Méxi­co. Con­de­na CNDH femi­ni­ci­dio de la pro­fe­so­ra San­dra Ibeth

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de diciem­bre de 2020

La Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (CNDH) con­de­nó el ase­si­na­to de San­dra Ibeth Ochoa Gar­cía, pro­fe­so­ra del Ins­ti­tu­to Poli­téc­ni­co Nacio­nal (IPN), y lla­mó a las auto­ri­da­des del Esta­do de Méxi­co a rea­li­zar una inves­ti­ga­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro, con­for­me a los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para escla­re­cer este femi­ni­ci­dio has­ta dar con los responsables.

En un pro­nun­cia­mien­to sobre el tema, el orga­nis­mo públi­co recor­dó que Ochoa fue repor­ta­da como des­apa­re­ci­da el pasa­do 8 de diciem­bre en el esta­do de Méxi­co, y más tar­de fue loca­li­za­da sin vida en esa mis­ma entidad.

De igual for­ma, exter­nó su preo­cu­pa­ción por las cre­cien­tes cifras de homi­ci­dios dolo­sos y femi­ni­ci­dios regis­tra­dos en el esta­do de Méxi­co don­de, de acuer­do con datos pro­por­cio­na­dos por el Secre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Nacio­nal de Segu­ri­dad Públi­ca, de enero a octu­bre de este año se repor­ta­ron 119 femi­ni­ci­dios, 222 homi­ci­dios dolo­sos y 151 homi­ci­dios cul­po­sos, lo cual lo ubi­ca como una de las tres enti­da­des fede­ra­ti­vas con mayor núme­ro de casos.

“Repro­ba­mos todas las for­mas de vio­len­cia con­tra las muje­res, par­ti­cu­lar­men­te las que se expre­san en femi­ni­ci­dio, por­que el con­tex­to en que se han encon­tra­do los cuer­pos de las víc­ti­mas es deni­gran­te y humillante.

“La vio­len­cia femi­ni­ci­da es una ame­na­za cons­tan­te a la segu­ri­dad de las muje­res, a su vida e inte­gri­dad, y los espa­cios don­de desa­rro­llan su vida coti­dia­na son cada vez más inse­gu­ros. Por ello, es impe­ran­te garan­ti­zar el acce­so a la jus­ti­cia inme­dia­ta que inhi­ba y erra­di­que la vio­len­cia de géne­ro con­tra muje­res y niñas”, recal­có la CNDH.

En su comu­ni­ca­do, el orga­nis­mo le recor­dó a las auto­ri­da­des mexi­ca­nas “su res­pon­sa­bi­li­dad de aten­der los meca­nis­mos de garan­tías para la pro­tec­ción de las muje­res y su segu­ri­dad, así como su obli­ga­ción para pre­ve­nir, aten­der y san­cio­nar a los agre­so­res, y eli­mi­nar todos los tipos de vio­len­cia que se ejer­cen con­tra ellas”.

FUENTE: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *