Boli­via. Cabos suel­tos: «La fábri­ca de men­ti­ras debe con­ven­cer­nos que el gobierno de Áñez no tomó por asal­to el Estado»

POR FREDDY MORALES, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de diciem­bre de 2020.

La fábri­ca de men­ti­ras tra­ba­ja labo­rio­sa­men­te para con­ven­cer­nos de que en noviem­bre del año pasa­do no hubo gol­pe de Esta­do en Boli­via. A sus tes­ti­gos los pre­fie­re masis­tas, y mejor si tie­nen o tuvie­ron algún alto car­go. Cuan­do les hacen decir que lo de noviem­bre de 2019 no fue gol­pe, fes­te­jan con gran­des titu­la­res. Por un ins­tan­te, supon­ga­mos que tie­nen razón, pero dejan varios cabos suel­tos. Por ejem­plo, debe­rían demos­trar­nos que un mes antes de las elec­cio­nes de octu­bre de 2019 no hicie­ron una cam­pa­ña para con­ven­cer­nos que habría frau­de. Que sus can­di­da­tos pre­si­den­cia­les no anun­cia­ron que no reco­no­ce­rían el resul­ta­do, que el infor­me de la OEA y su secre­ta­rio Luis Alma­gro, que los aupó en su cam­pa­ña, demos­tra­ron el fraude.

Debe­rían con­ven­cer­nos de que Luis Fer­nan­do Cama­cho y otros diri­gen­tes de comi­tés cívi­cos no des­co­no­cie­ron el resul­ta­do de la elec­ción antes de que se reali­ce. Que Cama­cho no dijo que su papá arre­gló con poli­cías y mili­ta­res para que des­co­noz­can de hecho la auto­ri­dad del gobierno de Evo Mora­les, y que es fal­so que los uni­for­ma­dos no hicie­ron nada para evi­tar el incen­dio de edi­fi­cios de los tri­bu­na­les elec­to­ra­les de varias ciu­da­des y que el mis­mo Cama­cho dijo que per­so­nal­men­te pagó a los movilizados.

Deben con­ven­cer­nos que es men­ti­ra que, en la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca, per­so­nas sin nin­gu­na repre­sen­ta­ción desig­na­ron a la sena­do­ra Jea­ni­ne Áñez como pre­si­den­ta “tran­si­to­ria”, y que es men­ti­ra que los gru­pos para­mi­li­ta­res no deja­ron ingre­sar a los par­la­men­ta­rios del MAS a las sesio­nes legis­la­ti­vas que debían deba­tir y resol­ver la cri­sis. Que es fal­so que a la sena­do­ra Adria­na Sal­va­tie­rra, del MAS, la ata­ca­ron en el ingre­so al Legis­la­ti­vo. Y que es fal­so que Jea­ni­ne Áñez se auto­pro­cla­mó pre­si­den­ta y que un gene­ral de Ejér­ci­to le impu­so la Ban­da Pre­si­den­cial en el Pala­cio de Gobierno. Y que es fal­so que el Alto Man­do Mili­tar de las Fuer­zas Arma­das pidió la renun­cia al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal y que es fal­so que la Poli­cía se amo­ti­nó para exi­gir se les nive­le el sala­rio y la jubi­la­ción al mis­mo nivel que ganan los mili­ta­res, un pre­tex­to, más que reclamo.

Tam­bién debe­rían con­ven­cer­nos que es fal­so que en Poto­sí y Oru­ro se toma­ron rehe­nes a fami­lia­res o mili­tan­tes de diri­gen­tes del MAS y de orga­ni­za­cio­nes socia­les para obli­gar la renun­cia, por ejem­plo, del pre­si­den­te de la Cáma­ra de Dipu­tados cuyo her­mano, en Poto­sí, fue tor­tu­ra­do duran­te varias horas has­ta final­men­te anun­ciar que sería eje­cu­ta­do. Que no suce­dió el incen­dio de varias vivien­das de masis­tas, inclui­da la casa de Esther (+), la her­ma­na de Evo Morales.

Si no hubo gol­pe, tam­bién es fal­so que Artu­ro Muri­llo, ape­nas asu­mió como minis­tro de Gobierno, anun­ció que esta­ba de cace­ría y cien­tos fue­ron dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos bajo la repe­ti­da acu­sa­ción de “terro­ris­mo y sedi­ción”. Y que es fal­so que el gobierno de tran­si­ción apro­bó un decre­to que exi­mía a poli­cías y mili­ta­res de res­pon­sa­bi­li­dad por sus accio­nes represivas.

La fábri­ca de men­ti­ras debe con­ven­cer­nos que el gobierno de Áñez no tomó por asal­to el Esta­do. Ejem­plo: que no com­pró con sobre­pre­cio casi 500 res­pi­ra­do­res de Espa­ña y Chi­na que resul­ta­ron inú­ti­les, que su geren­te de Entel no con­tra­tó un avión pri­va­do a tiem­po com­ple­to para que lo lle­ve y trai­ga de San­ta Cruz, ni se aumen­tó el suel­do de unos Bs 26.000 a 100.000, ni se pagó jun­to a su pla­na mayor suel­dos y agui­nal­dos adelantados.

Debe­rían con­ven­cer­nos que dece­nas de per­so­nas no fue­ron heri­das de bala y que otras 37, ase­si­na­das, retor­na­rán esta Navi­dad a casa, por­que todo fue un inven­to o una bro­ma. Tan men­ti­ra como el mis­mo gol­pe de Estado.

*Es perio­dis­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *