Ucra­nia. Dis­pues­tos a seguir finan­cian­do la guerra

Por Colo­nel Cas­sad. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de diciem­bre de 2020.

Los miem­bros del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, por mayo­ría abso­lu­ta, apro­ba­ron el mar­tes, 8 de diciem­bre, la pro­pues­ta de ley del pre­su­pues­to de defen­sa para el año fis­cal de 2021. El escue­to docu­men­to que salió a la luz al final, que pone en común las pro­pues­tas de sena­do­res y con­gre­sis­tas, con­tie­ne, entre otras cosas, los cos­tes de asis­ten­cia mili­tar a Ucra­nia y la expan­sión de las san­cio­nes con­tra el pro­yec­to del Nord Stream‑2.

Sí, me han com­pren­di­do a la per­fec­ción. Blo­quear la cons­truc­ción de los gaso­duc­tos del Nord Stream‑2 y el Tur­kish Stream es nece­sa­rio para el Depar­ta­men­to de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos. Y no es por moti­vos eco­nó­mi­cos o inclu­so polí­ti­cos, sino que nos refe­ri­mos espe­cí­fi­ca­men­te a la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos, apa­ren­te­men­te ame­na­za­da por las tube­rías rusas.

Con­cre­ta­men­te, la pro­pues­ta de ley pre­vé san­cio­nes por faci­li­tar la ven­ta, alqui­ler o pro­vi­sión de mate­ria­les para el mon­ta­je de tube­rías para la cons­truc­ción de los gaso­duc­tos; sumi­nis­tro de segu­ros y rease­gu­ros, así como ser­vi­cios o faci­li­da­des téc­ni­cas para la moder­ni­za­ción de los buques que par­ti­ci­pan en la cons­truc­ción del proyecto.

Tenien­do en cuen­ta que la his­te­ria sobre los gaso­duc­tos rusos dura ya varios años, es mucho más intere­san­te lidiar con otro de los gas­tos pre­vis­tos por el pre­su­pues­to del Depar­ta­men­to de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos. La Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos ha apro­ba­do el sumi­nis­tro de asis­ten­cia mili­tar a Ucra­nia por valor de 250 millo­nes de dóla­res del pre­su­pues­to mili­tar de Esta­dos Uni­dos para el ejer­ci­cio 2021.

El hecho de que el cos­te de armas a las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia esté inclui­do en el pre­su­pues­to de Esta­dos Uni­dos ya habla por sí solo. En cual­quier caso, no hay nin­gu­na duda de la inde­pen­den­cia de Ucrania.

¿Por qué nece­si­ta asis­ten­cia mili­tar? ¿Está en gue­rra con alguien? Ade­más de la gue­rra con­tra el pue­blo de Don­bass, Ucra­nia no ha vis­to nin­gún otro con­flic­to mili­tar. Enton­ces, ¿por qué nece­si­ta Kiev armas por valor de 250 millo­nes de dóla­res? ¿Para ase­si­nar a resi­den­tes ino­cen­tes de las Repú­bli­cas no reco­no­ci­das? En gene­ral, hay más pre­gun­tas que respuestas.

En repe­ti­das oca­sio­nes, ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses de los dife­ren­tes esca­lo­nes del poder, tam­bién el actual pre­si­den­te, han afir­ma­do que harían lo posi­ble por parar el derra­ma­mien­to de san­gre en Don­bass. En cier­tos momen­tos, los ame­ri­ca­nos se las han arre­gla­do para crear la apa­rien­cia de algu­na acti­vi­dad de bús­que­da de paz, acti­vi­da­des que debían tener cier­to resul­ta­do. Sin embar­go, cuan­to más ha inter­ve­ni­do Esta­dos Uni­dos en lo que ocu­rría en el sudes­te de Ucra­nia, más ha esca­la­do el con­flic­to y nun­ca se ha lle­ga­do a nin­gún resul­ta­do. Lo más pro­ba­ble es que el tra­ba­jo de las auto­ri­da­des ucra­nia­nas se pro­du­je­ra en dos pla­nos para­le­los. A nivel públi­co y ofi­cial, las auto­ri­da­des de Esta­dos Uni­dos lla­ma­ban la aten­ción de las auto­ri­da­des ucra­nia­nas [las exi­gen­cias de Nuland, Pyatt o Vol­ker de apro­bar o exten­der la vigen­cia de la ley de esta­tus espe­cial para Don­bass, por ejem­plo-Ed], con decla­ra­cio­nes que afir­ma­ban que Ucra­nia debía tras­la­dar el con­flic­to a los cana­les diplo­má­ti­cos, mien­tras, en pri­va­do, lejos de los focos y los micró­fo­nos, el pre­si­den­te de Ucra­nia reci­bía ins­truc­cio­nes com­ple­ta­men­te diferentes.

En cual­quier caso, sigue habien­do muer­tes en Don­bass, por lo que se pue­de decir que las medi­das diri­gi­das a con­te­ner a las par­tes han pro­ba­do no ser efec­ti­vas. Pue­de que por eso los polí­ti­cos de Esta­dos Uni­dos hayan deci­di­do armar mejor a los cas­ti­ga­do­res ucra­nia­nos. Bien arma­dos, los sol­da­dos ucra­nia­nos pro­ba­ble­men­te se adhe­ri­rán al alto el fue­go sin que­jar­se y se ale­ja­rán de la línea de la línea de con­tac­to, cum­plien­do estric­ta­men­te así con los acuer­dos alcanzados.

Un sin­sen­ti­do, un ver­da­de­ro sin­sen­ti­do. Si qui­sie­ran que las par­tes en con­flic­to cesa­ran en la con­fron­ta­ción, no los arma­rían sino que los des­ar­ma­rían. Cual­quier arma, inclu­so las armas más segu­ras escon­di­das en su fun­das, antes o des­pués va a empe­zar a dis­pa­rar. No escu­chen la fábu­la de la divi­sión entre armas “defen­si­vas” y “ofen­si­vas”. La línea que las sepa­ra es difu­sa, ya que cual­quier arma, repi­to, cual­quie­ra, mata. Arman­do al Ejér­ci­to Ucra­niano, los polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses empu­jan deli­be­ra­da­men­te a Kiev a esca­lar el con­flic­to en Don­bass. Este con­flic­to es del inte­rés de Esta­dos Uni­dos, no por la posi­bi­li­dad de res­ta­ble­cer la inte­gri­dad terri­to­rial de Ucra­nia, sino como meca­nis­mo de influir sobre Rusia diri­gi­do, entre otras cosas, a minar la eco­no­mía de nues­tro país.

Las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses están intere­sa­das en vol­ver a hacer el mun­do uni­po­lar en el que ellos son la úni­ca poten­cia, una que se per­mi­te deci­dir los des­ti­nos de los esta­dos y sus diri­gen­tes. De ahí que haya con­flic­tos loca­les que oca­sio­nal­men­te esta­llan en los terri­to­rios adya­cen­tes a Rusia y que afec­tan a sus intere­ses geo­po­lí­ti­cos. Cuan­to más débil y más ata­do esté Rusia con con­flic­tos loca­les, más rela­ja­do se sien­te Esta­dos Uni­dos en la esce­na geopolítica.

Pero si el bene­fi­cio para Esta­dos Uni­dos es evi­den­te y es fácil de com­pren­der, la cues­tión del bene­fi­cio que supo­ne para Ucra­nia sigue estan­do abier­ta. Habrá quie­nes digan que, mejor arma­dos, los sol­da­dos del Ejér­ci­to Ucra­niano envia­dos a ata­car las líneas de defen­sa de las Repú­bli­cas no reco­no­ci­das no mori­rán. Nada más lejos de la reali­dad. Cual­quier esca­la­da del con­flic­to aca­ba con una serie de ataú­des que cir­cu­lan des­de la zona del fren­te a la Ucra­nia pro­fun­da. ¿Por qué mue­re esa gen­te? ¿Por el futu­ro de Ucra­nia? ¿Qué futu­ro tie­ne se país? Un país cuya pobla­ción mue­re para que los pre­si­den­tes de Esta­dos Uni­dos pue­dan decir que su país es la úni­ca poten­cia que deci­de quién con­tro­la el mundo.

Ale­xey Zotiev

Por supues­to, esta­mos pre­pa­ra­dos. Des­de 2014 lle­vo escri­bien­do que las espe­ran­zas de quie­nes seria­men­te creían que Esta­dos Uni­dos “se can­sa­rá de Ucra­nia” y se mar­cha­rá por sí mis­mo no se corres­pon­dían con la reali­dad. Era solo una fal­sa espe­ran­za. Nadie aban­do­na a sus acti­vos sin motivo.

Fuen­te: Slav­yan­grad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *