Esta­dos Uni­dos. El per­ni­cio­so lega­do mili­tar de Trump: De las gue­rras eter­nas a las gue­rras cataclísmicas

Por Michael T. Kla­re, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020. 

Para garan­ti­zar la supe­rio­ri­dad mili­tar de EEUU en las pró­xi­mas déca­das, se incre­men­tó enor­me­men­te la inver­sión en tec­no­lo­gías emer­gen­tes como inte­li­gen­cia arti­fi­cial, robó­ti­ca, hiper­só­ni­ca y ciber­gue­rra.

En el tema mili­tar lo más pro­ba­ble es que se recuer­de a Donald Trump por su insis­ten­cia en poner fin a la par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos en las «gue­rras eter­nas» del siglo XXI: las infruc­tuo­sas, impla­ca­bles y devas­ta­do­ras cam­pa­ñas mili­ta­res empren­di­das por los pre­si­den­tes Bush y Oba­ma en Afga­nis­tán, Irak, Siria y Somalia.

Des­pués de todo, como can­di­da­to, Trump se com­pro­me­tió a traer las tro­pas esta­dou­ni­den­ses a casa des­de esas temi­das zonas de gue­rra y, en sus últi­mos días en el car­go, ha pro­me­ti­do hacer al menos la mayor par­te del camino hacia ese obje­ti­vo. La obse­sión del pre­si­den­te por este tema (y la opo­si­ción de sus pro­pios gene­ra­les y otros fun­cio­na­rios sobre el tema) ha gene­ra­do una gran can­ti­dad de cober­tu­ra mediá­ti­ca y le ha hecho ser que­ri­do por sus par­ti­da­rios ais­la­cio­nis­tas. Sin embar­go, por muy intere­san­te que sea, esta foca­li­za­ción en las reti­ra­das tar­días de tro­pas de Trump oscu­re­ce un aspec­to mucho más sig­ni­fi­ca­ti­vo de lega­do mili­tar: la con­ver­sión del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se de una fuer­za anti­te­rro­ris­ta glo­bal en una dise­ña­da para luchar en una gue­rra total, cata­clís­mi­ca y poten­cial­men­te nuclear con Chi­na y /​o Rusia.

La gen­te rara vez se da cuen­ta de que el enfo­que de Trump hacia la polí­ti­ca mili­tar siem­pre ha sido de dos caras. Inclu­so cuan­do denun­ció repe­ti­da­men­te el fra­ca­so de sus pre­de­ce­so­res en aban­do­nar esas inter­mi­na­bles gue­rras de con­tra­in­sur­gen­cia, lamen­tó su pre­sun­to des­cui­do de las fuer­zas arma­das regu­la­res de Esta­dos Uni­dos y pro­me­tió gas­tar lo que fue­ra nece­sa­rio para «res­tau­rar» su fuer­za de com­ba­te. «En una admi­nis­tra­ción Trump», decla­ró en un dis­cur­so de cam­pa­ña de sep­tiem­bre de 2016 sobre segu­ri­dad nacio­nal, las prio­ri­da­des mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos se rever­ti­rían, con una reti­ra­da de las «gue­rras inter­mi­na­bles en las que esta­mos atra­pa­dos aho­ra» y la res­tau­ra­ción de «nues­tra incues­tio­na­ble fuer­za militar».

Una vez en el car­go, actuó para lle­var a cabo esa mis­ma agen­da, dan­do ins­truc­cio­nes a sus repre­sen­tan­tes, una suce­sión de ase­so­res de segu­ri­dad nacio­nal y secre­ta­rios de defen­sa, para que comen­za­ran las reti­ra­das de tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Irak y Afga­nis­tán (aun­que acor­dó por un tiem­po aumen­tar los nive­les de tro­pas en Afga­nis­tán), pre­sen­tan­do a la vez pre­su­pues­tos de defen­sa cada vez mayo­res. Los gas­tos anua­les del Pen­tá­gono aumen­ta­ron cada año entre 2016 y 2020, pasan­do de 580 mil millo­nes de dóla­res al comien­zo de su admi­nis­tra­ción a 713 mil millo­nes al final, con gran par­te de ese incre­men­to diri­gi­do a la adqui­si­ción de arma­men­to avan­za­do. Se incor­po­ra­ron miles de millo­nes adi­cio­na­les al pre­su­pues­to del Depar­ta­men­to de Ener­gía para la adqui­si­ción de nue­vas armas nuclea­res y la «moder­ni­za­ción» a gran esca­la del arse­nal nuclear del país.

Sin embar­go, mucho más impor­tan­te que ese aumen­to en el gas­to en armas fue el cam­bio de estra­te­gia que lo acom­pa­ñó. La pos­tu­ra mili­tar que el pre­si­den­te Trump here­dó de la admi­nis­tra­ción Oba­ma se cen­tró en luchar la Gue­rra Glo­bal con­tra el Terro­ris­mo (Glo­bal War on Terror-GWOT), una lucha ago­ta­do­ra e inter­mi­na­ble para iden­ti­fi­car, ras­trear y des­truir a los faná­ti­cos anti­oc­ci­den­ta­les en áreas remo­tas de Asia, Áfri­ca y Medio Orien­te. La pos­tu­ra que está legan­do a Joe Biden se cen­tra casi por com­ple­to en derro­tar a Chi­na y Rusia en futu­ros con­flic­tos de «alto nivel» libra­dos direc­ta­men­te con­tra esos dos paí­ses, com­ba­tes que sin duda invo­lu­cra­rían armas con­ven­cio­na­les de alta tec­no­lo­gía a una esca­la asom­bro­sa y que fácil­men­te podrían des­en­ca­de­nar una gue­rra nuclear.

De la GWOT a la GPC (Great Power Competition)

Es impo­si­ble exa­ge­rar la impor­tan­cia del cam­bio del Pen­tá­gono de una estra­te­gia diri­gi­da a luchar con­tra ban­das rela­ti­va­men­te peque­ñas de mili­tan­tes a una diri­gi­da a luchar con­tra las fuer­zas mili­ta­res de Chi­na y Rusia en las peri­fe­rias de Eurasia.

La pri­me­ra impli­ca el des­plie­gue de tro­pas dis­per­sas de infan­te­ría y uni­da­des de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les res­pal­da­das por avio­nes de patru­lla y dro­nes arma­dos con misi­les; la otra pre­vé la impli­ca­ción de múl­ti­ples por­ta­avio­nes, escua­dro­nes de com­ba­te, bom­bar­de­ros con capa­ci­dad nuclear y divi­sio­nes blin­da­das. De mane­ra simi­lar, en los años de GWOT, gene­ral­men­te se asu­mió que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses se enfren­ta­rían a adver­sa­rios en gran par­te arma­dos con armas de infan­te­ría lige­ra y bom­bas case­ras, y no, como en cual­quier gue­rra futu­ra con Chi­na o Rusia, a un enemi­go equi­pa­do con tan­ques, avio­nes, misi­les avan­za­dos, bar­cos y una gama com­ple­ta de muni­cio­nes nucleares.

Este cam­bio de pers­pec­ti­va del con­tra­te­rro­ris­mo a lo que, en estos años, se cono­ce en Washing­ton como «Great Power Com­pe­ti­tion ‑Com­pe­ti­ción de gran­des poten­cias» o GPC, se arti­cu­ló ofi­cial­men­te por pri­me­ra vez en la Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal del Pen­tá­gono de febre­ro de 2018. «El desa­fío cen­tral para la pros­pe­ri­dad y la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos», insistió,»es el resur­gi­mien­to de una com­pe­ten­cia estra­té­gi­ca a lar­go pla­zo con­tra lo cla­si­fi­ca­do por la Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal como poten­cias revi­sio­nis­tas», una fór­mu­la para desig­nar a Chi­na y a Rusia. (El docu­men­to uti­li­zó unas raras cur­si­vas para sub­ra­yar la impor­tan­cia de esta terminología).

Para el Depar­ta­men­to de Defen­sa y los ser­vi­cios mili­ta­res, esto sig­ni­fi­có solo una cosa: a par­tir de ese momen­to, gran par­te de lo que hicie­ran esta­ría diri­gi­do a pre­pa­rar­se para luchar y derro­tar a Chi­na y /​o Rusia en un con­flic­to de alta inten­si­dad. Como dijo el secre­ta­rio de Defen­sa Jim Mat­tis al Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos del Sena­do en abril, «la Estra­te­gia de Defen­sa Nacio­nal 2018 pro­por­cio­na una direc­ción estra­té­gi­ca cla­ra para que el ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos recu­pe­re una era de obje­ti­vos estra­té­gi­cos … Aun­que el Depar­ta­men­to con­ti­núa pro­si­guien­do la cam­pa­ña con­tra los terro­ris­tas , la com­pe­ten­cia estra­té­gi­ca a lar­go pla­zo, no el terro­ris­mo, es aho­ra el enfo­que prin­ci­pal de la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Unidos».

Sien­do este el caso, agre­gó Mat­tis, las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos ten­drían que ser com­ple­ta­men­te reequi­pa­das con nue­vas armas des­ti­na­das al com­ba­te de alta inten­si­dad con­tra adver­sa­rios bien arma­dos. «Nues­tras fuer­zas arma­das siguen sien­do com­pe­ten­tes, pero nues­tra ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va se ha ero­sio­na­do en todos los domi­nios de la gue­rra», seña­ló. «La com­bi­na­ción de la evo­lu­ción rápi­da de la tec­no­lo­gía [y] el impac­to nega­ti­vo en la pre­pa­ra­ción mili­tar resul­tan­te del perío­do de com­ba­te con­ti­nuo más lar­go en la his­to­ria de nues­tra nación [ha] crea­do un ejér­ci­to sobre­car­ga­do y con recur­sos insu­fi­cien­tes». En res­pues­ta, debe­mos «ace­le­rar los pro­gra­mas de moder­ni­za­ción en un esfuer­zo sos­te­ni­do para con­so­li­dar nues­tra ven­ta­ja competitiva».

En ese mis­mo tes­ti­mo­nio, Mat­tis expu­so las prio­ri­da­des de adqui­si­cio­nes que des­de enton­ces han regi­do la pla­ni­fi­ca­ción mien­tras el ejér­ci­to bus­ca «con­so­li­dar» su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Pri­me­ro vie­ne la «moder­ni­za­ción» de las capa­ci­da­des de armas nuclea­res de la nación, inclui­dos sus sis­te­mas de man­do, con­trol y comu­ni­ca­cio­nes nuclea­res; lue­go, la expan­sión de la Mari­na a tra­vés de la adqui­si­ción de un núme­ro asom­bro­so de buques de super­fi­cie y sub­ma­ri­nos adi­cio­na­les, jun­to con la moder­ni­za­ción de la Fuer­za Aérea, median­te la adqui­si­ción ace­le­ra­da de avio­nes de com­ba­te avan­za­dos; final­men­te, para garan­ti­zar la supe­rio­ri­dad mili­tar del país en las pró­xi­mas déca­das, se incre­men­tó enor­me­men­te la inver­sión en tec­no­lo­gías emer­gen­tes como inte­li­gen­cia arti­fi­cial , robó­ti­ca , hiper­só­ni­ca y ciberguerra.

Estas prio­ri­da­des ya han sido inte­gra­das en el pre­su­pues­to mili­tar y rigen la pla­ni­fi­ca­ción del Pen­tá­gono. En febre­ro pasa­do, al pre­sen­tar su pro­yec­to de pre­su­pues­to para el año fis­cal (AF) 2021, por ejem­plo, el Depar­ta­men­to de Defen­sa afir­mó : «El pre­su­pues­to del AF 2021 apo­ya la imple­men­ta­ción irre­ver­si­ble de la Estra­te­gia de Defen­sa Nacio­nal (NDS), que orien­ta la toma de deci­sio­nes del Depar­ta­men­to en la rede­fi­ni­ción de las prio­ri­da­des de los recur­sos y el des­pla­za­mien­to de las inver­sio­nes a fin de pre­pa­rar un futu­ro com­ba­te poten­cial de alto nivel”. Esta visión de pesa­di­lla, en otras pala­bras, es el futu­ro mili­tar que el pre­si­den­te Trump deja­rá a la admi­nis­tra­ción Biden.

La Mari­na a la cabeza

Des­de el prin­ci­pio, Donald Trump ha pues­to el acen­to en la expan­sión de la Mari­na como un obje­ti­vo pri­mor­dial. «Cuan­do Ronald Reagan dejó el car­go, nues­tra Arma­da tenía 592 navíos … Hoy, la Arma­da tie­ne solo 276 navíos», lamen­tó en ese dis­cur­so de cam­pa­ña de 2016. Una de sus pri­me­ras prio­ri­da­des como pre­si­den­te, afir­mó, sería recu­pe­rar su fuer­za. «Cons­trui­re­mos una Mari­na de 350 buques de super­fi­cie y sub­ma­ri­nos», pro­me­tió. Una vez en el car­go, la «Mari­na de 350 buques» (lue­go aumen­ta­da a 355 buques) se con­vir­tió en un mantra.

Al poner el acen­to en una gran flo­ta, Trump ha sido influen­cia­do has­ta cier­to pun­to por el puro espec­tácu­lo de los gran­des buques de gue­rra moder­nos, espe­cial­men­te los por­ta­avio­nes con sus dece­nas de avio­nes de com­ba­te. «Nues­tros por­ta­avio­nes son la pie­za cen­tral del pode­río mili­tar esta­dou­ni­den­se en el extran­je­ro», insis­tió mien­tras visi­ta­ba el por­ta­avio­nes casi ter­mi­na­do, el USS Gerald R. Ford, en mar­zo de 2017. «Hoy esta­mos aquí en un terreno de cua­tro acres y medio de poder de com­ba­te y terri­to­rio sobe­rano de Esta­dos Uni­dos, como no hay otro … no hay com­pe­ten­cia fren­te a este navío «.

Como era de espe­rar, los altos fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono abra­za­ron la visión de la gran Mari­na del pre­si­den­te con un entu­sias­mo mani­fies­to. La razón: ven a Chi­na como su adver­sa­rio núme­ro uno y creen que cual­quier con­flic­to futu­ro con ese país se libra­rá en gran medi­da des­de el Océano Pací­fi­co y los mares cer­ca­nos, sien­do esa la úni­ca for­ma prác­ti­ca de con­cen­trar el poder de fue­go de Esta­dos Uni­dos con­tra las cada vez más refor­za­das defen­sas cos­te­ras de China.

El enton­ces secre­ta­rio de Defen­sa Mark T. Esper expre­só bien esta pers­pec­ti­va cuan­do, en sep­tiem­bre, con­si­de­ró a Pekín el «prin­ci­pal com­pe­ti­dor estra­té­gi­co» del Pen­tá­gono y la región del Indo-Pací­fi­co su «tea­tro prio­ri­ta­rio» en la pla­ni­fi­ca­ción de gue­rras futu­ras. Las aguas de esa región, sugi­rió, repre­sen­tan «el epi­cen­tro de la com­pe­ten­cia de las gran­des poten­cias con Chi­na» y, por lo tan­to, fue­ron tes­ti­gos de un com­por­ta­mien­to cada vez más pro­vo­ca­dor por par­te de las uni­da­des aéreas y nava­les chi­nas. Ante tal acti­vi­dad des­es­ta­bi­li­za­do­ra, «los Esta­dos Uni­dos deben estar lis­tos para disua­dir los con­flic­tos y, si es nece­sa­rio, luchar y ganar en el mar».

En ese dis­cur­so, Esper dejó cla­ro que la Mari­na de los Esta­dos Uni­dos sigue sien­do muy supe­rior a su con­tra­par­te chi­na. No obs­tan­te, afir­mó, «Debe­mos man­te­ner­nos a la van­guar­dia; debe­mos man­te­ner nues­tra supe­rio­ri­dad; y segui­re­mos cons­tru­yen­do bar­cos moder­nos para ase­gu­rar­nos de seguir sien­do la mejor mari­na del mundo».

Aun­que Trump des­pi­dió a Esper el 9 de noviem­bre por, entre otras cosas, resis­tir­se a las deman­das de la Casa Blan­ca de ace­le­rar la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Irak y Afga­nis­tán, el enfo­que del exse­cre­ta­rio de Defen­sa de luchar con­tra Chi­na des­de el Pací­fi­co y los mares adya­cen­tes sigue estan­do pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en el pen­sa­mien­to estra­té­gi­co del Pen­tá­gono y será un lega­do de los años de Trump. En apo­yo de tal polí­ti­ca, ya se han com­pro­me­ti­do miles de millo­nes de dóla­res para la cons­truc­ción de nue­vos bar­cos de super­fi­cie y sub­ma­ri­nos, lo que garan­ti­za que ese lega­do per­sis­ti­rá duran­te años, inclu­so decenios.

Haz como Pat­ton: gol­pea pro­fun­do, gol­pea fuerte

Trump dijo poco sobre lo que se debe­ría hacer res­pec­to a las fuer­zas terres­tres esta­dou­ni­den­ses duran­te la cam­pa­ña de 2016, excep­to para indi­car que las que­ría aún más gran­des y mejor equi­pa­das. Lo que sí hizo, sin embar­go, fue hablar de su admi­ra­ción por los gene­ra­les del Ejér­ci­to de la Segun­da Gue­rra Mun­dial cono­ci­dos por sus tác­ti­cas de bata­lla agre­si­vas. «Era faná­ti­co de Dou­glas MacArthur. Era faná­ti­co de Geor­ge Pat­ton», le dijo a Mag­gie Haber­man y David San­ger del New York Times en mar­zo. «Si tuvié­ra­mos a Dou­glas MacArthur hoy o si tuvié­ra­mos a Geor­ge Pat­ton hoy y si tuvié­ra­mos un pre­si­den­te que les per­mi­tie­ra hacer lo suyo, no ten­drías a ISIS (el Esta­do Islá­mi­co), ¿okay?»

El res­pe­to de Trump por el gene­ral Pat­ton ha demos­tra­do ser espe­cial­men­te suge­ren­te en una nue­va era de com­pe­ten­cia entre gran­des poten­cias, mien­tras las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y de la OTAN se pre­pa­ran nue­va­men­te para enfren­tar­se a ejér­ci­tos terres­tres bien equi­pa­dos en el con­ti­nen­te euro­peo, tal como lo hicie­ron duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial. En aquel enton­ces, fue al cuer­po de tan­ques de la Ale­ma­nia nazi al que los pro­pios tan­ques de Pat­ton se enfren­ta­ron en el fren­te occi­den­tal. Hoy, las fuer­zas de Esta­dos Uni­dos y la OTAN se enfren­tan a los ejér­ci­tos mejor equi­pa­dos de Rusia en Euro­pa del Este a lo lar­go de una línea que se extien­de des­de las repú­bli­cas bál­ti­cas y Polo­nia en el nor­te has­ta Ruma­nia en el sur. Si esta­lla­ra una gue­rra con Rusia, es pro­ba­ble que gran par­te de los com­ba­tes ocu­rrie­ran a lo lar­go de esta línea, con uni­da­des de la fuer­za prin­ci­pal de ambos lados invo­lu­cra­dos en com­ba­tes fron­ta­les de alta intensidad.

Des­de que ter­mi­nó la Gue­rra Fría en 1991 con la implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca, los estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses habían dedi­ca­do poca aten­ción al com­ba­te terres­tre de alta inten­si­dad con­tra un adver­sa­rio bien equi­pa­do en Euro­pa. Aho­ra, con el aumen­to de las ten­sio­nes Este-Oes­te y las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses con­fron­ta­das nue­va­men­te a enemi­gos poten­cia­les bien arma­dos en lo que pare­ce cada vez más una ver­sión mili­tar de la Gue­rra Fría, ese pro­ble­ma está reci­bien­do mucha más atención.

Esta vez, sin embar­go, las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses se enfren­tan a un entorno de com­ba­te muy dife­ren­te. En los años de la Gue­rra Fría, los estra­te­gas occi­den­ta­les gene­ral­men­te ima­gi­na­ron una com­pe­ten­cia de fuer­za bru­ta en la que nues­tros tan­ques y arti­lle­ría lucha­rían con­tra los suyos a lo lar­go de cien­tos de kiló­me­tros de líneas del fren­te has­ta que un ban­do u otro se ago­ta­ra por com­ple­to y no tuvie­ra más reme­dio que pedir la paz (o pro­vo­car una catás­tro­fe nuclear global).

Los estra­te­gas de hoy, sin embar­go, ima­gi­nan una gue­rra mucho más mul­ti­di­men­sio­nal (o «mul­ti­do­mi­nio») que se extien­de al aire y tam­bién a las zonas de reta­guar­dia, así como al espa­cio y al ciber­es­pa­cio. En un entorno así, han lle­ga­do a creer que el ven­ce­dor ten­drá que actuar con rapi­dez, dan­do gol­pes para­li­zan­tes a lo que lla­man las capa­ci­da­des C3I del enemi­go (coman­do, con­trol, comu­ni­ca­cio­nes e inte­li­gen­cia) en cues­tión de días, o inclu­so horas. Solo enton­ces las pode­ro­sas uni­da­des blin­da­das podrían ata­car pro­fun­da­men­te el terri­to­rio enemi­go y, al esti­lo de Pat­ton, ase­gu­rar una derro­ta rusa.

El ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos ha eti­que­ta­do esta estra­te­gia como «all-domain war­fa­re ‑gue­rra de todos los domi­nios» y supo­ne que Esta­dos Uni­dos de hecho domi­na­rán el espa­cio, el ciber­es­pa­cio, el espa­cio aéreo y el espec­tro elec­tro­mag­né­ti­co. En una futu­ra con­fron­ta­ción con las fuer­zas rusas en Euro­pa, según esta­ble­ce la doc­tri­na, el poder aéreo esta­dou­ni­den­se bus­ca­ría el con­trol del espa­cio aéreo sobre el cam­po de bata­lla, mien­tras usa misi­les guia­dos para des­truir los sis­te­mas de radar rusos, las bate­rías de misi­les y sus ins­ta­la­cio­nes C3I. El Ejér­ci­to de tie­rra lle­va­ría a cabo ata­ques simi­la­res uti­li­zan­do una nue­va gene­ra­ción de sis­te­mas de arti­lle­ría de lar­go alcan­ce y misi­les balís­ti­cos. Solo cuan­do las capa­ci­da­des defen­si­vas de Rusia se degra­da­ran por com­ple­to, ese Ejér­ci­to con­ti­nua­ría con un asal­to terres­tre, al esti­lo de Patton.

Esté pre­pa­ra­do para luchar con armas nucleares

Como ima­gi­nan los estra­te­gas de alto nivel del Pen­tá­gono, es pro­ba­ble que cual­quier con­flic­to futu­ro con Chi­na o Rusia impli­que un com­ba­te inten­so y total en tie­rra, mar y aire des­ti­na­do a des­truir la infra­es­truc­tu­ra mili­tar crí­ti­ca de un enemi­go en las pri­me­ras horas o, como mucho, días de bata­lla, abrien­do el camino para una rápi­da inva­sión esta­dou­ni­den­se del terri­to­rio enemi­go. Esto pare­ce una estra­te­gia gana­do­ra, pero solo si posee todas las ven­ta­jas en arma­men­to y tec­no­lo­gía. Si no, ¿enton­ces qué? Este es el dile­ma que enfren­tan los estra­te­gas chi­nos y rusos cuyas fuer­zas no están a la altu­ra de las esta­dou­ni­den­ses. Si bien su pro­pia pla­ni­fi­ca­ción de gue­rra sigue sien­do, has­ta la fecha, un mis­te­rio, es difí­cil no ima­gi­nar que los equi­va­len­tes chi­nos y rusos del alto man­do del Pen­tá­gono refle­xio­nen sobre la posi­bi­li­dad de una res­pues­ta nuclear a cual­quier asal­to esta­dou­ni­den­se con­tra sus ejér­ci­tos y sus territorios.

El examen de la lite­ra­tu­ra mili­tar rusa dis­po­ni­ble ha lle­va­do a algu­nos ana­lis­tas occi­den­ta­les a con­cluir que Rusia de hecho está aumen­tan­do su depen­den­cia de las armas nuclea­res «tác­ti­cas» para ani­qui­lar a las fuer­zas supe­rio­res de Esta­dos Uni­dos /​OTAN antes de que se pue­da mon­tar una inva­sión de su país (como en el siglo pre­ce­den­te, las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses se basa­ron en ese arma­men­to para evi­tar una posi­ble inva­sión sovié­ti­ca de Euro­pa occi­den­tal). De hecho, ana­lis­tas mili­ta­res rusos han publi­ca­do artícu­los que explo­ran esa opción, a veces des­cri­ta con la expre­sión «esca­lar para deses­ca­lar» (un nom­bre inapro­pia­do si algu­na vez hubo uno), aun­que ofi­cia­les mili­ta­res rusos nun­ca han dis­cu­ti­do abier­ta­men­te tales tác­ti­cas. Aún así, la admi­nis­tra­ción Trump ha cita­do esa lite­ra­tu­ra no ofi­cial como evi­den­cia de los pla­nes rusos de emplear armas nuclea­res tác­ti­cas en una futu­ra con­fron­ta­ción Este-Oes­te y la ha uti­li­za­do para jus­ti­fi­car la adqui­si­ción de nue­vas armas esta­dou­ni­den­ses de este tipo.

«La estra­te­gia y doc­tri­na rusas… eva­lúan erró­nea­men­te que la ame­na­za de una esca­la­da nuclear o el pri­mer uso real de armas nuclea­res ser­vi­ría para ‘deses­ca­lar’ un con­flic­to en tér­mi­nos favo­ra­bles para Rusia», afir­ma la Nuclear Posture Review (Revi­sión de la Pos­tu­ra Nuclear) de 2018 de la admi­nis­tra­ción . «Para corre­gir cual­quier per­cep­ción erró­nea rusa de la ven­ta­ja … el pre­si­den­te debe tener una gama de opcio­nes [nuclea­res] limi­ta­das y gra­dua­das, inclui­da una varie­dad de medios de lan­za­mien­to y fuer­za explo­si­va equi­va­len­te». En apo­yo de tal polí­ti­ca, esa revi­sión pidió la intro­duc­ción de dos nue­vos tipos de muni­cio­nes nuclea­res: una oji­va de «bajo ren­di­mien­to» (lo que sig­ni­fi­ca que podría, por ejem­plo, pul­ve­ri­zar el Bajo Manhat­tan sin des­truir toda la ciu­dad de Nue­va York) para un misil balís­ti­co Tri­dent lan­za­do des­de un sub­ma­rino y un nue­vo misil de cru­ce­ro con armas nuclea­res lan­za­do des­de el mar .

Como en muchos de los desa­rro­llos des­cri­tos ante­rior­men­te, esta ini­cia­ti­va de Trump resul­ta­rá difí­cil de rever­tir en los años de Biden. Des­pués de todo, las pri­me­ras oji­vas de bajo ren­di­mien­to W76‑2 ya salie­ron de las líneas de mon­ta­je, se ins­ta­la­ron en misi­les y aho­ra están des­ple­ga­das en los sub­ma­ri­nos Tri­dent en el mar. Es de supo­ner que éstos podrían ser reti­ra­dos del ser­vi­cio y des­man­te­la­dos, pero esto rara vez ha ocu­rri­do en la his­to­ria mili­tar recien­te y, para hacer­lo, un nue­vo pre­si­den­te ten­dría que ir en con­tra de su pro­pio alto man­do mili­tar. Aún más difí­cil sería negar el fun­da­men­to estra­té­gi­co detrás de su des­plie­gue. Duran­te los años de Trump, la idea de que las armas nuclea­res podrían usar­se como armas de gue­rra ordi­na­rias en futu­ros con­flic­tos entre gran­des poten­cias se ha arrai­ga­do pro­fun­da­men­te en el pen­sa­mien­to del Pen­tá­gono y borrar­la no será una tarea fácil.

En medio de las dis­cu­sio­nes sobre la reti­ra­da de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses de Afga­nis­tán, Irak, Siria y Soma­lia, en medio de los des­pi­dos y reem­pla­zos repen­ti­nos de líde­res civi­les en el Pen­tá­gono, el lega­do más sig­ni­fi­ca­ti­vo de Donald Trump, el que podría con­du­cir no a más gue­rras eter­nas, sino a un desas­tre eterno — ha pasa­do casi des­aper­ci­bi­do en los medios de comu­ni­ca­ción y en los círcu­los polí­ti­cos de Washington.

Las y los par­ti­da­rios de la nue­va admi­nis­tra­ción e inclu­so las y los miem­bros del círcu­lo inme­dia­to de Biden (aun­que no se tra­te de sus nom­bra­mien­tos reales para los pues­tos de segu­ri­dad nacio­nal) han pre­sen­ta­do algu­nas ideas con­mo­ve­do­ras sobre la trans­for­ma­ción de la polí­ti­ca mili­tar esta­dou­ni­den­se, inclui­da la reduc­ción del papel que jue­ga la fuer­za mili­tar en las rela­cio­nes exte­rio­res de Esta­dos Uni­dos y la redis­tri­bu­ción de algu­nos fon­dos mili­ta­res para otros fines, como luchar con­tra Covid-19.

Tales ideas son bien­ve­ni­das, pero la prin­ci­pal prio­ri­dad del pre­si­den­te Biden en el área mili­tar debe ser cen­trar­se en el ver­da­de­ro lega­do mili­tar de Trump, el que nos ha pues­to en direc­ción a una gue­rra con Chi­na y Rusia, y hacer todo lo que esté a su alcan­ce para guiar­nos en una direc­ción más segu­ra y pru­den­te. De lo con­tra­rio, la expre­sión «gue­rra eter­na» podría adqui­rir un sig­ni­fi­ca­do nue­vo y mucho más sombrío.

Fuen­te: Kaos en la red – Michael T. Kla­re es pro­fe­sor sobre estu­dios de paz y segu­ri­dad mun­dial en el Ham­pshi­re Colle­ge en Amherst, Mas­sa­chu­setts. Su libro más recien­te es «The Race for What’s Left: The Glo­bal Scram­ble for the World’s Last Resour­ces (La carre­ra por lo que que­da: la lucha mun­dial por los últi­mos recur­sos del mun­do) » (2012).

Tra­duc­ción: Faus­tino Egu­be­rri para vien­to sur

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *