN AMÉRICA LATINA. 

Los dis­cur­sos no solo han bus­ca­do recha­zar el avan­ce de dere­chos, sino que varios paí­ses han pues­to en ries­go la salud de las per­so­nas. De nor­te a sur los pas­to­res de las igle­sias evan­gé­li­cas más fun­da­men­ta­lis­tas, como reve­ló la pri­me­ra par­te de esta serie publi­ca­da en junio, han recha­za­do las medi­das de ais­la­mien­to y varios inclu­so han cues­tio­na­do el uso de la mas­ca­ri­lla. “Tu fe debe estar pues­ta en Jesús y no en un tapa­bo­cas o mas­ca­ri­lla”, dijo, por ejem­plo, John Romick, de la Igle­sia Misión Colombia.

En Esta­dos Uni­dos varias igle­sias evan­gé­li­cas a favor de Trump han reci­bi­do prés­ta­mos del gobierno de un paque­te de res­ca­te dise­ña­do para ayu­dar a empre­sas peque­ñas, inclu­yen­do a algu­nas como Gra­ce­land Com­mu­nity Church, en California.

La inves­ti­ga­ción de Ojo­Pú­bli­co iden­ti­fi­ca pre­li­mi­nar­men­te a más de 50 líde­res y gru­pos con­ser­va­do­res en los Esta­dos Uni­dos con víncu­los en Amé­ri­ca Lati­na que duran­te la pan­de­mia han pro­mo­vi­do infor­ma­ción enga­ño­sa o fal­sa sobre Covid-19 o que toma­ron accio­nes con­tra la salud pública.

La estra­te­gia regional

Médi­cos por la Ver­dad es una orga­ni­za­ción nega­cio­nis­ta que hizo su apa­ri­ción públi­ca en Espa­ña, en julio de este año. Nie­ga la pan­de­mia, la vacu­nas y el uso de mas­ca­ri­llas. Es decir, nie­ga el con­sen­so cien­tí­fi­co. Este colec­ti­vo ha ins­pi­ra­do a gru­pos simi­la­res con sede en Perú, Méxi­co, Chi­le, Bra­sil, Colom­bia y otra dece­na de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. Sus accio­nes, como en Espa­ña, van des­de la orga­ni­za­ción de con­ver­sa­to­rios, has­ta el lobby polí­ti­co y la orga­ni­za­ción de movi­li­za­cio­nes socia­les en con­tra de la vacunación.

Por ejem­plo, Médi­cos por la ver­dad de Perú se defi­ne como “una orga­ni­za­ción sin fines de lucro que reúne médi­cos y pro­fe­sio­na­les que inves­ti­gan los acon­te­ci­mien­tos que des­en­ca­de­na­ron la deno­mi­na­da pan­de­mia glo­bal del Sars-Cov‑2”. No tie­nen ins­crip­ción en Regis­tros Públi­cos con esa deno­mi­na­ción y des­de que empe­za­ron sus acti­vi­da­des cri­ti­can las medi­das sani­ta­rias de las auto­ri­da­des de salud, cues­tio­nan las prue­bas mole­cu­la­res, están en con­tra del uso de mas­ca­ri­llas y pro­mue­ven el dió­xi­do de clo­ro como tratamiento. 

MÉDICOS POR LA VERDAD HA INSPIRADO A GRUPOS SIMILARES EN UNA DECENA DE PAÍSES DE AMÉRICA LATINA.

En Méxi­co, Médi­cos por la Ver­dad es una de las 66 orga­ni­za­cio­nes ‑entre civi­les, reli­gio­sas y polí­ti­cas- con un dis­cur­so nega­cio­nis­tas o ultra­con­ser­va­dor. Aun­que tie­nen dife­ren­cias en su radi­ca­lis­mo, los une tam­bién un dis­cur­so con­tra dere­chos civi­les adqui­ri­dos, como el abor­to y el matri­mo­nio igua­li­ta­rio; u otros recién gana­dos como el cam­bio de iden­ti­dad en las actas de naci­mien­to. Pero esta no es la úni­ca orga­ni­za­ción nega­cio­nis­ta vin­cu­la­da a los pro­fe­sio­na­les de la salud que han difun­di­do su dis­cur­so del mie­do y des­in­for­ma­ción en pandemia.

La inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Ojo­Pú­bli­co halló a más de 80 pro­fe­sio­na­les de la salud que, en los últi­mos meses, han impul­sa­do una agen­da que nie­ga el con­sen­so cien­tí­fi­co, difun­de dis­cur­sos anti­va­cu­nas y, en algu­nos casos, pro­mue­ve fal­sas tera­pias para la Covid-19. En Argen­ti­na, Méxi­co y Perú la mayo­ría de estos médi­cos, bio­quí­mi­cos, psi­có­lo­gos y nutri­cio­nis­tas están agru­pa­dos en cua­tro orga­ni­za­cio­nes: Médi­cos por la Ver­dad, Epi­de­mió­lo­gos Argen­ti­nos Meta­dis­ci­pli­na­rios, Coa­li­ción Mun­dial Salud y Vida (COMUSAV) y Liga Bina­cio­nal Pro-Vida y Pro-Familia.

Algu­nas de las gran­des orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos están con­for­ma­das por dece­nas de gru­pos más peque­ños y regio­na­les que cola­bo­ran en la arti­cu­la­ción local, don­de tie­nen más influen­cia, pero al tener alian­zas nacio­na­les, pue­den poten­ciar sus accio­nes y dis­cur­sos. Pero tam­bién se aglu­ti­nan en torno a aso­cia­cio­nes extran­je­ras, tan­to lati­no­ame­ri­ca­nas como euro­peas y de Esta­dos Uni­dos. Algu­nas son Poli­ti­cal Net­work for Values, Popu­la­tion Research Ins­ti­tu­te o Haz­te Oír. 

Esta inves­ti­ga­ción iden­ti­fi­ca más de 170 orga­ni­za­cio­nes en la región, pero deter­mi­na que los voce­ros e invi­ta­dos son con fre­cuen­cia los mis­mos. Des­de el ini­cio de la pan­de­mia mini­mi­za­ron el impac­to de la mis­ma y, aho­ra, varias de ellas mien­ten y des­in­for­man sobre la vacuna.

Otro de esos ejem­plos está repre­sen­ta­do por el mis­mo pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro. En este país, los gru­pos que habían esta­do difun­dien­do teo­rías de cons­pi­ra­ción en Inter­net han cobra­do nue­vo impul­so con la poli­ti­za­ción de la vacu­na con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus. Sin poder seguir negan­do la gra­ve­dad de la pan­de­mia, Bol­so­na­ro dijo que uno de los inmu­ni­zan­tes que se están pro­du­cien­do no es fia­ble debi­do a su ori­gen chino, a pesar de que Chi­na es un impor­tan­te socio comer­cial del país. El país asiá­ti­co es inclu­so el mayor pro­vee­dor extran­je­ro de anti­bió­ti­cos al Brasil.

ESTA INVESTIGACIÓN IDENTIFICA MÁS DE 170 ORGANIZACIONES EN LA REGIÓN, PERO SUS VOCEROS E INVITADOS SON CON FRECUENCIA LOS MISMOS.

En el repor­ta­je de Bra­sil se deta­lla, tam­bién, cómo duran­te estos meses no solo se inten­si­fi­ca­ron los dis­cur­sos nega­cio­nis­tas y anti­va­cu­nas, sino tam­bién los movi­mien­tos anti­abor­to. En este país, la ley pre­vé la inte­rrup­ción del emba­ra­zo en casos de vio­len­cia sexual, ries­go para la salud de la mujer emba­ra­za­da y emba­ra­zo de anen­ce­fá­li­cos. La minis­tra de la Mujer, la Fami­lia y los Dere­chos Huma­nos, Dama­res Alves, es una voce­ra per­ma­nen­te con­tra el res­pe­to a este dere­cho. La ONU le ha pedi­do inclu­so expli­ca­cio­nes sobre las accio­nes para ase­gu­rar el abor­to legal en el país. 

Polí­ti­ca y desinformación

La prin­ci­pal estra­te­gia de los gru­pos ultra­con­ser­va­do­res ha sido des­in­for­mar y negar la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Para la psi­có­lo­ga argen­ti­na Ailin Tomio la des­in­for­ma­ción no es un pro­ce­so nue­vo, pero se ha exal­ta­do por las redes socia­les, en un con­tex­to en el que hay nece­si­dad de enten­der qué ocu­rre alre­de­dor de la emer­gen­cia sani­ta­ria. “Las per­so­nas tene­mos opi­nio­nes ses­ga­das e ideo­lo­gías que deter­mi­nan cómo vemos la reali­dad. Y, por otro lado, hay per­so­na­li­da­des que se adap­tan mejor a la incer­ti­dum­bre y otras, que nece­si­tan expli­ca­cio­nes para todo. Estas últi­mas son las que más tien­den a afe­rrar­se a ese tipo de dis­cur­sos cons­pi­ra­cio­nis­tas”, dice la espe­cia­lis­ta en cien­cias del comportamiento.

LA PRINCIPAL ESTRATEGIA DE LOS GRUPOS ULTRACONSERVADORES HA SIDO DESINFORMAR Y NEGAR LA EVIDENCIA CIENTÍFICA.

“Los sec­to­res con­ser­va­do­res de la igle­sia tie­nen una defen­sa de la moral que no es nue­va. Lo que sí es nove­do­so es su capa­ci­dad de adap­ta­ción y muta­ción para encon­trar, en nue­vos argu­men­tos, for­mas de defen­der esos vie­jos prin­ci­pios mora­les”, ase­gu­ra el inves­ti­ga­dor argen­tino Juan Mar­co Vag­gio­ne, en el repor­ta­je de Argen­ti­na. Esta res­pues­ta comen­zó con el pro­gre­si­vo reco­no­ci­mien­to de dere­chos civi­les, deman­da­dos duran­te déca­das por los movi­mien­tos femi­nis­tas y LGBTIQ+.

Esos avan­ces habían impli­ca­do una pro­fun­da crí­ti­ca a la influen­cia de la reli­gión sobre la polí­ti­ca, la cul­tu­ra y el dere­cho. Pero esto, indi­ca Vag­gio­ne, fue resis­ti­do des­de la Igle­sia Cató­li­ca con la cons­truc­ción de dos ame­na­zas: la “cul­tu­ra de la muer­te” (vin­cu­la­da al abor­to y la euta­na­sia, pero tam­bién a “una men­ta­li­dad no repro­duc­ti­va”) y la “ideo­lo­gía de géne­ro” (un rótu­lo que agru­pa y ter­gi­ver­sa deman­das de los movi­mien­tos femi­nis­tas y LGBTIQ+).

“Los dos con­cep­tos sur­gen a media­dos de los años 90 des­de la Igle­sia Cató­li­ca. ‘Cul­tu­ra de la muer­te’ mucho más conec­ta­do a la jerar­quía, con Juan Pablo II. ‘Ideo­lo­gía de géne­ro’, por otro lado, es una cons­truc­ción que empie­zan a cir­cu­lar entre inte­lec­tua­les cató­li­cos de Esta­dos Uni­dos para dar sen­ti­do a algo que les explo­tó en la cara, que fue el reco­no­ci­mien­to por par­te de las Nacio­nes Uni­das a los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos como par­te de los dere­chos huma­nos”, señala.

Las dos déca­das siguien­tes estu­vie­ron mar­ca­das por la cir­cu­la­ción y per­fec­cio­na­mien­to de estos con­cep­tos en esfe­ras inte­lec­tua­les cató­li­cas de Amé­ri­ca Lati­na, y la publi­ca­ción de libros que ponían en esce­na estas ideas. “Es recién en los últi­mos cin­co años que los con­cep­tos tie­nen un nivel de erup­ción masi­va –deta­lla Vag­gio­ne – , y ya no son uti­li­za­dos solo por el cam­po cató­li­co: inme­dia­ta­men­te lo usan los evan­gé­li­cos pen­te­cos­ta­les con­ser­va­do­res; y empie­zan a tras­cen­der el cam­po reli­gio­so y de la socie­dad civil para incor­po­rar­se en la socie­dad política”.

Duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, estos gru­pos ultra­con­ser­va­do­res han ape­la­do a dis­cur­sos con­tra las polí­ti­cas de salud sexual y repro­duc­ti­va, el enfo­que de géne­ro y, en algu­nos casos, men­sa­jes anti­va­cu­nas y nega­cio­nis­tas de la pan­de­mia. Sus accio­nes, arti­cu­la­das con refe­ren­tes de dis­tin­tas agru­pa­cio­nes polí­ti­cas, se han incre­men­ta­do a medi­da que se acer­can los pro­ce­sos elec­to­ra­les en los dife­ren­tes países.

Los invi­ta­mos a revi­sar los repor­ta­jes que el equi­po ha escri­to por país, para pro­fun­di­zar más en la investigación.

FUENTE: Ojo Público

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *