Cul­tu­ra. Libros: La vida y lega­do de Gre­go­rio Sel­ser se agi­gan­ta en monu­men­tal tex­to de Julio Ferrer y logra ven­cer todo tipo de polé­mi­ca aci­ca­tea­da por sus herederas

Por Oriol Mallo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​12 de diciem­bre de 2020.

foto: Gre­go­rio Sel­ser en su mesa de tra­ba­jo de su casa de Méxi­co. 1990 /​Ima­gen: cor­te­sía de Julio Ferrer.

¿A quién per­te­ne­ce la memo­ria de los muer­tos? La recu­rren­te dispu­ta por el lega­do de los inte­lec­tua­les, sin­te­ti­za­da en el caso Bola­ño, o la que­re­lla entre una viu­da, una aman­te y un edi­tor por los manus­cri­tos y los afec­tos del con­sa­gra­do cadá­ver, se repi­te, a menu­do, en estam­pas des­ga­rra­do­ras que reba­san el ámbi­to ínti­mo y esta­llan en plei­to fatal, tal cual suce­dió, por ejem­plo, entre las hijas de José Luís Cue­vas y la últi­ma espo­sa del pin­tor, Car­men Bazán, cuyo refle­jo es esa fra­se de Xime­na Cue­vas que bien podría expli­car la pul­sión de otros vás­ta­gos: “Ella no tie­ne nin­gún dere­cho sobre la memo­ria que yo pue­da tener de mi padre”.

Las bue­nas fami­lias evi­tan lle­var el cis­ma des­ga­rra­dor a la esfe­ra públi­ca, pero a veces lo incó­mo­do se hace libro y la hija dís­co­la de Car­los Fuen­tes deci­de con­tar la his­to­ria de su madre, Rita Mace­do, pri­me­ra espo­sa del nove­lis­ta rom­pien­do, no sin cier­to temor, la ver­ja de san­ti­dad que Sil­via Lemus cons­tru­yó sobre los cemen­te­rios pri­va­dos de aquel cenácu­lo fami­liar cer­ce­na­do por la tra­ge­dia y la muerte.

Gre­go­rio en su mesa de tra­ba­jo de su casa de Méxi­co. 1990 /​Ima­gen: cor­te­sía de Julio Ferrer

En este pri­mer círcu­lo de legi­ti­mi­dad la lucha esca­la cuan­do el recuer­do del falle­ci­do se com­bi­na con con­tra­tos, heren­cias y lega­dos que se fijan en uni­da­des mone­ta­rias. Y todo se com­pli­ca más cuan­do se lle­ga al segun­do círcu­lo: los obser­va­do­res, tes­ti­gos y aca­rrea­dos de la cor­te fami­liar. Esos bió­gra­fos o cro­nis­tas que deben acce­der a los archi­vos de la memo­ria y se enfren­tan casi siem­pre, al pre­vi­si­ble dile­ma: el acce­so se con­di­cio­na a la lealtad.

No es tema menor. Los archi­vos cus­to­dia­dos por los lega­ta­rios del héroe se miden en fun­ción de la fide­li­dad del pedi­güe­ño. Sé de lo que hablo: en 2001, yo fui el pri­vi­le­gia­do gana­dor del bole­to de acce­so al Archi­vo Mon­tse­rrat Tarra­de­llas i Macià (AMTM) don­de su padre, Josep Tarra­de­llas Joan (1899−1988), pre­si­den­te del gobierno cata­lán en el exi­lio y la tran­si­ción, res­guar­dó todas las car­tas, die­ta­rios, notas y docu­men­tos que escri­bió con la cru­de­za, sin­ce­ri­dad y exal­ta­ción del momen­to a sabien­das que algún día cual­quie­ra podría leerlo.

Así que, para evi­tar fis­go­nes indis­cre­tos que pudie­ran malin­ter­pre­tar las pala­bras del pró­cer, solo se con­ce­día acce­so a inves­ti­ga­do­res de pro­ba­do tarra­de­llis­mo que no se enfo­ca­ran en los aspec­tos más dudo­sos y polé­mi­cos de su accio­nar. La bio­gra­fía se publi­có en Pla­ne­ta el año 2003 y, pese a sus limi­tan­tes, sigo cre­yen­do que es uno de mis mejo­res, y más acu­cio­sos, tra­ba­jos, fru­to de dos años de cla­va­do en las ama­ri­llen­tas car­pe­tas res­guar­da­das en el monas­te­rio de Poblet. Pero mi per­mi­so de entra­da fue, ante todo, el debi­do pre­mio a uno de los suyos.

Gregorio Selser, Julio Ferrer y la cruzada de dos canallas Por Oriol Mallo | La Jornada de Oriente, México

Gre­go­rio Sel­ser y la dispu­ta por el presente

Pero ¿qué suce­de cuan­do el cadá­ver debe tomar par­ti­do años des­pués de su entie­rro? En vez de satis­fa­cer los deseos de los cus­to­dios del héroe, la publi­ca­ción de una exten­sa bio­gra­fía de perio­dis­ta e inves­ti­ga­dor Julio Ferrer –Gre­go­rio Sel­ser. Una leyen­da del perio­dis­mo lati­no­ame­ri­cano (UNLP, 2018)- sus­ci­tó una cade­na de even­tos que con­vir­tió el rela­to auto­ri­za­do por las dos hijas del perio­dis­ta argen­tino exi­lia­do en Méxi­co en libe­lo des­au­to­ri­za­do por ambas en una cam­pa­ña de medios que esta­lló en 2019.

Median­te car­tas abier­tas publi­ca­das en varios medios, las her­ma­nas Sel­ser denun­cia­ron que el autor con­ser­vó “en el libro tex­tos inexac­tos para mani­pu­lar el pen­sa­mien­to de nues­tro padre” y se per­mi­tió cen­su­rar “una decla­ra­ción de Ire­ne sobre la deri­va auto­ri­ta­ria de la lla­ma­da izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na”, moti­vo por el cual Gabrie­la e Ire­ne hacían expli­ci­ta su volun­tad de impe­dir, a toda cos­ta, que cual­quier edi­to­rial publi­ca­ra “nues­tra ver­sión corre­gi­da y ade­cen­ta­da” ya que, en caso con­tra­rio, Ferrer enfren­ta­ría “un pro­ce­so penal”.

El pun­to de fric­ción que­da explí­ci­to en su pri­me­ra car­ta de junio de 2019. Resul­ta “inmo­ral que alguien pre­ten­da hacer­lo apa­re­cer aho­ra apo­yan­do cau­sas polí­ti­cas o con­tex­tos his­tó­ri­cos que no exis­tían al momen­to de su dece­so”, insis­tían Gabrie­la e Ire­ne Sel­ser. Algo que la últi­ma rema­ta­ba en la inser­ción que Julio Ferrer se negó a publi­car en su bio­gra­fía don­de remar­ca­ba la colum­nis­ta de Mile­nio que “ya en 1990 él cri­ti­ca­ba la deri­va auto­ri­ta­ria del Fren­te San­di­nis­ta, con Daniel Orte­ga como su ros­tro más visi­ble”, razón por lo cual “aho­ra mis­mo con­de­na­ría sin tapu­jos la bru­tal repre­sión de Orte­ga y su espo­sa Rosa­rio Muri­llo con­tra el legí­ti­mo movi­mien­to estu­dian­til y popular”

La dispu­ta por el lega­do de Gre­go­rio Sel­ser inclu­ye, pues, dos ejes pre­sun­ta­men­te opues­tos de su pro­pia vida. La pos­tu­ra anti­im­pe­ria­lis­ta que el más per­sis­ten­te crí­ti­co del inter­ven­cio­nis­mo esta­dou­ni­den­se reco­gió en 47 libros y miles de artícu­los, pre­ser­va­dos en el Archi­vo Gre­go­rio y Mar­ta Sel­ser de la UACM, y la posi­ción crí­ti­ca que el his­to­ria­dor-perio­dis­ta guar­dó para su entorno ínti­mo, al mar­gen o en con­tra de sus expre­sio­nes públi­cas de soli­da­ri­dad con par­ti­dos, movi­mien­tos y regí­me­nes que, des­de Cuba a Nica­ra­gua, pasan­do por Chi­le, encar­na­ron la resis­ten­cia al imperio.

Y esa supues­ta con­fron­ta­ción de los dos Ses­ler se tor­nó más viru­len­ta en sus vás­ta­gos. El san­di­nis­mo que la fami­lia Sel­ser abra­zó con entre­ga abso­lu­ta en los seten­ta entró en una lar­ga fron­da tras la derro­ta elec­to­ral de febre­ro de 1990 que no solo rom­pió la uni­dad del Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal, sino que pre­ci­pi­tó una serie de rup­tu­ras cada vez más viru­len­tas que años des­pués colo­ca­rían a vie­jos com­pa­ñe­ros en barri­ca­das opues­tas con sus res­pec­ti­vas trin­che­ras mediá­ti­cas que requie­ren, para la gue­rra y su pro­pa­gan­da, que has­ta los difun­tos hablen de aque­lla revo­lu­ción trai­cio­na­da. Pero Gre­go­rio Sel­ser murió en 1991 cuan­do la refrie­ga ape­nas empezaba.

Libro sobre Gre­go­rio Sel­ser de Julio Ferrer

La pri­me­ra bio­gra­fía de Gre­go­rio Selser

No es este el lugar para narrar la fron­da del san­di­nis­mo y sus efec­tos en la inte­li­gen­cia mexi­ca­na, pero sir­va esta pre­via para plan­tear el iró­ni­co giro de los lega­ta­rios cuan­do la memo­ria del padre está irre­me­dia­ble­men­te enrai­za­da en el san­di­nis­mo mili­tan­te que sus des­cen­dien­tes ter­mi­nan por rechazar.

Esta sutil varia­ción en la memo­ria de los deu­dos guar­dia­nes, o la resurrección/​rectificación del difun­to para ganar las que­re­llas del pre­sen­te, tuvo con­se­cuen­cias prác­ti­cas cuan­do Julio Ferrer deci­dió hacer aque­llo que el soció­lo­go de la UAM Stephen Aus­tin Hasam Leng­yel, dis­cí­pu­lo y ami­go de Goyo Sel­ser, enten­día como la natu­ra­le­za de un tra­ba­jo biográfico:

Cada escri­tor es un crea­dor, y tra­tán­do­se de una bio­gra­fía, lo indis­pen­sa­ble es que los datos que el autor selec­cio­ne sobre el per­so­na­je bio­gra­fia­do sean, den­tro de lo huma­na­men­te posi­ble, fác­ti­cos, colo­ca­dos den­tro del con­tex­to en que ocu­rrie­ron y lo más pre­ci­sos posi­bles. Todo lo demás acer­ca de la figu­ra bio­gra­fia­da, y su mane­jo de ésta, es mate­ria inter­pre­ta­ti­va y res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va del autor de la obra, don­de entran en jue­go su inte­gri­dad, éti­ca pro­fe­sio­nal, talen­to y cono­ci­mien­tos, todo esto que esta­rá suje­to a dis­cu­sión, deba­te y crí­ti­ca en el ágo­ra en el pre­sen­te y en el futu­ro. (Correo elec­tró­ni­co de Hasam Leng­yel a Ferrer, 29 de abril del 2019)

De las dis­cu­sio­nes se pasó al explí­ci­to blo­queo a la bio­gra­fía de Sel­ser. De esa for­ma, un libro de casi 500 pági­nas no podrá publi­car­se en Méxi­co por­que, según recor­da­ba el pro­pio Ferrer, los edi­to­res del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca “me lle­ga­ron a decir que el libro vale la pena pero no quie­ren meter­se en pro­ble­mas con las hijas de Selser”.

Los muer­tos no gozan de cabal liber­tad. Todo lo con­tra­rio. Los vigías de la memo­ria cons­tru­yen cer­cas de honor para pro­te­ger, escon­der o rever­tir, si hace fal­ta, la vida de sus ama­dos o de sus pro­ge­ni­to­res. Tie­nen, casi siem­pre, la fuer­za legal para ello. Pero las secue­las de este dik­tat podrían ace­le­rar, en el caso de Gre­go­rio Sel­ser, la des­apa­ri­ción final de un nom­bre que se eva­po­ra, a pasos agi­gan­ta­dos, del ima­gi­na­rio nacio­nal, sien­do que el jun­ta-pape­les de Amé­ri­ca Lati­na creó en Ciu­dad de Méxi­co obras esen­cia­les para com­pren­der el labe­rin­to del colonialismo.

Así que bus­qué a Julio Ferrer. Tras algu­nas lla­ma­das por WhatsApp acor­da­mos que le envia­ría unas pre­gun­tas para que los lec­to­res des­ubi­ca­dos cono­cie­ran la ver­sión del autor. Este es el resul­ta­do, con la nece­sa­ria edi­ción para una lec­tu­ra más ágil.

Las hijas de Sel­ser han empren­di­do una “cru­za­da cana­lles­ca” con­tra mi libro: Julio Ferrer

– ¿Por qué recu­pe­rar la olvi­da­da figu­ra de Gre­go­rio Selser?

– Por­que inves­ti­go la reali­dad y las luchas de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, dan­do vida y vigor a los hom­bres y muje­res des­te­rra­dos de la memo­ria por la his­to­ria ofi­cial. Ade­más Sel­ser era un obse­si­vo del aná­li­sis de los medios masi­vos grá­fi­cos, radia­les, tele­vi­si­vos, elec­tró­ni­cos y de las “noti­cias falsas”.

Todos los tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción de Sel­ser que fue­ron trans­for­mán­do­se en artícu­los perio­dís­ti­cos, ensa­yos o libros pro­cu­ra­ron reve­lar las dis­tin­tas herra­mien­tas de pene­tra­ción y domi­na­ción polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be como los gol­pes de Esta­do, los pla­nes de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) y el Pen­tá­gono, las alian­zas entre las dis­tin­tas admi­nis­tra­cio­nes esta­du­ni­den­ses con las oli­gar­quías y bur­gue­sías loca­les entre­guis­tas que pro­fun­di­za­ban las con­di­cio­nes de depen­den­cia. Nada deja­ba al azar, todo lo con­den­sa­ba de una mane­ra que atra­pa­ba al lec­tor para que este no per­die­ra su capa­ci­dad de asom­bro, con reve­la­cio­nes difí­ci­les de encon­trar en la pren­sa diaria.

Gre­go­rio Sel­ser con Daniel Orte­ga. Entre­vis­ta de Gre­go­rio Sel­ser a Daniel Orte­ga en la déca­da de 1980 /​Ima­gen cor­te­sía de Julio Ferrer

Gre­go­rio Sel­ser cono­ció a la mayo­ría de los pro­ta­go­nis­tas que fue­ron cons­tru­yen­do la his­to­ria del siglo XX y han sido expre­sión de las artes y la polí­ti­ca en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be: Juan Domin­go Perón, Artu­ro Fron­di­zi, Artu­ro Illia, Ernes­to Che Gue­va­ra, Julio Cor­tá­zar, Raúl Alfon­sín (Argen­ti­na); Juan José Aré­va­lo y Jaco­bo Arbenz (Gua­te­ma­la); Fidel Cas­tro (Cuba), Sal­va­dor Allen­de (Chi­le), Omar Torri­jos y José de Jesús “Chu­chú” Mar­tí­nez (Pana­má); Daniel Orte­ga, Tomás Bor­ge, Ser­gio Ramí­rez, (Nica­ra­gua); Luis Eche­ve­rría (Méxi­co), José María Velas­co Iba­rra, Oswal­do Gua­ya­sa­mín (Ecua­dor), Juan José Torres (Boli­via), Juan Velas­co Alva­ra­do (Perú), Juan Bosch (Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na); Gabriel Gar­cía Már­quez (Colom­bia), Líber Sereg­ni, Eduar­do Galeano (Uru­guay), entre otros.

La narra­ti­va y la pro­sa de Sel­ser eran sen­ci­llas y direc­tas, es decir, com­pren­si­bles y sin medias tin­tas. Esto se pue­de apre­ciar en la vas­ta obra sel­se­ria­na por la sim­ple razón de que su escri­tu­ra tenía que lle­gar –de la for­ma más cla­ra y urgen­te– a los dis­tin­tos sec­to­res socia­les en paí­ses como Argen­ti­na, Chi­le, Méxi­co, Gua­te­ma­la, Pana­má, El Sal­va­dor, Cuba, Nica­ra­gua, Hon­du­ras o Boli­via, entre otros.

Sel­ser no escri­bía para reci­bir pre­mios ni men­cio­nes, escri­bía para que los pue­blos de Amé­ri­ca com­pren­die­ran que su depen­den­cia his­tó­ri­ca del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano no tenía que ser eter­na. Que la jus­ta libe­ra­ción de los con­de­na­dos de la tie­rra era posi­ble y nece­sa­ria, pero a par­tir de los hechos his­tó­ri­cos y sin olvi­dar la siem­pre pos­ter­ga­da uni­dad latinoamericana.

Sel­ser, hom­bre hones­to y de una éti­ca inso­bor­na­ble, abra­zó la cau­sa anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta y la enfren­tó con toda su fuer­za y pasión con una máqui­na de escri­bir y el perio­dis­mo como arma de com­ba­te, para des­cu­brir lo que él deno­mi­na­ba “la his­to­ria ame­ri­ca­na de la infa­mia”, y des­per­tar y libe­rar con­cien­cias atur­di­das por tan­tos años de sometimientos.

– ¿Cómo fue el pro­ce­so de inves­ti­ga­ción y aco­pio de datos y qué pro­ble­mas pen­sas­te encon­trar en este tra­ba­jo de memo­ria histórica?

– El tra­ba­jo me lle­vo alre­de­dor de 5 años y con­té con la ayu­da de pres­ti­gio­sos cole­gas argen­ti­nos como Ste­lla Callo­ni, Osval­do Bayer, Roge­lio Gar­cía Lupo, Oscar Galle­go Gon­zá­lez, Car­los Azná­rez, entre otros que me abrie­ron sus archi­vos y biblio­te­cas y sus memo­rias. Tam­bién con­té con el apo­yo ines­ti­ma­ble del Cen­tro Aca­dé­mi­co de la Memo­ria de Nues­tra Amé­ri­ca (CAMe­NA), ads­cri­to al Cole­gio de Huma­ni­da­des y Cien­cias Socia­les de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de la Ciu­dad de Méxi­co (UACM). El Archi­vo Gre­go­rio y Mar­ta Sel­ser, con más de dos millo­nes y medio de docu­men­tos aco­pia­dos duran­te medio siglo por el maes­tro; un mate­rial impres­cin­di­ble que el CAMe­NA ha garan­ti­za­do sea de acce­so gra­tui­to a todos los intere­sa­dos y que, bajo la direc­ción de Bea­triz Torres, está a car­go de la docu­men­ta­lis­ta Bet­ti­na Gómez Oli­ver, quien sopor­tó estoi­ca­men­te la infi­ni­dad de mis pedi­dos, con­sul­tas y suge­ren­cias. El archi­vo es la colum­na ver­te­bral de este libro.

– Ya antes tra­ba­jas­te la gene­ra­ción de Callo­ni, Bayer o Azna­res. ¿Qué ras­gos los defi­ni­rían en el uni­ver­so del perio­dis­mo de izquier­das que des­pe­gó en los sesen­ta en Argen­ti­na y en toda Amé­ri­ca Latina?

–Hace muchos años que estu­dio sobre dis­tin­tos perio­dis­tas argen­ti­nos y de dis­tin­tas par­tes de Lati­noa­mé­ri­ca y que lue­go se han trans­for­ma­do en libros como El Ofi­cio de Perio­dis­ta, don­de entre­vis­to a Osval­do Bayer, Ste­lla Callo­ni, Roge­lio Gar­cía Lupo, Hora­cio Ver­bitsky, Rober­to Tito Cos­sa, Eduar­do Joza­mi, Rodol­fo Bra­ce­li, Car­los Azná­rez, Alber­to Szpun­berg, Her­man Schi­ller, Vicen­te Zito Lema, Car­los Gabet­ta. O el que hicie­ra jun­to al cole­ga y ami­go Héc­tor Ber­na­do, Ste­lla Callo­ni Ínti­ma. Una cro­nis­ta de la His­to­ria, con pró­lo­go de Fidel Castro.

En cual­quier coyun­tu­ra socio-polí­ti­ca-cul­tu­ral, la pren­sa vuel­ve a estar en el cen­tro del deba­te y se dis­cu­te qué es y para qué sir­ve el perio­dis­mo; la liber­tad de pren­sa o empre­sa, los mono­po­lios infor­ma­ti­vos, si el perio­dis­mo es una herra­mien­ta de con­cien­ti­za­ción o de mani­pu­la­ción de la sub­je­ti­vi­dad de la pobla­ción, entre otras cues­tio­nes. Ante estas inquie­tu­des, es fun­da­men­tal cono­cer a perio­dis­tas que acom­pa­ña­ron, con sus plu­mas y mili­tan­cia, los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción polí­ti­co­cul­tu­ra­les que se iban pro­du­cien­do no sólo en el país, sino en toda Amé­ri­ca Lati­na a par­tir de mitad del siglo XX has­ta la actua­li­dad, dejan­do tex­tos sobre dis­tin­tos acon­te­ci­mien­tos que hoy pue­den con­si­de­rar­se “docu­men­tos perio­dís­ti­cos históricos”

Julio Ferrer ha escri­to libros sobre perio­dis­tas argen­ti­nos como Ste­lla Can­to­ni o Osval­do Bayer.

Sin duda, uno de los prin­ci­pa­les prin­ci­pios de estos perio­dis­tas fue ejer­cer el ofi­cio con éti­ca y rigor pro­fe­sio­nal, aún en épo­cas y cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas en don­de la cen­su­ra podía ser sinó­ni­mo de ‘aprie­tes’, exi­lio for­za­do u muer­te. Sus mun­dos perio­dís­ti­cos son nece­sa­rios para ana­li­zar y com­pren­der por qué en la actua­li­dad hace fal­ta un perio­dis­mo dis­tin­to, com­pro­me­ti­do con la ver­dad, y no que des­in­for­me y mani­pu­le a la socie­dad. Un ver­da­de­ro perio­dis­mo que empie­ce a com­pro­me­ter­se en la bata­lla cul­tu­ral y de ideas para alcan­zar la liber­tad y la crí­ti­ca de pensamiento.

– ¿La uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na, la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal y el socia­lis­mo como meta defi­nen un mis­mo cor­pus ideo­ló­gi­co com­par­ti­do por Sel­ser y la gene­ra­ción de la revis­ta Marcha?

– Abso­lu­ta­men­te. Recor­de­mos que Sel­ser en 1955 comen­zó a tra­ba­jar como corres­pon­sal en Argen­ti­na del sema­na­rio uru­gua­yo Mar­cha fun­da­do y diri­gi­do por Car­los Qui­jano. En esta publi­ca­ción, Sel­ser gene­ró bue­na par­te de los artícu­los perio­dís­ti­cos que lo hicie­ron cono­ci­do entre la pren­sa y los lec­to­res latinoamericanos.

La revis­ta fue uno de los acon­te­ci­mien­tos perio­dís­ti­cos más impor­tan­tes de la región, por su inno­va­do­ra mane­ra de ana­li­zar los dis­tin­tos acon­te­ci­mien­tos del mun­do duran­te gran par­te del siglo XX como la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el nazis­mo, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta en Espa­ña, la URSS, el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, la Chi­na de Mao Tse – Tung, los movi­mien­tos de libe­ra­ción en Amé­ri­ca Lati­na como la revo­lu­ción cuba­na y los pro­ble­mas en Asia y África.

Por su redac­ción pasa­ron figu­ras que lue­go se con­ver­ti­rían en nota­bles perio­dis­tas y escri­to­res como los uru­gua­yos Juan Car­los Onet­ti, Eduar­do Galeano, Home­ro Alsi­na The­ve­net, Hugo Alfa­ro y Mario Bene­det­ti, entre otros. Tam­bién cola­bo­ra­ban figu­ras como los argen­ti­nos Rodol­fo Walsh, Julio Cor­tá­zar, Roge­lio Gar­cía Lupo, Manuel Puig, Rodol­fo Terragno, los her­ma­nos David e Ismael Viñas, el para­gua­yo Augus­to Roa Bas­tos, el mexi­cano Car­los Fuen­tes, el chi­leno Anto­nio Skár­me­ta, el colom­biano Gabriel Gar­cía Már­quez, el fran­cés Jean Paul Sar­tre y el esta­du­ni­den­se Wal­do Frank.

Mar­cha, que fue clau­su­ra­do por la dic­ta­du­ra de Juan María Bor­da­berry y dejó de apa­re­cer el 22 de noviem­bre de 1974, se pue­de encon­trar en dis­tin­tas biblio­te­cas como las de Nue­va York, Washing­ton, Roma, París o Lon­dres y las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de Espa­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos que con­ser­van colec­cio­nes de la his­tó­ri­ca revis­ta para com­pren­der mejor el tema latinoamericano.

– ¿Cómo fue la comu­ni­ca­ción y el tra­ba­jo con Ire­ne y Gabrie­la Sel­ser en el trans­cur­so de la inves­ti­ga­ción, inclui­do el tiem­po que estu­vis­te en México?

–Cono­cía las posi­cio­nes anti­san­di­nis­tas de las hijas de Sel­ser, tam­bién con­tra los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios de Cuba de Fidel Cas­tro, la de Nico­lás Madu­ro de Vene­zue­la, la Boli­via de Evo Mora­les o la de Cris­ti­na Fer­nán­dez como pre­si­den­ta de Argen­ti­na. Sus posi­cio­nes polí­ti­cas sobre Lati­noa­mé­ri­ca se pare­cen a las de la social­de­mo­cra­cia euro­pea. Eso no impi­dió que me pusie­ra en con­tac­to con ellas para decir­les que esta­ba tra­ba­jan­do una bio­gra­fía de su padre.

Con Ire­ne nos cono­ci­mos en noviem­bre del 2015 en Bue­nos Aires y a Gabrie­la la reci­bí en mi casa de la ciu­dad de La Pla­ta en julio del 2017 cuan­do vino a pre­sen­tar a la Argen­ti­na su libro de cró­ni­cas de la revo­lu­ción san­di­nis­ta Ban­de­ras y harapos.

En su momen­to me desig­na­ron “cus­to­dio de honor” de la pri­me­ra máqui­na de escri­bir de Gre­go­rio, una Smith Pre­mier des­de la cual había escri­to nada menos que el San­dino, gene­ral de hom­bres libres.

– ¿Te exi­gie­ron, en algún momen­to, que el libro asu­mie­ra una posi­ción explí­ci­ta con­tra el gobierno san­di­nis­ta o con­tra otros gobier­nos latinoamericanos?

–Exi­gir no es la pala­bra, aun­que yo sabía que algu­nas “suge­ren­cias” harían cuan­do leye­ran el tra­ba­jo. Pero, como deje en cla­ro, el libro sería la voz de los docu­men­tos de Gre­go­rio Sel­ser y algu­nas impre­sio­nes y aná­li­sis de coyun­tu­ra actual sería, obvia­men­te, bajo mi mira­da polí­ti­ca. Creo que es un dere­cho de autor, ¿no? Ade­más, así lo enten­die­ron los casi 50 tes­ti­mo­nios de perio­dis­tas, soció­lo­gos y polí­ti­cos de dis­tin­tas par­tes del mun­do a los que pude entrevistar.

– ¿En tu con­tac­to con cola­bo­ra­do­res y ami­gos de Sel­ser, hoy a la con­tra del san­di­nis­mo, como Ser­gio Ramí­rez o Gio­con­da Belli, alguien te men­cio­nó cuál sería la posi­ción de Sel­ser hoy en día o la nece­si­dad de un enfo­que crí­ti­co con­tra Nicaragua?

– Por medio de Ire­ne y Gabrie­la pude dar con algu­nos per­so­na­jes, entre los que esta­ban los nicas Ser­gio Ramí­rez, que me sugi­rió trans­cri­bir un tex­to suyo escri­to con ante­rio­ri­dad, y lo mis­mo con Gio­con­da Belli. Ellos tam­bién enten­die­ron que bus­ca­ba un tes­ti­mo­nio sobre el valor y el lega­do his­tó­ri­co de la figu­ra de Gre­go­rio Sel­ser, y no uti­li­za­ron mi libro como tri­bu­na para cri­ti­car al gobierno san­di­nis­ta de Orte­ga y Murillo

Ima­gen: En la redac­ción del dia­rio La Pren­sa, Bue­nos Aires, 1958

– ¿Por qué fir­mas­te el 25 de febre­ro de 2019 una car­ta com­pro­mi­so que otor­ga­ba a Gabrie­la e Ire­ne el dere­cho a apro­bar todo cam­bio al manus­cri­to ori­gi­nal entre­ga­do por ti y revi­sa­do por ellas?

– Fir­mé ese 25 de febre­ro de 2019 una car­ta com­pro­mi­so con Ire­ne y Gabrie­la por­que esta­ba con­ven­ci­do de que el tra­ba­jo había que­da­do muy bien. Debo acla­rar que esa car­ta no fue fir­ma­da por las hijas de Gre­go­rio ni rubri­ca­da por algún nota­rio. Era una car­ta de bue­na fe.

Ire­ne ofi­ció de correc­to­ra de esti­lo (pun­tua­cio­nes y entre­co­mi­lla­dos) y algu­na que otra apre­cia­ción his­tó­ri­ca y en nin­gún momen­to me dijo que el libro fun­cio­na­ba como pro­pa­gan­da polí­ti­ca de los gobier­nos actua­les de izquier­da. En nues­tras con­ver­sa­cio­nes, des­pués de publi­ca­do el libro en Argen­ti­na (diciem­bre 2018), en oca­sio­nes le pre­gun­ta­ba si esta­ba con­for­me con mi tra­ba­jo, a lo que ella siem­pre me des­ta­ca­ba el valor de este libro, el pri­me­ro que se hacía de su padre.

Has­ta ese momen­to, las hijas de Sel­ser jamás me dije­ron que “mani­pu­la­ba el lega­do de su padre” o “que fal­sea­ba a la ver­dad his­tó­ri­ca”. Es más, en noviem­bre del 2017 le entre­gue algu­nos capí­tu­los a Gabrie­la y ella me res­pon­dió el 3 de noviem­bre de ese año con estos párra­fos que aquí reproduzco:

“Ayyy Julio, her­ma­ni­tooo, qué belle­za de libro!! Te escri­bo con lágri­mas en los ojos y un “toro­zón” en la gar­gan­ta. Me encan­ta y te feli­ci­to. Y te agra­dez­co, sobre todo!!

Es un libro tan bien escri­to que es impo­si­ble no inte­re­sar­se en la vida de ese hom­bre, al pun­to que hay deta­lles que yo des­co­no­cía, como su pri­mer encuen­tro con Pala­cios y lue­go el hecho de que fue fun­da­dor de la edi­to­rial Trián­gu­lo! Yo no lo sabía, o no lo recordaba…

Bueno, aho­ra a cru­zar has­ta los dedos de los pies para que pron­to se publi­que. Te ase­gu­ro que si lo pre­sen­tás en Mana­gua ten­drá un gran éxito (…)”

Has­ta ahí todos feli­ces. La cues­tión se fue emba­rran­do cuan­do ellas qui­sie­ron agre­gar algu­nos párra­fos a una futu­ra edi­ción amplia­da en otros paí­ses. Por ejem­plo, según la ver­sión de Ire­ne, estan­do con su padre en Cuba en 1978, en una de las jor­na­das de Casa de las Amé­ri­cas, el gobierno revo­lu­cio­na­rio de Fidel Cas­tro dio una decla­ra­ción de apo­yo polí­ti­co a la dic­ta­du­ra cívi­co mili­tar argen­ti­na de Jor­ge Rafael Vide­la (1976 83), a lo que Gre­go­rio se opu­so. Y el otro tema refe­ri­do a la isla rebel­de fue (tam­bién según Ire­ne) cuan­do en 1989, Goyo Sel­ser se opu­so al fusi­la­mien­to de cua­tro mili­ta­res cuba­nos acu­sa­dos de nar­co­trá­fi­cos, entre ellos el gene­ral Arnal­do Ochoa.

Como autor de esta monu­men­tal obra que me lle­vó 5 años de tra­ba­jo, le dije que ante esas denun­cias con­tra Cuba, país que uno admi­ra y res­pe­ta, nece­si­ta­ba docu­men­tos his­tó­ri­cos, prue­bas que cer­ti­fi­quen tales acu­sa­cio­nes. De los cua­les, de mi par­te no pude encon­trar alguno que sos­tu­vie­ra la ver­sión de Ire­ne. En este caso, al no con­tar con esa docu­men­ta­ción que pusie­ra en tela de jui­cio la moral revo­lu­cio­na­ria de un país que sigue sien­do ejem­plo de dig­ni­dad y huma­nis­mo, opté por defen­der mi mane­ra de tra­ba­jar y la estruc­tu­ra del libro.

– Dos días des­pués, el miér­co­les 27 de febre­ro del 2019, Ire­ne Sel­ser te man­dó un correo para pedir­te la inclu­sión de un párra­fo espe­cí­fi­co. ¿Qué decía este párra­fo, por qué te negas­te a publi­car­lo y por qué pro­du­jo tal reac­ción de encono en sus dos hijas?

– La nue­va ver­sión del libro (corre­gi­da y aumen­ta­da), que acor­dé con las hijas de Sel­ser, fue la del 25 de febre­ro. Pero Ire­ne, dos días des­pués qui­so corre­gir un tes­ti­mo­nio suyo que esta­ba en la edi­ción impre­sa y agre­gar lo siguien­te: que des­pués de las elec­cio­nes per­di­das en 1990 por el Fren­te San­di­nis­ta, Gre­go­rio mani­fes­ta­ba que eran con­se­cuen­cias de la corrup­ción de algu­nos de sus altos diri­gen­tes y de su auto­ri­ta­ris­mo. O que Sel­ser, en la actua­li­dad esta­ría en con­tra del gobierno nica­ra­güen­se de Daniel Orte­ga y Rosa­rio Murillo.

Ante esta situa­ción, opte por recha­zar esos agre­ga­dos y le dije que yo podía enten­der su posi­ción polí­ti­ca, que leía sus artícu­los, pero mi libro no sería uti­li­za­do como tri­bu­na para expo­ner sus posi­cio­nes polí­ti­cas con­tra pro­ce­sos de izquier­da (del pasa­do y el pre­sen­te). El espí­ri­tu del libro tenía que res­pi­rar la sabi­du­ría y las ense­ñan­zas de Sel­ser. A par­tir de enton­ces, las hijas de Sel­ser comen­za­ron una cru­za­da cana­lles­ca con­tra mi libro y mi per­so­na. Publi­can­do car­tas abier­tas y otros escri­tos en dis­tin­tos medios don­de dicen que fal­te a la ver­dad his­tó­ri­ca, que soy agen­te cubano y nica­ra­güen­se, que quie­ro ensu­ciar el lega­do de su padre, que Ste­lla Callo­ni es mi men­to­ra, y que el libro tie­ne como obje­ti­vo ser uti­li­za­do por los gobier­nos pro­gre­sis­tas, a los que ellas defi­nen como “popu­lis­tas”.

– ¿Cuá­les son estos “tex­tos inexac­tos” que con­ser­vas­te en el libro “para mani­pu­lar el pen­sa­mien­to de nues­tro padre” y por qué dis­cu­ten su inclu­sión las here­de­ras de Selser?

– No sé cuá­les son esos “tex­tos inexac­tos”. Habría que pre­gun­tar­les a las hijas de Gregorio.

– ¿Su explí­ci­ta peti­ción de ape­lar a las “casa edi­to­ria­les de Amé­ri­ca Lati­na” para que no publi­quen tu obra sobre Sel­ser ha supues­to algu­na can­ce­la­ción, blo­queo o mar­cha atrás en la difu­sión de Gre­go­rio Sel­ser, una leyen­da del perio­dis­mo latinoamericano?

– Cuan­do exis­ten polé­mi­cas sobre una bio­gra­fía, y más cuan­do es sobre un per­so­na­je cen­tral, tie­ne sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas. Mi libro, por su valor his­tó­ri­co ha teni­do muy bue­nas crí­ti­cas. Por suer­te he sido entre­vis­ta­do por dis­tin­tos dia­rios argen­ti­nos, mexi­ca­nos, cuba­nos, pana­me­ños y otros por­ta­les y agen­cia de noti­cias. Pero lo que refie­re a una nue­va edi­ción (ya que la pri­me­ra está ago­ta­da), no ha corri­do con la mis­ma suer­te. Es más, cuan­do estu­ve hacien­do ges­tio­nes con el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca (FCE) en Méxi­co, me lle­ga­ron a decir que el libro vale la pena pero no quie­ren meter­se en pro­ble­mas con las hijas de Selser.

En estos casos, me gus­ta­ría pro­po­ner un con­gre­so, colo­quio, mesa redon­da o semi­na­rio que deba­ta las ideas y el lega­do de Gre­go­rio Sel­ser. Podría ser sede Méxi­co. Invi­tar a muchos de los que entre­vis­te para el libro como los argen­ti­nos Ste­lla Callo­ni, Ati­lio Borón, Rober­to Bar­di­ni, Car­los Azná­rez, Alci­ra Argu­me­do, José Steins­le­ger, Oscar Gon­zá­lez, Noam Chomsky (Esta­dos Uni­dos), Blan­che Petrich, Stephan A. Hasam, Bet­ti­na Gómez, Hum­ber­to Musac­chio, Fer­nan­do Buen Abad Domín­guez (Méxi­co), Eduar­do Con­tre­ras, Fer­nan­do Reyes Mat­ta, (Chi­le), Car­los Fazio (Uru­guay), Juan Marre­ro, Pedro Pablo Rodrí­guez (Cuba), Nils Cas­tro, Mora­via Ochoa, Julio Yao Villa­laz (Pana­má), Ricar­do Napu­rí, Rafael Ron­ca­glio­lo, Juan Luis Gar­gu­re­vich (Perú), Blan­ca Sego­via San­dino, Aldo Díaz Laca­yo, John Saxe Fer­nán­dez (Cos­ta Rica) y Eric Nepo­mu­ceno (Bra­sil). Sería muy interesante.

Y yo podría deba­tir con mi libro y mis docu­men­tos his­tó­ri­cos, y podría pre­gun­tar dón­de ter­gi­ver­sé las ideas y el pen­sa­mien­to del maes­tro Sel­ser. Sería jus­to y nece­sa­rio. A nadie le gus­ta que lo insul­ten y cri­ti­quen de una mane­ra tan canallesca.

– Qui­sie­ra cerrar con dos temas ane­xos a la polé­mi­ca. Y abor­dar el tema más allá del cule­brón. Pla­ti­can­do con Blanch Petrich (perio­dis­ta mexi­ca­na), ella me comen­tó lo que qui­zás tú mis­mo des­cu­bris­te en la inves­ti­ga­ción, es decir, que Gre­go­rio Sel­ser era de una “dis­cre­ción admi­ra­ble” y que los con­flic­tos, divi­sio­nes o corrup­te­las del cam­po anti­im­pe­ria­lis­ta se los guar­da­ba para la dis­cu­sión ínti­ma o inter­na y que, por lo tan­to, sus dife­ren­cias con el fusi­la­mien­to de Ochoa o sus des­en­cuen­tros con el jura­do de Casa de las Amé­ri­cas no eran par­te de su tra­yec­to­ria públi­ca. Enton­ces, ¿su pos­tu­ra de no ven­ta­near los pro­ble­mas del cam­po anti­im­pe­ria­lis­ta la seguis­te en tu pro­pio enfo­que biográfico?

– Te reite­ro que la úni­ca fuen­te de estos hechos es Ire­ne Sel­ser. No he encon­tra­do nin­gún docu­men­to o per­so­na que me de esa ver­sión. Las crí­ti­cas y los aná­li­sis inter­nos sobre las polí­ti­cas del cam­po popu­lar son nece­sa­rias y ayu­dan, pero siem­pre en un mar­co anti­co­lo­nia­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta. Y nun­ca dejar de ana­li­zar la geo­po­lí­ti­ca mun­dial por­que allí segui­re­mos vien­do y encon­tran­do al mis­mo enemi­go de siem­pre para los que bus­ca­mos la liber­tad de los opri­mi­dos: los Esta­dos Uni­dos y sus herra­mien­tas de diplo­ma­cia y garro­te en toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Este aná­li­sis se pue­de encon­trar en todos los docu­men­tos y libros del maes­tro Selser.

– En segun­do lugar, está la cues­tión del cri­te­rio del autor y de su liber­tad crea­ti­va. ¿Debe un escri­tor ate­ner­se a la ver­sión que vás­ta­gos o cón­yu­ges de per­so­na­jes his­tó­ri­cos quie­ren que se haga públi­ca o debe pre­va­le­cer el dere­cho del autor a dar su pro­pia visión de los hechos a par­tir de unos mate­ria­les, entre­vis­tas y docu­men­tos que son de domi­nio público?

– El autor debe dar con todos los mate­ria­les y docu­men­tos posi­bles, más otras fuen­tes ora­les, entre otras. Y lue­go, con su cri­te­rio y liber­tad, inten­tar escri­bir un buen libro sin nun­ca fal­sear la esen­cia del bio­gra­fia­do. Si les gus­ta a los here­de­ros (que muchas veces per­si­guen otros intere­ses) muy bien, y si no están a gus­to, tam­bién. Así es la vida de una biografía.

– Tras esta rís­pi­da polé­mi­ca, ¿cuál es tu inter­pre­ta­ción de la obra y el lega­do de Sel­ser en la que tú mis­mo deno­mi­nas como “Bata­lla Cul­tu­ral y de Ideas” que divi­de, actual­men­te, al continente?

– La inter­pre­ta­ción de la obra y el lega­do del Goyo Sel­ser lo resu­mo en que duran­te déca­das, dejó reta­zos –que hoy pue­den con­si­de­rar­se “docu­men­tos perio­dís­ti­cos his­tó­ri­cos”– sobre dis­tin­tos acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos cul­tu­ra­les de tras­cen­den­cia en el ámbi­to local e inter­na­cio­nal. Todo vis­to y ana­li­za­do por medio del ojo crí­ti­co de un perio­dis­ta que ha ejer­ci­do la pro­fe­sión con éti­ca y rigor profesional.

Como me con­ta­ba su ami­go y cole­ga argen­tino Roge­lio Gar­cía Lupo, Sel­ser es uno de los his­to­ria­do­res argen­ti­nos más cita­dos en la biblio­gra­fía de auto­res de muy diver­sa pro­ce­den­cia, por lo que uno de los obje­ti­vos de este tra­ba­jo es poder res­ca­tar su figu­ra legen­da­ria para que las dis­tin­tas gene­ra­cio­nes de perio­dis­tas, his­to­ria­do­res, soció­lo­gos y de otras dis­ci­pli­nas conoz­can esta vida ejem­plar. Por esta razón, nece­si­ta­mos miles o millo­nes de Gre­go­rio Sel­ser, para que el perio­dis­mo siga alum­bran­do y des­cu­brien­do la ver­dad histórica.

– Para ter­mi­nar, ¿podría­mos decir no les gus­tó el libro por­que las hijas de Sel­ser se encuen­tran, hoy en día, en las antí­po­das del antim­pe­ria­lis­mo de su padre y tú te sien­tes here­de­ro inte­lec­tual de aque­lla corriente?

– A ver, la acti­tud macar­tis­ta de las hijas de Gre­go­rio con­tra mi libro y mi per­so­na se debe a sus posi­cio­nes polí­ti­cas actua­les. Yo defien­do y cri­ti­co lo que ten­ga que cri­ti­car de los movi­mien­tos nacio­na­les y popu­la­res de Amé­ri­ca Lati­na, con sus dis­tin­tas carac­te­rís­ti­cas e idio­sin­cra­sias. Las revo­lu­cio­nes y las trans­for­ma­cio­nes socia­les están cabal­gan­do con­tra el gran jine­te del apo­ca­lip­sis, que es el capi­ta­lis­mo repre­sen­ta­do por el poder de los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos euro­peos. Yo lucho con­tra todo ese orden injus­to que sigue sem­bran­do ham­bre y muer­te en el mun­do. Si ellas eli­gie­ron estar en la vere­da de enfren­te, allá ellas. Ade­más no me con­si­de­ro para nada here­de­ro inte­lec­tual de Gre­go­rio Sel­ser, sola­men­te un perio­dis­ta que admi­ra pro­fun­da­men­te a este leyen­da del perio­dis­mo latinoamericano.

– Y una pre­gun­ta final sobre los cos­tos de la con­tro­ver­sia. ¿Es legí­ti­mo que el acce­so a los mate­ria­les de Gre­go­rio Sel­ser depo­si­ta­dos en el Cen­tro Aca­dé­mi­co de la Memo­ria de Nues­tra Amé­ri­ca de la UACM depen­da de la bue­na volun­tad de unos des­cen­dien­tes que pue­den ejer­cer cen­su­ra ideo­ló­gi­ca con­tra his­to­ria­do­res o perio­dis­tas que no com­par­tan su ver­sión del presente?

– El acce­so a los docu­men­tos del Cen­tro Aca­dé­mi­co de la Memo­ria de Nues­tra Amé­ri­ca de la UACM es públi­co y pue­de con­sul­tar­se sin pro­ble­mas. Lo demás, son gajes del ofi­cio y bata­llas con­tra los mer­ca­de­res de la hipocresía.

*fuen­tes: La Jor­na­da de Orien­te, Méxi­co /​Radio La Primerísima

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *