Perú. Mar­cha Nacio­nal 14N: Víc­ti­mas de la repre­sión poli­cial crean aso­cia­ción para exi­gir reparaciones

Luce­ro Ascar­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020

A un mes de las pro­tes­tas del 14 de noviem­bre con­tra el gol­pe de Esta­do, las víc­ti­mas de la vio­len­cia poli­cial aún no reci­ben jus­ti­cia. Los mani­fes­tan­tes heri­dos y sus fami­lia­res se han uni­do para recla­mar al Esta­do por reparaciones.

Hoy una pla­ca en el Cen­tro de Lima con­me­mo­ra a los jóve­nes del Bicen­te­na­rio «quie­nes nos deja­ron la espe­ran­za del ideal de la patria jus­ta, libre, fra­ter­na y demo­crá­ti­ca». Des­pués de un mes de las denun­cias por la repre­sión poli­cial en las pro­tes­tas del 14 de noviem­bre, eso es todo lo que han reci­bi­do las víc­ti­mas: homenajes.

Ade­más de los dos jóve­nes ase­si­na­dos –Inti Sote­lo y Jack Pin­ta­do– se esti­ma que más de 200 per­so­nas resul­ta­ron heri­das. Alre­de­dor de 20 sufrie­ron heri­das de gra­ve­dad. Aun­que ya hay inves­ti­ga­cio­nes en mar­cha, aún no se han iden­ti­fi­ca­do res­pon­sa­bles en la Poli­cía Nacional.

Este lunes, reu­ni­dos en la Pla­za de la Demo­cra­cia, los heri­dos en las pro­tes­tas y sus fami­lia­res anun­cia­ron la crea­ción de la aso­cia­ción Víc­ti­mas del 14N, para recla­mar al Esta­do por jus­ti­cia y reparaciones.

La ‘gene­ra­ción del bicen­te­na­rio’ no reci­be apo­yo del Estado

Albert Ñahui, joven aya­cu­chano de 22 años, fue heri­do por un pro­yec­til de arma de fue­go en las pro­tes­tas del 14 de noviem­bre. El resul­ta­do fue un trau­ma­tis­mo ence­fa­lo­cra­neano gra­ve que ini­cial­men­te lo man­tu­vo en coma. «Has­ta aho­ra no se recu­pe­ra, está en reser­va su caso y podría per­der el ojo izquier­do», expli­ca su madre.

Fri­ne Pérez via­jó a Lima para aten­der a su hijo y actual­men­te tra­ba­ja en lo que pue­de, pues no cuen­ta con una carre­ra pro­fe­sio­nal. Para ella, como a otros fami­lia­res de las víc­ti­mas, es nece­sa­rio que el Esta­do cum­pla con dar­le a los jóve­nes heri­dos una indem­ni­za­ción. «Mi hijo esta­ba pre­pa­rán­do­se en la CEPRE de la Villa­rreal. Yo qui­sie­ra que cuan­do sal­ga de ahí (del hos­pi­tal), estu­die», señala.

El más joven de los mani­fes­tan­tes heri­dos por la Poli­cía es Junior Ban­de­nay, de 19 años. El 14 de noviem­bre, al regre­sar a casa lue­go de las pro­tes­tas, empe­zó a con­vul­sio­nar. Fue dado de alta el 23 de noviem­bre, pero su salud con­ti­núa afec­ta­da. «Has­ta el día de hoy, mi hijo no pue­de lle­var una vida nor­mal. Tien­de a tener con­vul­sio­nes toda­vía «, cuen­ta su madre, Vanes­sa Ramírez.

Este lunes tam­bién estu­vie­ron pre­sen­tes dos mani­fes­tan­tes heri­dos por la Poli­cía hace un mes. Per­so­nas que salie­ron a pro­tes­tar en defen­sa de la demo­cra­cia, y con quie­nes el Gobierno man­tie­ne una deuda.

Gus­ta­vo Moreno, de 39 años, se encuen­tra en mule­tas. Reci­bió sie­te per­di­go­nes de plo­mo y has­ta el momen­to solo le han podi­do extraer tres. «Estoy por empe­zar reha­bi­li­ta­ción, con las otras cua­tro balas aún en el cuer­po. Por su ubi­ca­ción, son más difí­ci­les de sacar», comenta.

Tam­bién Percy Pérez, de 27 años, lle­va en el cuer­po las evi­den­cias de la repre­sión poli­cial. La heri­da de bala que reci­bió en el abdo­men lo obli­ga a lle­var una bol­sa de colos­to­mía. «Varios afec­ta­dos van a tener dis­ca­pa­ci­dad por un lar­go tiem­po y no van a poder tra­ba­jar. Nece­si­ta­mos una repa­ra­ción civil para sol­ven­tar nues­tros gas­tos, medi­ca­men­tos o fisio­te­ra­pia que algu­nos van a tener«, indi­ca.

Inves­ti­ga­ción por muertes

El ase­si­na­to de Inti Sote­lo y Jack Pin­ta­do es inves­ti­ga­do en dis­tin­tas ins­tan­cias, pero no se han difun­di­do de for­ma ofi­cial resul­ta­dos de nin­gu­na de ellas. Pacha Sote­lo, her­mano de Inti, expli­ca que no hay nada públi­co sobre las pes­qui­sas que rea­li­za la Poli­cía. Sin embar­go, saben que el Minis­te­rio Públi­co tie­ne avan­ces, aun­que no lo hayan com­par­ti­do con ellos. «Lo res­pe­ta­mos pero eso no nos qui­ta el dere­cho a exi­gir la ver­dad», señala.

Las cir­cuns­tan­cias de la muer­te de Inti han sido recons­trui­das gra­cias a mate­rial audio­vi­sual envia­do por redes socia­les y reco­pi­la­do por medios de comu­ni­ca­ción. «Gra­cias al pue­blo, pues del Esta­do poco o nada hemos podi­do reci­bir», ase­gu­ra. Como se recuer­da, las cáma­ras de la Muni­ci­pa­li­dad de Lima no resul­ta­ron un gran apor­te pues jus­ta­men­te aque­llas que habrían cap­ta­do las muer­tes, no esta­ban operativas.

Para Pacha Sote­lo, la impor­tan­cia de esta aso­cia­ción de Víc­ti­mas del 14N que uni­fi­ca sus deman­das. Le pare­ce ade­más, una con­ti­nua­ción de la soli­da­ri­dad que se vivió duran­te las pro­tes­tas con­tra el gol­pe de Esta­do. «Nun­ca había vis­to esa unión entre mani­fes­tan­tes. Así no te cono­cie­ran, tra­ta­ban de ayu­dar­te. Acá esta­mos tra­tan­do de hacer es muy simi­lar», explica.

Actual­men­te, con­fir­man la aso­cia­ción unas 50 per­so­nas, entre heri­dos y fami­lia­res. Pacha Sote­lo será uno de los repre­sen­tan­tes de los afec­ta­dos el 14 de noviem­bre, para lle­var sus voces ante auto­ri­da­des del Gobierno y obte­ner la jus­ti­cia que merecen.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *