Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El lla­ma­do Movi­mien­to San Isi­dro y un inten­to de gol­pe no tan blan­do con­tra Cuba

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de diciem­bre de 2020.

Son mul­ti­for­mes las tác­ti­cas del gobierno de Esta­dos Uni­dos para ase­diar a gobier­nos que no actúan según sus impo­si­cio­nes glo­ba­les. En par­ti­cu­lar han desa­rro­lla­do una amplia capa­ci­dad para cap­tar el des­con­ten­to de sec­to­res socia­les y minar la paz social con revo­lu­cio­nes de colo­res o méto­dos aná­lo­gos que fina­li­zan en «gol­pes blan­dos» cuan­do se per­mi­te que prosperen.

En el caso recien­te de Cuba pare­cie­ra que hay algo más que una revuel­ta de artis­tas e inte­lec­tua­les, se deta­llan los hechos.

Suce­sos deto­na­dos a con­trol remoto

La noche del jue­ves 26 de noviem­bre la poli­cía de Cuba des­alo­jó a cator­ce jóve­nes, de los cua­les seis rea­li­za­ban una huel­ga de ham­bre y un plan­tón des­de una sema­na antes para exi­gir­le al gobierno la libe­ra­ción del rape­ro Denis Solís Gon­zá­lez, uno de los miem­bros del lla­ma­do Movi­mien­to San Isi­dro (MSI).

Según la mediá­ti­ca hege­mó­ni­ca los ser­vi­cios de redes socia­les, que son el prin­ci­pal canal de comu­ni­ca­ción que uti­li­zan ese y otros gru­pos, fue­ron sus­pen­di­dos de for­ma tem­po­ral en la isla duran­te la ope­ra­ción poli­cial. A con­ti­nua­ción la web Razo­nes de Cuba indi­ca­ba que se tra­ta­ba de una acción de las auto­ri­da­des sani­ta­rias cuba­nas para cer­ti­fi­car la vio­la­ción del pro­to­co­lo de salud para los via­je­ros inter­na­cio­na­les por la pan­de­mia de covid-19.

Tal vio­la­ción fue eje­cu­ta­da por un ciu­da­dano cubano con resi­den­cia mexi­ca­na lla­ma­do Car­los Manuel Álva­rez Rodrí­guez, quien lue­go de ingre­sar a Cuba por el Aero­puer­to Inter­na­cio­nal José Mar­tí y decla­rar otra direc­ción don­de se iba a alo­jar, deci­dió tras­la­dar­se a esa vivienda.

Ante su nega­ti­va de cum­plir con las medi­das pre­ven­ti­vas que se apli­can a per­so­nas pro­ve­nien­tes del extran­je­ro, la Poli­cía Nacio­nal Revo­lu­cio­na­ria reali­zó la extrac­ción de las per­so­nas que se encon­tra­ban en el lugar.

Una huel­ga de ham­bre (ini­cial­men­te algu­nos la hacían tam­bién de sed) fue man­te­ni­da por un gru­po de cuba­nos dedi­ca­dos a acti­vi­da­des artís­ti­cas des­de el pasa­do 18 de noviem­bre en un apar­ta­men­to a medio derrum­bar en la par­te anti­gua de La Habana.

Solís Gon­zá­lez, dete­ni­do el 9 de noviem­bre y con­de­na­do el día 11 a ocho meses de cár­cel por el deli­to de des­aca­to, es el miem­bro del MSI que fue vis­to en un video insul­tan­do a un fun­cio­na­rio poli­cial que fue a citar­lo per­so­nal­men­te a su resi­den­cia, lue­go de que se había nega­do a acu­dir a una con­vo­ca­to­ria policial.

Ya había reci­bi­do varias mul­tas admi­nis­tra­ti­vas por alte­ra­ción del orden y dos adver­ten­cias ofi­cia­les por ase­dio al turis­mo. El deli­to de des­aca­to está pre­vis­to en el artícu­lo 144.1 del Códi­go Penal. El acti­vis­ta, quien gri­tó que Trump es su pre­si­den­te y que se con­ver­tía en «disi­den­te», acep­tó los car­gos y no apeló.

La pro­tes­ta de artis­tas del vier­nes 27 fue con­si­de­ra­da la mayor, en con­tra de la revo­lu­ción cuba­na, regis­tra­da en la isla des­de 1959. Un gru­po vario­pin­to de alre­de­dor de 300 per­so­nas, en su mayo­ría jóve­nes, una par­te de los cua­les ini­cial­men­te se soli­da­ri­zó con el movi­mien­to, se reu­nió en las afue­ras del Minis­te­rio de Cul­tu­ra de la isla para mani­fes­tar­se con­tra el des­alo­jo for­zo­so de los miem­bros del MSI.

Una repre­sen­ta­ción de los mani­fes­tan­tes fue admi­ti­da por las auto­ri­da­des y alcan­za­ron una serie de acuer­dos, entre ellos, abrir un canal de diá­lo­go que inclui­ría una reu­nión con Alpi­dio Alon­so Grau, minis­tro de Cul­tu­ra, la siguien­te semana.

Artis­tas y per­so­nas liga­das al mun­do cul­tu­ral se con­gre­ga­ron fren­te al Minis­te­rio de Cul­tu­ra de Cuba para pro­tes­tar por la supues­ta vio­la­ción de DDHH de un gru­po de huel­guis­tas
Foto: Ismael Fran­cis­co (AP)
Reac­cio­nes ante el reality show

Ese sába­do fue cita­do Timothy Zúñi­ga-Brown, jefe de la misión diplo­má­ti­ca de Esta­dos Uni­dos en La Haba­na a quien el gobierno cubano le expre­sa­ría su recha­zo por el apo­yo a miem­bros del MSI.

En una nota publi­ca­da en la pági­na ofi­cial de la Can­ci­lle­ría cuba­na se infor­mó que el haber acu­di­do per­so­nal­men­te a la vivien­da de la his­tó­ri­ca barria­da haba­ne­ra de San Isi­dro, «don­de se desa­rro­lla­ba un even­to de pro­vo­ca­ción polí­ti­ca y social», y lle­var en su coche a varios de los acti­vis­tas, son «gra­ves vio­la­cio­nes» de las fun­cio­nes de Zúñi­ga-Brown como diplo­má­ti­co y jefe de misión.

Agre­ga el comu­ni­ca­do que se tra­ta de «una intro­mi­sión fla­gran­te y desa­fian­te en los asun­tos polí­ti­cos inter­nos de Cuba y vio­la­cio­nes incon­tes­ta­bles de la Con­ven­ción de Vie­na sobre Rela­cio­nes Diplo­má­ti­cas». El can­ci­ller cubano le pidió al diplo­má­ti­co esta­dou­ni­den­se tras­la­dar a su gobierno la incon­for­mi­dad. Tam­bién expre­só que: «Cuba no per­mi­te a Esta­dos Uni­dos, ni a Esta­do alguno la inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos del país».

El can­ci­ller cubano no solo se limi­tó a pre­sen­tar una que­ja for­mal ante Washing­ton, sino tam­bién acu­só al gobierno impe­rial de finan­ciar, orien­tar e inci­tar a gru­pos opo­si­to­res en la isla bus­can­do que desa­fíen la auto­ri­dad del gobierno, tan­to por vías pací­fi­cas como por vías violentas».

El pre­si­den­te de Cuba, Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez, denun­ció el domin­go 29 la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca del lla­ma­do Movi­mien­to de San Isi­dro, el cual cali­fi­có de «far­sa», y agre­gó que la isla no admi­te «inje­ren­cias, pro­vo­ca­cio­nes ni manipulaciones».

«Quie­nes dise­ña­ron la far­sa de San Isi­dro se equi­vo­ca­ron de país, se equi­vo­ca­ron de his­to­ria y se equi­vo­ca­ron de cuer­pos arma­dos», afir­mó el man­da­ta­rio a tra­vés de la red social Twit­ter, mien­tras que en otra publi­ca­ción con­de­nó la par­ti­ci­pa­ción del Gobierno de Esta­dos Uni­dos en los hechos.

«La far­sa de San Isi­dro. No son un inven­to en abso­lu­to los víncu­los y sin­to­nía del deno­mi­na­do Movi­mien­to San Isi­dro con fun­cio­na­rios del Gobierno de Esta­dos Uni­dos, encar­ga­dos de la aten­ción y avi­tua­lla­mien­to de su base ope­ra­cio­nal en Cuba» agre­gan­do que «Nues­tro pue­blo tie­ne todo el valor y la moral para sos­te­ner una pelea por el cora­zón de Cuba” al refe­rir­se a un «gru­po empe­ña­do en las­ti­mar» al país.

«San Isi­dro, un acto de reality show impe­rial. El espec­tácu­lo impe­rial para des­truir nues­tra iden­ti­dad y vol­ver­nos a some­ter. Todos esos pla­nes serán derro­ta­dos», subrayó.

El vier­nes 4 de diciem­bre el gobierno de Cuba anun­ció que con­si­de­ra­ba roto el diá­lo­go acor­da­do con los artis­tas que pro­ta­go­ni­za­ron la pro­tes­ta en apo­yo al Movi­mien­to San Isi­dro (MSI). «Rom­pen el diá­lo­go quie­nes pidie­ron diá­lo­go», indi­ca un comu­ni­ca­do ofi­cial que seña­la que «El Minis­tro de Cul­tu­ra no se reu­ni­rá con per­so­nas que tie­nen con­tac­to direc­to y reci­ben finan­cia­mien­to, apo­yo logís­ti­co y res­pal­do pro­pa­gan­dís­ti­co del Gobierno de los Esta­dos Uni­dos y sus funcionarios».

¿Pie­zas cla­ves para el gol­pe blando?

Aun cuan­do des­de hace más de medio siglo la Revo­lu­ción Cuba­na enfren­ta medi­das impues­tas por Esta­dos Uni­dos que ame­na­zan la salud y ali­men­ta­ción de la pobla­ción, lo más noto­rio de la con­cen­tra­ción de 300 per­so­nas es que mani­fes­ta­ban preo­cu­pa­ción por la salud de los «huel­guis­tas».

Más icó­ni­co es que el gru­po «disi­den­te» lle­ve el nom­bre de un barrio de La Haba­na Vie­ja que fue con­ver­ti­do en «zona de tole­ran­cia» al que, según escri­bió Raúl Anto­nio Capo­te en el dia­rio Gran­ma, iban los mari­nes de Esta­dos Uni­dos «en bus­ca de diver­sión y sexo bara­to antes de la revo­lu­ción cuba­na», pero que hoy cuen­ta con 14 con­sul­to­rios médi­cos, una clí­ni­ca de medi­ci­na tra­di­cio­nal, una clí­ni­ca vete­ri­na­ria, tres círcu­los infan­ti­les, un jar­dín infan­til y cua­tro escuelas.

Se tra­ta de pie­zas cla­ve en un rom­pe­ca­be­zas de san­cio­nes y sabo­ta­je con altos nive­les de finan­cia­mien­to en el que los líde­res se embol­si­llan millo­nes mien­tras los ope­ra­do­res reci­ben miga­jas. En un video difun­di­do en las redes socia­les el pro­pio Solís Gon­zá­lez reco­no­ció tener víncu­los con Jor­ge Luis Fer­nán­dez Figue­ras, acu­sa­do por la jus­ti­cia cuba­na por per­te­ne­cer a Lobos Soli­ta­rios, un gru­po terro­ris­ta radi­ca­do en Mia­mi. Este le habría pro­me­ti­do el envío de 200 dóla­res si cum­plía con sus ins­truc­cio­nes. «Lo que me intere­sa­ba era el dine­ro», afir­mó Solís.

El líder del MSI, Luis Manuel Ote­ro Alcán­ta­ra ha sido acu­sa­do de pro­vo­ca­cio­nes y actos ofen­si­vos con­tra la ban­de­ra cuba­na bajo el ampa­ro de Mara Tekach, ante­rior encar­ga­da de nego­cios de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en La Haba­na. Ade­más sim­pa­ti­za abier­ta­men­te con con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses que han impul­sa­do más blo­queo en con­tra del pue­blo de Cuba. Ha sido dete­ni­do en oca­sio­nes ante­rio­res, lo que ha des­per­ta­do reac­cio­nes has­ta del can­tau­tor Sil­vio Rodríguez.

Uno de los miem­bros del MSI salu­dó a William Gon­zá­lez Cabre­ra en una de las trans­mi­sio­nes en vivo que hicie­ron, se tra­ta del res­pon­sa­ble de finan­ciar los inten­tos de incen­dio de una cafe­te­ría, de una bar­be­ría y de una bode­ga, y otro inte­gran­te del gru­po pre­gun­tó por accio­nes que se rea­li­za­rían con coc­te­les molo­tov. Se dedi­ca, jun­to a otros gru­pos de Mia­mi, a cap­tar mer­ce­na­rios median­te las redes sociales.

Luis Manuel Ote­ro Alcán­ta­ra, líder del Movi­mien­to San Isi­dro, ha sido acu­sa­do de pro­vo­ca­cio­nes y actos ofen­si­vos con­tra la ban­de­ra cuba­na y es sim­pa­ti­zan­te de con­gre­sis­tas que impul­san el blo­queo más lar­go de la his­to­ria (Foto: Archivo)

El MSI ha reci­bi­do decla­ra­cio­nes de apo­yo por par­te de Michael Kozak, sub­se­cre­ta­rio inte­ri­no de la Ofi­ci­na de Asun­tos del Hemis­fe­rio Occi­den­tal del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos y fer­vien­te pro­mo­tor del blo­queo y del cie­rre de reme­sas, tam­bién del sena­dor repu­bli­cano por la Flo­ri­da, Mar­co Rubio, de cono­ci­do pron­tua­rio anticubano.

Asi­mis­mo, el inefa­ble Luis Alma­gro, secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), no tar­dó en mos­trar su apo­yo a esta nue­va cam­pa­ña de supre­ma­cis­mo y extre­mis­mo de la dere­cha hemisférica.

El perio­dis­ta Iroel Sán­chez ha rese­ña­do que, en febre­ro de 2005 mien­tras espe­ra­ba una recep­ción con el enton­ces pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Geor­ge W. Bush, el líder de OTPOR, Ivan Mar­ko­vik, mani­fes­tó la inten­ción de ges­tar en Cuba una revo­lu­ción de colores.

Ade­más Sán­chez recor­dó que en 2011 la orga­ni­za­ción Wiki­leaks reve­ló dos cables secre­tos de la enton­ces Sec­ción de Intere­ses de los Esta­dos Uni­dos en Cuba que prue­ban que los inten­tos del gobierno esta­dou­ni­den­se por pro­vo­car una revo­lu­ción de colo­res en la isla, inci­dien­do sobre jóve­nes artis­tas y estu­dian­tes universitarios.

Un cable, fecha­do en noviem­bre de 2006 hace refe­ren­cia a gru­pos juve­ni­les a quie­nes se les reu­nió para hablar res­pec­to a «el papel de los jóve­nes del gru­po OTPOR (‘Resis­ten­cia’) en pre­ci­pi­tar el cam­bio, a tra­vés de reunio­nes, movli­za­cio­nes y sarcasmo».

Otro, fecha­do en abril de 2015, se enfo­ca la ten­sión entre las «orga­ni­za­cio­nes disi­den­tes tra­di­cio­na­les» y las gene­ra­cio­nes jóve­nes con­for­ma­das por «blo­gue­ros, músi­cos, y los artis­tas escé­ni­cos y plás­ti­cos no per­te­ne­cen a orga­ni­za­cio­nes identificables».

https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​W​_​7​t​3​x​x​C​EXM

San­cio­nes, des­in­for­ma­ción y sabo­ta­je como cir­cui­to del terror

Otra de las «rei­vin­di­ca­cio­nes» exi­gi­das por el MSI es la eli­mi­na­ción de las tien­das en Mone­da Libre­men­te Con­ver­ti­ble (MLC), se tra­ta de esta­ble­ci­mien­tos comer­cia­les cuyo obje­ti­vo es cap­tar las divi­sas cir­cu­lan­tes en la ciu­da­da­nía debi­do al impac­to eco­nó­mi­co del covid-19 y, aun más, a cau­sa de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les ins­tru­men­ta­das por Esta­dos Uni­dos que se han inten­si­fi­ca­do des­de 2019. En par­ti­cu­lar las que pro­vo­ca­ron el cie­rre de más de 400 agen­cias recep­to­ras de reme­sas en divisas.

Curio­sa­men­te, a quie­nes hacen esta exi­gen­cia les fue­ron com­pra­dos ali­men­tos des­de el extran­je­ro en dichas tien­das a tra­vés de una pla­ta­for­ma onli­ne mien­tras supues­ta­men­te hacían huel­ga de ham­bre y sed.

Los ata­ques a dichas tien­das son alen­ta­dos y mos­tra­dos como tro­feos por la pren­sa maya­me­ra, cuyo inte­rés es ahon­dar el males­tar cau­sa­do por el blo­queo que esti­mu­lan, mien­tras por otro lado han cata­lo­ga­do a las tien­das en MLC como un “apartheid eco­nó­mi­co” o nue­vo Perio­do Especial.

Cuba y Esta­dos Uni­dos vol­vie­ron a tener una rela­ción com­pli­ca­da des­pués de que fue­ra elec­to Donald Trump. Se tra­ta de una de las eta­pas más ten­sas tras la dis­ten­sión pro­ta­go­ni­za­da por los expre­si­den­tes Barack Oba­ma y Raúl Cas­tro entre 2014 y 2016, eta­pa cono­ci­da como el «des­hie­lo», que moti­vó la reaper­tu­ra de embajadas.

Des­de 2019 la admi­nis­tra­ción Trump ha endu­re­ci­do el embar­go que Esta­dos Uni­dos man­tie­ne des­de 1962 y ha aumen­ta­do las pre­sio­nes a La Haba­na con nue­vas san­cio­nes debi­do a la coope­ra­ción del Gobierno cubano con el del pre­si­den­te vene­zo­lano Nico­lás Maduro.

Trump deci­dió cerrar su Con­su­la­do en la isla y orde­nó la sali­da de la mayo­ría del per­so­nal de su emba­ja­da en el mar­co de rumo­res sobre supues­tos «ata­ques bio­ló­gi­cos» a su sede en La Haba­na. Hoy dicha sede fun­cio­na bajo el man­do de un encar­ga­do de nego­cios debi­do a que el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se aún no ha desig­na­do emba­ja­dor, mien­tras Cuba sí man­tie­ne un emba­ja­dor en Washington.

El gobierno lide­ra­do por el mag­na­te tam­bién ha expul­sa­do a diplo­má­ti­cos cuba­nos de su terri­to­rio y ha emi­ti­do aler­tas de via­je a Cuba por supues­ta peli­gro­si­dad, ade­más de prohi­bir el atra­que de embar­ca­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en cos­tas cuba­nas y limi­tar los vue­los des­de ese país solo al aero­puer­to de La Habana.

Esta­dos Uni­dos recru­de­ció aún más el blo­queo impues­to a Cuba en el segun­do tri­mes­tre del año 2019 apli­can­do agre­sio­nes como el títu­lo III de la Ley Helms Bur­ton, la per­se­cu­ción finan­cie­ra a los ban­cos, las medi­das para evi­tar la entra­da de com­bus­ti­ble a la Isla, la sus­pen­sión de los via­jes aéreos y marí­ti­mos pro­ve­nien­tes de ese país nor­te­ño y el ata­que a las misio­nes médi­cas cubanas.

En sep­tiem­bre pasa­do el mag­na­te salien­te de la Casa Blan­ca anun­ció per­ju­di­cia­les san­cio­nes con­tra Cuba como la prohi­bi­ción de a los esta­dou­ni­den­ses que uti­li­cen más de 400 hote­les pro­pie­dad del Gobierno, en ese momen­to anun­ció tam­bién que bus­ca­ba res­trin­gir aún más las impor­ta­cio­nes de alcohol y taba­co cubanos.

El pre­si­den­te de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recha­zó el uso de la vio­len­cia y el terro­ris­mo finan­cia­do des­de terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos con­tra su país, ello a pro­pó­si­to de un repor­te tele­vi­si­vo que pre­sen­tó evi­den­cias fíl­mi­cas de la inci­ta­ción a actos de sabo­ta­je y sub­ver­sión en la isla des­de terri­to­rio esta­dou­ni­den­se a cam­bio de dine­ro y pro­me­sas de emigrar.

El audio­vi­sual mos­tró las decla­ra­cio­nes de varios ciu­da­da­nos cuba­nos, con ins­truc­cio­nes y recur­sos mone­ta­rios de per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes radi­ca­das en el sur de la Flo­ri­da (Esta­dos Uni­dos), para pro­vo­car incen­dios en ins­ta­la­cio­nes comer­cia­les y de ser­vi­cios de La Haba­na (capi­tal de Cuba).

Otros obje­ti­vos como vehícu­los, con­sul­tas médi­cas, cen­tros edu­ca­cio­na­les y loca­les de compu­tación for­ma­ban par­te de los actos van­dá­li­cos. Uno de los auto­res aco­pió infor­ma­ción acer­ca del Sis­te­ma Eléc­tri­co Nacio­nal (SEN), que lue­go entre­gó a quie­nes lo con­tac­ta­ron. Esa infor­ma­ción per­mi­ti­ría orga­ni­zar más tar­de ata­ques al SEN, al tiem­po que se trans­mi­ti­rían noti­cias fal­sas, con el fin de crear des­con­ten­to e irritación.

Uno de los even­tos terro­ris­tas que logró mate­ria­li­zar­se fue el des­ca­rri­la­mien­to de un tren de car­ga pro­ce­den­te de la ter­mi­nal de con­te­ne­do­res de Mariel, encla­ve de una de las más impor­tan­tes inver­sio­nes del país. La inves­ti­ga­ción del hecho, ocu­rri­do en mayo de 2019, per­mi­tió dete­ner a los cua­tro auto­res, quie­nes con­fir­ma­ron la inci­ta­ción, orga­ni­za­ción y finan­cia­mien­to des­de la Florida.

En mayo pasa­do un tren de car­ga que cubría la vía La Haba­na-Mariel fue des­ca­rri­la­do, lo que cau­só cuan­tio­sos daños mate­ria­les. Se deve­ló que fue una orden expre­sa de la orga­ni­za­ción para­mi­li­tar Alfa 66 ins­ta­la­da y apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos (Foto: Car­los Manuel Ser­pa /​Cuba­de­ba­te)
¿Cuál es la lucha? ¿Ser el esta­do 51?

Es cono­ci­do que el fer­vor de Trump por impo­ner san­cio­nes a Cuba pro­vie­ne de su inte­rés en cap­tar la mayor can­ti­dad posi­ble de votos de par­te de la «diás­po­ra» cuba­na ins­ta­la­da en el esta­do de Flo­ri­da. Una encues­ta de NBC News reve­ló que alre­de­dor del 55% del voto cuba­no­ame­ri­cano de dicho esta­do fue a Trump, mien­tras que el 30% de los puer­to­rri­que­ños y el 48% de “otros lati­nos” lo respaldaron.

Su apo­yo en Mia­mi-Dade, pasó 333 mil 999 votos en 2016 a unos 529 mil votos este año, tal ascen­so tam­bién pudo influir en vota­cio­nes como las de dos demó­cra­tas de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes del sur de Flo­ri­da que per­die­ron con­tra sus los reta­do­res repu­bli­ca­nos: la repre­sen­tan­te Deb­bie Mucar­sel-Powell, la pri­me­ra miem­bro del Con­gre­so naci­da en Suda­mé­ri­ca, por detrás de Car­los Gimé­nez, ante­rior alcal­de del con­da­do de Mia­mi-Dade, y la repre­sen­tan­te Don­na Sha­la­la, supe­ra­da por la pre­sen­ta­do­ra y comen­ta­ris­ta de tele­vi­sión María Elvi­ra Salazar.

La comu­ni­dad cuba­na es la mayor entre los votan­tes lati­nos en Mia­mi-Dade, y tam­bién tie­nen una fuer­te tasa de par­ti­ci­pa­ción, con un 58%, en com­pa­ra­ción con otros gru­pos. Oba­ma ganó el voto cubano en 2012, pero este año esta­ba cla­ro que la marea había cam­bia­do cuan­do el gober­na­dor repu­bli­cano Ron DeS­an­tis, un alia­do de Trump, obtu­vo el 66% del voto cubano-estadounidense.

Sin embar­go, has­ta aho­ra se des­co­no­ce quién es el gana­dor de las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, según las pro­yec­cio­nes el mag­na­te es el vir­tual per­de­dor, agre­dir a Cuba no fue sufi­cien­te, aun cuan­do su par­ti­do haya avan­za­do entre la comu­ni­dad cuba­no­ame­ri­ca­na, cuyos líde­res no duda­rían en ane­xar la isla a la Unión Ame­ri­ca­na si lle­ga­ran a tomar el poder, como lo mues­tra una emble­má­ti­ca camio­ne­ta foto­gra­fia­da en Miami.

En noviem­bre pasa­do fue foto­gra­fia­da una camio­ne­ta en Mia­mi con un car­tel pidien­do a Donald Trump que Cuba sea el esta­do 51 de Esta­do Uni­dos (Foto: Archivo)

Terro­ris­mo, san­cio­nes asfi­xian­tes, des­in­for­ma­ción con­ti­nua y la posi­bi­li­dad de que muchas medi­das con­tra Cuba sean difí­ci­les de rever­tir en una even­tual admi­nis­tra­ción Biden, dejan inte­rro­gan­tes: ¿Son estos inten­tos de revo­lu­ción de color par­te de los ester­to­res del esti­lo Trump de ata­car a Cuba? ¿Se tra­ta de un gol­pe (no tan blan­do) en pro­ce­so que le deja a Biden para que pier­da popu­la­ri­dad si deci­de bajar la marcha?

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *