Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Notas sobre los fac­to­res extra­dis­cur­si­vos en la polí­ti­ca: algu­nos ejemplos

Por Sirio López Velas­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de diciem­bre de 2020. 

Se supo­ne que en la Polí­ti­ca las opcio­nes que con­quis­tan las mayo­rías y triun­fan (sea por méto­dos exclu­si­va­men­te pací­fi­cos o no) son aque­llas capa­ces de con­ven­cer a esas mis­mas mayo­rías de que sus pro­pues­tas las bene­fi­cian. Esas pro­pues­tas son pre­sen­ta­das a tra­vés de prác­ti­cas dis­cur­si­vas ora­les (estric­ta­men­te ora­les o audio­vi­sua­les) o escri­tas. Aho­ra bien, el asun­to que nos ocu­pa­rá en estas bre­ves líneas es el siguien­te: ¿por qué cier­tos dis­cur­sos que a tra­vés de déca­das pre­di­can sus bene­fi­cios para gran­des mayo­rías no con­du­cen a sus eje­cu­to­res al triun­fo polí­ti­co? Res­pon­der a esa pre­gun­ta nos lle­va a con­si­de­rar los fac­to­res extra­dis­cur­si­vos que tam­bién son deci­si­vos para que ese triun­fo se dé o no. Aquí con­si­de­ra­re­mos tres de ellos. 

1. El alcan­ce de la difu­sión del dis­cur­so  

Para que un dis­cur­so pue­da con­ven­cer a las mayo­rías y pro­pi­ciar el triun­fo de quien lo pro­po­ne, es fun­da­men­tal que ese dis­cur­so lle­gue a esas mayo­rías. Aho­ra bien, es noto­rio que el “fil­tro” de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción inci­de de mane­ra deter­mi­nan­te para que eso pue­da ocu­rrir o no. Así, por ejem­plo, en EEUU ocu­rre que las mayo­rías ni se ente­ran en deta­lles de quié­nes son los otros can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia (ade­más del Repu­bli­cano y el Demó­cra­ta), y muchos menos se ente­ra en deta­lle de sus pro­pues­tas. El adve­ni­mien­to de la inter­net a las cam­pa­ñas elec­to­ra­les (que fue de gran peso en aquel país por pri­me­ra vez en la vic­to­ria de Oba­ma) pue­de que dis­mi­nu­ya el peso deci­si­vo de ese fil­tro inter­pues­to por los gran­des medios (en espe­cial de TV y radio, pues la pren­sa escri­ta tra­di­cio­nal cada vez tie­ne menos segui­do­res). Aque­llos dis­cur­sos que no cuen­tan con el res­pal­do de los gran­des medios y que defien­den una alter­na­ti­va pos­ca­pi­ta­lis­ta (por ejem­plo la del socia­lis­mo en pers­pec­ti­va eco­mu­ni­ta­ris­ta) deben emplear gran­des ener­gías huma­nas y tiem­po en los diver­sos recur­sos que les ofre­ce inter­net, para inten­tar com­pen­sar esa caren­cia fun­da­men­tal; así, su esfuer­zo dis­cur­si­vo debe­rá estar res­pal­da­do por una ince­san­te “gue­rri­lla” de you­tu­bers y [email protected] [email protected]  que usen inter­net y que se tur­nen las 24 horas del día para difun­dir masi­va­men­te el men­sa­je socialista-ecomunitarista. 

2. La per­cep­ción de que alguien está dis­pues­to a “jugar­se el pelle­jo” por lo que pro­po­ne  

Otro aspec­to extra­dis­cur­si­vo que pare­ce tener un papel fun­da­men­tal en las opcio­nes de triun­fo o no de una opción polí­ti­ca es la per­cep­ción que las mayo­rías ten­gan de la dis­po­si­ción de quie­nes dicen defen­der­las a “jugar­se el pelle­jo” por sus ideas. Por ejem­plo, el abo­ga­do Fidel Cas­tro demos­tró esa dis­po­si­ción cuan­do con 26 años y unos 160 compañ[email protected], civi­les como él, ata­có uno de los cuar­te­les más pode­ro­sos de la dic­ta­du­ra batis­tia­na (el Mon­ca­da, mien­tras una par­te del gru­po hacía lo pro­pio con el de Baya­mo); dece­nas de los osa­dos ata­can­tes fue­ron ase­si­na­dos, y el res­to cayó en pri­sión. Aho­ra bien, Batis­ta, sin­tién­do­se fuer­te, con­ce­dió la amnis­tía a esos pre­sos tan solo dos años des­pués. Y Fidel usó su liber­tad para mon­tar des­de Méxi­co la expe­di­ción de 82 hom­bres en el “Gran­ma” que orga­ni­zó la gue­rri­lla en la Sie­rra Maes­tra, y entró triun­fan­te a La Haba­na el 1 de enero de 1959. Hay que recor­dar que en nin­gu­na de ambas oca­sio­nes el plan fide­lis­ta se cum­plió, pues en los dos casos Fidel con­ta­ba con un levan­te de la pobla­ción de San­tia­go de Cuba, que haría triun­far el inten­to rebel­de casi de inme­dia­to; pero ese levan­te no ocu­rrió ni con el asal­to al Mon­ca­da, ni tras la lle­ga­da del “Gran­ma”. Pero de lo que se fue con­ven­cien­do la mayo­ría del pue­blo cubano fue de que aquel abo­ga­do esta­ba dis­pues­to a morir por las ideas en favor de los más pobres, que había expues­to en su auto­de­fen­sa tras la derro­ta del Mon­ca­da (el ale­ga­to “La His­to­ria me absol­ve­rá”); y ello fue deci­si­vo para que le die­ra su con­fian­za, acom­pa­ñán­do­lo has­ta el triun­fo y tam­bién cuan­do de mane­ra casi impre­vis­ta para ella, aque­lla Revo­lu­ción se decla­ró socia­lis­ta por boca de Fidel (en 1961, duran­te la inva­sión mer­ce­na­ria de Pla­ya Girón, orga­ni­za­da por EEUU, y que con­tó con bom­bar­deo aéreo, bar­cos y 1.500 hom­bres; fue derro­ta­da en 72 horas). 

En una esca­la mucho menor ese fenó­meno se repi­tió con la vic­to­ria pre­si­den­cial de José Muji­ca en Uru­guay, en 2009. Esta­mos con­ven­ci­dos de que la mayo­ría apo­yó su can­di­da­tu­ra pro­mo­vi­da por el Fren­te Amplio por­que vio en él a un segui­dor de Raúl Sen­dic Anto­nac­cio (muer­to en 1989), y alguien que como Sen­dic había paga­do con más de una déca­da de pri­sión en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas su opción arma­da por un Uru­guay más jus­to para con las gran­des mayo­rías. Lo que éstas no podían saber es que Muji­ca trai­cio­na­ría todo el pro­gra­ma levan­ta­do por Sen­dic Anto­nac­cio y el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal – Tupa­ma­ros (del que Muji­ca era miem­bro y Sen­dic había sido el prin­ci­pal diri­gen­te); pero eso ya es otra historia. 

Gandhi, por su par­te, ganó la adhe­sión de la mayo­ría de los pobla­do­res de la India cuan­do en ejer­ci­cio de la no-vio­len­cia acti­va que había ele­gi­do como méto­do de lucha para lograr la inde­pen­den­cia de su país, se expu­so a la muer­te cada vez que se dejó apri­sio­nar y/​o hizo huel­gas de ham­bre que lo lle­va­ron al bor­de de la muerte. 

Ejem­plo con­tra­rio a los tres que hemos men­cio­na­do es el de la actual opo­si­ción dere­chis­ta vene­zo­la­na que, dicién­do­se intér­pre­te de los deseos de la mayo­ría del pue­blo de aquel país, pro­po­ne derro­car al Pre­si­den­te Madu­ro por vía arma­da (inclu­so con una inva­sión extran­je­ra lide­ra­da por los EEUU); pero la casi tota­li­dad de los diri­gen­tes que eso dicen, hablan des­de fue­ra de Vene­zue­la, y todos no tie­nen empa­cho en acla­rar que no están dis­pues­tos a arries­gar su piel en esa aven­tu­ra (a veces cubrién­do­se con la dis­cul­pa de que no son “hom­bres de armas”). Por eso reco­gen el des­cré­di­to de las mayo­rías que dicen defen­der, que no los acom­pa­ña en núme­ros sig­ni­fi­ca­ti­vos ni en la “Con­sul­ta Popu­lar” pací­fi­ca y per­mi­ti­da por el Gobierno pro­mo­vi­da por Juan Guai­dó el 12 de diciem­bre de 2020 (el mis­mo que meses antes había fir­ma­do un con­tra­to con mer­ce­na­rios orga­ni­za­dos por un yan­qui y que incluía a dos yan­quis más, ex-miem­bros de las Fuer­zas Espe­cia­les de EEUU, ade­más de a algu­nos vene­zo­la­nos, para que inva­die­ran Vene­zue­la y mata­ran a Madu­ro y a otros diri­gen­tes boli­va­ria­nos; esa aven­tu­ra ter­mi­nó con casi todos los expe­di­cio­na­rios pre­sos y algu­nos muertos). 

Y otro caso que debe ser con­si­de­ra­do es el del nue­vo 26 de Mar­zo (inte­gran­te de la Uni­dad Popu­lar) que en Uru­guay des­de 1985 pre­sen­ta ince­san­te­men­te sus pro­pues­tas y can­di­da­tu­ras (inclu­yen­do la pre­si­den­cial) en un pro­yec­to que defi­ne como sien­do el de las gran­des mayo­rías (y orien­ta­do hacia el socia­lis­mo), y que, a pesar del hecho nada des­pre­cia­ble de con­tar con una radio que trans­mi­te por aire y por inter­net (alcan­zan­do así a todo el país), nun­ca ha pasa­do de un Dipu­tado. Pare­ce fal­tar allí la per­cep­ción de las gran­des mayo­rías de que esa fuer­za polí­ti­ca no se arries­ga, en defen­sa de sus ideas, más allá de la lega­li­dad vigen­te (que, no obs­tan­te, esa fuer­za cri­ti­ca en gran parte). 

3. Los “peca­dos” come­ti­dos 

Aho­ra bien, suce­de que a veces, inclu­so con la demos­tra­ción dura­de­ra de que se está dis­pues­to a arries­gar el pelle­jo por las ideas que se defien­den a favor de las mayo­rías, y a pesar de que esas ideas con el tiem­po hayan logra­do lle­gar has­ta bue­na par­te de la pobla­ción, otros fac­to­res fre­nan la posi­bi­li­dad del triun­fo. Ello suce­dió y suce­de, por ejem­plo, con una de las dos prin­ci­pa­les fuer­zas gue­rri­lle­ras colom­bia­nas del últi­mo medio siglo, las FARC. En este caso pesa el hecho de que las mayo­rías creen que esa gue­rri­lla ha come­ti­do “peca­dos” que neu­tra­li­zan sus even­tua­les méri­tos; por ejem­plo, resul­ta tur­bia su rela­ción con el trá­fi­co de dro­gas (que las FARC tole­ran al admi­tir que le cobra un “impues­to revo­lu­cio­na­rio” en sus zonas de influen­cia), y se sabe que come­tie­ron algu­nos atro­pe­llos con­tra comu­ni­da­des indí­ge­nas y/​o cam­pe­si­nas com­pa­ra­bles a los innu­me­ra­bles prac­ti­ca­dos por el Ejér­ci­to y por los gru­pos para­mi­li­ta­res que ope­ran al ser­vi­cio del Gobierno oli­gár­qui­co y proimperialista. 

En el terreno pací­fi­co-elec­to­ral y sin nin­gu­na demos­tra­ción pre­via de que se está dis­pues­to a arries­gar la vida para defen­der las pro­pias ideas, tam­bién hay ejem­plos de esos “peca­dos” con­de­na­to­rios a los ojos de las mayo­rías, que impi­den alcan­zar el triun­fo. Véa­se el caso de la supues­ta secre­ta­ria (qui­zá algo más que eso) que murió aho­ga­da cuan­do Ted Ken­nedy diri­gía su auto; ese hecho inevi­ta­ble­men­te salía a flo­te cada vez que ese Ken­nedy insi­nua­ba su pos­tu­la­ción a la Pre­si­den­cia, y le cor­ta­ba de raíz esa aspiración. 

De la mis­ma mane­ra, el Lula de hoy (que al ter­mi­nar 2020 no pue­de ser can­di­da­to a nada en fun­ción de las con­de­nas judi­cia­les reci­bi­das) es dado como per­de­dor ante Bol­so­na­ro por las encues­tas rela­ti­vas a la elec­ción pre­si­den­cial de 2022; y tal hecho debe ser atri­bui­do en gran par­te al mega­es­cán­da­lo de corrup­ción ocu­rri­do duran­te sus Gobier­nos (y del PT, que pro­lon­gó su rei­na­do pre­si­den­cial con el gobierno y medio de Dil­ma Rous­sef), deve­la­do por la ope­ra­ción “Lava Jato”. 

Estu­dios futu­ros debe­rán afi­nar la inves­ti­ga­ción acer­ca de estos tres fac­to­res extra­dis­cur­si­vos, y acla­rar otros del mis­mo tipo, que pue­den tener peso deci­si­vo para que la lucha socia­lis­ta-eco­mu­ni­ta­ris­ta (más allá del valor estric­ta­men­te dis­cur­si­vo de sus pro­pues­tas) pue­da tener éxito. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *