Gua­te­ma­la. Ase­si­nan a alcal­de auxi­liar de aldea Riva­có, Purulhá en Baja Verapaz

Por Gil­ber­to Esco­bar. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de diciem­bre de 2020.

Abe­lar­do Quej Ixim fue ase­si­na­do duran­te la madru­ga­da del 6 de diciem­bre en el case­río Nue­va Glo­ria, de la aldea Riva­có, Purulhá, Baja Vera­paz. Tres días antes había reci­bi­do amenazas.

Gil­ber­to no men­cio­nó su ape­lli­do por mie­do a repre­sa­lias, en una entre­vis­ta vía tele­fó­ni­ca dijo: “aquí los fin­que­ros, nos man­dan a matar” refi­rién­do­se al ase­si­na­to de un líder comu­ni­ta­rio en el case­río Nue­va Glo­ria, aldea Riva­có, en Purulhá, Baja Vera­paz, la madru­ga­da del 6 de diciem­bre de 2020.

Tres días antes del domin­go 6 de diciem­bre, a ori­llas del camino un gru­po de hom­bres arma­dos lo ame­na­za­ron de muer­te, y tres días des­pués la adver­ten­cia se cum­plió, rela­tó Gilberto. 

¿Quién era el cam­pe­sino asesinado?

Abe­lar­do Quej Ixim tenía 34 años. Gil­ber­to lo des­cri­be como una per­so­na tran­qui­la y res­pe­tuo­sa, ade­más de ser muy par­ti­ci­pa­ti­vo en la comu­ni­dad. “Él era el actual alcal­de auxi­liar, aho­ra se rea­li­za­rá una asam­blea para poder defi­nir qué hacer por la situa­ción de la comunidad”.

“Se escu­chó sola­men­te un dis­pa­ro y varios com­pa­ñe­ros corrie­ron a ver qué había pasa­do, lamen­ta­ble­men­te Abe­lar­do había falle­ci­do”, recuer­da Gilberto

“Pode­mos ase­gu­rar que los que come­tie­ron el ase­si­na­to son paga­dos por los due­ños de las fin­cas de este lugar debi­do a las per­ma­nen­tes ame­na­zas que reci­bi­mos, hace unos días Abe­lar­do ya había sido ame­na­za­do”, aña­de Gil­ber­to, a quien le preo­cu­pa la situa­ción en la que se encuentran. 

¿Qué está pasan­do en Nue­va Gloria?

En este case­río el con­flic­to lle­va varios años por la lucha de la tie­rra, dijo Mark Gar­di­ner auxi­liar de la pro­cu­ra­du­ría de los Dere­chos Huma­nos (PDH) de Baja Vera­paz, quien supo del ase­si­na­to en horas de la madru­ga­da del 6 diciembre.

Según Gar­di­ner, el acce­so a la tie­rra y la tenen­cia de la mis­ma es el cen­tro de un con­flic­to que las auto­ri­da­des no han logra­do resol­ver de for­ma ade­cua­da. “Supi­mos del ase­si­na­to pero aún no se saben los moti­vos y quie­nes son los res­pon­sa­bles, pero ese lugar man­tie­ne una dispu­ta debi­do a que se ha inva­di­do la fin­ca San Rafael, de la fami­lia Tho­mae”, seña­ló Gardiner.

Por su par­te, Leo­ca­dio Jura­cán, del Comi­té Cam­pe­sino del Alti­plano (CCDA), dijo vía tele­fó­ni­ca que la pro­pie­dad de la tie­rra es ances­tral y por la rei­vin­di­ca­ción de ese dere­cho de los terri­to­rios exis­te per­se­cu­ción a líde­res comu­ni­ta­rios, pero agre­ga que en ese lugar tam­bién hay pla­nes de cons­truc­ción de hidroeléctricas.

Uno de los hechos que ha sus­ci­ta­do el con­flic­to en esta área del país, según Jura­cán, es que la per­se­cu­ción no ha cesa­do y por el con­tra­rio se ha incre­men­ta­do. “Estas luchas se remon­tan a hechos his­tó­ri­cos, aho­ra exis­ten supues­tos pro­pie­ta­rios de las fin­cas, cuan­do en reali­dad los terri­to­rios les per­te­ne­cen a los pue­blos ances­tra­les”, subrayó.

Jura­cán recuer­da que en el lugar en don­de ase­si­na­ron a Quej Ixim, el pasa­do 6 de diciem­bre, hace un par de meses secues­tra­ron a un pas­tor evan­gé­li­co, “la comu­ni­dad se ha orga­ni­za­do y no han cesa­do de bus­car jus­ti­cia por la muer­te del pas­tor; los comu­ni­ta­rios han men­cio­na­do que han encon­tra­do arma­men­to escon­di­do en ese lugar, aquí pode­mos alu­dir que tam­bién es un terri­to­rio en dispu­ta por el cri­men organizado”.

“Ins­ti­tu­cio­nal­men­te nadie quie­re asu­mir con serie­dad, este año a par­tir de mar­zo se agu­di­zó la repre­sión y per­se­cu­ción de líde­res comu­ni­ta­rios que luchan por su terri­to­rio ances­tral, van cua­tro agre­sio­nes, un des­apa­re­ci­do y un ase­si­na­to, no se vale que estén matan­do a la pobla­ción”, rela­tó Juracán.

Por su par­te, Edwin Mon­roy, voce­ro de la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC) de esa loca­li­dad, se limi­tó a decir vía tele­fó­ni­ca que a “Abe­lar­do lo ase­si­na­ron en el patio de su casa y es una inves­ti­ga­ción en curso”.

Purulhá, Baja Vera­paz un terri­to­rio mar­ca­do por des­alo­jos y amenazas.

Este es un terri­to­rio en dispu­ta des­de tiem­pos remo­tos. Actual­men­te la fami­lia Tho­mae, de ori­gen ale­mán, y que his­tó­ri­ca­men­te se ha dedi­ca­do al cul­ti­vo de café en fin­cas de las vera­pa­ces, ha inver­ti­do en pro­yec­tos hidro­eléc­tri­cos des­de 2008, lo cual ha reper­cu­ti­do en el des­alo­jo fami­lias poqom­chi’, uno de los casos más recien­tes ocu­rrió en la comu­ni­dad Washington.

En una publi­ca­ción del Cen­tro de Medios Inde­pen­dien­tes (CMI) men­cio­nan que solo en Baja Vera­paz se con­cen­tran 7 pro­yec­tos hidro­eléc­tri­cos auto­ri­za­dos, que suman un total de 84.44 MW de poten­cia. Cifra míni­ma com­pa­ra­da con la que pro­du­cen estos nego­cios en las cuen­cas de Alta Vera­paz o Qui­ché, pero eso no impi­de que con­flu­yan los intere­ses de algu­nas de las fami­lias más pode­ro­sas del país.

En los últi­mos meses la per­se­cu­ción se ha agu­di­za­do, el 27 de julio de este año un gru­po arma­do dis­pa­ró con­tra pobla­do­res de la comu­ni­dad de Dos Fuen­tes en Purulhá. El ata­que está vin­cu­lan­do a fin­que­ros que bus­can des­po­jar de este terri­to­rio a las más de 70 fami­lias que habi­tan este lugar.

Medi­da cau­te­lar para fami­lias poqom­chi´

La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) otor­gó el pasa­do 14 de octu­bre medi­das cau­te­la­res de pro­tec­ción a favor de fami­lias indí­ge­nas maya poqom­chi´ de las Comu­ni­da­des Washing­ton y Dos Fuen­tes, tras con­si­de­rar que se encuen­tran en una situa­ción de gra­ve­dad y urgen­cia de ries­go de daño irre­pa­ra­ble a sus dere­chos en Gua­te­ma­la.

Según el comu­ni­ca­do de pren­sa de la CIDH, las fami­lias se encuen­tran en una situa­ción lue­go de una serie de ame­na­zas, inti­mi­da­cio­nes y agre­sio­nes en el mar­co de un con­flic­to agra­rio sobre las tie­rras que habi­tan y de las cua­les recla­man pro­pie­dad ances­tral. La Comi­sión soli­ci­tó infor­ma­ción al Esta­do, quien brin­dó sus obser­va­cio­nes; y tras ana­li­zar los ale­ga­tos de hecho y de dere­cho de las par­tes, a la luz del con­tex­to espe­cí­fi­co en el que ten­drían lugar, con­si­de­ró que las fami­lias indí­ge­nas maya Poqom­chi´ de las Comu­ni­da­des Washing­ton y Dos Fuen­tes se encuen­tran en una situa­ción de gra­ve­dad y urgen­cia, pues­to que los dere­chos a la vida e inte­gri­dad per­so­nal de sus miem­bros están en riesgo.

El 11 de agos­to las comu­ni­da­des en resis­ten­cia de la sie­rra de las minas exi­gie­ron por medio de una denun­cia públi­ca; al sis­te­ma de jus­ti­cia, que inves­ti­gue al gru­po de ase­si­nos y per­pe­tua­do­res del mie­do, que tie­ne a su ser­vi­cio a Byron Thomae.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *