Colom­bia. Dro­gas, gue­rra y el ELN

Por Gea­róid Ó Loing­sigh. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020.

El tema de las dro­gas es uno que nun­ca está lejos en el dis­cur­so públi­co
sobre el con­flic­to colom­biano. Perio­dis­tas ses­ga­dos y /​o sim­ple­men­te
pere­zo­sos usan el tema para des­cri­bir los moti­vos detrás de un sin fin
de hechos, masa­cres y ase­si­na­tos. Es cier­to que el nar­co­trá­fi­co ha
per­mea­do a toda la socie­dad colom­bia­na, y no exis­te sec­tor alguno que no haya sido impac­ta­do por ello. Pero no todos en Colom­bia somos
nar­co­tra­fi­can­tes. Sin embar­go, una vez más se vuel­ve a jugar con el
nai­pe, el Rey de Bas­tos para des­cri­bir el con­flic­to en tér­mi­nos de un
pro­ble­ma de narcotráfico.

Varios perió­di­cos colom­bia­nos saca­ron artícu­los recien­tes sobre la
supues­ta rela­ción de la gue­rri­lla del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal
(ELN) con el nar­co­trá­fi­co y ya hay 11 coman­dan­tes del ELN que tie­nen
pro­ce­sos abier­tos por dicha acti­vi­dad y están pedi­dos en extradición.[1]
Hablan del ELN como si domi­na­ra el nar­co­trá­fi­co, hablan de ajus­tes de
cuen­tas inter­nas por dine­ro de nar­co­trá­fi­co, como si fue­ran una
pan­di­lla, en vez de que el ELN toma medi­das drás­ti­cas con­tra sus
miem­bros que se metan en el nar­co­trá­fi­co, y esas eje­cu­cio­nes inter­nas
res­pon­den a la indis­ci­pli­na y trai­ción de prin­ci­pios de unas per­so­nas y
no son una pelea inter­na por dinero.[2] 

Por supues­to el ELN en una car­ta abier­ta, amplia­men­te difun­di­da en redes socia­les y pren­sa alter­na­ti­va, res­pon­dió negan­do cual­quier víncu­lo con el narcotráfico.[3] Pero ¿cuán cier­to es este nue­vo rela­to? Antes de mirar a las
acu­sa­cio­nes diri­gi­das con­tra el ELN vale la pena repa­sar un poqui­to la
his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en Colom­bia y la reali­dad del nego­cio en
tér­mi­nos internacionales.

Comen­zan­do con lo obvio cuan­do fun­da­ron las FARC y tam­bién el ELN en
1964 el nar­co­trá­fi­co no era un pro­ble­ma en el país y no exis­tían gran­des
cul­ti­vos tam­po­co, es decir, la exis­ten­cia de las gue­rri­llas es ante­rior
a la exis­ten­cia del nar­co­trá­fi­co. Lue­go en los 70 el país vivió una
bonan­za de la marihua­na en la cos­ta, pero es el sur­gi­mien­to de los
gran­des car­te­les de dro­gas en los 80 alre­de­dor de la pro­duc­ción de la
cocaí­na que defi­ne para siem­pre la for­ma que toma el nar­co­trá­fi­co en el
país. Has­ta los 90 el país no era auto­su­fi­cien­te en hoja de coca, aun
sien­do el prin­ci­pal fabri­can­te del pro­duc­to final, cocaína. 

Esco­bar ya esta­ba muer­to cuan­do Colom­bia logra la auto­su­fi­cien­cia y es en ese con­tex­to que toma fuer­za un dis­cur­so de echar la cul­pa del nar­co­trá­fi­co
a las FARC, igno­ran­do por com­ple­to que los prin­ci­pa­les nar­cos eran
fun­da­do­res de gru­pos para­mi­li­ta­res. Uno de los gru­pos para­mi­li­ta­res más
noto­rios en los ochen­ta fue el MAS (Muer­te A Secues­tra­do­res) fun­da­do por
el Car­tel de Cali y otros nar­co­tra­fi­can­tes como res­pues­ta al secues­tro
de Mar­ta Nie­ves Ochoa, fami­liar de los nar­cos Ochoa, por el M‑19.

El dis­cur­so sin embar­go, sir­vió para jus­ti­fi­car el Plan Colom­bia y tenía
algo de ver­dad, pero no mucho en ese enton­ces. La rela­ción de las FARC
con el nar­co­trá­fi­co no ha sido cons­tan­te y con el tiem­po ha
evo­lu­cio­na­do. Casi todo el mun­do acep­ta que ellos comen­za­ron impo­nien­do un impues­to sobre la pro­duc­ción de coca, base de coca o cocaí­na en los terri­to­rios que con­tro­la­ban. Esa rela­ción ini­cial cam­bió y las FARC pasa­ron de sim­ple­men­te cobrar un impues­to revo­lu­cio­na­rio a pro­mo­ver el cul­ti­vo, pro­te­ger labo­ra­to­rios y has­ta tener labo­ra­to­rios pro­pios y en el caso de algu­nos coman­dan­tes como el falle­ci­do Negro Aca­cio, se metie­ron direc­ta­men­te en el trá­fi­co de dro­gas. No hay duda al respecto.

Pero tam­po­co fue­ron los gran­des nar­co­tra­fi­can­tes que inten­ta­ron
hacer­nos creer, estos nar­cos son del entorno no sólo del Cen­tro
Demo­crá­ti­co sino del Par­ti­do Libe­ral y el Par­ti­do Con­ser­va­dor. Se
olvi­da que la excu­sa de Sam­per fren­te al ingre­so de dine­ro del
nar­co­trá­fi­co a su cam­pa­ña fue y sigue sien­do que se hizo a sus espal­das,
pero nadie nie­ga que el nar­co­trá­fi­co de algún gra­do finan­cia todas las
cam­pa­ñas elec­to­ra­les en el país, aun­que empre­sas como Ode­brecht jue­gan
un papel a nivel nacio­nal, a nivel local y regio­nal el nar­co­trá­fi­co
qui­ta y pone a más de un alcal­de, gober­na­dor, repre­sen­tan­tes y has­ta
sena­do­res. 

Has­ta el her­mano de la actual vice­pre­si­den­te del país Mar­ta
Lucía Ramí­rez fue nar­co­tra­fi­can­te y abun­dan fotos de muchos polí­ti­cos
con el Ñeñe Her­nán­dez y Uri­be apa­re­ce en fotos tam­bién con el hijo del
nar­co­tra­fi­can­te y para­mi­li­tar Cuco Vanoy. Es de cono­ci­mien­to públi­co
que varios altos man­dos de la Poli­cía cer­ca­nos a Uri­be como su exje­fe de
segu­ri­dad Mau­ri­cio San­to­yo fue­ron extra­di­ta­dos a los EE.UU. por deli­tos
rela­cio­na­dos con el nar­co­trá­fi­co y la excu­sa de Uri­be fue la mis­ma que
Sam­per, todo fue a sus espaldas.

Pero cuan­do mira­mos a la exten­sión de los cul­ti­vos ilí­ci­tos en Colom­bia,
vemos cla­ra­men­te la razón por­que los rela­cio­na­ron con las FARC duran­te
tan­to tiem­po y no con el ELN. La razón es sen­ci­lla, la mayo­ría de las
gran­des exten­sio­nes de coca y ama­po­la se encon­tra­ban en zonas de
influen­cia de las FARC. Si mira­mos al moni­to­reo de cul­ti­vos que hace la
Ofi­ci­na del Deli­to y la Dro­ga de las Nacio­nes Uni­das (UNODC) vemos que
en 2001 los prin­ci­pa­les depar­ta­men­tos don­de había cul­ti­vos eran casi
exclu­si­va­men­te feu­dos farianos.

En 2001, la coca ya se encon­tra­ba en 22 depar­ta­men­tos del país,
com­pa­ra­do con ape­nas 12 en 1999 (p4). Sin embar­go, a pesar de esa
expan­sión dos zonas con­cen­tra­ban la mayor par­te de los cul­ti­vos:
Putu­ma­yo-Caque­tá tenía 45% del total de coca (apro­xi­ma­da­men­te 65.000
ha.) y Meta-Gua­via­re-Vau­pés con 34% de la área de coca (unas 49.000
ha.), es decir el 79% de toda la área sem­bra­da con coca.[4] Eran zonas
com­ple­ta­men­te domi­na­das por las FARC, ni un solo eleno cami­na­ba por esos terri­to­rios, o si lo hacía, lo hacía encu­bier­to so pena de eje­cu­ción a
manos de las FARC en caso de que lo encon­tra­ran, pues las FARC no
tole­ra­ban com­pe­ten­cia polí­ti­ca en sus feudos.

Cuan­do uno mira al mapa de los cul­ti­vos en ese enton­ces, uno ve no sólo esa con­cen­tra­ción en esas zonas sino que casi todos los demás depar­ta­men­tos eran domi­na­dos por las FARC, y en los que había cul­ti­vos sig­ni­fi­ca­ti­vos y tam­bién una pre­sen­cia del ELN, uno encuen­tra a Cau­ca, con 3.139 ha., Nari­ño con 7.494 ha. y Nor­te de San­tan­der con 9.145 ha. Pero en esas zonas exis­tía cier­to equi­li­brio terri­to­rial entre las dis­tin­tas gue­rri­llas y uno de los pocos depar­ta­men­tos don­de el ELN era cla­ra­men­te la gue­rri­lla
domi­nan­te era Arau­ca con 2.749 ha.[5] 

Pero cuan­do mira­mos a los muni­ci­pios vemos que no es tan cla­ro, pues en el Nor­te de San­tan­der 83% de los cul­ti­vos se encon­tra­ban en un solo muni­ci­pio: Tibú, feu­do fariano duran­te mucho tiem­po antes de la lle­ga­da de los para­mi­li­ta­res en 1999.[6] En Arau­ca el muni­ci­pio de Ara­qui­ta repre­sen­ta­ba más de 60% de
los cul­ti­vos en el depar­ta­men­to y tam­bién era un feu­do fariano den­tro de
un terri­to­rio domi­na­do por el ELN. Así es obvio por­que se habla­ba casi
exclu­si­va­men­te del papel de las FARC en el nar­co­trá­fi­co y no del ELN en
ese enton­ces.

Años más tar­de la situa­ción no había cam­bia­do mucho, los prin­ci­pa­les
depar­ta­men­tos pro­duc­to­res eran los feu­dos faria­nos. El estu­dio de la
UNODC sobre los cul­ti­vos en el país en el año 2013, sigue repre­sen­tan­do
una con­cen­tra­ción en los feu­dos faria­nos, con un des­pla­za­mien­to des­de
Putu­ma­yo hacía Nari­ño debi­do a la fumi­ga­ción y la per­se­cu­ción de las
FARC en ese depar­ta­men­to por par­te del Esta­do. En 2013, exis­tían ape­nas 48.000 hec­tá­reas de coca en todo el país, con sig­ni­fi­ca­ti­vas reduc­cio­nes
en algu­nas par­tes. Nari­ño, Putu­ma­yo, Gua­via­re y Caque­tá suma­ban 62% de
las hec­tá­reas de coca, con el Nor­te de San­tan­der con 13% y Cau­ca con
ape­nas 9%.[7] Hubo una reduc­ción y un des­pla­za­mien­to de los cul­ti­vos
hacia nue­vas zonas con Nari­ño repre­sen­tan­do el aumen­to más dra­má­ti­co de todos los departamentos.

En 2019, ya había 154.000 ha de coca en todo el país, algo más del
tri­ple de la can­ti­dad sem­bra­da en 2013, aun­que repre­sen­ta­ba una leve
reduc­ción fren­te a 2018 cuan­do había 169.000 ha.[8] La pro­duc­ción de
coca se recu­pe­ró a par­tir de 2014 en pleno pro­ce­so de paz con las FARC.
Es de ano­tar que en 2019, Arau­ca un depar­ta­men­to don­de domi­na el ELN la
UNODC no repor­tó cul­ti­vos de coca.[9] Una vez más el Nor­te de San­tan­der
es un depar­ta­men­to con una amplia pro­duc­ción de hoja de coca casi
cua­dru­pli­can­do la can­ti­dad repor­ta­da en 2001. Tenía 41.749 ha. de coca
pero el solo muni­ci­pio de Tibú tie­ne 20.000 ha y el mis­mo infor­me de la
UNODC indi­ca que no son áreas nue­vas e indi­can un arrai­go del cul­ti­vo en
la zona.[10]

Sin embar­go, no obs­tan­te el papel de las FARC en las dro­gas, no eran los
gran­des nar­co­tra­fi­can­tes que nos hacían creer. ¿Cómo sabe­mos? Su
des­mo­vi­li­za­ción no cam­bió para nada el flu­jo de cocaí­na hacía los EE.UU.
y Euro­pa. Los gran­des capos del nar­co­trá­fi­co, en las empre­sas, en el
Con­gre­so de la Repú­bli­ca, en los ban­cos inter­na­cio­na­les no para­ron ni un
segun­do. Tam­po­co para­ron por un ins­tan­te per­so­na­jes como Ñeñe Her­nán­dez ni demás aso­cia­dos de los par­ti­dos polí­ti­cos de la dere­cha en Colombia.

La pro­duc­ción de cocaí­na no paró, como tam­po­co paró el con­su­mo. El
Infor­me Glo­bal de Dro­gas de la UNODC da fe de ambos fenó­me­nos. Según
la UNODC el con­su­mo de cocaí­na en los EE.UU. cayó de 2.5% de la
pobla­ción en 2002 a 1.5% en 2011, pero des­de ese año vol­vió a aumen­tar y
en 2018 se situa­ba en 2.0%, ade­más exis­ten indi­cios de un aumen­to en la
ven­ta de cocaí­na de alta pure­za a pre­cios más bajos entre 2013 y 2017.
El pre­cio de un gra­mo puro cayó 29% y la pure­za aumen­tó 32%.[11]

Tam­bién el infor­me indi­ca que en Euro­pa hubo un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en
varias par­tes como Holan­da, Norue­ga, Dina­mar­ca, Esto­nia y Ale­ma­nia. No
obs­tan­te algu­nos de esos paí­ses habían expe­ri­men­ta­do reduc­cio­nes en el
con­su­mo en los pri­me­ros años del siglo.[12] Todo esto indi­ca que exis­te
una mayor ofer­ta de la dro­ga. Eso no solo pode­mos ver en las cifras
antes cita­das de un aumen­to en la pro­duc­ción de hoja de coca en Colom­bia
(o en otros paí­ses como Perú y Boli­via), sino se ve en las incau­ta­cio­nes
de dro­gas. Un aumen­to en incau­ta­cio­nes pue­de indi­car una mayor efi­ca­cia
por par­te de las fuer­zas poli­cia­les, pero com­bi­na­do con una esta­bi­li­dad
o aumen­to en con­su­mo y una reduc­ción en el pre­cio, indi­can, más bien, un
aumen­to en la pro­duc­ción y la disponibilidad.

Según la UNODC las incau­ta­cio­nes de cocaí­na han aumen­ta­do dra­má­ti­ca­men­te des­de el comien­zo del Plan Colom­bia, indi­can­do, aun­que no lo reco­no­cen el fra­ca­so de su estra­te­gia anti-dro­gas y la tác­ti­ca de fumi­ga­cio­nes áreas con gli­fo­sa­to. En 1998, incau­ta­ron glo­bal­men­te 400 tone­la­das, y esa cifra se man­te­nía rela­ti­va­men­te esta­ble has­ta 2003, superan­do los 750 tone­la­das en 2005 y pasan­do el umbral de 900 tone­la­das en 2015 para ter­mi­nar en 1.300 tone­la­das en 2018.[13] Es decir, no hubo reduc­ción ni en el con­su­mo ni en la pro­duc­ción de cocaí­na. A lo lar­go de los años con o sin las FARC hay pro­duc­ción de hoja de coca y por supues­to los nar­co­tra­fi­can­tes prin­ci­pa­les nun­ca se des­mo­vi­li­za­ron, los jefes de los
ban­cos siguen en sus puestos.

Los ver­da­de­ros nar­co­tra­fi­can­tes lucen cor­ba­ta, tie­nen fin­cas gran­des, se
reúnen con el pre­si­den­te Duque, no es el ELN quie­nes mue­ven cen­te­na­res
de tone­la­das de cocaí­na en el mun­do. En 2012, el ban­co Sui­zo, HSBC
acor­dó con las auto­ri­da­des de los EE.UU. pagar una espe­cie de mul­ta de
USD 1,920 millo­nes por haber lava­do la suma de USD 881 millo­nes del
car­tel de Sina­loa y el car­tel de Nor­te del Valle. 

El ban­co, a pesar de todo, cla­si­fi­có a Méxi­co como un país de bajo ries­go, exclu­yen­do de esta for­ma USD 670.000 millo­nes en tran­sac­cio­nes de los sis­te­mas de moni­to­reo y ade­más el ban­co reci­bió noti­fi­ca­cio­nes de las auto­ri­da­des y las ignoró.[14] Nadie paró en la cár­cel, de hecho, no per­si­guie­ron judi­cial­men­te a nadie. Como la sena­do­ra Warren seña­ló en una sesión del Comi­té Ban­ca­rio del Sena­do nadie iba a parar a la cár­cel por ese deli­to masivo.

Es más en esa sesión el Sub Secre­ta­rio de Terro­ris­mo e Inte­li­gen­cia Finan­cie­ra David S. Cohen, se negó a reco­men­dar una inves­ti­ga­ción cri­mi­nal con­tra el ban­co. Sobra decir que nin­gún coman­dan­te del ELN es direc­ti­vo de ese u otros ban­cos. Se sue­le acu­sar al ELN de infil­trar a las uni­ver­si­da­des pero has­ta el momen­to no les han acu­sa­do de haber infil­tra­do las jun­tas direc­ti­vas de los bancos.

No es el úni­co ban­co impli­ca­do en el lava­do de acti­vos, en 2015 se
des­cri­bió a Lon­dres como uno de los cen­tros prin­ci­pa­les del lava­do de
acti­vos pro­ve­nien­tes del narcotráfico.[15] Un infor­me de la Agen­cia
Nacio­nal del Deli­to del Rei­no Uni­do (NCA) afir­ma con base en un cálcu­lo
de la ONU que entre 2 y 5% del PIB glo­bal son fon­dos lava­dos, que exis­te
la «posi­bi­li­dad rea­lis­ta [entre 40 – 50%] que anual­men­te se lavan
cen­te­na­res de millar­dos (un millar­do = 1000 millo­nes) de libras ingle­sas
[en Londres]»[16] y que la mayor par­te pro­vie­ne de deli­tos come­ti­dos
fue­ra del Rei­no Unido. 

Tam­bién sobra decir que nin­gún coman­dan­te del ELN es direc­ti­vo de esas empre­sas, tam­bién sobra decir que esas empre­sas siguen fun­cio­nan­do y sus direc­ti­vos andan libres y según el mis­mo infor­me ape­nas pudie­ron extin­guir el domi­nio sobre 132 millo­nes de libras.[17] La NCA citan favo­ra­ble­men­te a los infor­mes de Trans­pa­ren­cia Inter­na­cio­nal. Según esta orga­ni­za­ción 1.201 empre­sas ope­ran­do en los Terri­to­rios Bri­tá­ni­cos de Ultra­mar infli­gie­ron 250 mil millo­nes de daño en corrup­ción en las últi­mas décadas. 

Ellos ana­li­za­ron 237 casos de corrup­ción de los últi­mos 30 años. La mayo­ría de las empre­sas están regis­tra­das en las Islas Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas (92%) y la mayo­ría (90%) de los casos ocu­rrie­ron allá[18] en la sede pre­fe­ri­da de muchas empre­sas que ope­ran en Colom­bia ni hablar de per­so­nas que finan­cian cam­pa­ñas elec­to­ra­les. De nue­vo, el ELN no ope­ra en esos terri­to­rios, aun­que muchas empre­sas mine­ras en Colom­bia sí tie­nen regis­tro allá. El infor­me seña­la que debi­do a cam­bios legis­la­ti­vos exis­ten menos razo­nes para la com­pra de pro­pie­da­des en el Rei­no Uni­do a tra­vés de esas empre­sas regis­tra­das en los Terri­to­rios de Ultra­mar y sin embar­go, el núme­ro de pro­pie­da­des per­ma­ne­ce rela­ti­va­men­te esta­ble en unas 28.000.[19] Cla­ro no todos serán el pro­duc­to de dine­ro ilí­ci­to empe­ro… Has­ta don­de sabe­mos el Coman­do Cen­tral del ELN no es due­ño de nin­gu­na de esas propiedades.

Trans­pa­ren­cia Inter­na­cio­nal siguió con sus inves­ti­ga­cio­nes y en su
últi­mo infor­me seña­la el núme­ro de empre­sas bri­tá­ni­cas invo­lu­cra­das en
el lava­do de acti­vos o tran­sac­cio­nes dudo­sas. Seña­la que 86 ban­cos e
ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, 81 bufe­tes de abo­ga­dos y 62 empre­sas de
con­ta­du­ría públi­ca inclu­yen­do las cua­tro gran­des que domi­nan el mercado.

Según esta ONG estas empre­sas, cons­cien­tes o no, ayu­da­ron a adqui­rir los siguien­tes bie­nes usa­dos para obte­ner, mover o defen­der rique­zas corrup­tas o dudo­sas: 2.225 empre­sas ins­cri­tas en el Rei­no Uni­do, sus Terri­to­rios en Ultra­mar y las Depen­den­cias de la Coro­na invo­lu­cra­dos direc­ta­men­te en pagos; 17.000 más empre­sas ins­cri­tas en el Rei­no Uni­do sobre las cua­les exis­ten prue­bas razo­na­bles de haber faci­li­ta­do acti­vi­da­des pare­ci­das; 421 pro­pie­da­des en el Rei­no Uni­do por un valor de más de 5 mil millo­nes de libras; 7 avio­nes de lujo con un valor de unas 170 millo­nes de libras y 3 yates de lujo con un valor de unas 237 millo­nes de libras.[20]

Cla­ro, o todos los fon­dos lava­dos pro­vie­nen de dro­gas, pero todos son
ilí­ci­tos en su ori­gen. Sin embar­go, los EE.UU. no ha pedi­do en
extra­di­ción a los capos de los ban­cos, bufe­tes de abo­ga­dos y mucho menos
a las cua­tro gran­des empre­sas de con­ta­du­ría a nivel mun­dial.
Sim­ple­men­te colap­sa­rían el sis­te­ma finan­cie­ro si lo hicieran.

La extra­di­ción de delin­cuen­tes des­de Colom­bia siem­pre ha sido
pro­ble­má­ti­co en tér­mi­nos polí­ti­cos y lega­les. Hoy en día la mayo­ría de
los extra­di­ta­dos son por nar­co­trá­fi­co. Los EE.UU. reci­bió 73% de todos
los extra­di­ta­dos de Colom­bia y de ellos 60% enfren­tan pro­ce­sos por
nar­co­trá­fi­co y el lava­do de activos.[21] 

Aun­que no todos los extra­di­ta­dos resul­tan ser cul­pa­bles y exis­ten casos de varias per­so­nas devuel­tas a Colom­bia, lue­go de su extra­di­ción u otros más afor­tu­na­dos que logra­ron com­pro­bar su ino­cen­cia antes de ser extra­di­ta­dos, tal es el caso de Ariel Josué, un car­pin­te­ro de San Vicen­te del Caguán quien ni siquie­ra sabía mane­jar un compu­tador pero para …los Esta­dos Uni­dos, y lue­go para la mis­ma jus­ti­cia colom­bia­na, Ariel Josué era el res­pon­sa­ble de una red elec­tró­ni­ca de lava­do de acti­vos, y debía pagar su deli­to en una cár­cel nor­te­ame­ri­ca­na. Sin hacer una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te ni veri­fi­ca­ción de iden­ti­dad, la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia ter­mi­nó dan­do con­cep­to favo­ra­ble a su extra­di­ción y has­ta el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos fir­mó la orden para que se lo llevaran.[22]

No obs­tan­te que los extra­di­ta­dos cuan­do no son ino­cen­tes, son per­so­nas
pobres o aque­llos que ten­gan algu­na rela­ción con los par­ti­dos polí­ti­cos
de la dere­cha y las éli­tes eco­nó­mi­cas del país, en los medios y para los
gobier­nos de Colom­bia y los EE.UU. el pro­ble­ma siem­pre tie­ne el mis­mo
enfo­que: la gue­rri­lla y no los ban­cos ni los empre­sa­rios. De hecho, uno
de los más famo­sos extra­di­ta­dos es Simón Tri­ni­dad, un coman­dan­te de las
FARC y par­te del equi­po nego­cia­dor en el Caguán. 

A Tri­ni­dad lo extra­di­ta­ron a los EE.UU. por nar­co­trá­fi­co, y aun sien­do un coman­dan­te fariano, no logra­ron com­pro­bar sus nexos con dicha acti­vi­dad, así recu­rrie­ron a la deten­ción y cau­ti­ve­rio de tres mer­ce­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos con­tra­ta­dos por la empre­sa Dyn­corp, una empre­sa
denun­cia­da por deli­tos como el trá­fi­co de meno­res, pros­ti­tu­ción, abu­so
sexual entre otros.[23] Así debe­mos tener mucha cau­te­la a la hora de
acep­tar las nue­vas sin­di­ca­cio­nes con­tra el ELN.

El ELN en su car­ta abier­ta reco­no­ce que ellos sí cobran impues­tos a los
com­pra­do­res de base y cocaí­na que lle­gan a sus zonas de influen­cia, tal
como hacen con las demás acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Enton­ces, si el ELN no
está invo­lu­cra­do en el nar­co­trá­fi­co ¿Cómo se pue­de expli­car la pre­sen­cia
de cul­ti­vos ilícitos[24] en sus zonas? Los coman­dan­tes del ELN expli­can
la pre­sen­cia de dichos cul­ti­vos de la mis­ma for­ma y la mis­ma diná­mi­ca
que des­cri­ben se vio en todas las regio­nes don­de ellos tenían que tra­tar
con las FARC. Exis­tía una dispu­ta entre ambas orga­ni­za­cio­nes sobre que
hacer fren­te a los cul­ti­vos y el nar­co­trá­fi­co en sí. 

Ini­cial­men­te el ELN se opu­so a la siem­bra de coca y ama­po­la en las regio­nes, pero las FARC dije­ron que sí y auto­ri­za­ban a los cam­pe­si­nos a sem­brar­los y ade­más decía en muchas par­tes que esta­ban dis­pues­tas a com­prar la base o la cocaí­na como tal, según la región. Ante esa reali­dad el ELN sen­tía que no tenía más opción que per­mi­tir la siem­bra, pues de lo con­tra­rio ten­dría que enfren­tar mili­tar­men­te a las FARC y ade­más a las
comu­ni­da­des. 

Es por eso que el ELN se encuen­tra en zonas con tra­di­ción
coca­le­ra y ade­más que ellos como reco­no­ce su car­ta abier­ta cobran un
impues­to a com­pra­do­res de base y cocaí­na, tal como hacen con otras
acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Sin embar­go, val­ga decir que las FARC
ini­cial­men­te vivían esa mis­ma reali­dad de cobrar impues­tos pero con la
lar­ga tra­di­ción ele­na fren­te a las dro­gas es poco pro­ba­ble, más no
impo­si­ble, que haga lo mismo.

Su car­ta abier­ta no sólo nie­ga las sin­di­ca­cio­nes en su con­tra sino hace
pro­pues­tas fren­te a qué hacer con la pro­ble­má­ti­ca de los cul­ti­vos y el
con­su­mo de dro­gas. Invi­ta a dis­tin­tos orga­nis­mos a hacer visi­tas e
ins­pec­cio­nes sobre el terreno para ver la reali­dad de su rela­ción con el
nar­co­trá­fi­co, pero van más allá de un deseo de escla­re­cer la cues­tión de
sus víncu­los o no y hacen pro­pues­tas fren­te al pro­ble­ma de dro­gas como
tal.

Reto­mar las pro­pues­tas expues­tas en dis­tin­tas opor­tu­ni­da­des por el ELN,
con el pro­pó­si­to de lle­gar a un Acuer­do que supere el fenó­meno del
nar­co­trá­fi­co que cuen­te con la par­ti­ci­pa­ción de la comu­ni­dad
inter­na­cio­nal, las comu­ni­da­des de las regio­nes que pade­cen este fla­ge­lo
y los diver­sos sec­to­res de la socie­dad colombiana.[25]

El tema del nar­co­trá­fi­co no es uno que Colom­bia pue­de resol­ver solo, es
un tema de orden inter­na­cio­nal, no sólo en cuán­to a la dis­tri­bu­ción y
con­su­mo de los pro­duc­tos fina­les, como la cocaí­na y la heroí­na o el
éxta­sis y demás dro­gas pro­du­ci­das gene­ral­men­te en los paí­ses del nor­te,
sino por­que las obli­ga­cio­nes de Colom­bia en la mate­ria están suje­tas a
diver­sos tra­ta­dos inter­na­cio­na­les de la ONU. El ELN plan­tea varios
pun­tos.

Solo la lega­li­za­ción de las sus­tan­cias psi­co­ac­ti­vas aca­ba­rá
con las ganan­cias extra­or­di­na­rias del nar­co­trá­fi­co y su razón de ser.

Esta pos­tu­ra ha sido dis­cu­ti­da mil un veces en diver­sos foros y
esce­na­rios inter­na­cio­na­les. Es par­cial­men­te cier­ta. Sin duda algu­na la
lega­li­za­ción exi­gi­da por diver­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les, inclu­yen­do
orga­ni­za­cio­nes de salud, aca­ba­ría con las ganan­cias de las mafias, más
no, con las ganan­cias en sí. Los usos medi­ci­na­les de la coca, el opio,
nun­ca han sido prohi­bi­dos, sino la Jefa­tu­ra Inter­na­cio­nal de
Fis­ca­li­za­ción de Estu­pe­fa­cien­tes (JIFE) regu­la y con­tro­la su pro­duc­ción
y uso final. La UNODC cal­cu­la que en 2018 hubo poco menos de 12.000
millo­nes de dosis dia­rias de opiá­ceos dis­po­ni­bles en el mer­ca­do legal
dupli­can­do la can­ti­dad dis­po­ni­ble en 1998.[26] 

La cocaí­na y los opiá­ceos medi­ci­na­les, inclu­yen­do heroí­na siem­pre se han usa­do en un con­tex­to médi­co y el uso y regu­la­ción de can­na­bis es un mer­ca­do cre­cien­te. La lega­li­za­ción del con­su­mo recrea­cio­nal es otro asun­to, el esta­do de Colo­ra­do en los EE.UU. y Uru­guay son dos luga­res don­de lega­li­za­ron el con­su­mo recrea­cio­nal, con varios bene­fi­cios en cuán­to a la cri­mi­na­li­dad, salud e impues­tos. Las ganan­cias son meno­res en esos
mer­ca­dos líci­tos pero siguen sien­do cuan­tio­sos, como lo son para las
dro­gas lega­li­za­das como el alcohol y el taba­co y los pro­duc­tos son
con­tro­la­dos en tér­mi­nos de su cali­dad y el impac­to sobre la salud del
con­su­mi­dor. 

El mer­ca­do de marihua­na legal en Colo­ra­do sumó USD 1.750
millo­nes en 2019 con 65.960.024 tran­sac­cio­nes con un valor pro­me­dio por
tran­sac­ción de USD 51,89, pero el pre­cio para el con­su­mi­dor sigue
cayen­do y la cali­dad está garantizada.[27] Sin embar­go, tan­to Colo­ra­do
como Uru­guay han expe­ri­men­ta­do pro­ble­mas lega­les den­tro del sis­te­ma
ban­ca­rio, pues la lega­li­za­ción que hicie­ron no tie­ne reco­no­ci­mien­to
inter­na­cio­nal. La pro­pues­ta del ELN sólo se pue­de dar en el mar­co de
deba­te inter­na­cio­nal y un cam­bio de para­dig­ma en los esta­dos y las
enti­da­des regu­la­to­rias a nivel inter­na­cio­nal como la UNODC y la JIFE,
entre otras y la recien­te deci­sión de la OMS res­pec­to al uso medi­ci­nal
de can­na­bis es un buen comienzo.[28]

Se nece­si­ta un pac­to de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da entre
paí­ses pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res de narcóticos.

Ese pac­to ya exis­te. Son varios los pac­tos de la ONU en la mate­ria
comen­zan­do con la Con­ven­ción Úni­ca de 1961, la Con­ven­ción Sobre
Sus­tan­cias Psi­co­tró­pi­cas de 1971, y la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das
con­tra el Trá­fi­co Ilí­ci­to de Estu­pe­fa­cien­tes y Sus­tan­cias Psi­co­tró­pi­cas.
Este últi­mo tra­ta­do abor­da temas rela­cio­na­dos con el cri­men orga­ni­za­do,
las sus­tan­cias pre­cur­so­ras y demás. Lo que fal­ta es una volun­tad
polí­ti­ca, no otro pac­to. No se bom­bar­dea a las fábri­cas de áci­dos
usa­dos para fabri­car cocaí­na pero sí se bom­bar­dea y se ata­ca a
comu­ni­da­des pro­duc­to­ras y tam­po­co se bom­bar­dea las fábri­cas de dro­gas
ile­ga­les como éxta­sis en Holan­da. Ese no es un pro­ble­ma de una ausen­cia
de pac­tos, sino que como se dice en Colom­bia, la ley es para los de
rua­na, y en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos Colom­bia lle­va una rua­na bien grande.

Los nar­co depen­dien­tes son enfer­mos que deben aten­der los
Esta­dos y no deben ser per­se­gui­dos como delin­cuen­tes
.

Este pun­to es uno que se pier­de siem­pre en las dis­cu­sio­nes sobre los
cul­ti­vos ilí­ci­tos y no obs­tan­te el tono beli­cis­ta de los EE.UU. tan­to el
sis­te­ma de salud nor­te­ame­ri­cano como el sis­te­ma de salud en la mayo­ría
de los paí­ses euro­peos lo tra­tan así, inclu­so algu­nos paí­ses no
per­si­guen el con­su­mo como tal, reco­no­cien­do su carác­ter de pro­ble­ma de
salud y sólo per­si­guen los deli­tos cone­xos. La ONU reco­no­ce la
nece­si­dad de tra­ta­mien­to para los toxi­có­ma­nos y cal­cu­la en su Infor­me
Glo­bal de Dro­gas que 35,6 millo­nes de per­so­nas abu­san de dro­gas en el
mun­do y ape­nas 12.5% de los que nece­si­tan tra­ta­mien­to lo reci­ben, es
decir unas 4.45 millo­nes de personas.[29]

Los cam­pe­si­nos que tra­ba­jan en cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, deben
tener pla­nes alter­na­ti­vos de pro­duc­ción ali­men­ta­ria o de mate­rias pri­mas indus­tria­les, finan­cia­dos por los Esta­dos, para que pue­dan resol­ver su sub­sis­ten­cia sin recu­rrir a los cul­ti­vos de uso ilícito.

Este pun­to, aun­que bien inten­cio­na­do cae en el mis­mo error de las FARC,
las ONG, la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y demás. Si bien es cier­to que
los cam­pe­si­nos deben tener pla­nes alter­na­ti­vos y apo­yo eco­nó­mi­co de los
esta­dos, el pro­ble­ma es uno de fon­do y no se resuel­ve median­te pro­yec­tos
ni cré­di­tos: la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca arrui­nó la pro­duc­ción agrí­co­la del
país y los cam­pe­si­nos no pue­den com­pe­tir con­tra las impor­ta­cio­nes
sub­si­dia­das por los gobier­nos de los EE.UU. y Euro­pa. El pro­ble­ma de
fon­do no es ni agrí­co­la, ni eco­nó­mi­co sino polí­ti­co y requie­re cam­bios
nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Los tra­ta­dos de libre comer­cio, el
mono­po­lio ejer­ci­do en el sec­tor agrí­co­la y de ali­men­tos por
mul­ti­na­cio­na­les como Car­gill, Nestlé, Barry Calle­baut entre otras, no se
resuel­ven con sub­si­dios ni proyectos.[30]

Ade­más de per­se­guir los Car­te­les de los paí­ses que pro­du­cen
nar­có­ti­cos, tam­bién se debe per­se­guir los Car­te­les de dis­tri­bu­ción en
los paí­ses indus­tria­li­za­dos con­su­mi­do­res; así mis­mo, a los Car­te­les de
pre­cur­so­res quí­mi­cos y de lava­do­res de los nar­co dine­ros en el sis­te­ma
finan­cie­ro inter­na­cio­nal, y en los paraí­sos fiscales.

Este últi­mo pun­to es cla­ve. Mien­tras las dro­gas sean ile­ga­les, se debe
per­se­guir a los esla­bo­nes de la cade­na de pro­duc­ción allá, tan­to en los
ban­cos, las empre­sas que lavan acti­vos y las empre­sas cuyos quí­mi­cos son
usa­dos para la fabri­ca­ción de cocaí­na. Nada de eso se hace por
supues­to, o se hace poco. Mien­tras los EE.UU. piden en extra­di­ción a
cual­quie­ra en Colom­bia, nun­ca ha pedi­do ni pre­ten­de pedir a los
direc­ti­vos de ban­cos como HSBC.

Exis­ten moti­vos para creer­le al ELN fren­te al tema de las dro­gas,
tam­bién nos sobran razo­nes para acep­tar el deba­te sobre las dro­gas y qué
hacer con ellas. Es un deba­te que nun­ca se dio en el mar­co de las
nego­cia­cio­nes con las FARC. Los faria­nos opta­ron por nego­ciar pre­ben­das
para ellos, su base social y nun­ca toca­ron la estruc­tu­ra de la eco­no­mía
agrí­co­la del país ni el dere­cho inter­na­cio­nal que rige en mate­ria de
drogas.[31]

Las sin­di­ca­cio­nes con­tra el ELN caen por su pro­pio peso, pero real­men­te
los medios no se pro­po­nen que las tome­mos como ver­dad, sino que sir­van
como una excu­sa a des­le­gi­ti­mar a dicha orga­ni­za­ción ante el pue­blo
colom­biano y en el ámbi­to inter­na­cio­nal que sir­van como excu­sa para
seguir apo­yan­do mili­tar­men­te al Esta­do colom­biano y en un momen­to dado
se pue­den usar como pre­tex­to para inter­ven­cio­nes más direc­tas con­tra el
ELN y qui­zás Venezuela.

[1] El Tiem­po (05÷10÷2020) Los 11 ele­nos que EE.UU. pide en extra­di­ción por nar­co­trá­fi­co https://​www​.eltiem​po​.com/​u​n​i​d​a​d​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​t​i​v​a​/​l​o​s​-​1​1​-​m​i​e​m​b​r​o​s​-​d​e​l​-​e​l​n​-​q​u​e​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​p​i​d​e​-​e​n​-​e​x​t​r​a​d​i​c​i​o​n​-​p​o​r​-​n​a​r​c​o​t​r​a​f​i​c​o​-​5​4​1​475

[2] El Tiem­po (16÷10÷2020) Con­fir­man ven­det­ta por coca en las entra­ñas del Eln https://​www​.eltiem​po​.com/​u​n​i​d​a​d​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​t​i​v​a​/​e​l​n​-​a​l​i​a​s​-​p​a​b​l​i​t​o​-​o​r​d​e​n​a​-​e​j​e​c​u​t​a​r​-​a​-​3​-​l​i​d​e​r​e​s​-​p​o​r​-​t​e​m​a​s​-​d​e​-​n​a​r​c​o​t​r​a​f​i​c​o​-​5​4​3​671

[3] ELN (12÷10÷2020) Car­ta abier­ta al Depar­ta­men­to de Esta­do, a la Fis­ca­lía Fede­ral de los Esta­dos Uni­dos y al gobierno colom­biano https://​eln​-voces​.net/​c​a​r​t​a​-​a​b​i​e​r​t​a​-​a​l​-​d​e​p​a​r​t​a​m​e​n​t​o​-​d​e​-​e​s​t​a​d​o​-​a​-​l​a​-​f​i​s​c​a​l​i​a​-​f​e​d​e​r​a​l​-​d​e​-​l​o​s​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​y​-​a​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​c​o​l​o​m​b​i​a​no/

[4] UNODC (2002) Annual Coca Cul­ti­va­tion Sur­vey 2001, SIMCI Pro­ject AD/​COL/​99/​E67 p.4

[5] Ibíd., p.6

[6] Cálcu­los hechos con base en el Cen­so de Coca Noviem­bre 01 de Noviem­bre 2001. Pro­yec­to SIMCI

[7] UNODC (2014) Colom­bia: Moni­to­reo de Cul­ti­vos de Coca 2013. Colom­bia. UNODC p. 17

[8] UNODC (2020) Colom­bia: Moni­to­reo de Cul­ti­vos de Coca 2019. Colom­bia. UNODC p.15

[9] Ibíd., p.22

[10] Ibíd., p.81

[11] UNODC (2020) World Drug Report Vol. 2 Drug Use and Health Con­se­quen­ces. UNODC. Vien­na, p. 26

[12] Ibíd., p.29

[13] UNODC (2020) World Drug Report Vol. 3 Drug Supply. UNODC. Vien­na. p.28

[14] Reuters (11÷12÷2020) HSBC to pay $1.9 billion U.S. fine in money laun­de­ring case https://​www​.reuters​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​u​s​-​h​s​b​c​-​p​r​o​b​e​-​i​d​U​S​B​R​E​8​B​A​0​5​M​2​0​1​2​1​211

[15] The Inde­pen­dent (25÷12÷2015) Lon­don is now the glo­ba money-laun­de­ring cen­tre for the drug tra­de, says cri­me expert. https://​www​.inde​pen​dent​.co​.uk/​n​e​w​s​/​u​k​/​c​r​i​m​e​/​l​o​n​d​o​n​-​n​o​w​-​g​l​o​b​a​l​-​m​o​n​e​y​-​l​a​u​n​d​e​r​i​n​g​-​c​e​n​t​r​e​-​d​r​u​g​-​t​r​a​d​e​-​s​a​y​s​-​c​r​i​m​e​-​e​x​p​e​r​t​-​1​0​3​6​6​2​6​2​.​h​tml

[16] NCA (2020) Natio­nal Stra­te­gic Assess­ment of Serious and Orga­ni­sed Cri­me. NCA. Lon­don p.54 https://​www​.natio​nal​cri​mea​gency​.gov​.uk/​w​h​o​-​w​e​-​a​r​e​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​4​3​7​-​n​a​t​i​o​n​a​l​-​s​t​r​a​t​e​g​i​c​-​a​s​s​e​s​s​m​e​n​t​-​o​f​-​s​e​r​i​o​u​s​-​a​n​d​-​o​r​g​a​n​i​s​e​d​-​c​r​i​m​e​-​2​0​2​0​/​f​ile

[17] Ibíd., 55

[18] Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal UK (2018) The Cost of Secrecy: The role pla­yed by com­pa­nies regis­te­red in the UK’s Over­seas Terri­to­ries in money laun­de­rin and corrup­tion. TIUK. Lon­don. p.2 https://​www​.trans​pa​rency​.org​.uk/​s​i​t​e​s​/​d​e​f​a​u​l​t​/​f​i​l​e​s​/​p​d​f​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​T​I​U​K​-​C​o​s​t​o​f​S​e​c​r​e​c​y​-​W​E​B​-​v​2​.​pdf

[19] Ibíd., p4

[20]Trans­pa­rency Inter­na­tio­nal (2019) At Your Ser­vi­ce: Inves­ti­ga­ting how UK busi­nes­ses and ins­ti­tu­tions help corrupt indi­vi­duals and regi­mes laun­der their money and repu­tations p.13 https://​www​.trans​pa​rency​.org​.uk/​s​i​t​e​s​/​d​e​f​a​u​l​t​/​f​i​l​e​s​/​p​d​f​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​T​I​U​K​_​A​t​Y​o​u​r​S​e​r​v​i​c​e​_​W​E​B​.​pdf

[21] Rojas Cas­ta­ñe­da, D. (16÷07÷2020) Esta­dos Uni­dos reci­bió 73% de extra­di­ta­dos des­de Colom­bia en los últi­mos tres años https://​www​.asun​tos​le​ga​les​.com​.co/​c​o​n​s​u​m​i​d​o​r​/​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​-​r​e​c​i​b​i​o​-​7​3​-​d​e​-​e​x​t​r​a​d​i​t​a​d​o​s​-​d​e​s​d​e​-​c​o​l​o​m​b​i​a​-​e​n​-​l​o​s​-​u​l​t​i​m​o​s​-​t​r​e​s​-​a​n​o​s​-​3​0​3​2​110

[22] Vean esta y otras his­to­rias en https://​www​.kieny​ke​.com/​k​r​i​m​e​n​-​y​-​k​o​r​r​u​p​c​i​o​n​/​i​n​d​i​g​n​a​n​t​e​s​-​h​i​s​t​o​r​i​a​s​-​d​e​-​i​n​o​c​e​n​t​e​s​-​q​u​e​-​f​u​e​r​o​n​-​p​r​i​s​i​o​n​-​p​o​r​-​e​r​r​o​r​e​s​-​j​u​d​i​c​i​a​les

[23] La des­crip­ción de Dyn­corp como una empre­sa de mer­ce­na­rios pue­de pare­cer con­tro­ver­sial, pero la mis­ma pági­na de la empre­sa no deja nin­gu­na duda res­pec­to al tema. Tie­ne 15.000 emplea­dos y con­tra­tis­tas en 36 paí­ses del mun­do y que ellos ofre­cen sus ser­vi­cios a todas las ramas de las fuer­zas arma­das de los EE.UU., agen­cias fede­ra­les y otros «clien­tes» inter­na­cio­na­les». véa­se https://​www​.dyn​-intl​.com Ade­más la empre­sa ha sido denun­cia­do públi­ca­men­te por varias de sus acti­vi­da­des entre ellas el mal­tra­to de sus emplea­dos y el trá­fi­co de niñas y pros­ti­tu­ción en Bos­nia y Afga­nis­tán ade­más del abu­so sexual de meno­res en Colom­bia. Véa­se https://​www​.mint​press​news​.com/​l​a​w​s​u​i​t​-​m​i​l​i​t​a​r​y​-​c​o​n​t​r​a​c​t​o​r​-​e​n​s​l​a​v​e​d​-​a​m​e​r​i​c​a​n​-​e​m​p​l​o​y​e​e​s​-​s​e​w​a​g​e​-​f​l​o​o​d​e​d​-​b​a​r​r​a​c​k​s​-​t​e​n​t​-​c​i​t​i​e​s​/​2​5​0​9​94/ La pági­na web https://​tre​llo​.com/​b​/​K​d​j​p​F​S​G​S​/​d​y​n​c​o​r​p​-​c​r​i​m​e​s​-​b​y​-​c​o​u​n​try da una lis­ta de crí­me­nes de la empre­sa por país.

[24] Algu­nas ONG pre­fie­ren usar la fra­se cul­ti­vos de uso ilí­ci­to pero es una fra­se equi­vo­ca­da. Los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les en la mate­ria no dejan nin­gu­na duda al res­pec­to, es el cul­ti­vo en sí que es ilí­ci­to. La Con­ven­ción Úni­ca de 1961, con­ven­ción que rige en la mate­ria, en su Artícu­lo 22 No 1 exi­ge la erra­di­ca­ción total, se prohí­be la hoja de coca y sus deri­va­dos. El tra­ta­do exi­ge arran­car has­ta las matas de los pue­blos indígenas.

[25] ELN (12÷10÷2020) Op. Cit.

[26] UNODC (2020) World Drug Report Vol 6. Other Drug Policy Issues. Vien­na. UNODC p.9

[27] MPG (2020) 2019 Regu­la­ted Mari­jua­na Mar­ket Upda­te. https://www.colorado.gov/pacific/sites/default/files/2019%20Regulated%20Marijuana%20Market%20Update%20Report%20Final.pdf

[28] Para más infor­ma­ción sobre el tema de la deci­sión de la OMS véa­se Jels­ma, M. (2020) Poten­tial fall-out from the vote on the WHO can­na­bis recom­men­da­tions https://​www​.tni​.org/​e​n​/​a​r​t​i​c​l​e​/​p​o​t​e​n​t​i​a​l​-​f​a​l​l​-​o​u​t​-​f​r​o​m​-​t​h​e​-​v​o​t​e​-​o​n​-​t​h​e​-​w​h​o​-​c​a​n​n​a​b​i​s​-​r​e​c​o​m​m​e​n​d​a​t​i​ons

[29] Véa­se UNODC (2020) World Drug Report Vol 5. Socio­eco­no­mic Cha­rac­te­ris­tics and Drug Use Disor­ders. Vien­na. UNODC.

[30] Para una crí­ti­ca al mode­lo agrí­co­la colom­bia­na en la sub región del Sur de Bolí­var, Nor­des­te de Antio­quia y el Bajo Cau­ca véa­se Ó Loing­sigh, G. (27÷07÷2014) El Mode­lo Agro-Expor­ta­dor y las Comu­ni­da­des Cam­pe­si­nas https://​www​.aca​de​mia​.edu/​4​4​6​7​7​0​1​7​/​E​l​_​M​o​d​e​l​o​_​A​g​r​o​_​E​x​p​o​r​t​a​d​o​r​_​y​_​l​a​s​_​C​o​m​u​n​i​d​a​d​e​s​_​C​a​m​p​e​s​i​nas y Ó Loing­sigh, G. (2019) Extrac­ti­vis­mo y muer­te en el noro­rien­te. Bogo­tá. Equi­po Jurí­di­co Pue­blos https://​www​.equi​po​pue​blos​.com/​p​r​o​j​e​c​t​/​e​x​t​r​a​c​t​i​v​i​s​m​o​-​y​-​m​u​e​r​t​e​-​e​n​-​e​l​-​n​o​r​o​r​i​e​n​te/

[31] Ó Loing­sigh, G. (2016) Las Dro­gas y la Paz. El Sal­món. No.27 Iba­gué pp. 42 – 46 https://​www​.aca​de​mia​.edu/​3​0​6​6​9​9​2​6​/​L​a​_​P​a​z​_​y​_​l​a​s​_​D​r​o​gas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *