Eco­lo­gía Social. Vie­nen por el agua

Por Mar­ce­lo Val­ko, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de diciem­bre de 2020.

I Ren­ta­ble o sus­ten­ta­ble. Hoy en día pare­ce que solo exis­ten dos tipos de sis­te­mas eco­nó­mi­cos, uno de mer­ca­do que se auto­de­no­mi­na libre y el otro es un sis­te­ma pla­ni­fi­ca­do por el Esta­do lla­ma­do socia­lis­ta, ambos pue­den tener varia­cio­nes más o menos rígi­das. En cam­bio la his­to­ria ame­ri­ca­na nos demues­tra que las cul­tu­ras andi­nas se regían por una moda­li­dad eco­nó­mi­ca dife­ren­te: la reci­pro­ci­dad Estado/​comunidades. Recuer­do que hace ya muchos años via­jan­do en el vie­jo tren Juliaca/​Cuzco man­tu­ve una con­ver­sa­ción con un joven eco­no­mis­ta mexi­cano sobre la ande­ne­ría para cul­ti­vos que se apre­cian duran­te el tra­yec­to que repre­sen­tan millo­nes de hora/​hombre de tra­ba­jo emplea­dos para rea­li­zar seme­jan­te obra de inge­nie­ría que pese a los siglos de aban­dono des­pués de la Con­quis­ta se man­tie­nen fir­mes en las lade­ras de los cerros en una región de acti­vi­dad sís­mi­ca. El eco­no­mis­ta libe­ral ase­gu­ra­ba que en la actua­li­dad seme­jan­te inver­sión de fuer­za de tra­ba­jo para crear esa ande­ne­ría no sería ren­ta­ble. Lo con­fron­té ase­gu­ran­do que en aquel momen­to se pudo y fun­cio­nó de modo sus­ten­ta­ble y las prue­bas las tenía­mos miran­do por la ven­ta­ni­lla del tren y en las mis­mas cró­ni­cas de quie­nes des­tru­ye­ron ese mun­do y que aun así se mara­vi­lla­ron del sis­te­ma incai­co que inclu­so tenían depó­si­tos (col­cas) pre­vien­do ham­bru­nas por malas cose­chas. Obvio el neo­li­be­ral retru­có. Se enre­dó en expli­ca­cio­nes, dio infi­ni­dad de vuel­tas, recu­rrió a Adam Smith y aca­bó refu­gia­do en Mil­ton Fried­man para ter­mi­nar dicien­do algo como: “si, pero no…”. Entre tan­to, la ande­ne­ría andi­na que uti­li­zó sabia­men­te las lade­ras de las mon­ta­ñas como archi­pié­la­gos hori­zon­ta­les, es decir como islas de cul­ti­vos deter­mi­na­dos de acuer­do a la tem­pe­ra­tu­ra reque­ri­da, plan­tan­do aba­jo cul­ti­vos que nece­si­ta­ban más calor (maíz) y arri­ba los que resis­tían las bajas tem­pe­ra­tu­ras (papas) como si fue­ra una inmen­sa gón­do­la de un super­mer­ca­do ver­ti­cal con­ti­nua­ba allí desa­fian­do al pre­su­mi­do adlá­te­re de Friedman.

II Ofer­ta y deman­da. El actual sis­te­ma eco­nó­mi­co se rige por la mano invi­si­ble del mer­ca­do y su ley supre­ma de ofer­ta y deman­da. A mayor deman­da de un bien el pre­cio se incre­men­ta, a mayor ofer­ta el valor des­cien­de. Y así nos ente­ra­mos del con­tra­sen­ti­do que pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios opten por aban­do­nar par­te de su cose­cha para que el valor no se des­plo­me algo que hubie­ra espan­ta­do a los andi­nos. ¿No levan­tar cose­chas? ¿Des­truir ali­men­tos? Se tra­ta de un sis­te­ma per­ver­so don­de no cuen­ta la sen­sa­tez huma­na sino la tasa la ganan­cia y eso expli­ca que tan­tos pro­duc­to­res se rego­ci­jan por con las malas cose­chas de otros y expli­ca las fluc­tua­cio­nes por ejem­plo de la soja o cuan­do se des­ata una cri­sis en el Gol­fo Pér­si­co cau­san­do inquie­tud por un posi­ble des­abas­te­ci­mien­to de petró­leo su valor se incre­men­ta. Es sim­ple. No es nece­sa­rio cur­sar un semi­na­rio en la Escue­la de Chica­go con su men­tor que fue pre­mia­do con el Nobel de Eco­no­mía…. Tal sis­te­ma tie­ne algu­nos pun­tos neu­rál­gi­cos, ver­da­de­ras cate­dra­les del capi­tal como Wall Street o la Bol­sa de Tokio don­de coti­zan dis­tin­tas accio­nes (gra­nos, ace­ro, oro etc.) y obvio los pape­les de dis­tin­tas com­pa­ñías. En EEUU exis­te una segun­da bol­sa de valo­res auto­ma­ti­za­da y elec­tró­ni­ca lla­ma­do Nas­daq que esta­ble­ce dis­tin­tos índi­ces, es decir un valor para los pro­duc­tos. El 8 de diciem­bre fecha en que la que muchas fami­lias arman el arbo­li­to navi­de­ño, comen­zó a coti­zar en el mer­ca­do a futu­ro de Wall Street un recur­so común como el agua. Gene­ra­ron un títu­lo, un acti­vo finan­cie­ro no para el agua en si mis­ma sino sobre los dere­chos de su uso que es toda­vía peor. Los devo­tos del sis­te­ma salie­ron de inme­dia­to a dar loas y víto­res ase­gu­ran­do que es una muy bue­na noti­cia ya que pue­de ser una herra­mien­ta de con­ser­va­ción del recur­so que per­mi­ti­rá una ges­tión efi­cien­te del mismo.

III El cam­bio cli­má­ti­co. El efec­to inver­na­de­ro que cau­sa el calen­ta­mien­to del pla­ne­ta envía seña­les inquie­tan­tes sobre el aumen­to del estrés hídri­co crea­do por los mis­mos que solo tie­nen anteo­je­ras para tra­du­cir los acon­te­ci­mien­tos del mun­do en el mani­queís­mo de ofer­ta y deman­da. Son los mis­mos que fes­te­jan el ingre­so del agua como títu­lo finan­cie­ro ya que en lugar de per­ci­bir un desas­tre en cier­nes ven un cam­po muy pro­pi­cio. Algu­nos ejem­plos actua­les. El este de Aus­tra­lia expe­ri­men­ta una sequía de la que no se tie­ne memo­ria, el avan­ce de la ari­dez al sur del Saha­ra sobre la fran­ja del Shael es cons­tan­te, la deser­ti­fi­ca­ción de Cali­for­nia se acre­cien­ta al igual que en el sudes­te espa­ñol y con la expan­sión del lími­te de desier­to de Ata­ca­ma. La mega sequía que pade­ce Chi­le la mayor des­de que se tie­nen regis­tros lle­vó a que el Par­la­men­to dis­cu­ta una refor­ma al Códi­go de Aguas para cam­biar el mode­lo de ges­tión que fue esta­ble­ci­da en 1981 por Pino­chet. Duran­te este año 2020 has­ta el río Para­ná el segun­do rio en exten­sión y cau­dal de Amé­ri­ca expe­ri­men­tó una alar­man­te baja en su nivel. El cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­có una dis­mi­nu­ción de pre­ci­pi­ta­cio­nes en la cuen­ca supe­rior. La sequía afec­tó el flu­jo de los afluen­tes cau­san­do ade­más una con­trac­ción de los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos y has­ta las Cata­ra­tas del Igua­zú pre­sen­ta­ron un pano­ra­ma deso­la­dor. La foto que ilus­tra esta nota la obtu­ve en el nor­te de La Rio­ja don­de las cró­ni­cas men­cio­nan exten­sos bos­ques de alga­rro­bo… Ten­ga­mos en cuen­ta que ni siquie­ra toca­mos el tema de la con­ta­mi­na­ción por agro­quí­mi­cos y que más del 80% de aguas resi­dua­les de la acti­vi­dad domés­ti­ca, indus­trial y comer­cial regre­san al eco­sis­te­ma sin nin­gún tra­ta­mien­to. En defi­ni­ti­va la esca­sez de agua apta para el con­su­mo humano lle­va a que coti­ce en la Bolsa…

IV Datos alar­man­tes. De acuer­do a estu­dios de la ONU, casi dos mil millo­nes de seres huma­nos habi­tan en regio­nes que pre­sen­tan pro­ce­sos de deser­ti­fi­ca­ción y tie­nen gra­ves pro­ble­mas para acce­der al agua. Como demues­tra lo que ocu­rre en Sudán, Níger o Chad ade­más de los con­flic­tos regio­na­les millo­nes de per­so­nas comien­zan a des­pla­zar­se para con­se­guir un míni­mo acce­so al agua. A su vez el estrés hídri­co gene­ra una mayor ero­sión de los sue­los con la con­si­guien­te pér­di­da de apti­tud pro­duc­ti­va de la tie­rra. Todo indi­ca que en los pró­xi­mos años la situa­ción se agu­di­za­rá y eso expli­ca los ale­teos recien­tes de los bui­tres de Wall Street aten­tos de don­de pue­den incre­men­tar las tasas de ganan­cia de las empre­sas trans­na­cio­na­les a cos­ta de los que menos tie­nen. El círcu­lo vicio­so es una opor­tu­ni­dad de oro para el afán de lucro. En este sis­te­ma de ofer­ta y deman­da la mano invi­si­ble del mer­ca­do siem­pre se las inge­nia para que los des­am­pa­ra­dos sub­si­dien la opu­len­cia del poder.

V Gue­rra del Agua. Cuan­do esta­mos en un super­mer­ca­do fren­te a una gón­do­la de agua embo­te­lla­da, pocos advier­ten que se tra­ta de una ima­gen ine­quí­vo­ca de su pri­va­ti­za­ción, este pro­ce­so comen­zó hace bas­tan­tes años, su coti­za­ción en Wall Street es una con­se­cuen­cia obvia. Nos acos­tum­bra­ron a pagar por agua pri­va­ti­za­da. Ade­más y aun­que parez­ca irreal, cuan­to más pobre es el país y con mayo­res pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to de agua, ese mis­mo litro embo­te­lla­do es más caro en Mau­ri­ta­nia o Perú que en Bél­gi­ca ya que en los paí­ses peri­fé­ri­cos resul­ta ren­ta­ble para las com­pa­ñías embo­te­lla­do­ras que la dis­tri­bu­ción de agua pota­ble en la red no sea de bue­na cali­dad. Este avan­ce no es de hoy, un ejem­plo lo vimos hace vein­te años en Boli­via con la lla­ma­da Gue­rra del Agua que esta­lló ini­cial­men­te en Cocha­bam­ba debi­do a la pri­va­ti­za­ción del recur­so duran­te el gobierno del gene­ral Hugo Ban­zer. Ade­más exis­ten dispu­tas inclu­so den­tro de un mis­mo país como ocu­rre entre la pro­vin­cia de Men­do­za y La Pam­pa en Argen­ti­na por la apro­pia­ción del cau­dal del rio Atuel en detri­men­to de los pam­pea­nos. Si en medio de la vorá­gi­ne infor­ma­ti­va alguien logra rete­ner algo recor­da­rá que hace un par de déca­das comen­za­ban a escu­char­se las pri­me­ras voces aler­tan­do que el “libre mer­ca­do” venía por el agua…
Aun­que esta­mos en el mis­mo pla­ne­ta que nues­tros abue­los las cosas cam­bia­ron bas­tan­te. Nin­guno de las dece­nas de miles de hon­du­re­ños del valle de San Pedro Sula que en un par de sema­nas pade­ció dos hura­ca­nes con­se­cu­ti­vos que devas­ta­ron la región con pre­ci­pi­ta­cio­nes de 750 mm por lo que estu­vie­ron casi 20 días con el agua has­ta el techo de sus vivien­das podrían creer que dada su esca­sez el agua comen­zó a coti­zar en Wall Street en medio de accio­nes de litio, soja y Dis­ney Cha­nel. Pero los hura­ca­nes Eta y Iota un fenó­meno cli­má­ti­co inusual son par­te del mis­mo pro­ble­ma. Con la pau­la­ti­na sus­ti­tu­ción de com­bus­ti­bles fósi­les inver­tir en agua un recur­so más impres­cin­di­ble que el petró­leo a la lar­ga será más ren­ta­ble. Los bui­tres tie­nen buen olfa­to. De lo que no cabe duda por más que nos envuel­van con cuen­tos de todos los colo­res es que vie­nen por el agua…

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *