El Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do deja des­am­pa­ra­do a un matri­mo­nio con su hija de 9 años | BERRI OTXOAK

Esta maña­na nos hemos con­cen­tra­do a las puer­tas del Ayun­ta­mien­to, recrean­do un «belen vivien­te» para denun­ciar la acti­tud del equi­po de gobierno ante la gra­ve situa­ción de una fami­lia de tres miem­bros, con una menor a car­go, que no pue­den hacer fren­te al pago de los 350 euros de la habi­ta­ción don­de vive.
A esta deli­ca­da situa­ción, se suma que con las vaca­cio­nes esco­la­res de navi­dad, la hija de esta fami­lia de 9 años, no pue­da tener garan­ti­za­da una ali­men­ta­ción ade­cua­da sin el acce­so al come­dor escolar.


Nota de prensa

Un belén vivien­te denun­cia que el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do deja des­am­pa­ra­do a un matri­mo­nio con su hija de 9 años

● Una fami­lia de tres miem­bros, con una menor a car­go, no pue­de hacer fren­te al pago de los 350 euros de la habi­ta­ción don­de vive

● Las vaca­cio­nes esco­la­res de navi­dad con­lle­van que la hija de esta fami­lia, de 9 años, no pue­da tener garan­ti­za­da una ali­men­ta­ción ade­cua­da sin el acce­so al come­dor escolar

● La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión social Berri-Otxoak res­pon­sa­bi­li­za a la ins­ti­tu­ción muni­ci­pal de esta gra­ve situa­ción de vul­ne­ra­ción de derechos

Bara­kal­do, 16 de diciem­bre de 2020.

Un belén vivien­te ‑con la Vir­gen, San José y el Niño- ha denun­cia­do en pleno cen­tro de Bara­kal­do que el Ayun­ta­mien­to pone tra­bas “injus­ti­fi­ca­da­men­te” para dar ayu­das socia­les a un matri­mo­nio con una hija de 9 años, que pue­de ser desahu­cia­da por­que no reci­be apo­yo para seguir pagan­do el alqui­ler del dor­mi­to­rio en el que resi­den en con­di­cio­nes de haci­na­mien­to, y garan­ti­zar el acce­so a una ali­men­ta­ción ade­cua­da a la menor.

El matri­mo­nio, de 49 y 48 años ha enla­zan­do un empleo pre­ca­rio tras otro, pudien­do optar úni­ca­men­te al alqui­ler de una habi­ta­ción. Pero tras el esta­lli­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, ambos se han que­da­do en paro. Con cada vez más difi­cul­ta­des para hacer fren­te al pago de la habi­ta­ción, este mes ya ha lle­ga­do a un pun­to de no retorno: no pue­de seguir abo­nan­do el alquiler.

La acción de pro­tes­ta ha sido rea­li­za­da por la pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión y por los dere­chos socia­les Berri-Otxoak, que ha des­ta­ca­do que, duran­te las vaca­cio­nes de Navi­dad, la menor de 9 años no podrá asis­tir al come­dor esco­lar don­de rea­li­za su úni­ca comi­da com­ple­ta del día.

A pesar de que estas fechas seña­la­das se aso­cian con la soli­da­ri­dad, para este matri­mo­nio que se que­dó en paro duran­te la pan­de­mia de la covid-19 y para su hija menor están supo­nien­do gra­ves caren­cias ali­men­ta­rias, ade­más del ries­go de desahucio.

Des­pués de que el Ayun­ta­mien­to les haya recor­ta­do las ayu­das de emer­gen­cia y les haya reti­ra­do el che­que comi­da, la fami­lia sobre­vi­ve con el lote que cada dos sema­nas les pro­por­cio­na el Ban­co de Ali­men­tos, pero “si con la menor en el come­dor no se cubrían sus nece­si­da­des nutri­cio­na­les bási­cas aho­ra que lle­gan las vaca­cio­nes se verá agra­va­da su situa­ción aún más”, indi­ca la plataforma.

Por si la situa­ción ali­men­ta­ria de la fami­lia no fue­ra sufi­cien­te, esta fami­lia se encuen­tra, ade­más, con tra­bas por par­te del Ayun­ta­mien­to para acce­der a las Ayu­das de Emer­gen­cia Social (AES), que le per­mi­ti­rían, al menos, seguir pagan­do el alqui­ler de su dormitorio.

A pesar de que la ins­ti­tu­ción tie­ne cono­ci­mien­to de la situa­ción de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad que pade­ce esta fami­lia, no le faci­li­ta el acce­so a una vivien­da en con­di­cio­nes dig­nas ni les ayu­da a pagar los 350 euros del alqui­ler de la habi­ta­ción don­de aho­ra viven. El equi­po de gobierno les pone dife­ren­tes obs­tácu­los para rever­tir los recor­tes este año a las ayu­das de emer­gen­cia que, por dere­cho, les corres­pon­de, e inclu­so les ame­na­za con impo­ner más recor­tes para el acce­so a las ayu­das de emer­gen­cia del pró­xi­mo año.

«Esta fami­lia ha jus­ti­fi­ca­do docu­men­tal­men­te median­te ingre­sos ban­ca­rios y reci­bos men­sua­les el buen uso de la ayu­das de emer­gen­cia reci­bi­das, tan­to para el pago de la habi­ta­ción don­de viven y la com­pra de ali­men­tos bási­cos para poder dis­po­ner de una míni­ma comi­da dia­ria”, ha acla­ra­do el colectivo.

Para el trans­cur­so de esta movi­li­za­ción, Berri-Otxoak ha ele­gi­do la Herri­ko Pla­za, fren­te al edi­fi­cio con­sis­to­rial, en don­de ha situa­do a los per­so­na­jes que encar­nan la Navi­dad, y que repre­sen­tan a esta y a otras tan­tas fami­lias de la loca­li­dad con meno­res a car­go que se ven des­aten­di­das por la ins­ti­tu­ción has­ta en sus nece­si­da­des más bási­cas, como lo son una ali­men­ta­ción ade­cua­da o el acce­so a una vivien­da digna.

Jun­to a varios árbo­les y la tra­di­cio­nal estre­lla de navi­dad. Se ha ins­ta­la­do esta maña­na un belén vivien­te, don­de María, San José y el Niño Jesús han com­pa­re­ci­do en una tien­da de cam­pa­ña a la entra­da del Ayun­ta­mien­to de Barakaldo.

La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión ha expli­ca­do que con esta pro­tes­ta, en ple­nas fechas navi­de­ñas, ha que­ri­do poner el foco en el inte­rés supe­rior de la menor, recor­dan­do al ayun­ta­mien­to en pri­mer lugar que «per­mi­tir la malnu­tri­ción en niñas y niños lo con­vier­te en cóm­pli­ce de que éstos desa­rro­llen enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res (como el infar­to de mio­car­dio y los acci­den­tes cere­bro­vas­cu­la­res, a menu­do aso­cia­dos a la hiper­ten­sión arte­rial) algu­nos cán­ce­res y dia­be­tes en la edad adul­ta», tal y como ha corro­bo­ra­do la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).

Des­de Berri-Otxoak se ha remar­ca­do que “esta situa­ción ocu­rre ante la inac­ción del equi­po de Gobierno local, for­ma­do por PNV y PSE, que se sigue negan­do a ampliar la par­ti­da des­ti­na­da a las ayu­das de emer­gen­cia, los recur­sos al che­que comi­da y garan­ti­zar una vivien­da dig­na a todas las fami­lias pen­dien­tes de un desahucio”.

Por todos estos moti­vos, des­de Berri-otxoak se ha exi­gi­do al Ayun­ta­mien­to un par­que de vivien­das muni­ci­pa­les para el realo­jo inme­dia­to de las fami­lias pen­dien­tes de un des­alo­jo, la apli­ca­ción del pro­to­co­lo anti­de­sahu­cios acor­da­do entre el Gobierno Vas­co, la aso­cia­ción de muni­ci­pios vas­cos Eudel y el Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial, ade­más del aca­ta­mien­to de las reso­lu­cio­nes del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go o el dic­ta­men del Comi­té de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les de la ONU, que obli­gan a ofer­tar una alter­na­ti­va habi­ta­cio­nal a las fami­lias desahu­cia­das, y más cuan­do estas tie­nen meno­res a cargo.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *