Sáha­ra Occi­den­tal. Aná­li­sis de la deci­sión de Trump de apo­yo a Marrue­cos /​Una gue­rra total se ave­ci­na en la región al reco­no­cer EE.UU sobe­ra­nía marro­quí sobre terri­to­rio saharaui

Resu­men de Medio Orien­te, 13 de diciem­bre de 2020.

Por Leh­bib Abdelhay /​ECS
.
¿Cuál es el fuer­za legal de la deci­sión de Trump? ¿Cuá­les son sus bases? ¿Se pue­de revo­car? y por quién? Legal­men­te, no tie­ne fuer­za legal. Polí­ti­ca­men­te, cam­biar esta deci­sión es «impro­ba­ble e irre­le­van­te». Por su par­te, la pren­sa marro­quí ale­ga que la deci­sión tie­ne fuer­za legal, una visión com­par­ti­da por algu­nos perio­dis­tas espa­ño­les a suel­do de Rabat.

El pre­si­den­te salien­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump, infor­mó este jue­ves al rey de Marrue­cos, Moha­med VI, de «la pro­mul­ga­ción de un decre­to pre­si­den­cial» rela­ti­vo a «la deci­sión de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca de reco­no­cer por pri­me­ra vez en su his­to­ria, la sobe­ra­nía del Rei­no de Marrue­cos sobre el Sáha­ra Occidental».

Al anun­ciar la decla­ra­ción de la nor­ma­li­za­ción de los lazos con Israel, el comu­ni­ca­do de pren­sa del gabi­ne­te real de Marrue­cos publi­ca­do horas des­pués de los «tuits» de Trump, uti­li­za el tér­mino «decre­to pre­si­den­cial», mien­tras se tra­ta de un sim­ple tuit». Por otra par­te, el docu­men­to publi­ca­do el mis­mo día en la pági­na web ofi­cial de la Casa Blan­ca indi­ca que se tra­ta de un «pre­gón». En la mis­ma pági­na y el mis­mo día, Trump emi­tió otra deci­sión deno­mi­na­da por su nom­bre «orden ejecutiva».

¿Es una decla­ra­ción pre­si­den­cial o una deci­sión eje­cu­ti­va? Por­que la pri­me­ra solo tie­ne un carác­ter cere­mo­nial o una decla­ra­ción de inten­cio­nes y no goza de nin­gu­na fuer­za legal, mien­tras que la segun­da es la que tie­ne un carác­ter obli­ga­to­rio, y si los tuits de Trump, la pági­na web de la Casa Blan­ca y los medios esta­dou­ni­den­ses hablan solo de una decla­ra­ción de pro­cla­ma­ción pre­si­den­cial, el comu­ni­ca­do del Gabi­ne­te Real de Marrue­cos ter­gi­ver­sa y habla de un decre­to pre­si­den­cial (una fór­mu­la que no exis­te en la ley de EE.UU.).

Si admi­ti­mos que es una deci­sión eje­cu­ti­va, no nece­si­ta la apro­ba­ción del Con­gre­so, pero al mis­mo tiem­po es fácil de can­ce­lar por un nue­vo pre­si­den­te, sin acu­dir al Con­gre­so tam­bién. Por ejem­plo, Trump ha can­ce­la­do un con­jun­to de deci­sio­nes pre­si­den­cia­les /​eje­cu­ti­vas de su ante­ce­sor Oba­ma, y​por lo tan­to es una deci­sión que sigue sien­do sos­pe­cho­sa, y su con­ti­nua­ción está suje­ta a las deci­sio­nes de Joe Biden, por­que no lle­ga a un tra­ta­do inter­na­cio­nal que requie­re obli­ga­to­ria­men­te la apro­ba­ción del Con­gre­so. Por tan­to, a Marrue­cos le espe­ra un gran esfuer­zo diplo­má­ti­co para for­ta­le­cer la deci­sión con el pre­si­den­te demó­cra­ta, e inclu­so con su mayo­ría de sena­do­res en el Congreso.

¿Pero qué pasa con la fecha de vigen­cia de la deci­sión de Trump?

En algu­nos decre­tos, se men­cio­na expre­sa­men­te la fecha de vigen­cia de las deci­sio­nes del pre­si­den­te de EE.UU. En el rela­ti­vo al Sáha­ra Occi­den­tal, este no es el caso. A fal­ta de indi­ca­ción, la entra­da en vigor corres­pon­de gene­ral­men­te, o bien a la fecha de publi­ca­ción de la pro­cla­ma­ción o a la de su publi­ca­ción en el Regis­tro Fede­ral, según exper­tos jurí­di­cos con­sul­ta­dos por la pro­pia pren­sa marroquí.

Los tres pode­ro­sos ins­tru­men­tos de poder

Las «órde­nes eje­cu­ti­vas», las «pro­cla­ma­cio­nes» y los «memo­ran­dos” son ins­tru­men­tos dele­ga­dos exclu­si­va­men­te al pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos. Al no poder legis­lar ofi­cial­men­te, un atri­bu­to que la Cons­ti­tu­ción ame­ri­ca­na otor­ga exclu­si­va­men­te al Con­gre­so, este órgano legis­la­ti­vo acti­va todas las herra­mien­tas de poder para imple­men­tar la agen­da polí­ti­ca del presidente.

Una inter­pre­ta­ción esta­ble­ci­da desea­ría que el Jefe de Esta­do deri­ve esta pre­rro­ga­ti­va del artícu­lo II de la Cons­ti­tu­ción, que esta­ble­ce que «el poder eje­cu­ti­vo se con­fia­rá a un pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos de América”.

Gute­rres res­ta impor­tan­cia a la deci­sión uni­la­te­ral de Trump de reco­no­cer la «sobe­ra­nía marro­quí sobre el Sáha­ra Occidental

Por Leh­bib Abdelhay /​ECS

El Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, Antó­nio Gute­rres, con­fir­mó ayer sába­do, en una entre­vis­ta en el mar­co de la cum­bre cli­má­ti­ca, que la solu­ción del pro­ble­ma del Sáha­ra Occi­den­tal no depen­de del reco­no­ci­mien­to de Esta­dos indi­vi­dua­les de los recla­mos marro­quíes, seña­lan­do que el reco­no­ci­mien­to del esta­tus legal del Sáha­ra Occi­den­tal requie­re la una­ni­mi­dad de todos los paí­ses del mundo.

En una entre­vis­ta publi­ca­da por Nacio­nes Uni­das tras el final de la cum­bre cli­má­ti­ca, el Secre­ta­rio Gene­ral des­ta­có que todo sigue sin cam­bios y que la posi­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sobre el tema del Sáha­ra Occi­den­tal y la posi­ción de la ONU sobre el tema del Sáha­ra es fir­me y se basa en el dere­cho internacional.

Gute­rres reite­ró que la solu­ción al pro­ble­ma del Sáha­ra Occi­den­tal está vin­cu­la­da a la imple­men­ta­ción de las reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y la car­ta de las Nacio­nes Uni­das este respecto.

El Sáha­ra Occi­den­tal es una ex colo­nia espa­ño­la, en su mayo­ría bajo ocu­pa­ción de Marrue­cos, don­de las ten­sio­nes con el Fren­te Poli­sa­rio a favor de la inde­pen­den­cia han her­vi­do a fue­go len­to des­de la déca­da de 1970.

Marrue­cos se con­vir­tió el jue­ves en el cuar­to esta­do ára­be de este año, des­pués de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Bah­rein y Sudán, en anun­ciar que había acor­da­do nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Israel.

El pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Donald Trump, a su vez cum­plió un obje­ti­vo de déca­das de Marrue­cos al res­pal­dar su con­tro­ver­ti­da sobe­ra­nía en el Sáha­ra Occidental.

«Orden eje­cu­ti­va», «pro­cla­ma­cio­nes», «memo­ran­dos» … En la prác­ti­ca, estos tér­mi­nos se uti­li­zan indis­tin­ta­men­te. Esto se debe a que no están defi­ni­dos ni expre­sa­men­te esta­ble­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción y la ley esta­dou­ni­den­se, aun­que siem­pre han sido admi­ti­dos en la acción presidencial.

Las pro­cla­mas tie­nen cier­tos mar­ca­do­res dis­tin­ti­vos. Por lo gene­ral, corres­pon­den a anun­cios ofi­cia­les de la polí­ti­ca del pre­si­den­te. En la pági­na web ofi­cial del Regis­tro Fede­ral, pode­mos leer que «hay dos tipos de pro­cla­mas,» cere­mo­nia­les «, que desig­nan cele­bra­cio­nes espe­cia­les, y» sus­tan­ti­vas», que gene­ral­men­te se rela­cio­nan con el comer­cio inter­na­cio­nal, el con­trol de las expor­ta­cio­nes, los dere­chos de adua­na o a la reser­va terri­to­rial federal».

¿Tie­ne fuer­za legal vinculante?

Según The Ame­ri­can Bar Asso­cia­tion tan­to los decre­tos pre­si­den­cia­les como las pro­cla­ma­ción en un prin­ci­pio tie­nen «fuer­za de legal, al igual que los regla­men­tos emi­ti­dos por agen­cias fede­ra­les pero son rever­si­bles. Por lo tan­to, están codi­fi­ca­dos en el Títu­lo III del Códi­go de Regu­la­cio­nes Fede­ra­les, que es la reco­pi­la­ción for­mal de todas las nor­mas y regla­men­tos emi­ti­dos por el eje­cu­ti­vo, sus pode­res y demás depen­den­cias federales”.

Muchas pro­cla­mas son hono­ra­rias o cere­mo­nia­les, pero algu­nas tie­nen fuer­za de legal bajo cier­tas con­di­cio­nes. Una inves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Penn Sta­te indi­ca que las pro­cla­mas tie­nen fuer­za legal cuan­do se basan en la auto­ri­dad cons­ti­tu­cio­nal exclu­si­va del pre­si­den­te y cuen­tan con el vis­to bueno del Congreso.

Más allá de su alcan­ce legal, las pro­cla­mas se dis­tin­guen sobre todo por su impac­to en la his­to­ria polí­ti­ca de Esta­dos Unidos.

Deci­sio­nes modi­fi­ca­bles y anulables…en teo­ría, la ausen­cia de una defi­ni­ción o de tex­tos que regu­len el alcan­ce del recur­so a los decre­tos y pro­cla­mas pre­si­den­cia­les le da al pre­si­den­te una amplia liber­tad en la mate­ria, pudien­do estas deci­sio­nes refe­rir­se tan­to a cues­tio­nes inter­nas como a otras, que invo­lu­cran la polí­ti­ca exte­rior del país.

Sin embar­go, estos ins­tru­men­tos siguen suje­tos a un con­trol a pos­te­rio­ri por par­te del poder legis­la­ti­vo de Esta­dos Uni­dos. Por lo tan­to, el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos pue­de apro­bar una ley que revo­ca­ría o enmen­da­ría un decre­to presidencial.

Otros medios per­mi­ten la modi­fi­ca­ción o can­ce­la­ción de un decre­to o pro­cla­ma­ción pre­si­den­cial, sin invo­lu­crar al Con­gre­so en el asun­to. Así, el pro­pio pre­si­den­te pue­de modi­fi­car o dero­gar una deci­sión que haya emi­ti­do o que haya emi­ti­do cual­quier otro pre­si­den­te. Lógi­ca­men­te, su suce­sor en la Casa Blan­ca pue­de hacer lo mis­mo. El para­le­lis­mo de for­mas impli­ca que la deci­sión se adop­ta median­te la emi­sión de un docu­men­to simi­lar, es decir, según el caso, un decre­to pre­si­den­cial, una pro­cla­ma o un memorando.

Una gue­rra total se ave­ci­na en la región tras la deci­sión uni­la­te­ral de Trump de reco­no­cer la sobe­ra­nía marro­quí sobre el Sáha­ra Occidental.

Por Salem Moha­med /​ECS

El con­flic­to olvi­da­do en las fran­jas del desier­to se calien­ta des­pués de que Esta­dos Uni­dos reco­noz­ca el recla­mo terri­to­rial de Rabat sobre el Sáha­ra Occidental.

El reco­no­ci­mien­to de Esta­dos Uni­dos del recla­mo de Rabat sobre el Sáha­ra Occi­den­tal, a cam­bio de la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes de Marrue­cos con Israel, corre el ries­go de agra­var los enfren­ta­mien­tos entre el Fren­te Poli­sa­rio, que bus­ca la inde­pen­den­cia de la región, y las tro­pas marro­quíes que se guar­da­ban sus muros de are­na for­ti­fi­ca­do de 2.700 kiló­me­tros de lar­go que divi­den el país saharaui.

“Creo que pode­mos decir con segu­ri­dad que esta medi­da hace que la reso­lu­ción del actual epi­so­dio de vio­len­cia sea mucho más difí­cil”, dijo Ric­car­do Fabia­ni, direc­tor de la sec­ción «Nor­te de Áfri­ca» en el Inter­na­tio­nal Cri­sis Group, un gru­po de exper­tos para la reso­lu­ción de los con­flic­tos. “Esto tam­bién hará que los jóve­nes saha­rauis se eno­jen más, se movi­li­cen y se com­pro­me­tan a resol­ver el con­flic­to por la fuerza”.

Los com­ba­tes se reanu­da­ron el mes pasa­do des­pués del fin de un alto el fue­go de 30 años. El Fren­te Poli­sa­rio dijo que ha reto­ma­do la lucha arma­da por­que Marrue­cos había vio­la­do el acuer­do del alto el fue­go de 1991 al enviar fuer­zas a una zona de sepa­ra­ción des­mi­li­ta­ri­za­da. El pro­pó­si­to de la incur­sión marro­quí era dis­per­sar por la fuer­za a los mani­fes­tan­tes saha­rauis que blo­quea­ban una carre­te­ra ile­gal cla­ve para el expo­lio de los recur­sos natu­ra­les del Sáha­ra Occidental.

«Aho­ra esta­mos en un esta­do de gue­rra abier­ta», dijo Sidi Omar, repre­sen­tan­te del Fren­te Poli­sa­rio en la ONU. “Esta­mos bom­bar­dean­do obje­ti­vos marro­quíes está­ti­cos a lo lar­go del muro. Nues­tro prin­ci­pal obje­ti­vo sigue sien­do la libe­ra­ción del Sáha­ra Occi­den­tal. No que­ría­mos esta gue­rra, pero Marrue­cos se ha enva­len­to­na­do por la inac­ción de la comu­ni­dad internacional”.

Las hos­ti­li­da­des podrían salir­se de con­trol y con­du­cir a una gue­rra en toda regla que inclu­so podría impli­car a la veci­na Arge­lia, el prin­ci­pal alia­do del Fren­te Poli­sa­rio. Esto pro­fun­di­za­ría la ines­ta­bi­li­dad en una región ya atri­bu­la­da, don­de Libia está envuel­ta en un con­flic­to civil que ha atraí­do a mer­ce­na­rios y poten­cias extran­je­ras y con un Mali falli­do que lucha con­tra una insur­gen­cia yiha­dis­ta en el Sahara.

«Por aho­ra, este es un con­flic­to de baja inten­si­dad, pero podría esca­lar», dijo un diplo­má­ti­co occi­den­tal. “Arge­lia podría, en algún momen­to, unir­se a la bata­lla para apo­yar a los saha­rauis. Esta­mos hablan­do aquí del ries­go de un con­flic­to regio­nal don­de el gran per­de­dor es si duda Marruecos”.

Por su par­te, Rabat, que ha reci­bi­do un enor­me impul­so del res­pal­do de Esta­dos Uni­dos y Fran­cia, nie­ga que haya habi­do nin­gún enfren­ta­mien­to. «Estos infor­mes son infun­da­dos», dijo un diplo­má­ti­co marro­quí al Finan­cial Times. «Marrue­cos está adhe­ri­do al alto el fue­go y al pro­ce­so polí­ti­co de 1991».

Cer­ca de 600.000 per­so­nas viven en el Sáha­ra Occi­den­tal, un desier­to del tama­ño apro­xi­ma­do del Rei­no Uni­do. Cuan­do Espa­ña, la anti­gua poten­cia colo­nial, se reti­ró del terri­to­rio en 1975, Marrue­cos se apo­de­ró de él. El Fren­te Poli­sa­rio par­ti­ci­pó en una gue­rra de 16 años con el rei­no que ter­mi­nó con un alto el fue­go y un plan para un refe­rén­dum sobre la inde­pen­den­cia. Ese pro­ce­so se ha estan­ca­do duran­te déca­das por­que las dos par­tes no se han pues­to de acuer­do sobre quién es ele­gi­ble para votar.

«Estoy pro­fun­da­men­te tris­te y frus­tra­do por­que veo cla­ra­men­te que a mi pue­blo no le ha que­da­do otro camino que la lucha arma­da», con­clu­yó Sidi Omar.

El rei­no ocu­pa más de dos ter­cios del Sáha­ra Occi­den­tal y todos sus prin­ci­pa­les cen­tros urba­nos, con el Fren­te Poli­sa­rio con­tro­lan­do las fran­jas prin­ci­pal­men­te des­ha­bi­ta­das cer­ca de las fron­te­ras con Arge­lia y Mau­ri­ta­nia. Marrue­cos extrae ile­gal­men­te fos­fa­to en el terri­to­rio pero nun­ca ha inver­ti­do en vivien­das o infra­es­truc­tu­ra. Apro­xi­ma­da­men­te 180.000 refu­gia­dos saha­rauis viven de la ayu­da inter­na­cio­nal en cam­pos deso­la­dos en el sur­oes­te de Arge­lia, don­de el Poli­sa­rio esta­ble­ció el gobierno en el exi­lio de la auto­pro­cla­ma­da Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Democrática.

Ana­lis­tas y diplo­má­ti­cos atri­bu­yen el regre­so de la lucha a la frus­tra­ción del pue­blo saha­raui ante la ausen­cia de una solu­ción polí­ti­ca en el horizonte.

Los fun­cio­na­rios marro­quíes han esta­do dicien­do duran­te años que el plan de refe­rén­dum es obso­le­to y en 2007 ofre­ció la auto­no­mía bajo la sobe­ra­nía marro­quí, una opción des­car­ta­da por el Poli­sa­rio. El rei­no ha sido apo­ya­do por pode­ro­sos alia­dos como Fran­cia, y un núme­ro cre­cien­te de paí­ses ha reco­no­ci­do su sobe­ra­nía sobre el terri­to­rio al abrir con­su­la­dos en el Sáha­ra Occi­den­tal ocu­pa­do por Marrue­cos, más recien­te­men­te Jor­da­nia y los Emi­ra­tos Ára­bes Unidos.

Fabia­ni seña­ló que el len­gua­je uti­li­za­do en las recien­tes reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU habla­ba de «una reso­lu­ción prag­má­ti­ca y rea­lis­ta del con­flic­to, una for­ma codi­fi­ca­da de apo­yar el plan de Marruecos».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *