Nación Mapu­che. Mas­car­di: Des­pués de efec­tuar 300 dis­pa­ros, que­mar una vivien­da y agre­dir a comu­ne­ros y comu­ne­ras se reti­ra­ron los efec­ti­vos poli­cia­les del Lof Laf­ken Win­kul Mapu

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de diciem­bre de 2020.

Casi 4 horas des­pués de ini­ciar el des­em­bar­co repre­si­vo en la zona de Villa Mas­car­di, la Poli­cía Fede­ral reti­ró de mane­ra pro­gre­si­va a sus uni­for­ma­dos del área ocu­pa­da por una comu­ni­dad mapu­che, lue­go de un ope­ra­ti­vo que des­ple­gó a unos 100 uni­for­ma­dos para rea­li­zar una «ins­pec­ción ocu­lar» en un hotel hace años aban­do­na­do y que está lin­dan­te con el lof Laf­ken Win­kul Mapu.

En la arre­me­ti­da poli­cial, los poli­cías, que lle­ga­ron con tan­que­tas, se ensa­ña­ron balean­do indis­cri­mi­na­da­men­te a los comu­ne­ros y comu­ne­ras que a lo sumo pudie­ron resis­tir arro­jan­do piedras.

Heri­do por una bala de goma.

Más de 300 cas­qui­llos de balas de goma y de plo­mo fue­ron reco­gi­dos en la zona, ade­más que los fede­ra­les lan­za­ron nume­ro­sas gra­na­das de gas lacri­mó­geno con­tra muje­res, hom­bres, niños y ancia­nos que com­po­nen la comu­ni­dad. En su raíd repre­si­vo, la poli­cía incen­dió una ruka (vivien­da mapu­che) demos­tran­do una vez más el des­pre­cio que el Esta­do, a tra­vés de sus uni­for­ma­dos, tie­ne con los pue­blos originarios.

Cas­qui­llos de balas lan­za­das por las fuer­zas represivas.

Al fren­te de todo este ope­ra­ti­vo, nue­va­men­te estu­vo la fis­cal fede­ral Syl­via Little, tris­te­men­te céle­bre por haber sido una de las inter­vi­nien­tes en la acc­ción repre­si­va que ter­mi­nó con el ase­si­na­to del comu­ne­ro Rafael Nahuel.

Little está obse­cio­na­da en des­truir la resis­ten­cia ances­tral del pue­blo Mapu­che, y en ser­vir de esta mane­ra a los intere­ses racis­tas y depre­da­do­res de los usur­pa­do­res extran­je­ros que se han ido apo­de­ran­do del terri­to­rio mapu­che. Con un esti­lo de «Ram­bo» feme­nino, la fis­cal dis­fru­ta coman­dan­do a los uni­for­ma­dos y es tes­ti­go ocu­lar de los des­po­jos y devas­ta­cio­nes que ellos pro­du­cen. Todo con el agre­ga­do de la impu­ni­dad de su cargo.

La ocupación mapuche de la lof Lafken Winkul Mapu se extendió en la zona. Hoy resisten desde el bosque.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *