Argen­ti­na. Dos abu­sos a una niña

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de diciem­bre de 2020. 

Orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas fue­ron con un ami­cus curiae a la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de la pro­vin­cia para cues­tio­nar una sen­ten­cia que con­si­de­ra que hubo «rela­ción sen­ti­men­tal» entre una nena de 12 años y un hom­bre de 24.

¿Pue­de una niña de 12 años man­te­ner una rela­ción sen­ti­men­tal con un hom­bre de 24 años? ¿Pue­de lla­mar­se joven a esa nena en un tex­to jurí­di­co? ¿Pue­de excul­par­se al acu­sa­do por con­si­de­rar que debi­do a su con­tex­to social y cul­tu­ral no sabía que esta­ba come­tien­do un deli­to? Un tri­bu­nal inte­gra­do por los jue­ces Javier Bel­tra­mo­ne, Gus­ta­vo Sal­va­dor y Bibia­na Alon­so deci­dió el 15 de sep­tiem­bre absol­ver a N.O.Ch., por con­si­de­rar que no enten­día la cri­mi­na­li­dad de su accio­nar, al man­te­ner rela­cio­nes sexua­les con una nena des­de que tenía 11 años. El fis­cal Aqui­les Bal­bi ape­ló la deci­sión con un recur­so de que­ja ante la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de la pro­vin­cia, el últi­mo 4 de diciem­bre. Al cono­cer la sen­ten­cia, el Cen­tro de Estu­dios Femi­nis­tas Jurí­di­cos y Socia­les (CEFEJUS) de la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Rosa­rio, acom­pa­ña­do por ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des que tra­ba­jan en dere­chos huma­nos con pers­pec­ti­va de géne­ro pre­sen­ta­ron un ami­cus curiae –un apor­te de enti­da­des con inte­rés jurí­di­co legí­ti­mo en el caso — para seña­lar las fallas del fallo de la Cámara.

La niña comen­zó la supues­ta rela­ción a los 11 años, que­dó emba­ra­za­da a los 12 y con­cu­rrió a un cen­tro de salud de la loca­li­dad don­de vive, cer­ca­na a Rosa­rio. El per­so­nal de Salud dio inter­ven­ción a la Direc­ción pro­vin­cial de Niñez, que actuó, cuan­do el emba­ra­zo esta­ba muy avan­za­do. La nena fue alo­ja­da en una ins­ti­tu­ción. El hom­bre fue denun­cia­do por una fun­cio­na­ria públi­ca, en cum­pli­mien­to de la ley pro­vin­cial sobre infan­cia. Estu­vo dete­ni­do y fue con­de­na­do, en pri­me­ra ins­tan­cia, a sie­te años y medio de pri­sión. Pero en segun­da ins­tan­cia lo absolvieron.

La pri­me­ra fir­man­te del ami­cus es la pre­si­den­ta del CEFEJUS, Ana­lía Aucía, acom­pa­ña­da por Móni­ca Tar­duc­ci, María Lui­sa Feme­nías y Fabián Sal­vio­li, entre otras per­so­na­li­da­des que ocu­pan las pri­me­ras dos pági­nas y media del ami­cus curiae.

En cuan­to a la sen­ten­cia cues­tio­na­da, el Tri­bu­nal con­si­de­ra acre­di­ta­do el «víncu­lo sos­te­ni­do» entre la niña y el impu­tado. Esta con­duc­ta cons­ti­tu­ye abu­so sexual con acce­so car­nal, de acuer­do al artícu­lo 119 del Códi­go Penal con su agra­van­te (abu­sar sexual­men­te de una per­so­na cuan­do ésta fue­ra menor de tre­ce años). Y absuel­ve al abu­sa­dor sobre la base de la exis­ten­cia en el caso de un “error de prohi­bi­ción”. Con­si­de­ran que el acu­sa­do no supo que la con­duc­ta era ilí­ci­ta. “Para lle­gar a esta con­clu­sión, la Cáma­ra de Ape­la­cio­nes desa­rro­lla argu­men­tos orien­ta­dos a resal­tar ‘diver­sas cues­tio­nes de con­tex­to socio­cul­tu­ral’ del impu­tado y de la niña, argu­men­tan­do la exis­ten­cia de ‘una rela­ción de pare­ja’ entre el impu­tado de 24 años y la niña de 12, nor­ma­li­za­da, por haber suce­di­do en el mar­co de un ‘con­tex­to socio­cul­tu­ral’ par­ti­cu­lar, al que cons­tru­ye­ron sobre la base de este­reo­ti­pos y pre­jui­cios de géne­ro y de cla­se, así como gra­ves erro­res con­cep­tua­les en detri­men­to de los dere­chos de la niña a ser tra­ta­da con dig­ni­dad, a reci­bir la debi­da pro­tec­ción esta­tal y a tener garan­ti­za­do el dere­cho de Acce­so a la Jus­ti­cia, tal como lo impo­nen las nor­ma­ti­vas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les apli­ca­bles y la juris­pru­den­cia que se des­pren­de de los sis­te­mas juris­dic­cio­na­les supe­rio­res, ade­más de los apor­tes fun­da­men­ta­les de los están­da­res inter­na­cio­na­les en mate­ria de dere­chos huma­nos y de la doc­tri­na reco­no­ci­da en la mate­ria”, dice el amicus. 

«Al mar­co de un ‘con­tex­to socio­cul­tu­ral’ par­ti­cu­lar lo cons­tru­ye­ron sobre la base de este­reo­ti­pos y pre­jui­cios de géne­ro y de cla­se, así como gra­ves erro­res conceptuales»

Y sub­ra­ya que “el Tri­bu­nal de Segun­da Ins­tan­cia con­si­de­ró que, entre un varón adul­to de 24 años que tra­ba­ja y una niña de 12 años que cur­sa quin­to gra­do de pri­ma­ria, hay una rela­ción de pare­ja que pla­ni­fi­ca hijos/​as”. 

El escri­to acla­ra que “siem­pre exis­te vio­la­ción en caso de per­so­nas meno­res de 13 años. El uso de este­reo­ti­pos lle­vó a la Cáma­ra de Ape­la­cio­nes a valo­rar los hechos y de las evi­den­cias, jus­ti­fi­can­do en todo momen­to la con­duc­ta del impu­tado, obvian­do que la edad míni­ma de con­sen­ti­mien­to sexual tie­ne como obje­ti­vo pro­te­ger a los/​as niños/​as y ado­les­cen­tes de los abu­sos y de las con­se­cuen­cias per­ju­di­cia­les que pue­dan sufrir como con­se­cuen­cia de la acti­vi­dad sexual tem­pra­na, máxi­me cuan­do no exis­te pari­dad eta­ria o de poder entre las per­so­nas involucradas”.

La edad míni­ma de con­sen­ti­mien­to sexual tie­ne como obje­ti­vo pro­te­ger a los/​as niños/​as y ado­les­cen­tes de los abu­sos y de las con­se­cuen­cias per­ju­di­cia­les que pue­dan sufrir 

De ello se des­pren­de que “en este caso, aun cuan­do la niña no estu­vie­re con­mi­na­da por coer­ción, fuer­za físi­ca o inti­mi­da­ción no exis­te con­sen­ti­mien­to libre, de allí que el mis­mo sea abso­lu­ta­men­te inefi­caz e impo­si­ble”. Y en otro frag­men­to, sos­tie­ne: “la Cáma­ra trans­for­ma la des­igual­dad y el abu­so en una rela­ción de amor; cons­tru­yen la rela­ción entre la niña y el varón adul­to agre­sor como un víncu­lo de amor, roman­ti­zan­do una rela­ción abu­si­va, ile­gal, con­tra­ria a las nor­mas cul­tu­ra­les, agra­va­das por el con­tex­to de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad de ella”.

La reso­lu­ción de la Cáma­ra se des­en­tien­de de las rela­cio­nes jerár­qui­cas de géne­ro y edad, para con­si­de­rar que exis­tía una rela­ción de pare­ja entre la niña y el hom­bre. “No exis­te en la sen­ten­cia nin­gún aná­li­sis que refie­ra a las rela­cio­nes jerár­qui­cas de poder que atra­vie­san a ambos suje­tos y los colo­can en situa­cio­nes de des­igual­dad en base a la edad y el géne­ro. Se pro­du­ce así, otro des­co­no­ci­mien­to jurí­di­co de las nor­ma­ti­vas vigen­tes que obli­gan a con­si­de­rar esas dos con­di­cio­nes – edad y géne­ro- al momen­to de inves­ti­gar la vul­ne­ra­ción de dere­chos, a saber: Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer (CEDAW), Con­ven­ción de los Dere­chos del Niño, Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mujer, cono­ci­da como “Con­ven­ción de Belem do Para”, seña­la. Tam­bién enu­me­ran la Ley N° 26.485 de Pro­tec­ción Inte­gral para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra las Muje­res en los ámbi­tos en que desa­rro­llen sus rela­cio­nes inter­per­so­na­les, la Ley nacio­nal Nº 26.061 de Pro­tec­ción Inte­gral de los Dere­chos de Niñas, Niños y Ado­les­cen­tes, san­cio­na­da en el año 2005 y la Ley pro­vin­cial Nº 12.967 de Pro­mo­ción y pro­tec­ción inte­gral de los dere­chos de las niñas, niños y ado­les­cen­tes, san­cio­na­da en el año 2009. 

En este pun­to, la pre­sen­ta­ción judi­cial sos­tie­ne: “resul­ta lla­ma­ti­vo que la Cáma­ra de Ape­la­cio­nes no se apo­ye en los tes­ti­mo­nios de las pro­fe­sio­na­les de la salud, las cua­les tam­bién fue­ron escu­cha­das en jui­cio y advir­tie­ron todo lo con­tra­rio” y recla­ma que “resul­ta gra­ve ins­ti­tu­cio­nal­men­te sólo tomar los tes­ti­mo­nios que favo­re­cen al impu­tado y no a la niña”.

Con res­pec­to al núcleo de la argu­men­ta­ción des­ple­ga­da por los jue­ces para con­si­de­rar que el acu­sa­do no sabía que come­tía un deli­to, el ami­cus curiae sos­tie­ne que “de la deci­sión de con­si­de­rar que en el abu­sa­dor ope­ró un ‘error de prohi­bi­ción’ res­pec­to no saber que la con­duc­ta man­te­ni­da era ile­gal, se coli­ge que para el Tri­bu­nal vivir en un pue­blo con un núme­ro redu­ci­do de habi­tan­tes, en un con­tex­to de pobre­za, tener ‘esca­sa ins­truc­ción’ y con­flic­tos fami­lia­res impli­ca estar al mar­gen de las cons­truc­cio­nes cul­tu­ra­les, de las cos­tum­bres, las repre­sen­ta­cio­nes y con­ven­cio­nes socia­les, las ins­ti­tu­cio­nes y las nor­mas jurí­di­cas que for­man par­te de nues­tra socie­dad, y de la pro­tec­ción legal y juris­dic­cio­nal de las ins­ti­tu­cio­nes de nues­tro Esta­do nacio­nal y provincial”.

“Resul­ta gra­ve ins­ti­tu­cio­nal­men­te sólo tomar los tes­ti­mo­nios que favo­re­cen al impu­tado y no a la niña”.

Las auto­ras del ami­cus curiae son con­tun­den­tes. “Decir que hay otro con­tex­to cul­tu­ral para jus­ti­fi­car los abu­sos sexua­les a niñas y niños es pri­var a la comu­ni­dad de su con­di­ción de ciu­da­da­nía, es redu­cir o ani­qui­lar las con­di­cio­nes de suje­tos de dere­chos que mere­cen y requie­ren las mis­mas garan­tías de dere­chos. No pue­de el Poder Judi­cial, encar­ga­do de san­cio­nar las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos, ampa­rar­las con bene­plá­ci­to, negan­do de ese modo los fun­da­men­tos de huma­ni­dad inhe­ren­te a la con­di­ción de todo ser humano”. Y con­clu­ye que “lo que está dicien­do aquí el Tri­bu­nal es que las con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad socio­eco­nó­mi­cas, gene­ra­das por las insu­fi­cien­tes polí­ti­cas esta­ta­les para garan­ti­zar los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les, cons­ti­tu­ye un esta­dio pre­vio y nece­sa­rio, es decir, la ante­sa­la que jus­ti­fi­ca que un adul­to y una niña se vin­cu­len sexual­men­te, la niña que­de emba­ra­za­da, sea madre y se trun­que su desa­rro­llo edu­ca­ti­vo y otras posi­bi­li­da­des en el futu­ro, que no sean las de repe­tir los man­da­tos cul­tu­ra­les que esta socie­dad reser­va a las mujeres”. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *