Chi­le. La “madre del cor­de­ro” constitucional

Por Manuel Cabie­ses Dono­so, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020.

El len­gua­je polí­ti­co es hoy elu­si­vo y ori­lle­ro, hipó­cri­ta mejor dicho. Las inten­cio­nes ver­da­de­ras van deba­jo del pon­cho. El polí­ti­co pro­fe­sio­nal des­pre­cia el dis­cur­so ideo­ló­gi­co. Emplea las téc­ni­cas enga­ño­sas del mar­ke­ting y del mana­ge­ment . Es lo que impo­ne el sis­te­ma que lo ama­man­ta y que es la regla de oro de la polí­ti­ca en tiem­pos del neoliberalismo.

Por eso la “madre del cor­de­ro” de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal per­ma­ne­ce en las som­bras. Los par­ti­dos del sis­te­ma ‑y lo son casi todos- han teji­do una espe­sa red de tram­pas, regla­men­tos, quó­rums y otras zaran­da­jas que subor­di­nan la sobe­ra­nía popu­lar a la volun­tad del neo­li­be­ra­lis­mo. Eso impe­di­rá que las manos lim­pias del pue­blo escri­ban la nue­va Constitución.

Las tra­mo­yas urdi­das por la secre­ta her­man­dad de par­ti­dos, cer­ce­na­rán las facul­ta­des de los con­ven­cio­na­les. El poder ori­gi­na­rio será apu­ña­la­do a trai­ción por los par­ti­dos. La puer­ta de hie­rro para con­te­ner los cam­bios será el quó­rum de dos ter­cios. Una mayo­ría de 66% pesa­rá menos que un paque­te de cabri­tas si la reac­ción con­tro­la el 34% de los votos. Pro­pó­si­to fácil para una dere­cha que bor­dea el 40% elec­to­ral en los últi­mos 30 años.

Los par­ti­dos del sis­te­ma han impues­to la dis­cri­mi­na­ción a los esca­ños de los pue­blos ori­gi­na­rios. Han recu­rri­do tam­bién a diver­sas mar­tin­ga­las para obs­ta­cu­li­zar las can­di­da­tu­ras inde­pen­dien­tes. Se han esme­ra­do en ensa­yar las zan­ca­di­llas a los dere­chos fun­da­men­ta­les que el pue­blo espe­ra­ba ver con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción. La tuto­ría y admi­nis­tra­ción de los par­ti­dos está pre­fa­bri­can­do una Cons­ti­tu­ción que será la ver­sión remo­za­da de la que impu­so la dic­ta­du­ra en 1980.

La “madre del cor­de­ro” en esta manio­bra es la pro­tec­ción de la eco­no­mía de mer­ca­do. El neo­li­be­ra­lis­mo es el cora­zón del sis­te­ma y los par­ti­dos tri­bu­ta­rios lo defen­de­rán con celo de faná­ti­cos y argu­cias de tahú­res del póker político.

El neo­li­be­ra­lis­mo no solo es una doc­tri­na eco­nó­mi­ca para hacer más ricos a los ricos y empo­bre­cer aún más a los pobres. Es un méto­do que hace cohe­ren­tes las fun­cio­nes del Esta­do e impo­ne un pen­sa­mien­to úni­co. Es toda una “cul­tu­ra” de domi­na­ción oli­gár­qui­ca que solo será barri­da por una revo­lu­ción cul­tu­ral sur­gi­da des­de abajo.

Los 25 par­ti­dos exis­ten­tes son bene­fi­cia­rios de un sis­te­ma que cría a la mayo­ría a su ima­gen y seme­jan­za. A cam­bio de lea­les ser­vi­cios reci­ben recur­sos, pri­vi­le­gios y hono­res que per­mi­ten a la cas­ta polí­ti­ca sobre­vi­vir inclu­so en medio del des­pres­ti­gio en que hoy se encuen­tran. La sim­bio­sis eco­no­mía y polí­ti­ca es hoy abso­lu­ta. Cor­tar su cor­dón umbi­li­cal sig­ni­fi­ca­ría la muer­te de ambos.

Esta es la “madre del cor­de­ro” que impi­de la for­ma­ción de una lis­ta úni­ca de can­di­da­tos a la Con­ven­ción. Las lis­tas úni­cas por dis­tri­tos, úni­ca mane­ra de supe­rar los 23 e impo­ner la demo­cra­cia en la Con­ven­ción, se ha hecho impo­si­ble. Los par­ti­dos del sis­te­ma se han adue­ña­do de la Con­ven­ción y la mane­ja­rán a su anto­jo para defen­der el sis­te­ma que se pro­me­tió cambiar.

La lis­ta úni­ca –acom­pa­ña­da por una vibran­te movi­li­za­ción por la vic­to­ria del pue­blo- habrían per­mi­ti­do con­ver­tir la Con­ven­ción cas­tra­da en una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te con todos los pode­res que le son pro­pios. Tal aspi­ra­ción se basa­ba en la his­to­ria de algu­nos par­ti­dos que no hace mucho cri­ti­ca­ban el mode­lo neo­li­be­ral y apo­ya­ban la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Pero esos par­ti­dos –auto­lla­ma­dos de “cen­troiz­quier­da” o “social­de­mó­cra­tas”- cam­bia­ron de sin­to­nía asi­mi­la­dos por el sistema.

Sin embar­go –admi­ta­mos aun­que due­la- que el fra­ca­so de la lis­ta úni­ca no sólo es fru­to de las argu­cias de los par­ti­dos del sis­te­ma. Tam­bién exis­te gra­ve res­pon­sa­bi­li­dad de par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes socia­les que se decla­ran anti neo­li­be­ra­les. Unos y otros no se han movi­li­za­do para impo­ner con la pre­sión de masas –a las que dicen repre­sen­tar- la úni­ca estra­te­gia uni­ta­ria y demo­crá­ti­ca para sepul­tar la Cons­ti­tu­ción de la dictadura.

La dis­per­sión polí­ti­ca de los sec­to­res demo­crá­ti­cas –y la ausen­cia de una Izquier­da capaz de mar­car el rum­bo de las luchas polí­ti­cas y sociales‑, se hace sen­tir otra vez con toda crudeza.

A menos de un mes de la ins­crip­ción de can­di­da­tos a la Con­ven­ción, el cam­po popu­lar se encuen­tra sumi­do en el sopor de Navi­dad y Año Nue­vo. Tem­po­ra­da de vaca­cio­nes y deli­rium con­su­mis­ta, de los cer­cos que impo­ne el Covid-19 a la liber­tad de movi­mien­to y de reu­nión. Y de la into­xi­ca­ción de las con­cien­cias con el jara­be ideo­ló­gi­co de los mati­na­les y de los papa­ga­yos de la polí­ti­ca. Lo que ocu­rri­rá en abril –cuan­do se eli­jan los con­ven­cio­na­les- es pre­vi­si­ble. La abs­ten­ción vol­ve­rá por sus fue­ros al com­pro­bar el pue­blo que los par­ti­dos del sis­te­ma se han adue­ña­do de la Con­ven­ción y que nada cam­bia­rá. ¿Y de ahí en ade­lan­te? Se arma­rá la de San Quin­tín por­que la pacien­cia de un pue­blo tan mal­tra­ta­do y tan­tas veces enga­ña­do tie­ne un lími­te, como advir­tió la rebe­lión del 18 de octu­bre. Sólo la rebel­día con­se­gui­rá los cam­bios socia­les y polí­ti­cos que el sis­te­ma y la cas­ta polí­ti­ca se nie­gan a ceder.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *