Argen­ti­na. Pan de mentira

Por Lucía Gua­dagno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020. 

Tri­go: emble­ma ali­men­ta­rio. Hari­na que hace el pan o los fideos que tan­tos comen sin muchas más alter­na­ti­vas para ali­men­tar­se. Tam­bién ingre­dien­te cola­do, inser­ta­do dis­cre­ta­men­te en la mayo­ría de los pro­duc­tos ultra­pro­ce­sa­dos que inclu­ye la die­ta de super­mer­ca­do. Sin dudas el cereal más con­su­mi­do que, a su for­ma san­ta o adic­ti­va, le agre­ga aho­ra una ter­ce­ra ver­sión: la trans­gé­ni­ca HB4. 

Argen­ti­na abrió sus puer­tas a un nue­vo expe­ri­men­to a cie­lo abier­to que, de apro­bar­se tam­bién en Bra­sil, lle­ga­rá lue­go a nues­tras mesas. Un expe­ri­men­to con finan­cia­ción públi­ca pero puras ganan­cias para los mis­mos de siempre.

I.

Cuan­do se que­mó el segun­do motor casi se dan por ven­ci­dos. La mole­do­ra anti­gua, que habían con­se­gui­do pres­ta­da en el pue­blo, no fun­cio­na­ba. Fer­nan­do lla­mó a una fábri­ca y con­sul­tó pre­cios de máqui­nas nue­vas, pero resul­tó que eran muy caras, y la pla­ta que tenían sólo alcan­za­ba para una máqui­na chi­ca de esas que mue­len poco y calien­tan mucho el tri­go. Para­dos alre­de­dor de la mole­do­ra, se mira­ron y supie­ron que no había alter­na­ti­va: tenían que hacer­la funcionar.

Nue­ve años antes, este mis­mo gru­po de hom­bres y muje­res orga­ni­za­dos como “Vecinxs Auto­con­vo­cadxs de Her­si­lia” logró que el Con­ce­jo Deli­be­ran­te de su pue­blo prohi­bie­ra las fumi­ga­cio­nes a menos de 800 metros de sus casas. En Her­si­lia, una loca­li­dad argen­ti­na de 3,000 habi­tan­tes en el lími­te entre las lla­nu­ras pam­pea­na y cha­que­ña, nece­si­ta­ban aire. 

A par­tir de 2004 los veci­nos comen­za­ron a con­tar muchos casos de into­xi­ca­cio­nes, cán­cer y abor­tos espon­tá­neos. Los pro­ble­mas de salud coin­ci­dían con el cam­bio del pai­sa­je: el mon­te, la cría de ani­ma­les y los tam­bos habían sido reem­pla­za­dos por exten­sos cul­ti­vos de soja y maíz. Por las calles de Her­si­lia, antes tran­qui­las, levan­ta­ban pol­va­re­da las máqui­nas fumi­ga­do­ras que iban y venían des­de y hacia los cam­pos. Gara­jes de casas y gal­po­nes se habían con­ver­ti­do en depó­si­tos de vene­nos. Se des­ma­ya­ban los veci­nos que tra­ba­ja­ban embe­bien­do semi­llas en insec­ti­ci­das (por­que una de las prác­ti­cas de la agri­cul­tu­ra indus­trial es cubrir pre­ven­ti­va­men­te la semi­lla con insec­ti­ci­das para evi­tar que la ata­quen las plagas).

campo-cultivos-transgenico-trigo-2
(Ima­gen: Miguel Tovar)

Preo­cu­pa­dos por ese pano­ra­ma, recla­ma­ron. Logra­ron que las auto­ri­da­des loca­les apro­ba­ran la orde­nan­za, pero lo que siguió des­pués fue tra­ji­nar para que se cum­plie­ra. “Fumi­ga­ban de noche y había que caer­les de impre­vis­to a los cam­pos — recuer­da Fer­nan­do Albretch, uno de los veci­nos. Hacer pre­sión sobre la poli­cía para que reco­rrie­ra con noso­tros el perí­me­tro de los 800 metros. Como no se sabía bien has­ta don­de era, con los veci­nos y veci­nas toma­mos las medi­das, pin­ta­mos los pos­tes don­de esta­ban los mojo­nes de los 800 metros y habla­mos con los pro­duc­to­res. Todo ese tra­ba­jo lle­vó un par de años has­ta empe­zar a tomar con­cien­cia sobre cómo mirar y has­ta dón­de mirar lo que suce­día den­tro de los campos”.

Una vez que el perí­me­tro libre de vene­nos fue una reali­dad, los Vecinxs Auto­con­vo­cadxs de Her­si­lia tuvie­ron que resol­ver otro pro­ble­ma: los peque­ños pro­duc­to­res que que­da­ban den­tro de esa fran­ja de 800 metros. Algu­nos de ellos usa­ban vene­nos para com­ba­tir male­zas e insec­tos pero nece­si­ta­ban seguir pro­du­cien­do para sobre­vi­vir. Empe­zó enton­ces un pro­yec­to de pro­duc­ción que no sólo impli­ca­ba apren­der a cul­ti­var sin agro­tó­xi­cos, tam­bién usar las tie­rras para pro­du­cir ali­men­tos nece­sa­rios y acce­si­bles a toda la comunidad.

Diez años des­pués, esos mis­mos veci­nos están aho­ra alre­de­dor de la máqui­na mole­do­ra. Nece­si­tan que fun­cio­ne para con­ver­tir en hari­na inte­gral el tri­go agro­eco­ló­gi­co que cose­cha­ron el año pasa­do. Es el segun­do motor que se les fun­de. No son mecá­ni­cos ni exper­tos en hari­na, pero tie­nen determinación. 

II.

twitter-grupo-bioceres
(Ima­gen: Twit­ter Gru­po Bioceres)

A 420 kiló­me­tros al sur­es­te de Her­si­lia, en la ciu­dad de Rosa­rio, los eje­cu­ti­vos de Bio­ce­res, una com­pa­ñía de bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la, están expec­tan­tes. El 9 de octu­bre el gobierno argen­tino auto­ri­zó el cul­ti­vo y comer­cia­li­za­ción del tri­go trans­gé­ni­co HB4 desa­rro­lla­do por Tri­gall Gene­tics, una empre­sa con­jun­ta (joint-ven­tu­re) de Bio­ce­res con la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa Flo­ri­mond Des­prez. Se tra­ta de un tri­go modi­fi­ca­do gené­ti­ca­men­te para ser tole­ran­te a la sequía y resis­ten­te al her­bi­ci­da glu­fo­si­na­to de amo­nio, un veneno de amplio espec­tro, más tóxi­co que el ya cono­ci­do glifosato. 

Sin embar­go, para com­ple­tar la auto­ri­za­ción, el gobierno del pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez puso como con­di­ción que el HB4 tam­bién sea auto­ri­za­do por Bra­sil, ya que se tra­ta del prin­ci­pal com­pra­dor del tri­go argentino. 

Si Bra­sil lo aprue­ba, será un gran nego­cio para las empre­sas. Pero, sobre todo, será un hito en la his­to­ria de la ali­men­ta­ción mun­dial: por pri­me­ra vez en el mun­do se comen­za­ría a cul­ti­var y ven­der un tri­go modi­fi­ca­do gené­ti­ca­men­te, con el cual se pro­du­ci­rá la hari­na que ali­men­ta­rá a millo­nes de per­so­nas. Has­ta aho­ra, las mul­ti­na­cio­na­les que con­cen­tran el nego­cio de las semi­llas y los insu­mos quí­mi­cos para la agri­cul­tu­ra indus­trial no habían podi­do meter­se con el pan. Al menos no de mane­ra tan direc­ta. Por eso este tri­go trans­gé­ni­co, a dife­ren­cia de otros cul­ti­vos modi­fi­ca­dos gené­ti­ca­men­te, es resis­ti­do des­de múl­ti­ples fren­tes: no sólo las orga­ni­za­cio­nes socia­les y cam­pe­si­nas lo recha­zan, tam­bién bue­na par­te del mun­do cien­tí­fi­co, del dere­cho, e inclu­so del mercado.

Las cáma­ras empre­sa­ria­les que agru­pan a gran­des pro­duc­to­res de tri­go y hari­na tan­to en Bra­sil como en la Argen­ti­na recha­zan la idea de cul­ti­var y comer­cia­li­zar tri­go trans­gé­ni­co. Sos­tie­nen que gene­ra­ría más pér­di­das que bene­fi­cios ya que los con­su­mi­do­res no quie­ren ali­men­tos trans­gé­ni­cos. En espe­cial en la Unión Euro­pea, que tie­ne nor­ma­ti­vas muy res­tric­ti­vas en rela­ción a estos productos. 

“La CTN­bio (Comi­sión Téc­ni­ca Nacio­nal de Bio­se­gu­ri­dad) nun­ca recha­zó un pedi­do de libe­ra­ción comer­cial de plan­tas trans­gé­ni­cas en Bra­sil. Lo que sig­ni­fi­ca que es muy pro­ba­ble que este tri­go tam­bién sea apro­ba­do”, expli­ca Naia­ra Bit­ten­court, abo­ga­da de la orga­ni­za­ción bra­si­le­ña Tie­rra de Dere­chos. “Pero al mis­mo tiem­po, nun­ca vimos en Bra­sil una resis­ten­cia tan gran­de de acto­res eco­nó­mi­cos tan impor­tan­tes. Por ejem­plo, las indus­trias de pro­ce­sa­mien­to del tri­go y tam­bién las indus­trias de pro­duc­tos pani­fi­ca­dos. Ade­más de eso, de los pro­pios consumidores.”

Trigo-alimentación-supermercado-ultraprocesados-bolleria-pan-adobestock
(Ima­gen: Adobestock)

¿Por qué preo­cu­pa tan­to un cul­ti­vo que lle­ga­ría en for­ma de hari­na y pan a millo­nes de habi­tan­tes del pla­ne­ta; que ali­men­ta­ría sobre todo a los más pobres y vulnerables?

En la agri­cul­tu­ra, los trans­gé­ni­cos u orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos (OGM) son semi­llas a las que se les intro­du­cen genes de otras plan­tas o de otras espe­cies, como bac­te­rias, para otor­gar­les algu­na carac­te­rís­ti­ca que natu­ral­men­te no tie­nen. Por ejem­plo, las trans­for­man en resis­ten­tes a insec­tos, a her­bi­ci­das sin­té­ti­cos o tole­ran­tes a la fal­ta de agua.

El pro­ble­ma está en que ni el Esta­do bra­si­le­ño ni el argen­tino pue­den garan­ti­zar a la pobla­ción que los trans­gé­ni­cos ya libe­ra­dos, como la soja o el maíz, no cau­sen daños a la salud. Tam­po­co el tri­go HB4. No pue­den hacer­lo, sim­ple­men­te, por­que no hacen los estu­dios nece­sa­rios para saber­lo. En ambos paí­ses, los trans­gé­ni­cos se aprue­ban con los infor­mes que pre­sen­tan las mis­mas empre­sas que soli­ci­tan el per­mi­so. En Bra­sil se publi­can algu­nos docu­men­tos y se hace una audien­cia públi­ca. En la Argen­ti­na, en cam­bio, todo es secre­to y confidencial.

“Las empre­sas hacen estu­dios a cor­to pla­zo que no sir­ven para detec­tar daños en la salud”, expli­ca el inves­ti­ga­dor bra­si­le­ño Rubens Noda­ri, del pro­gra­ma de Gra­dua­dos en Recur­sos Gené­ti­cos Vege­ta­les de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de San­ta Cata­ri­na, quien ana­li­zó los docu­men­tos sobre el Tri­go HB4 que eva­lúa la CTN­Bio en Bra­sil. “Se ali­men­tó con el trans­gé­ni­co a ratas duran­te 14 días y a pollos, duran­te 42 días. Y lue­go se com­pa­ra­ron carac­te­rís­ti­cas como peso y talla, sin estu­diar los órga­nos inter­nos. Esos estu­dios no son sufi­cien­tes para afir­mar que no pro­du­ce daños a la salud”, advier­te. 

En la Argen­ti­na, los trans­gé­ni­cos son apro­ba­dos por la Comi­sión Nacio­nal de Bio­tec­no­lo­gía (CONABIA). En 2017, la revis­ta MU reve­ló que de los 34 miem­bros del orga­nis­mo (cuyos nom­bres has­ta ese momen­to per­ma­ne­cían en secre­to), 26 per­te­ne­cían a las mis­mas com­pa­ñías que pro­du­cen las semi­llas o eran cien­tí­fi­cos con con­flic­tos de intereses.


Dos años más tar­de, un infor­me de la Audi­to­ría Gene­ral de la Nación, aler­tó: “Argen­ti­na no cuen­ta con un mar­co de refe­ren­cia teó­ri­co-meto­do­ló­gi­co para garan­ti­zar el uso segu­ro y sus­ten­ta­ble de los OGM acor­de a lo esti­pu­la­do en el plano nacio­nal en el prin­ci­pio pre­cau­to­rio esta­ble­ci­do en la Ley 25.675 (Ley Gene­ral del Ambien­te, artícu­lo 14º) (…) La CONABIA no rea­li­za aná­li­sis expe­ri­men­ta­les sobre los mate­ria­les a apro­bar (…). Las eva­lua­cio­nes de ries­go ambien­tal son de tipo docu­men­tal, rea­li­za­das en base a la infor­ma­ción téc­ni­co cien­tí­fi­ca remi­ti­da por el soli­ci­tan­te a modo de decla­ra­ción jurada”.


El prin­ci­pio pre­cau­to­rio esta­ble­ci­do en 1992 en la Decla­ra­ción de Río sobre el Medio Ambien­te, reco­no­ci­do lue­go en el Pro­to­co­lo de Car­ta­ge­na sobre la segu­ri­dad de la bio­tec­no­lo­gía (2000) e incor­po­ra­do en legis­la­cio­nes nacio­na­les en dis­tin­tos paí­ses, esta­ble­ce: “Cuan­do haya peli­gro de daño gra­ve o irre­ver­si­ble, la fal­ta de cer­te­za cien­tí­fi­ca abso­lu­ta no debe­rá uti­li­zar­se como razón para pos­ter­gar la adop­ción de medi­das efi­ca­ces en fun­ción de los cos­tos para impe­dir la degra­da­ción del medio ambien­te”. Es decir, aun­que los Esta­dos no pue­dan afir­mar con segu­ri­dad que los trans­gé­ni­cos hagan daño a la salud o el ambien­te, igual deben sus­pen­der las auto­ri­za­cio­nes para pre­ve­nir daños irre­ver­si­bles. Por­que tam­po­co pue­den afir­mar lo contrario.

Ade­más de fal­ta de trans­pa­ren­cia y pro­tec­ción de la salud y el ambien­te, el caso del Tri­go HB4 en Argen­ti­na es aún más escan­da­lo­so. Por­que el Esta­do no sólo auto­ri­zó el trans­gé­ni­co: tuvo un papel fun­da­men­tal en su creación. 

Trigo-alimentación-bolleria-pan-adobestock-2
(Ima­gen: Adobestock)

El Tri­go HB4 fue desa­rro­lla­do por un equi­po de cien­tí­fi­cos argen­ti­nos lide­ra­dos por la inves­ti­ga­do­ra Raquel Chan, direc­to­ra del Ins­ti­tu­to de Agro­bio­tec­no­lo­gía del Lito­ral, que depen­de de una uni­ver­si­dad públi­ca (la Uni­ver­si­dad Nacio­nal del Lito­ral) y del Con­se­jo Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas de Argen­ti­na (Coni­cet). Hecho y finan­cia­do en par­te por el Esta­do argen­tino, en una alian­za públi­co-pri­va­da que se reali­zó a tra­vés de con­ve­nios a los que la ciu­da­da­nía no pue­de acce­der. Boca­do pidió los docu­men­tos tan­to al Coni­cet — que no res­pon­dió —, como a la pro­pia Raquel Chan, quien dijo no tener­los en su poder.

III.

En los labo­ra­to­rios de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal del Lito­ral, Raquel Chan y su equi­po hicie­ron dos modi­fi­ca­cio­nes gené­ti­cas al trigo. 

Por un lado, intro­du­je­ron un gen de gira­sol que per­mi­te que la plan­ta tole­re la fal­ta de agua por más días que el tri­go común. Pese a que lo pro­mo­cio­nan como tole­ran­te a la sequía, la pro­pia empre­sa reco­no­ce que no se tra­ta de un tri­go que pue­da cul­ti­var­se en zonas ári­das, don­de no llue­ve, sino que “aguan­ta” un poco más la fal­ta de agua en las regio­nes don­de ya se cul­ti­va. “Si no llue­ve duran­te 15 días, se acti­va el gen del gira­sol que hace que la plan­ta aguan­te un poco más. Pero si no llue­ve en seis meses, no. Esto no es magia. El agua es el prin­ci­pal recur­so de la agri­cul­tu­ra”, dice Gabino Reba­gliat­ti, geren­te de Comu­ni­ca­ción Cor­po­ra­ti­va de Bioceres. 

Por otro lado, inser­ta­ron un gen de una bac­te­ria que lo hace resis­ten­te al her­bi­ci­da glu­fo­si­na­to de amo­nio, un poten­te agro­tó­xi­co cono­ci­do como de amplio espec­tro o “touch down” (toca y vol­tea). Este tipo de her­bi­ci­das comen­za­ron a uti­li­zar­se en los paí­ses del Cono sur a fines de los años 90, con la intro­duc­ción de la soja Round Up Ready, de la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to. Una soja trans­gé­ni­ca resis­ten­te al her­bi­ci­da glifosato.

Los her­bi­ci­das se usan en el mode­lo agro­in­dus­trial de mono­cul­ti­vo para eli­mi­nar todas “male­zas” o plan­tas no desea­das que nacen de mane­ra espon­tá­nea y com­pi­ten con el cul­ti­vo por la luz, el agua y los nutrien­tes. Tan­to el gli­fo­sa­to como el glu­fo­si­na­to de amo­nio matan a todas las plan­tas excep­to a las que están modi­fi­ca­das gené­ti­ca­men­te para resis­tir­los. Estos vene­nos se fumi­gan con avio­nes des­de el aire o con máqui­nas terres­tres cono­ci­das como “mos­qui­tos”, que avan­zan sobre los cam­pos con dos lar­gos bra­zos o alas des­de los cua­les salen picos pulverizadores. 

Entre 1996 y 2019, sin estu­dios inde­pen­dien­tes y a espal­das de la pobla­ción, gobier­nos de las más varia­das ban­de­ras polí­ti­cas —des­de Evo Mora­les en Boli­via has­ta Mau­ri­cio Macri en la Argen­ti­na — apro­ba­ron 85 trans­gé­ni­cos en Bra­sil, 61 en la Argen­ti­na, 41 en Para­guay, 19 en Uru­guay y uno en Boli­via. Entre ellos, soja, maíz, algo­dón, alfal­fa y papa. 

“El avan­ce terri­to­rial del mode­lo trans­gé­ni­co fue arra­sa­dor. Uru­guay pasó de 9 mil hec­tá­reas con soja en el año 2000 a 1,1 millo­nes en 2018. Argen­ti­na con­ta­ba con 6,6 millo­nes de hec­tá­reas con soja en 1996 y lle­gó al pico máxi­mo de 20,5 millo­nes de hec­tá­reas de soja trans­gé­ni­ca en 2015. El maíz pasó de 4,1 millo­nes de hec­tá­reas en 1996 a 6,9 millo­nes en 2015”, reve­la el Atlas del Agro­ne­go­cio Trans­gé­ni­co del Cono Sur, publi­ca­do en 2020. Boli­via sex­tu­pli­có sus hec­tá­reas de soja entre 1990 y 2017. Y Para­guay, pasó de 1,15 a 3,4 millo­nes entre 1997 y 2018. 

campo-cultivos-transgenico-trigo
(Ima­gen: Miguel Tovar)

En la región lati­no­ame­ri­ca­na como a nivel mun­dial, el paque­te tec­no­ló­gi­co de las semi­llas trans­gé­ni­cas y agro­tó­xi­cos resul­tó un éxi­to comer­cial para un puña­do de com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les cada vez más con­cen­tra­das como Mon­san­to (hoy Bayer), Syn­gen­ta (Chem­Chi­na) y Dow, Dupont y Pio­neer (hoy Cor­te­va Agris­cien­ce). La con­tra­ca­ra del éxi­to de las mul­ti­na­cio­na­les es una tra­ge­dia sani­ta­ria, social y ambien­tal sin pre­ce­den­tes, tam­bién lla­ma­da eco­ci­dio. Tra­ge­dia que podría ahon­dar­se si se auto­ri­za el tri­go transgénico. 

Ya no habrá vuel­ta atrás, aler­tan los inves­ti­ga­do­res, las orga­ni­za­cio­nes socia­les y has­ta las pro­pias cáma­ras empre­sa­rias tri­gue­ras. Será impo­si­ble garan­ti­zar que el tri­go que se con­su­ma, por más que se deci­da usar semi­llas no trans­gé­ni­cas, sea un ali­men­to libre de OGM. Esto ocu­rre por­que una vez en el ambien­te, el trans­gé­ni­co “con­ta­mi­na” al no trans­gé­ni­co con­fi­rién­do­le los genes que natu­ral­men­te no tie­ne a tra­vés de la fecun­da­ción cru­za­da o por mez­cla de semi­llas. Por las carac­te­rís­ti­cas del tri­go, es más pro­ba­ble que esto ocu­rra por mez­cla de semi­llas, algo que suce­de con fre­cuen­cia median­te las máqui­nas cose­cha­do­ras, en el trans­por­te o el alma­ce­na­mien­to de los gra­nos, por la acción de ani­ma­les, como aves o rato­nes, y en espe­cial, por la acción de las per­so­nas, que tras­la­dan e inter­cam­bian las semi­llas. “Eso ya pasó con los otros cul­ti­vos trans­gé­ni­cos. No hay mane­ra de con­tro­lar­lo”, dice el inves­ti­ga­dor bra­si­le­ño Rubens Nodari.

Es por esto que ya preo­cu­pan las 6000 hec­tá­reas de tri­go HB4 que Bio­ce­res infor­mó haber sem­bra­do en la Argen­ti­na como par­te de sus prue­bas a cam­po. No deta­llan en qué luga­res espe­cí­fi­cos las cul­ti­va­ron, argu­men­tan que es con­fi­den­cial. Pero sí con­fir­ma­ron que es en la región de la pam­pa húme­da, la prin­ci­pal zona tri­gue­ra del país.

IV.

Cán­cer, mal­for­ma­cio­nes, abor­tos espon­tá­neos y pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios se cuen­tan en una lar­ga lis­ta de dra­mas y enfer­me­da­des que pade­cen quie­nes viven cer­ca de los cam­pos fumi­ga­dos. Cien­tí­fi­cos inde­pen­dien­tes empe­za­ron a demos­trar en labo­ra­to­rios lo que los veci­nos habían comen­za­do a denun­ciar en sus pue­blos y ciu­da­des: el gli­fo­sa­to, más aún en su ver­sión for­mu­la­da — es decir, mez­cla­do con otros quí­mi­cos para su ven­ta comer­cial — , des­ata todos esos padecimientos. 

Andrés Carras­co, médi­co argen­tino y cien­tí­fi­co del más alto nivel — que murió en 2014 — fue uno de los prin­ci­pa­les expo­nen­tes de la cien­cia dig­na, una cien­cia que comen­zó a demos­trar y denun­ciar los estra­gos del mode­lo. En 2009, cuan­do era direc­tor del Labo­ra­to­rio de Embrio­lo­gía Mole­cu­lar de la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA) con­fir­mó que el gli­fo­sa­to cau­sa mal­for­ma­cio­nes y es letal en embrio­nes de anfi­bios. La rele­van­cia de su des­cu­bri­mien­to que­dó en evi­den­cia con la per­se­cu­ción y cam­pa­ña de des­pres­ti­gio que sufrió en los años siguien­tes por par­te de cole­gas y fun­cio­na­rios del gobierno argen­tino ‑como el exmi­nis­tro de Cien­cia Lino Bara­ñao y el actual minis­tro, Rober­to Salvarezza‑, liga­dos a las empre­sas de trans­gé­ni­cos y agrotóxicos. 

En 2015, seis años des­pués que Carras­co, la Orga­ni­za­ción Mun­dial para la Salud cali­fi­có al gli­fo­sa­to como pro­ba­ble can­ce­rí­geno para los seres huma­nos. En Esta­dos Uni­dos, Mon­san­to fue con­de­na­da a pagar millo­nes de dóla­res a per­so­nas que enfer­ma­ron de cán­cer a cau­sa del Roud Up Ready. De tal mag­ni­tud es el pro­ble­ma que Bayer, actual due­ña de Mon­san­to, se vio obli­ga­da en junio de 2020 a cerrar un acuer­do por 11 mil millo­nes de dóla­res para resol­ver el 75 por cien­to de las cer­ca de 125 mil deman­das judi­cia­les simi­la­res, según infor­mó la empresa.

Tam­bién ha sido demos­tra­do que los pes­ti­ci­das no se degra­dan rápi­da­men­te en el ambien­te, como decían sus fabri­can­tes, sino que per­ma­ne­cen como con­ta­mi­nan­tes en el sue­lo y el agua. Inclu­so lle­gan a los ali­men­tos que se con­su­men en las ciu­da­des, como demos­tró el abo­ga­do ambien­ta­lis­ta Fer­nan­do Caba­lei­ro en su minu­cio­so infor­me “El Pla­to Fumi­ga­do”, hecho con base en medi­cio­nes ofi­cia­les de agro­tó­xi­cos en alimentos. 

Trigo-alimentación-bolleria-pan-adobestock
(Ima­gen: Adobestock)

Inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de La Pla­ta, en Argen­ti­na, halla­ron resi­duos de gli­fo­sa­to en ríos, lagu­nas, peces, en la llu­via, en el algo­dón y has­ta en gasas. Damián Marino, cien­tí­fi­co del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes del Medioam­bien­te (CIM) de esa uni­ver­si­dad, advier­te aho­ra que el glu­fo­si­na­to de amo­nio, her­bi­ci­da que vie­ne con el paque­te tec­no­ló­gi­co del Tri­go HB4, es más peli­gro­so que el gli­fo­sa­to. Por­que es tres veces más tóxi­co en la dosis letal 50 (dosis de una sus­tan­cia que se debe inge­rir para que sea mor­tal en al menos la mitad de la pobla­ción estu­dia­da) y por­que es 15 veces más res­tric­ti­vo en su con­su­mo, de acuer­do a la inges­ta dia­ria admi­si­ble que deter­mi­na la FAO (0,3 para el gli­fo­sa­to, 0,02 mili­gra­mos por kilo para el glufosinato).

A par­tir de 2012, comen­zó a cre­cer sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la can­ti­dad de trans­gé­ni­cos resis­ten­tes al glu­fo­si­na­to de amo­nio. En la Argen­ti­na, de los 27 trans­gé­ni­cos que se apro­ba­ron entre 1996 y 2012, sólo ocho de ellos (29%) con­te­nía resis­ten­cia al glu­fo­si­na­to de amo­nio. Sin embar­go, a par­tir de 2013 y has­ta 2019, de los 34 apro­ba­dos, 18 incor­po­ra­ron la resis­ten­cia al glu­fo­si­na­to, esto es más de la mitad (53%). Una de las razo­nes que expli­can este aumen­to es la mis­mí­si­ma natu­ra­le­za: en pocos años, las male­zas se hicie­ron resis­ten­tes al gli­fo­sa­to. En con­se­cuen­cia, las empre­sas empe­za­ron a pro­mo­ver el glu­fo­si­na­to como com­ple­men­to o sus­ti­tu­to. No pasa­rá mucho tiem­po para que las plan­tas se hagan resis­ten­tes a éste también. 

“La nece­si­dad de aso­ciar en las nue­vas semi­llas el gli­fo­sa­to con el glu­fo­si­na­to da cuen­ta de las incon­sis­ten­cias de la tec­no­lo­gía de los trans­gé­ni­cos tan­to en su cons­truc­ción y como en su com­por­ta­mien­to en el tiem­po. Sin embar­go se sigue huyen­do hacia delan­te inten­tan­do reme­diar las debi­li­da­des con­cep­tua­les de la tec­no­lo­gía trans­gé­ni­ca, con solu­cio­nes que tien­den a ser cada vez más peli­gro­sas”, adver­tía Andrés Carras­co en un docu­men­to publi­ca­do 2012. Y aler­ta­ba: “El glu­fo­si­na­to en ani­ma­les se ha reve­la­do con efec­tos devas­ta­do­res. En rato­nes, el glu­fo­si­na­to pro­du­ce con­vul­sio­nes, esti­mu­la la pro­duc­ción de óxi­do nitro­so y muer­te celu­lar en el cerebro”.

Leo­nar­do Mel­ga­re­jo es inge­nie­ro agró­no­mo y exmiem­bro de la CTN­Bio, en Bra­sil. “Esta­mos muy preo­cu­pa­dos por la pre­sen­cia de resi­duos de glu­fo­si­na­to de amo­nio en el tri­go trans­gé­ni­co argen­tino”, dice. “No vemos cómo será posi­ble pre­ve­nir su uso en el tri­go trans­gé­ni­co. Y esta­rá en el pan que los niños come­rán todos los días. El ries­go es inacep­ta­ble. Las posi­bi­li­da­des de daños irre­ver­si­bles son lo sufi­cien­te­men­te gra­ves como para que este pro­duc­to esté prohi­bi­do en muchos países.”

De apro­bar­se en for­ma defi­ni­ti­va por Bra­sil, las hari­nas de tri­go y todos sus deri­va­dos pasa­rían a ser ali­men­tos a base de trans­gé­ni­cos y con­ta­mi­na­dos con glu­fo­si­na­to de amo­nio. Si bien el tri­go no trans­gé­ni­co ya se fumi­ga con agro­tó­xi­cos, no se uti­li­za­ban ‑has­ta aho­ra- her­bi­ci­das de amplio espectro. 

“El tri­go es un cul­ti­vo de invierno. Has­ta aho­ra, las fumi­ga­cio­nes masi­vas con agro­tó­xi­cos se cir­cuns­cri­ben a las tem­po­ra­das de pri­ma­ve­ra y verano (aun­que tam­bién se apli­can a fina­les del invierno como “bar­be­cho quí­mi­co”). La apli­ca­ción del glu­fo­si­na­to de amo­nio dará lugar a fumi­ga­cio­nes con este her­bi­ci­da alta­men­te tóxi­co en invierno, cuan­do es aún mayor la sus­cep­ti­bi­li­dad a con­traer enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias”, advier­te la decla­ra­ción “Con nues­tro pan, No”, en la que cien­tos de orga­ni­za­cio­nes socia­les y cam­pe­si­nas de Amé­ri­ca Lati­na exi­gen que se deten­ga la apro­ba­ción del Tri­go HB4. 

V.

En los últi­mos 20 años, jun­to a la gana­de­ría indus­trial, el mode­lo de pro­duc­ción agrí­co­la a gran esca­la arra­só con bos­ques, pas­ti­za­les, saba­nas y hume­da­les. Des­pla­zó con vio­len­cia a comu­ni­da­des indí­ge­nas y cam­pe­si­nas, y se con­vir­tió en una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la cri­sis climática.

En Bra­sil, se des­tru­ye­ron 29,2 millo­nes de hec­tá­reas de bos­que entre 1997 y 2019, de acuer­do a los datos del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Espa­cia­les (INPE). Esto equi­va­le a casi dos veces la super­fi­cie del Uru­guay. En la Argen­ti­na, se des­mon­ta­ron 5,7 millo­nes de hec­tá­reas entre 1998 y 2017, infor­ma Green­pea­ce con base en datos oficiales. 

La agro­in­dus­tria pasó a ser el segun­do sec­tor eco­nó­mi­co que gene­ra más emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, res­pon­sa­bles del calen­ta­mien­to glo­bal. Así lo advier­te el Panel Inter­gu­ber­na­men­tal del Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC, por sus siglas en inglés), orga­nis­mo ofi­cial a nivel inter­na­cio­nal que estu­dia la cri­sis cli­má­ti­ca y sus impac­tos. En su aná­li­sis, el panel tie­ne en cuen­ta la defo­res­ta­ción, los incen­dios inten­cio­na­les, la degra­da­ción del sue­lo y todas las acti­vi­da­des pre­vias y pos­te­rio­res al cul­ti­vo como la pro­duc­ción de agro­quí­mi­cos, el trans­por­te y el uso de maqui­na­ria agrícola.

Campo-trigo-alimentación-2
(Ima­gen: Vio­le­ta Pagani)

La evi­den­cia es abru­ma­do­ra. El sufri­mien­to, a esta altu­ra, incal­cu­la­ble. Sin embar­go, las com­pa­ñías en con­ni­ven­cia con gobier­nos y un sis­te­ma cien­tí­fi­co cóm­pli­ce, se pre­sen­tan así mis­mas como la solu­ción al caos que ellas mis­mas generaron. 

“La inci­den­cia de la sequía ha ido aumen­tan­do a medi­da que el cam­bio cli­má­ti­co empeo­ra en todo el mun­do, lo que afec­ta la esta­bi­li­dad de los eco­sis­te­mas agrí­co­las. Ade­más de miti­gar las pér­di­das de pro­duc­ción duran­te las con­di­cio­nes de sequía, HB4 tam­bién faci­li­ta el doble cul­ti­vo, que rota esta­cio­nal­men­te la soja y el tri­go, un sis­te­ma agrí­co­la res­pe­tuo­so con el medio ambien­te que de otro modo está limi­ta­do por la dis­po­ni­bi­li­dad de agua”, dice el comu­ni­ca­do de pren­sa de Bio­ce­res, (sólo dis­po­ni­ble en inglés), que hace refe­ren­cia no sólo al tri­go sino tam­bién a la soja HB4 apro­ba­da en 2015 en la Argen­ti­na y que espe­ra el vis­to bueno de Chi­na, prin­ci­pal com­pra­dor, para lan­zar­se al mercado. 

Una sema­na antes de la apro­ba­ción del tri­go trans­gé­ni­co, la inves­ti­ga­do­ra Raquel Chan, jun­to con el CEO de Bio­ce­res, Fede­ri­co Truc­co, publi­ca­ron un docu­men­to en el cual defien­den los trans­gé­ni­cos y ana­li­zan los moti­vos por los que con­si­de­ran que no están gene­ra­li­za­dos en los mer­ca­dos. Enu­me­ran aspec­tos téc­ni­cos, regu­la­to­rios (como las res­tric­cio­nes en la Unión Euro­pea) y “la mala per­cep­ción públi­ca de los orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos (OGM)”.

El día de la apro­ba­ción del tri­go, el minis­tro argen­tino de Cien­cia res­pal­dó los meca­nis­mos de alian­za públi­co-pri­va­da por­que, dijo, “son los que real­men­te per­mi­ten que nues­tro país sea competitivo”.


Es evi­den­te que ni Chan ni Sal­va­rez­za sien­ten algu­na inco­mo­di­dad al iden­ti­fi­car­se con intere­ses pri­va­dos. Por el con­tra­rio, aso­cian al Esta­do con empre­sas median­te con­ve­nios secre­tos y sin par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. El dine­ro que el Esta­do reci­be lue­go por la con­cre­ción de esos nego­cios tam­po­co se cono­ce en deta­lle, jus­ta­men­te por­que no se pue­de acce­der a los documentos.


“Los con­ve­nios no están dis­po­ni­bles. Yo, que estoy invo­lu­cra­da, no los ten­go — res­pon­de Raquel Chan a la con­sul­ta de Boca­do — pero sí te los pue­do expli­car”, dice. En el caso del Tri­go HB4, expli­ca que el Esta­do apor­tó el per­so­nal (ella y su equi­po), los cono­ci­mien­tos, la infra­es­truc­tu­ra y el equi­pa­mien­to. La empre­sa Bio­ce­res, en tan­to, apor­tó el dine­ro para el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía y las prue­bas a cam­po. Y dado que los trans­gé­ni­cos tie­nen rega­lías por­que las mul­ti­na­cio­na­les con­si­guie­ron que las semi­llas se paten­ten, como si fue­ran un inven­to, Chan acla­ra: “En caso de haber rega­lías, o sea, si esto lle­ga al mer­ca­do, Bio­ce­res le tie­ne que pagar un por­cen­ta­je de la ven­ta bru­ta de la semi­lla al Coni­cet y UNL”.

Con­ti­núa: “Al Esta­do le vuel­ve un por­cen­ta­je intere­san­te, un cin­co o seis por cien­to del bru­to fac­tu­ra­do. Te pue­de pare­cer que no es muy alto, pero lo que pasa es que, una vez ter­mi­na­do el desa­rro­llo, noso­tros ya no inver­ti­mos más nada. Ellos (Bio­ce­res), en cam­bio, tie­nen que hacer la pro­duc­ción, la ven­ta, la comer­cia­li­za­ción. Si no lle­ga al mer­ca­do, nadie cobra nada. Si lle­ga al mer­ca­do el Coni­cet se bene­fi­cia sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, es un dine­ro interesante.”

En cuan­to a los impac­tos ambien­ta­les, Chan sos­tie­ne que los con­tro­les esta­ta­les son con­fia­bles y que el pro­ble­ma de los agro­tó­xi­cos tie­ne que ver con su mala aplicación.

—¿Usted pue­de ase­gu­rar que con­su­mir trans­gé­ni­cos no cau­sa nin­gún daño en la salud?

—Te pue­do ase­gu­rar que con HB4 no hay daño a la salud. No con todos los ali­men­tos trans­gé­ni­cos. Por eso la Cona­bia estu­dia caso por caso. 

—¿Cuál es su pos­tu­ra con res­pec­to a que los trans­gé­ni­cos que usted y su equi­po desa­rro­llan impli­can el uso de tóxi­cos con­ta­mi­nan­tes que enfer­man a las personas?

—La agri­cul­tu­ra exten­si­va ya usa her­bi­ci­das. Acá y en Euro­pa, don­de están prohi­bi­dos los trans­gé­ni­cos. Vos tenés male­zas, las male­zas com­pi­ten con el cul­ti­vo. Le sacan el agua y los nutrien­tes. Por lo tan­to, el pro­duc­tor mata la male­za. Cual­quier cosa que mate la male­za ‑que es una plan­ta, una plan­ta que no queremos‑, es por defi­ni­ción algo que mata. Toda­vía no se encon­tró algo que mate a la plan­ta que sea cari­ño­so, que mate con cari­ño. Son todos tóxi­cos. Tie­nen dis­tin­tos gra­dos de toxi­ci­dad pero hoy en día, el tri­go se mane­ja con otros her­bi­ci­das. Con 2,4‑D, que es más tóxico.

—¿No cree que hay otras for­mas de con­tro­lar las male­zas? Por ejem­plo, la agroecología.

—No en gran­des exten­sio­nes. Eso ya lo escu­ché un mon­tón de veces. No soy una exper­ta, pero eso sir­ve en luga­res chi­cos, en gran­jas chi­cas, en la agri­cul­tu­ra fami­liar don­de vos podés a mano ir sacan­do las male­zas. Si tenés un terreno de 50 hec­tá­reas no podés sacar­las con la mano.

—Hay esta­ble­ci­mien­tos como La Auro­ra, en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, que inclu­so fue­ron reco­no­ci­dos por la FAO por apli­car agro­eco­lo­gía en gran­des extensiones. 

—Yo me saco el som­bre­ro si eso lo pue­den apli­car a gran esca­la. No soy una defen­so­ra de los her­bi­ci­das. Lo que pien­so es que nues­tro país tie­ne un 70 por cien­to de ingre­so de divi­sas por expor­ta­ción de gra­nos. Entre maíz, soja y tri­go. Si maña­na cam­biás el sis­te­ma (pro­duc­ti­vo), nos vamos total­men­te al tacho. No vamos a poder com­prar vacu­nas, ni telé­fo­nos celu­la­res, ni peda­zos de autos, ni avio­nes, ni nada.

VI.

“Con­fir­man que el tri­go es ren­ta­ble en el mode­lo agro­eco­ló­gi­co”, publi­có el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (INTA), de Argen­ti­na, en junio de 2020. Con­fir­ma­ban lo ya con­fir­ma­do, inclu­so por orga­nis­mos con­ser­va­do­res a nivel inter­na­cio­nal, como es la FAO. 

Mar­tín Zamo­ra es uno de los téc­ni­cos detrás de la noti­cia. Tra­ba­ja en una cha­cra expe­ri­men­tal del INTA, en el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, don­de hace más de 10 años inves­ti­gan téc­ni­cas de pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca. Con­si­guie­ron pro­du­cir sin trans­gé­ni­cos ni agro­tó­xi­cos en cam­pos de has­ta 2.000 hec­tá­reas. Lo hicie­ron a pedi­do de los mis­mos pro­duc­to­res, quie­nes veían cada vez más redu­ci­das sus ganan­cias por el aumen­to del cos­to de insu­mos y el dete­rio­ro de los suelos.

Lo que hacen es reem­pla­zar mono­cul­ti­vos ‑que des­cri­ben como sis­te­mas sim­pli­fi­ca­dos que nada tie­nen que ver con el fun­cio­na­mien­to com­ple­jo de la natu­ra­le­za- por una com­bi­na­ción de cul­ti­vos y ani­ma­les que devuel­ven el equi­li­brio natu­ral al eco­sis­te­ma, enri­que­cen los sue­los y evi­tan la apa­ri­ción de pla­gas y male­zas. “No es fácil, vas en con­tra de la mayo­ría, y eso hace que vaya más len­to de lo que noso­tros pre­ten­de­mos”, dice Zamora.

Acer­ca de las difi­cul­ta­des, enu­me­ra: “Esto es algo nue­vo. Si bien la agro­eco­lo­gía toma cono­ci­mien­tos ances­tra­les, tam­bién hay mucha tec­no­lo­gía nue­va en los pro­ce­sos y hay que ir gene­ran­do cono­ci­mien­to, inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo”. Tam­bién fal­ta de for­ma­ción en uni­ver­si­da­des: “Los pro­fe­sio­na­les que ase­so­ran a los pro­duc­to­res no cono­cen sobre pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca por­que en las uni­ver­si­da­des no se ense­ña.” Y por últi­mo, va al hue­so: “Es difí­cil por­que vas en con­tra de los intere­ses de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les”. Ejem­plos apa­re­cen a dia­rio. “Los que ven­den pro­duc­tos quí­mi­cos visi­tan con­ti­nua­men­te a los pro­duc­to­res. Y cuan­do un pro­duc­tor no le com­pra y le habla de agro­eco­lo­gía, ense­gui­da le empie­zan a que­mar la cabe­za dicién­do­le que se van a fun­dir. Cuan­do acom­pa­ña­mos a pro­duc­to­res en la tran­si­ción hacia la agro­eco­lo­gía, vamos cada 45 días al cam­po. Pero entre dos visi­tas nues­tras, el pro­duc­tor reci­be entre 5 y 10 visi­tas de agró­no­mos que quie­ren ven­der­les productos.”

Campo-trigo-alimentación-3
(Ima­gen: Vio­le­ta Pagani)

Cues­tio­na y se moles­ta con la apro­ba­ción del tri­go trans­gé­ni­co : “La agri­cul­tu­ra no nece­si­ta un tri­go trans­gé­ni­co, menos que sea resis­ten­te a un her­bi­ci­da”. Tec­no­lo­gías que se pre­sen­tan como una solu­ción para los pro­ble­mas que ese mis­mo sis­te­ma de pro­duc­ción gene­ra, por­que “actúan sobre las con­se­cuen­cias en lugar de ir a las cau­sas. Si siem­bro un tri­go como úni­co cul­ti­vo, obvia­men­te en el entre­sur­co van a apa­re­cer male­zas como con­se­cuen­cia de una for­ma de pro­duc­ción. ¿Y qué hacen? Actúan sobre la con­se­cuen­cia: apli­can un her­bi­ci­da para controlarlo”.

Lo mis­mo ocu­rre, dice, con la tole­ran­cia a la sequía: “Hay sequía por­que los sue­los están degra­da­dos, no tie­nen poros ni mate­ria orgá­ni­ca, que es lo que les per­mi­te rete­ner la hume­dad. Y la degra­da­ción de los sue­los es con­se­cuen­cia del mode­lo de pro­duc­ción. ¿Pero qué se hace? Un tri­go trans­gé­ni­co tole­ran­te a la sequía. Otra vez se actúa sobre las con­se­cuen­cias, no las causas”

Zamo­ra y su equi­po, así como otros téc­ni­cos en el país, avan­zan en el desa­rro­llo de la agro­eco­lo­gía con­tra la corrien­te y casi sin recur­sos eco­nó­mi­cos. “Todos estos avan­ces en agro­eco­lo­gía fue­ron casi sin pre­su­pues­to. El 99 por cien­to de pre­su­pues­to argen­tino que se invier­te en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo es para el otro sis­te­ma.” El dine­ro no lle­ga a esta cha­cra del INTA, se que­da en los labo­ra­to­rios que desa­rro­llan transgénicos. 

Car­la Poth es doc­to­ra en Cien­cias polí­ti­cas y estu­dia en pro­fun­di­dad el sis­te­ma cien­tí­fi­co de la Argen­ti­na y la región. “Cuan­do uno mira hacia dón­de se diri­gen los finan­cia­mien­tos y las polí­ti­cas de Esta­do, se ve con cla­ri­dad una lógi­ca del cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co apli­ca­do cuya úni­ca fina­li­dad es el fin prác­ti­co del mer­ca­do capi­ta­lis­ta”, advier­te. “Lo que (Andrés) Carras­co lla­ma­ba cien­cia cóm­pli­ce. Una mira­da de la pro­duc­ción de cono­ci­mien­to ata­da de mane­ra uní­vo­ca a la pro­duc­ción de trans­gé­ni­cos, que los pre­sen­ta como una revo­lu­ción, pero lo úni­co que hace es sos­te­ner los intere­ses de estas gran­des corporaciones”.

Denun­ciar el entra­ma­do de cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, cien­cia hege­mó­ni­ca y Esta­do cóm­pli­ces con agro­ne­go­cios, dice Poth, es urgen­te “por­que esta eco­no­mía con­cen­tra­da está gene­ran­do un geno­ci­dio y eco­ci­dio silenciado”.

VII.

Vio­le­ta Paga­ni es pura ener­gía. Sus ojos gran­des están siem­pre aten­tos y al hablar, lo hace con segu­ri­dad, cla­ra. “El gran pro­ble­ma con el tri­go es que es de con­su­mo masi­vo. Cam­biar­lo es alte­rar la cul­tu­ra ali­men­ti­cia de todo un pue­blo”, dice sobre el transgénico. 

Cul­ti­va tri­go agro­eco­ló­gi­co a 70 kiló­me­tros de la sede de Bio­ce­res y a unos 200 de los labo­ra­to­rios don­de Raquel Chan mani­pu­la semi­llas. Vio­le­ta tra­ba­ja en el cam­po, don­de el vien­to le revuel­ve su cabe­llo cla­ro. Su empren­di­mien­to se lla­ma La Por­fía y lo lle­va ade­lan­te con otros tres com­pa­ñe­ros. Siem­bran en lotes chi­cos, de entre tres y cin­co hec­tá­reas, en Caña­da de Gómez, una loca­li­dad de unos 40 mil habi­tan­tes en el cora­zón de la pam­pa húme­da. Ella vive cer­ca de allí, en un pue­blo más peque­ño lla­ma­do Ibar­lu­cea. “La Por­fía nació en 2011 con pro­duc­ción de tri­go, maíz y hari­nas inte­gra­les a par­tir de esos gra­nos. Des­pués se fue amplian­do y hoy tene­mos una gran diver­si­dad de pro­duc­tos agro­eco­ló­gi­cos, muchos lác­teos y mucho de alma­cén, dul­ces, con­ser­vas”, dice con entu­sias­mo. Algu­nos los ela­bo­ran solos y otros en aso­cia­ción con pro­duc­to­res de leche, fru­tas y otros ali­men­tos agro­eco­ló­gi­cos de la zona. 

Campo-trigo-alimentación
(Ima­gen: Vio­le­ta Pagani)

Vio­le­ta es inge­nie­ra agró­no­ma y entien­de a la agro­eco­lo­gía como una mane­ra de cul­ti­var la tie­rra para obte­ner ali­men­tos sanos y acce­si­bles para la socie­dad que habi­ta un terri­to­rio. “Lo que hay que poner en dis­cu­sión es todo el mode­lo — dice deci­di­da. Que el deba­te por el tri­go nos sir­va para visi­bi­li­zar este mode­lo de pro­duc­ción impues­to en nues­tros paí­ses, con la expor­ta­ción de com­mo­di­ties y el ingre­so de divi­sas. Dis­cu­tir todo el sis­te­ma, inclu­si­ve la pro­duc­ción de pollos, de hue­vos, de car­ne de cer­do, de car­ne de vaca en feed lot. En todos los casos, es pro­duc­ción de ali­men­tos que es a base de insu­mos bio­tec­no­ló­gi­cos y venenos”. 

Des­de 2015 inte­gra la Red de Téc­ni­cos en Agro­eco­lo­gía del Lito­ral y jun­to a uno de sus com­pa­ñe­ros via­ja perió­di­ca­men­te unos 400 kiló­me­tros has­ta Her­si­lia, don­de ase­so­ran a los veci­nos auto­con­vo­ca­dos. “El pro­yec­to agro­eco­ló­gi­co para el periur­bano de Her­si­lia apun­ta a un pro­ce­so de desa­rro­llo local endó­geno que per­mi­ta gene­rar ali­men­tos de con­su­mo local, tra­ba­jo para quie­nes pro­ce­san esas mate­rias pri­mas y que pue­da mejo­rar la cali­dad nutri­cio­nal de lo que se con­su­me”, explica. 

Un motor tri­fá­si­co de 10 caba­llos en lugar de sie­te, con la velo­ci­dad indi­ca­da y rela­ción de poleas jus­tas para las vuel­tas que nece­si­ta­ban. Fun­cio­nó. El rui­do fue ensor­de­ce­dor, vola­ba pol­vo por todos lados pero la ale­gría no entra­ba en la habi­ta­ción de cin­co por cin­co metros que les pres­ta­ron en una anti­gua fábri­ca para ins­ta­lar la mole­do­ra. “Ver la hari­na salir y empe­zar a pro­du­cir fue una cosa her­mo­sa, una ale­gría enor­me”, recuer­da Fer­nan­do Albretch, vecino de Hersilia.

Campo-trigo-alimentación-10
(Ima­gen: Vio­le­ta Pagani)

Blan­ca Arga­ña­raz tie­ne 31 años y dos hijos. “Fui­mos a moler los últi­mos 30 kilos que que­da­ban de tri­go. Era la pri­me­ra vez que molía. Fue intere­san­te, me gus­tó, sobre todo por­que es algo sano, que no tie­ne pro­duc­tos de las fumi­ga­cio­nes”, cuen­ta. Jun­to con otras 12 muje­res, par­ti­ci­pa de la ela­bo­ra­ción de pani­fi­ca­dos inte­gra­les a par­tir de la hari­na agro­eco­ló­gi­ca. Coci­nan en “La Casi­ta”, un espa­cio don­de fun­cio­na un come­dor comu­ni­ta­rio, una huer­ta y talle­res de arte y edu­ca­ción para las fami­lias. Comer pan, masi­tas, tar­tas y budi­nes inte­gra­les fue toda una nove­dad para ella y su fami­lia. “Sale rico. Lo pro­ba­mos en casa y les gus­tó, inclu­so a los chi­cos. Lo vamos inte­gran­do de a poco. Y se ven­de bien tam­bién”, dice contenta. 

Des­de el patio de La Casi­ta, el olor a pan recién hor­nea­do ape­nas se per­ci­be. “Es más sua­ve que el olor del pan hecho con hari­na común”, cuen­ta Ofe­lia Vera, una mujer del­ga­da, alta, tími­da pero con mucho empu­je. “Con las muje­res venía­mos tra­ba­jan­do en talle­res de huer­ta, coci­na y tam­bién char­las entre noso­tras, sobre nues­tras vidas, cues­tio­nes vin­cu­la­das a la salud, a la vio­len­cia de géne­ro, y tam­bién a la ali­men­ta­ción”, rela­ta. Y “cuan­do sur­gió la posi­bi­li­dad de coci­nar con la hari­na agro­eco­ló­gi­ca, empe­za­mos a bus­car rece­tas y empe­za­mos a pro­bar­las. Pri­me­ro para noso­tras, des­pués le dimos a pro­bar a per­so­nas más cer­ca­nas, y des­pués empe­za­mos ven­der en la pla­za del pue­blo. Esto es impor­tan­te para que las muje­res pue­dan tener un ingre­so más de dine­ro. Son todas tra­ba­ja­do­ras pero que no tie­nen empleo.”

Campo-trigo-alimentación-Casita-Hersilia-budin-2
(Ima­gen: La casi­ta de Hersilia)

De a poco y con esfuer­zo, cobra vida este círcu­lo de auto­ges­tión, cui­da­do y ayu­da den­tro de este peque­ño pue­blo de los lla­nos argen­ti­nos. “Lo que que­re­mos es que la gen­te pue­da comer y pue­da estar bien — sin­te­ti­za Fer­nan­do. Que los ali­men­tos que pro­du­ci­mos sean acce­si­bles para todos y que si alguien pue­de ade­más tra­ba­jar de eso, no para tener un suel­do con el cual com­prar­se un auto y hacer la vida del pro­gre­so que tene­mos ins­ta­la­da en la cabe­za, sino para vivir dig­na­men­te, que lo haga. Lo que que­re­mos es orga­ni­zar la vida de una comu­ni­dad que se aus­to­sus­ten­ta, que vive feliz, que prio­ri­za la vida a par­tir de los vínculos.”

Sobre el tri­go trans­gé­ni­co no tie­nen dudas: “Para noso­tros, ese es el pan de la muer­te. Si final­men­te se aprue­ba, vamos a dar la pelea para que los pro­duc­to­res de la zona no lo siembren.”

Fuen­te: La tin­ta /​Ima­gen de por­ta­da: Ado­bes­tock.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *