Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El pre­so­ci­dio español

Por César Man­za­nos. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de diciem­bre de 2020.

La indus­tria car­ce­la­ria es el ejem­plo más des­ca­ra­do de cómo los pode­res eje­cu­ti­vos del Esta­do fun­cio­nan con dema­sia­da fre­cuen­cia al mar­gen de la ley con total impunidad.

[El tér­mino pre­so­ci­dio no exis­te en el Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la. Qui­zás des­pués de leer estas refle­xio­nes enten­da­mos por qué. Así como geno­ci­dio sig­ni­fi­ca “ani­qui­la­ción o exter­mi­nio sis­te­má­ti­co y deli­be­ra­do de un gru­po social por moti­vos racia­les, polí­ti­cos o reli­gio­sos”, pre­so­ci­dio sig­ni­fi­ca lo mis­mo solo que por moti­vos polí­ti­cos rela­cio­na­dos con la apli­ca­ción de deter­mi­na­das polí­ti­cas cri­mi­na­les. El uti­li­zar­lo como neo­lo­gis­mo tie­ne como obje­ti­vo visi­bi­li­zar este tipo de geno­ci­dio por moti­vos polí­ti­cos que se pro­du­ce en las cár­ce­les.]

Esta­mos asis­tien­do, des­de hace déca­das, a un pro­ce­so de infla­ción puni­ti­va que se mate­ria­li­za en el incre­men­to del gas­to públi­co des­ti­na­do entre otras polí­ti­cas, a la lla­ma­da moder­ni­za­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción del ejér­ci­to, al incre­men­to del núme­ro y medios poli­cia­les, a impul­sar refor­mas pena­les que supo­nen el incre­men­to de la pobla­ción encar­ce­la­da. Este incre­men­to del recur­so al encar­ce­la­mien­to, se debe a que las refor­mas pena­les pro­vo­can que cada vez haya más per­so­nas pre­sas y suje­tas a medi­das de segu­ri­dad, duran­te más tiem­po y por una mayor can­ti­dad de nue­vos deli­tos tipi­fi­ca­dos, lo cual, a medio pla­zo, jus­ti­fi­ca­rá el desa­rro­llo de una indus­tria car­ce­la­ria muy ren­ta­ble, polí­ti­ca­men­te, para el Esta­do y, eco­nó­mi­ca­men­te, para las empre­sas pri­va­das y para­es­ta­ta­les que se lucran con ella. No olvi­de­mos que en Esta­dos Uni­dos esta indus­tria es una de las más impor­tan­tes de las que coti­zan en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les nor­te­ame­ri­ca­nos y, por tan­to, mundiales.

Muje­res ase­si­na­das, vio­la­das y mal­tra­ta­das que recu­rrie­ron al Esta­do y no se les brin­dó pro­tec­ción, per­so­nas afec­ta­das por mal­ver­sa­ción de fon­dos, por esta­fas inmo­bi­lia­rias, por adul­te­ra­ción de ali­men­tos, bebi­das y medi­ca­men­tos que jamás reci­bie­ron la pro­tec­ción legal que el Esta­do está obli­ga­do a garan­ti­zar y un sin­fín de víc­ti­mas no reco­no­ci­das más, son el com­po­nen­te humano de la cons­truc­ción de esta gue­rra selec­ti­va con­tra el deli­to, que ya se ha cobra­do en Espa­ña dece­nas de miles de víctimas.

Por tan­to, reco­no­cer el pre­so­ci­dio, con­sis­te en hacer recuen­to, y sobre todo memo­ria, no sólo de las víc­ti­mas reco­no­ci­das de todo tipo de deli­tos que a su vez tam­bién son víc­ti­mas en segun­da ins­tan­cia de un sis­te­ma puni­ti­vo que las con­de­na a ser con­vi­da­das de pie­dra en el pro­ce­so penal y su des­en­la­ce, sino tam­bién hacer recuen­to, y sobre todo memo­ria, de las no reco­no­ci­das por su autor mate­rial o cóm­pli­ce (el Esta­do) y nega­das sis­te­má­ti­ca­men­te. De ellas y de aque­llas otras víc­ti­mas cuyo úni­co deli­to ha sido no ya des­en­te­rrar los cadá­ve­res para res­ca­tar­las del olvi­do, sino atre­ver­se a suge­rir que exis­ten como tales.

Así, cate­go­ría espe­cial­men­te rele­van­te de víc­ti­mas direc­tas del pre­so­ci­dio son aque­llas que se han pro­du­ci­do en con­di­cio­nes de espe­cial suje­ción y cus­to­dia por par­te del Esta­do y sobre las que este tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad más direc­ta. Inclu­so han sido iden­ti­fi­ca­das por la pro­pia admi­nis­tra­ción, como son, por ejem­plo, según los pro­pios datos ofi­cia­les publi­ca­dos, las más de 10.000 per­so­nas muer­tas en pri­sión o nada más haber sido excar­ce­la­das para morir fue­ra duran­te las cua­tro últi­mas déca­das, cuya vida hubie­ra podi­do sal­var­se si se hubie­ra res­pe­ta­do su dere­cho a la salud y a la vida.

Son per­so­nas que han muer­to den­tro de la cár­cel, o nada más ser excar­ce­la­das para que se murie­ran fue­ra, y cuya cau­sa apa­ren­te­men­te natu­ral de muer­te ha sido en reali­dad la desidia buro­crá­ti­ca, la des­aten­ción sani­ta­ria, el retra­so en su hos­pi­ta­li­za­ción, en una inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, o en la apli­ca­ción de un tra­ta­mien­to médi­co espe­cia­li­za­do, o la fal­ta de medi­das de pre­ven­ción y edu­ca­ción para la salud, por no citar el fun­cio­na­mien­to mafio­so en el trá­fi­co y con­su­mo de dro­gas ile­ga­li­za­das en pri­sión que cul­mi­na en muchas casos en supues­tos ahor­ca­mien­tos y sobre­do­sis. Y esto ocu­rre en el seno de una ins­ti­tu­ción, que no nos olvi­de­mos, habría de ser modé­li­ca en el res­pe­to estric­to de las leyes como ele­men­to ejem­pli­fi­ca­dor para aque­llos suje­tos que son pri­va­dos de liber­tad por trans­gre­dir­las, y sin embar­go, muy al con­tra­rio, es el ejem­plo más des­ca­ra­do de cómo los pode­res eje­cu­ti­vos del Esta­do fun­cio­nan con dema­sia­da fre­cuen­cia al mar­gen de la ley con total impu­ni­dad, patean­do dere­chos fun­da­men­ta­les, como es el dere­cho a la salud y a la vida, de per­so­nas que depen­den total­men­te de su volun­tad, y lo que es peor, ges­tio­nan­do la ins­tru­men­ta­li­za­ción de estos dere­chos, median­te la pri­va­ción o con­ce­sión de los mis­mos como dis­po­si­ti­vo de dis­ci­pli­na­mien­to y meca­nis­mo para garan­ti­zar la gober­na­bi­li­dad de la pro­pia institución.

Pero las víc­ti­mas de este pre­so­ci­dio no sólo han sido per­so­nas encar­ce­la­das, sino tam­bién fami­lia­res suyos que jamás per­pe­tra­ron nin­gún deli­to, ni estu­vie­ron impu­tadas en cau­sa penal algu­na. Unas, en cali­dad de víc­ti­mas mor­ta­les, otras de heri­das, y muchas más de mal­tra­ta­das, han sido agre­di­das con con­se­cuen­cias irre­pa­ra­bles por una curio­sa arma: la pri­va­ción de los dere­chos reco­no­ci­dos a sus fami­lia­res pena­li­za­dos y de sus pro­pios dere­chos ciu­da­da­nos, lle­gan­do a sufrir una con­de­na a veces con­sis­ten­te en la apli­ca­ción extra­ju­di­cial de la pena de muer­te. Entre estas víc­ti­mas invi­si­bi­li­za­das, que nadie quie­re con­tar, y menos iden­ti­fi­car, no nos olvi­de­mos, tam­bién se cuen­tan cria­tu­ras y per­so­nas ancianas.

Efec­ti­va­men­te, a lo lar­go de dema­sia­dos años, ade­más de las víc­ti­mas direc­tas, que han sido dige­ri­das den­tro del vien­tre de la bes­tia, el sis­te­ma de jus­ti­cia cri­mi­nal ha prac­ti­ca­do el secues­tro ins­ti­tu­cio­nal con miles de per­so­nas cuyo úni­co deli­to es per­te­ne­cer a una mino­ría étni­ca o con­su­mir dro­gas ile­ga­li­za­das, ha pri­va­do a cien­tos de cria­tu­ras de la posi­bi­li­dad de ser cria­das por sus madres pre­sas, ha ins­ti­tu­cio­na­li­za­do la vio­len­cia con­tra las muje­res con­vir­tién­do­las en víc­ti­mas de una ins­ti­tu­ción patriar­cal como es la cár­cel, ha deja­do morir en la carre­te­ra a cien­tos de fami­lia­res por no res­pe­tar el cum­pli­mien­to de con­de­nas en una pri­sión ubi­ca­da cer­ca del lugar de ori­gen de la per­so­na pre­sa (y no sólo, ni úni­ca­men­te, han sido fami­lia­res de per­so­nas pre­sas suje­tas a las polí­ti­cas espe­cia­les de dis­per­sión). En defi­ni­ti­va, ha con­de­na­do y per­se­gui­do a muer­te la pobre­za y la exclu­sión social. No ha sido capaz de apli­car polí­ti­cas socia­les fun­da­men­ta­das en los prin­ci­pios de recon­ci­lia­ción y rein­ser­ción, y ha apos­ta­do defi­ni­ti­va­men­te por la cri­mi­na­li­za­ción de la pobre­za, de la inmi­gra­ción, de la diver­si­dad ideo­ló­gi­ca, étni­ca y cultural.

Pero aún no ha lle­ga­do lo peor. Este pre­so­ci­dio no ha hecho más que empe­zar. En un futu­ro se endu­re­ce­rán aún más las penas, y no nos hemos de extra­ñar de que en el Rei­no de Espa­ña, ade­más de la ya reins­tau­ra­da cade­na per­pe­tua de fac­to, se reins­tau­ren for­mal­men­te la pena de muer­te y demás penas cor­po­ra­les y de tor­tu­ra, al más puro esti­lo de la Inqui­si­ción, pro­pias del Anti­guo Régi­men, ante­rior a la moder­ni­dad, ins­pi­ra­das en el retorno a las oscu­ras épo­cas de la his­to­ria euro­pea en las que se ape­la­ba a la ven­gan­za penal como doc­tri­na de la segu­ri­dad, cla­ro, de la segu­ri­dad del Esta­do, no de la ciudadanía.

Las pre­gun­tas resul­tan obvias. Esta actua­ción por par­te del Esta­do ¿qué efec­tos socia­les pro­vo­ca?, ¿eli­mi­na de cua­jo la vio­len­cia o, por el con­tra­rio, gene­ra resen­ti­mien­to o deseos de ven­gan­za en los sec­to­res socia­les per­se­gui­dos y estig­ma­ti­za­dos?, ¿tie­ne por obje­ti­vo eli­mi­nar la vio­len­cia mani­fies­ta o impul­sar estruc­tu­ras para pro­vo­car e incen­ti­var la vio­len­cia social nece­sa­ria que jus­ti­fi­que la nece­si­dad de más segu­ri­dad, de más tute­la repre­si­va por par­te del Esta­do, de más mano dura?, ¿estas ten­den­cias bus­can la segu­ri­dad de las per­so­nas o inyec­tar el mie­do en las per­so­nas? Estas son las pre­gun­tas que han de res­pon­der quie­nes con sus votos res­pal­dan las actua­les mayo­rías. Que no les pase nada si pien­san que el resul­ta­do de toda esta infla­ción puni­ti­va, de todo este pre­so­ci­dio, será menos vio­len­cia o más segu­ri­dad para ellos y sus fami­lias. Ya lo dicen las “Sagra­das Escri­tu­ras”, el que siem­bra tor­men­tas, tan sólo reco­ge tempestades.

César Man­za­nos Bil­bao, Doc­tor en Socio­lo­gía, Pro­fe­sor en la UPV/​EHU, espe­cia­lis­ta en Socio­lo­gía del Deli­to y miem­bro de Salhaketa.

Fuen­te: Vien­to Sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *