Nues­tra­mé­ri­ca. ¿Vien­tos de cam­bio en la OEA?

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 diciem­bre 2020.-

Aun­que se ha ven­di­do como una gran vic­to­ria, la reso­lu­ción apro­ba­da por la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) el miér­co­les 8 a tra­vés de la cual no reco­no­ce el resul­ta­do de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de Vene­zue­la, en reali­dad es expre­sión de la pro­fun­da cri­sis por la que atra­vie­sa la ins­ti­tu­ción. Que la reso­lu­ción haya sido pre­sen­ta­da por Esta­dos Uni­dos, Bra­sil y Colom­bia trans­for­ma el pan­fle­to en una con­de­co­ra­ción que hon­ra a la nación bolivariana.

Con­for­ma­da por 33 paí­ses des­pués del for­mal reti­ro de Vene­zue­la en 2019 y la expul­sión de Cuba en 1962, más de un ter­cio de sus miem­bros no apo­ya­ron la reso­lu­ción lo cual mues­tra una orga­ni­za­ción divi­di­da y caren­te de lide­raz­go que en reali­dad en su eje­cu­to­ria prác­ti­ca se mues­tra como una alian­za de gobier­nos de dere­cha diri­gi­dos por Esta­dos Uni­dos para man­te­ner y pro­fun­di­zar su domi­nio sobre la región.

Inclu­so su tra­di­cio­nal carac­te­ri­za­ción como minis­te­rio de colo­nias de Esta­dos Uni­dos se ha redu­ci­do casi exclu­si­va­men­te a la orga­ni­za­ción de frau­des elec­to­ra­les y gol­pes de Esta­do. En este sen­ti­do, tuvo éxi­to al impo­ner a Juan Orlan­do Her­nán­dez en Hon­du­ras en 2017 y a Jea­ni­ne Añez en Boli­via en 2019, pero ha fra­ca­sa­do estre­pi­to­sa­men­te en Nica­ra­gua (2018) cuan­do aupó la insu­rrec­ción gol­pis­ta con­tra el gobierno del coman­dan­te Daniel Orte­ga, en San Vicen­te y las Gra­na­di­nas así como en Guya­na duran­te este 2020 don­de infruc­tuo­sa­men­te inten­tó “ensu­ciar” las elec­cio­nes para que se decla­ra­ra frau­de y poder impo­ner a sus candidatos.

Ni hablar de Vene­zue­la don­de des­de su elec­ción como secre­ta­rio gene­ral, Luis Alma­gro, de mane­ra con­ti­nua ha inten­ta­do derro­car al gobierno del pre­si­den­te Madu­ro uti­li­zan­do para ello todo tipo de vela­dos y abier­tos sub­ter­fu­gios así como los varia­dos ins­tru­men­tos que Washing­ton ha pues­to a su alcan­ce para lograr tal fin. En la bús­que­da de este obje­ti­vo se ase­me­ja al Cár­tel de Lima, su hijo putati­vo, pari­do con­tra natu­ra, que tam­bién ha fracasado.

Si nos ate­ne­mos al des­pre­cio que ha mani­fes­ta­do el pre­si­den­te Donald Trump con­tra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y sus ins­ti­tu­cio­nes, al pun­to que ni siquie­ra qui­so “ensu­ciar su repu­tación” for­man­do par­te del Car­tel de Lima, debe­ría­mos con­cluir que Alma­gro ha actua­do por ini­cia­ti­va pro­pia en su inte­rés per­so­nal de ser­vir a Esta­dos Uni­dos como for­ma de pro­lon­gar su esta­día en la secre­ta­ría gene­ral, lle­gan­do al paro­xis­mo cuan­do en sep­tiem­bre de 2018, anun­ció que no se podía des­car­tar una inter­ven­ción arma­da con­tra Vene­zue­la, pasan­do por enci­ma inclu­so de la Car­ta de la ONU.

Sin embar­go, pare­cie­ra que el gol­pe de Esta­do con­tra Evo Mora­les en 2019 que Alma­gro ha rei­vin­di­ca­do como de auto­ría pro­pia en un recien­te libro publi­ca­do el pasa­do noviem­bre bajo el títu­lo «Luis Alma­gro no pide per­dón», ha reba­sa­do toda tole­ran­cia, inclu­so de aque­llos que lo pro­mo­vie­ron y auparon.

Por supues­to, todo se pro­du­ce cuan­do Trump ya va de sali­da. En los últi­mos 4 años, cier­tas fuer­zas y per­so­na­jes guar­da­ron silen­cio cóm­pli­ce antes los des­ma­nes y tro­pe­lías del ex minis­tro de rela­cio­nes exte­rio­res del gobierno de José Muji­ca. Uno de ellos es el ex pre­si­den­te colom­biano Juan Manuel San­tos quien afir­mó recien­te­men­te que:”La OEA no está fun­cio­na­do”. Según el perió­di­co bogo­tano “El Espec­ta­dor”, San­tos hizo esta ase­ve­ra­ción el pasa­do jue­ves 10 de diciem­bre duran­te un foro vir­tual orga­ni­za­do por el think tank Dia­lo­go Inter­ame­ri­cano con sede en Washing­ton, en el que tam­bién par­ti­ci­pa­ron los ex man­da­ta­rios Ricar­do Lagos de Chi­le, Ernes­to Zedi­llo de Méxi­co y Lau­ra Chin­chi­lla de Cos­ta Rica.

Ahon­dan­do en el asun­to, San­tos ase­ve­ró que los paí­ses de la región han sido inca­pa­ces de acor­dar una visión bási­ca o un obje­ti­vo para la ins­ti­tu­ción en el mun­do actual y rema­tó rati­fi­can­do que no creía que hubie­ra lide­raz­go alguno den­tro de la OEA. El ex pre­si­den­te colom­biano se lamen­tó de la situa­ción de la orga­ni­za­ción pan­ame­ri­ca­na cons­trui­da bajo el ale­ro de Washing­ton cer­ti­fi­can­do que: “Es muy tris­te decir­lo, pero es la reali­dad, aho­ra mis­mo la OEA no está abor­dan­do los pro­ble­mas que debe­ría abordar”.

San­tos cree que es nece­sa­rio crear un nue­vo tipo de lide­raz­go para “revi­ta­li­zar” estas orga­ni­za­cio­nes para que pue­dan cum­plir con sus obje­ti­vos bási­cos. Rema­tó su inter­ven­ción dicien­do que: “Si no lo hace­mos, estas orga­ni­za­cio­nes van a seguir sien­do algo irre­le­van­tes”, por­que “las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les son lo que los paí­ses miem­bros quie­ren que sean”.

Por su par­te, Ricar­do Lagos, quien fue el pri­mer man­da­ta­rio en todo el mun­do en mani­fes­tar su apo­yo al gol­pe de Esta­do con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez en 2002, lla­mó a “repen­sar” el sis­te­ma. Lagos opi­nó que le pare­cía que había lle­ga­do el momen­to de una “revi­sión” del sis­te­ma inter­ame­ri­cano, ya que su “arqui­tec­tu­ra es un poco anticuada”.

En una pro­pues­ta pro­pia de Lagos y de los últi­mos pre­si­den­tes chi­le­nos que actúan “tiran­do la pie­dra y escon­dien­do la mano”, el expre­si­den­te que pro­te­gió a Pino­chet duran­te su pri­sión en Lon­dres, pro­pu­so un sis­te­ma que sea como la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), “pero sin carác­ter mili­tar”, algo difí­cil de enten­der y mucho más de eje­cu­tar pero que pudie­ra ser enten­di­do como la fusión de la OEA con el Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca (TIAR). Según Lagos: “…eso sería mucho más impor­tan­te en lugar de tener un sis­te­ma inter­ame­ri­cano extre­ma­da­men­te anticuado”.

Para el expre­si­den­te chi­leno lle­gó el momen­to de “repen­sar” qué tipo de ins­ti­tu­ción es nece­sa­ria para tener un enten­di­mien­to entre los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y Esta­dos Uni­dos, y des­ta­có que en esto, el rol de Cana­dá es “extre­ma­da­men­te importante”.

En el caso de San­tos, es cla­ro que ambi­cio­na poner­se en la mira de Biden por si éste, en inte­rés de hacer efec­ti­va su doc­tri­na mul­ti­la­te­ra­lis­ta de agre­sio­nes e inter­ven­cio­nes coor­di­na­das, comien­za a pen­sar en la sus­ti­tu­ción de Alma­gro, quien es cada vez más impre­sen­ta­ble y con­tra­rio a la nece­si­dad de esta­bi­li­dad que Esta­dos Uni­dos ‑ver­da­de­ro elec­tor y men­tor de la OEA- nece­si­ta para man­te­ner su “patio tra­se­ro”. Hay que recor­dar que el gobierno de Oba­ma en el cual Biden fue vice­pre­si­den­te, tuvo una exce­len­te rela­ción con San­tos en el tiem­po en que éste fue la máxi­ma auto­ri­dad polí­ti­ca de su país. Oba­ma inclu­so apo­yó en todo momen­to a San­tos duran­te las nego­cia­cio­nes de paz con la gue­rri­lla de las FARC que con­clu­ye­ron en La Haba­na en 2016 y fue pie­za fun­da­men­tal para el Pre­mio Nobel que le com­pra­ron en Oslo.

De la mis­ma mane­ra, una even­tual des­ti­tu­ción de Alma­gro ser­vi­ría de algu­na for­ma de equi­li­brio en las ins­ti­tu­cio­nes regio­na­les tras el nom­bra­mien­to por par­te de Trump de Mau­ri­cio Cla­ver-Caro­ne como pre­si­den­te del Ban­co inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). Este ame­ri­cano de ori­gen cubano, fue “sem­bra­do” por Trump en esa res­pon­sa­bi­li­dad bur­lan­do la tra­di­ción que seña­la­ba ese pues­to para un latinoamericano

Así mis­mo, con tal desig­na­ción Trump hon­ró su com­pro­mi­so con el repu­bli­cano Mar­co Rubio y el exi­lio cubano de Mia­mi. Flo­ri­da y Mia­mi vota­ron por Trump y tal vez Biden quie­ra des­qui­tar­se sacan­do del jue­go a Alma­gro quien se ha trans­for­ma­do en una pie­za sóli­da del terro­ris­mo cubano y vene­zo­lano asen­ta­dos en el sur de la Flo­ri­da. Así, Biden tam­bién inten­ta­ría poner en la OEA un peón más “dige­ri­ble” en su afán de cons­truir la “diplo­ma­cia coer­ci­ti­va” que ha pro­pug­na­do el futu­ro secre­ta­rio de Esta­do, Anthony Blinken.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *