Femi­nis­mos. Nancy Car­do­so: “El papel de las teo­lo­gías fun­da­men­ta­lis­tas es ofre­cer a la socie­dad una cla­ve de inter­pre­ta­ción en la que no se nece­si­ta orga­ni­za­ción social”

Por Denis­se Legran­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de diciem­bre de 2020 ·

Para la teó­lo­ga femi­nis­ta, a par­tir del avan­ce del movi­mien­to femi­nis­ta y de otras luchas se gene­ra­ron avan­ces que pro­vo­ca­ron pavor en las cla­ses domi­nan­tes, que tuvie­ron una “revan­cha patriarcal”

Nancy Car­do­so es bra­si­le­ña y tie­ne 61 años. Es teó­lo­ga femi­nis­ta, hizo su maes­tría y doc­to­ra­do en Cien­cias de la Reli­gión. Es pas­to­ra meto­dis­ta hace 35 años. En los últi­mos 25 años ha sido pas­to­ra en la Comi­sión Pas­to­ral de la Tie­rra, una comi­sión de las igle­sias para los con­flic­tos rela­cio­na­dos con la tie­rra. Ahí for­jó su expe­rien­cia con los movi­mien­tos cam­pe­si­nos en Bra­sil, más que nada de muje­res campesinas.

¿Qué es la teo­lo­gía feminista?

La teo­lo­gía femi­nis­ta se da cuan­do nos damos cuen­ta de que el cris­tia­nis­mo que nos fue impues­to es un ves­ti­do muy apre­ta­do, en el que no pode­mos mover­nos. Reci­bi­mos un impac­to muy fuer­te de los movi­mien­tos femi­nis­tas a lo lar­go del últi­mo siglo. Esta incon­for­mi­dad, esta inquie­tud den­tro de las igle­sias, suma­da al impac­to que vie­ne de afue­ra, fue gene­ran­do sos­pe­chas y ahí vino la pre­gun­ta: ¿por qué que­re­mos seguir sien­do cris­tia­nas y hacien­do teo­lo­gía? Ahí toma­mos una deci­sión: la mane­ra de seguir fue crean­do una voz pro­pia, una voz colec­ti­va. Y a par­tir de ahí, tener la expe­rien­cia de la espi­ri­tua­li­dad y la mís­ti­ca sin los lími­tes del patriar­ca­do. La teo­lo­gía femi­nis­ta es esta voz per­so­nal y colec­ti­va de gru­pos de muje­res que quie­ren seguir en lo que, influen­cia­das por la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, ya no lla­ma­mos cris­tia­nis­mo, sino Movi­mien­to de Jesús. Fue para tener una voz para noso­tras mis­mas y para las muje­res que sea una espi­ri­tua­li­dad libe­ra­do­ra, y no de dis­ci­pli­na y de con­trol, como nos hacen aprender.

Decís que las muje­res pobres son “cap­tu­ra­das por los fundamentalismos”.

Las muje­res son mayo­ría en las igle­sias. De algu­na mane­ra fun­cio­na para las muje­res lo que las igle­sias ofre­cen: la vida comu­ni­ta­ria, poder tener un espa­cio común para hablar de sus dolo­res y preo­cu­pa­cio­nes. Por­que, en gene­ral, están invi­si­bi­li­za­das y ais­la­das en la socie­dad. Aho­ra se encuen­tran cada vez más en las luchas socia­les, pero para la mayo­ría de las muje­res la fe es este espa­cio de cons­truc­ción de víncu­los y lazos. Al mis­mo tiem­po, es un espa­cio que no garan­ti­za auto­no­mía; lo dis­fru­tan mucho, pero tie­ne toda una par­te de con­trol y dis­ci­pli­na. La reli­gión cum­ple un rol en las socie­da­des bur­gue­sas y en las peri­fe­rias: “aguan­tar”, “sopor­tar”. Hay una poe­sía que dice que la reli­gión tie­ne tres aspec­tos: opio, paraí­so y anal­gé­si­cos. La reli­gión es eso: para esca­par, para la uto­pía, o por­que está dolien­do, y cuan­do due­le quie­ro algo que lo cure. La reli­gión y los ritua­les tie­nen este papel. Todo esto, que tie­ne una fun­ción cul­tu­ral y antro­po­ló­gi­ca fun­da­men­tal, está mani­pu­la­do y con­tro­la­do por sec­to­res del patriar­ca­do y de los fun­da­men­ta­lis­mos. Esta es la con­tra­dic­ción de las muje­res en las igle­sias cristianas.

Hablás tam­bién del “des­per­tar eró­ti­co” que se da en las iglesias.

La espi­ri­tua­li­dad es expre­sión de áni­ma. Opio, paraí­so y anal­gé­si­cos. El opio y el paraí­so tie­nen que ver con el sen­ti­mien­to de pla­cer que una tie­ne con la vida, con­si­go mis­ma, de vivir y gozar la vida, pero tam­bién de esta­ble­cer rela­cio­nes huma­ni­za­do­ras y pla­cen­te­ras. Estos espa­cios comu­ni­ta­rios son luga­res para que las muje­res pue­dan pro­mo­ver esta expe­rien­cia eró­ti­ca. La reli­gión tie­ne mucho que ver con el éxta­sis. Esto es muy mani­pu­la­do por las reli­gio­nes neo­pen­te­cos­ta­les. Con la músi­ca, la ala­ban­za y el bai­le, lo que hacen es crear un cli­ma de liber­tad y goce, pero des­pués lo con­tro­lan y lo admi­nis­tran. Enton­ces, ponen todo en cla­ve de rela­ción a Dios. Por­que des­pués te van a decir cómo debe ser la fami­lia, la pare­ja, y cómo vivir la sexua­li­dad. La reli­gión es una olla de con­tra­dic­cio­nes. Enton­ces, la teo­lo­gía femi­nis­ta no es sólo denun­cia, sino que quie­re ser un len­gua­je eró­ti­co sobre noso­tras mis­mas, sobre estar vivas, y sobre la fe. Por­que hay que tener mucha fe para creer que pode­mos derri­bar el patriar­ca­do y cam­biar las cosas. Para eso hay que tener este áni­mo, este goce, esta mís­ti­ca que el movi­mien­to femi­nis­ta tam­bién tiene.

Hablás tam­bién del páni­co moral.

En Bra­sil esto fue muy fuer­te. A par­tir del avan­ce del movi­mien­to femi­nis­ta y de otras luchas se gene­ra­ron avan­ces que pro­vo­ca­ron pavor en las cla­ses domi­nan­tes. Por eso los gol­pes en Bra­sil y en Boli­via. Es una mane­ra de las éli­tes de no abrir espa­cio para esta demo­cra­cia. Las igle­sias han ofre­ci­do una cla­ve inter­pre­ta­ti­va para eso. Es decir, han pues­to en el femi­nis­mo, en la juven­tud, en el movi­mien­to LGBT los pun­tos de cri­sis de la socie­dad. Enton­ces, es cul­pa de las femi­nis­tas, de los jóve­nes, de los gays. Así se gene­ra un páni­co moral. En Bra­sil fun­cio­nó con la elec­ción de Bol­so­na­ro. Las noti­cias fal­sas esta­ban todas rela­cio­na­das con esto. Y la gen­te lo creía. Se toma­ron los recla­mos de los movi­mien­tos y los trans­for­ma­ron en una cla­ve de temor y de mie­do para la socie­dad. Se va gene­ran­do un páni­co y una pola­ri­za­ción median­te los que la socie­dad se tor­na anti­fe­mi­nis­ta. Esta­mos en un momen­to de fake news y men­ti­ras. La infor­ma­ción está en dispu­ta, se mani­pu­la lo que está pasando.

¿El dis­cur­so femi­nis­ta está en un pun­to de saturación?

No satu­ró, recién esta­mos empe­zan­do. Hay un lema: “Diver­sas, pero no dis­per­sas”. El movi­mien­to femi­nis­ta tie­ne visión y per­cep­ción de que hay una tarea de edu­ca­ción popu­lar, de masi­fi­car y tener un víncu­lo de cla­se. Tam­bién de que hay inter­sec­cio­na­li­da­des de géne­ro, cla­se, raza. El femi­nis­mo es cons­cien­te de eso. Lo que muchas veces con­si­de­ra­mos femi­nis­mo es la expre­sión más evi­den­te de un pro­ce­so social mucho mayor. Hay femi­nis­mos de muchos tipos. Muchos movi­mien­tos comu­ni­ta­rios son lucha femi­nis­ta, aun­que no ten­gan la cara evi­den­te del femi­nis­mo. Los movi­mien­tos más orga­ni­za­dos saben que es una cues­tión de diver­si­dad, pero no de dis­per­sión. El femi­nis­mo en Lati­noa­mé­ri­ca es muy plu­ral. No hay que tener la pre­ten­sión de hablar en nom­bre de todo el movi­mien­to. Si un gru­po femi­nis­ta tie­ne la pre­ten­sión de repre­sen­tar a las otras, ahí no.

¿Cómo se conec­tan los femi­nis­mos con la espiritualidad?

Las femi­nis­tas cree­mos que vamos a crear rela­cio­nes dis­tin­tas; de igual­dad, de diver­si­dad, en un mun­do que está podri­do. Pero cree­mos. Tene­mos las ganas y la crea­ti­vi­dad para pro­mo­ver­lo. Eso es para mí el áni­ma. Tener esta fe de que se pue­de, de que nada es impo­si­ble de cam­biar. No tie­ne que tener el nom­bre de un dios o de una reli­gión. Tan­to la crí­ti­ca como la crea­ti­vi­dad de los femi­nis­mos gene­ran mucha ener­gía, goce y ale­gría, en el medio del dolor. Cuan­do gri­ta­mos que Amé­ri­ca Lati­na va a ser toda femi­nis­ta no es de locas, es que cree­mos en eso. Esa es la mís­ti­ca: cómo tor­nar eso más popu­lar para que lle­gue a las muje­res de las cla­ses popu­la­res que tie­nen otros sig­nos cul­tu­ra­les y otras musi­ca­li­da­des. Tam­bién hay algo muy fuer­te en cómo nos tra­ta­mos las muje­res: “Ni una menos”, “Tocan a una, tocan a todas”. Es muy impac­tan­te y muy nue­vo. Lo que yo quie­ro para mi hija o hijo lo quie­ro para el tuyo tam­bién. Lo que a vos te pasa me intere­sa. Y así vamos crean­do estas cla­ves. Esto para mí es espi­ri­tua­li­dad. Es bas­tan­te mate­rial, pero esta mate­ria­li­dad tie­ne mucho de uto­pía. Es lucha, pero tam­bién es fiesta.

Si bien esta­mos en el momen­to de mayor emer­gen­cia del movi­mien­to femi­nis­ta, en dis­tin­tos paí­ses las urnas les die­ron el apo­yo a opcio­nes más con­ser­va­do­ras, inclu­so antifeministas.

Es la revan­cha patriar­cal. El cre­ci­mien­to expre­si­vo tan sig­ni­fi­ca­ti­vo que se expre­sa­ba en polí­ti­cas públi­cas, en cam­bios en los modos de orga­ni­zar la vida públi­ca, gene­ró un temor en los sec­to­res más con­ser­va­do­res y en las éli­tes. Por­que el femi­nis­mo es un recla­mo que tra­ba­ja con los intere­ses de la mayo­ría de las pobla­cio­nes, no sólo de las muje­res. Des­de las muje­res, pero para todas y todos; de dere­chos y demo­cra­cia. Esto gene­ra este temor, que en cla­ve reli­gio­sa se va a tra­du­cir como un páni­co moral y a par­tir del que los sec­to­res de la polí­ti­ca van a ope­rar. En Bra­sil fui­mos gol­pea­dos. Las éli­tes par­la­men­ta­rias, eco­nó­mi­cas y de los medios se orga­ni­za­ron y sos­tu­vie­ron un pro­ce­so de gol­pe que la socie­dad bra­si­le­ña no tuvo con­di­cio­nes de enfren­tar. Es otro tipo de gol­pe, ya no es más el gol­pe mili­tar. Es un gol­pe más sola­pa­do. Por­que hubo un pro­ce­so par­la­men­ta­rio. Lo que nos está dicien­do es que la demo­cra­cia aho­ra es un pro­ble­ma. Lo que tene­mos aho­ra es una expre­sión de demo­cra­cia enfer­ma, que fue achi­ca­da, que fue nega­da y gol­pea­da. La demo­cra­cia libe­ral bur­gue­sa nun­ca expre­só los intere­ses de las mayo­rías de Lati­noa­mé­ri­ca. Y aho­ra, mucho menos. Hay meca­nis­mos par­la­men­ta­rios y judi­cia­les para inte­rrum­pir y cri­mi­na­li­zar los movi­mien­tos y los lide­raz­gos. No tene­mos con­di­cio­nes reales de expre­sión demo­crá­ti­ca. Lo que pasó en Boli­via es intere­san­te: hubo un resur­gir des­de los movi­mien­tos socia­les, por izquier­da, y en un año logra­ron una sali­da con las elec­cio­nes. Mucho mejor que lo que pasó en Bra­sil, que con la cri­mi­na­li­za­ción de Lula y del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res demo­ni­za­ron lo par­ti­da­rio y gene­ra­ron páni­co moral.

¿El resur­gir para dar pelea a estos movi­mien­tos será des­de los movi­mien­tos socia­les ante la cri­sis de repre­sen­ta­ción de los par­ti­dos políticos?

El gobierno de Lula tenía un pro­gra­ma de vivien­da que fue muy gran­de, tam­bién uno de inclu­sión en la uni­ver­si­dad. Cosas muy con­cre­tas, que no par­tie­ron de Lula, sino des­de los movi­mien­tos socia­les, que apor­ta­ron des­de aba­jo para crear las polí­ti­cas de inclu­sión. Sin embar­go, la cla­ve de inter­pre­ta­ción la ofre­cie­ron las igle­sias. La gen­te no tenía casa, y aho­ra tie­ne casa “gra­cias a Dios”. Por­que hicie­ron una pro­me­sa en la igle­sia con el pas­tor y “Dios cum­plió”. Ese es el papel de las teo­lo­gías fun­da­men­ta­lis­tas: ofre­cer a la socie­dad una cla­ve de inter­pre­ta­ción en la que no se nece­si­ta orga­ni­za­ción social. No tie­nen que escu­char a nadie por­que Dios mis­mo les va a garan­ti­zar todo. Enton­ces, todos los pro­yec­tos de lucha por la vivien­da de Bra­sil tuvie­ron como cla­ve de inter­pre­ta­ción la reli­gión. La demo­cra­cia que tene­mos no garan­ti­za dere­chos a todas y todos, son demo­cra­cias incom­ple­tas y vivi­mos en una moder­ni­dad que no cum­ple sus pro­me­sas. Esto gene­ra frus­tra­ción con la polí­ti­ca que no cum­ple con sus pro­me­sas. Así se crea una frus­tra­ción a nivel social. Des­pués vie­nen las cla­ves inter­pre­ta­ti­vas que pro­po­nen que la gen­te quie­re un sal­va­dor, un mesías. Como fue Bol­so­na­ro. Ahí vie­ne otro ima­gi­na­rio mági­co: alguien que no tie­ne nada que ver con la polí­ti­ca, un tipo de afue­ra es lo que la polí­ti­ca nece­si­ta. La gen­te aho­ra en Bra­sil ya se está dan­do cuen­ta, y está cam­bian­do de nue­vo el ima­gi­na­rio expli­ca­ti­vo de la socie­dad. Aho­ra la extre­ma dere­cha nue­va no logró mucho. Tam­po­co la izquier­da. Vol­ve­mos a un perío­do en que los intere­ses se están aco­mo­dan­do. Si des­de la izquier­da no se enfren­tan todas las estruc­tu­ras que gene­ran des­igual­dad social, no se pue­de hacer polí­ti­ca de inclu­sión. Si una izquier­da lle­ga y dice que sin enfren­tar estos pro­ble­mas estruc­tu­ra­les va a hacer polí­ti­ca, va a ter­mi­nar gene­ran­do frus­tra­ción y des­con­ten­to social. Esto gene­ra esta cri­sis en los ima­gi­na­rios y en los deseos.

Pare­ce que es cla­ve que ade­más de que haya polí­ti­ca públi­ca haya una pro­pues­ta de cla­ve de inter­pre­ta­ción que cons­tru­ya el relato.

Eso se hace con edu­ca­ción popu­lar, dan­do con­di­cio­nes a las per­so­nas de inter­pre­tar su pro­pia reali­dad. Gene­ran­do una apro­pia­ción de la his­to­ria y de la dispu­ta polí­ti­ca, y tam­bién de la inter­pre­ta­ción sobre la prác­ti­ca. La edu­ca­ción popu­lar aho­ra es fun­da­men­tal. Si no enfren­ta­mos la con­cen­tra­ción de rique­za y opor­tu­ni­da­des se va a gene­rar frus­tra­ción. La gen­te va a bus­car ele­men­tos por los que expre­sar­se, por­que no ve con­di­cio­nes crea­ti­vas de par­ti­ci­pa­ción en los pro­ce­sos socia­les de cam­bio. Opio, paraí­so, anal­gé­si­cos. Para las femi­nis­tas esto es muy impor­tan­te, por­que nos ofre­ce­mos a noso­tras mis­mas una voz pro­pia para la inter­pre­ta­ción. Es un canal de expre­sión y es una mane­ra de tra­tar la frus­tra­ción y gene­rar la fe de que sí vamos a cam­biar las cosas. Las igle­sias son una res­pues­ta a esto. Opio, paraí­so, anal­gé­si­cos. Des­pués está lo que que­da en los terri­to­rios, que es la mili­cia, la poli­cía y el trá­fi­co de dro­gas. Todo eso es con­tra los pobres en los territorios.

Muchas de las per­so­nas que com­po­nen estos tres gru­pos tam­bién son pobres.

Sí, pero están en los terri­to­rios bajo esa for­ma, y el Esta­do no lle­ga. O lle­ga de una mane­ra super­fi­cial. Hay que tra­tar de encon­trar estos ele­men­tos de resis­ten­cia, de seguir vivien­do. Como hacen tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas: una seño­ra sale a las seis de la maña­na de su casa, tra­ba­ja todo el día en la casa de otra fami­lia, invi­si­ble, explo­ta­da, con peque­ños sala­rios, sin dere­chos. A la noche vuel­ve a su casa, se toma un bus, via­ja un mon­tón. Pero, antes de lle­gar a su casa, pasa por la igle­sia. Se encuen­tra con sus ami­gas y va a can­tar, a ala­bar y a gozar. Opio, paraí­so y anal­gé­si­cos. Des­pués se va a su casa, hace la cena, lava la ropa y sufre vio­len­cia, pero en ese momen­to está gozan­do. Esa es la fun­ción de la reli­gión. Pue­de ser que un día estén todos los dere­chos garan­ti­za­dos, que la revo­lu­ción ya haya lle­ga­do, y enton­ces no se pre­ci­se más de la reli­gión y la mís­ti­ca. Pero toda­vía no lle­gó, y así vive la gente.

¿Es posi­ble sin pre­sen­cia direc­ta en los terri­to­rios ofre­cer una cla­ve de interpretación?

Con las muje­res de las cla­ses popu­la­res no, por eso insis­to en la edu­ca­ción popu­lar. El femi­nis­mo no es una voz que sus­ti­tu­ya la voz de otras muje­res. No somos muje­res ilu­mi­na­das. Eso es lo más patriar­cal que hay. No habla­mos por otras. Sabe­mos que las muje­res que toda­vía están dis­per­sas tie­nen que tener su pro­pia voz y sus orga­ni­za­cio­nes. Es una ten­sión den­tro del femi­nis­mo. Pero las ilu­mi­na­das no van a hablar por la mayo­ría de las mujeres.

¿El for­ta­le­ci­mien­to de las igle­sias neo­pen­te­cos­ta­les tie­ne que ver con la ausen­cia del Estado?

Con un Esta­do que no cum­ple sus pro­me­sas y que no radi­ca­li­za la democracia.

¿Hay dis­po­si­ción en la hiper­in­te­gra­ción de habi­li­tar el deseo y la expre­sión de la pobreza?

Los cam­bios que tene­mos que hacer no los vamos a hacer con las van­guar­dias ilu­mi­na­das. Esta es una tarea que el pue­blo, las mayo­rías deben asu­mir. Si segui­mos sien­do sec­to­res que repre­sen­tan otros sec­to­res, las cosas no van a cam­biar. Hay que acer­car­se a la gen­te, com­pro­me­ter­nos des­de aba­jo. Sin eso los cam­bios no van a pasar. Van a haber cam­bios super­fi­cia­les, y muy fácil­men­te las con­tra­dic­cio­nes socia­les los van a absor­ber y todo va a seguir igual.

Pare­ce aho­ra que el mun­do cam­bió. ¿Qué cambió?

Hay que tener una lec­tu­ra de cla­se de lo que está pasan­do. Con los blo­queos sani­ta­rios se afec­tó a las cla­ses más bajas, mien­tras las otras cla­ses tie­nen acce­so a que los mer­ca­dos les entre­guen lo que nece­si­tan a domi­ci­lio. Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad de nues­tros gobier­nos sacri­fi­ca­ron la posi­bi­li­dad de que haya salud uni­ver­sal de cali­dad para toda la pobla­ción. Hay una cri­sis sani­ta­ria y hay una cri­sis eco­nó­mi­ca, ali­men­ta­ria, cli­má­ti­ca, que ya exis­tía y aho­ra se agra­vó. No soy apo­ca­líp­ti­ca, pero si no logra­mos garan­ti­zar salud uni­ver­sal de cali­dad para todas las per­so­nas vamos a tener peo­res pro­ble­mas. La pan­de­mia nos reve­ló esta fra­gi­li­dad sis­té­mi­ca. Y van a venir otras. Es algo que vamos a tener que enfren­tar. Quie­ro hablar de la pan­de­mia, pero quie­ro hablar de la cri­sis más allá de eso. Pode­mos tener una vacu­na, pero si segui­mos tenien­do el sis­te­ma que tene­mos no van a cam­biar las cosas. Tene­mos que ver cómo se trans­for­ma todo esto en polí­ti­ca. Se cues­tio­na mucho en el mun­do el fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so, y estoy para hacer eso, pero no se cues­tio­na el fun­da­men­ta­lis­mo de las indus­trias. En la pan­de­mia hay mucha mani­pu­la­ción y des­igual­dad. Y vino para quedarse.

¿La pan­de­mia nos hizo razo­nar que no somos inmortales?

La cul­tu­ra tie­ne muchas mane­ras de lidiar con esto. Como la cul­tu­ra fit­ness o el elo­gio de la juven­tud. Son todas expre­sio­nes de que sabe­mos que vamos a morir, e inten­ta­mos enlen­te­cer­lo. A veces no enfren­ta­mos la muer­te de mane­ra crea­ti­va, sabe­mos que somos mor­ta­les y por eso inten­ta­mos crear estra­te­gias de per­du­rar, pero en reali­dad son meca­nis­mos de con­trol. No sólo hay que garan­ti­zar la vida, sino que hay que lograr que sea una vida de cali­dad. Somos mor­ta­les, garan­ti­zar la vida de cali­dad para todas y todos es el desa­fío. La vejez es un pro­ble­ma. Tene­mos que hablar sobre cómo enve­je­ce­mos. De eso se tra­ta la vida, nos vamos mar­chi­tan­do. Tene­mos que apren­der a vivir eso con cali­dad, dig­ni­dad y con su pro­pia belle­za. Que somos mor­ta­les creo que todos lo sabemos.

¿Todas las muer­tes valen lo mismo?

Todos vamos a morir, pero tene­mos que ver cómo hace­mos para evi­tar muer­tes inne­ce­sa­rias. En Bra­sil, todas las sema­nas hay sie­te jóve­nes negros ase­si­na­dos por la Poli­cía. Todos vamos a morir, pero hay muer­tes que pue­den ser evi­ta­das, como las que son por el ham­bre o por la vio­len­cia poli­cial. La muer­te es lo más demo­crá­ti­co que hay. Vol­ve­mos todos a lo mis­mo. Tie­rra, tie­rra. La muer­te nos igua­la. Lo que no nos igua­la son las con­di­cio­nes de des­igual­dad existenciales.

¿Cómo se tra­tó des­de la reli­gión con este nue­vo páni­co social?

Los pas­to­res y los curas al prin­ci­pio dije­ron “esto no es nada”, “Dios nos va a sanar”. Se tra­tó con nega­ción y anti­cien­ti­fi­cis­mo. Se nega­ba la evi­den­cia. Todo eso fue supe­ra­do, por­que la his­to­ria lo mos­tró. Por otro lado, la socie­dad no tie­ne cómo ofre­cer salud uni­ver­sal de cali­dad, enton­ces toda­vía van a exis­tir espa­cios para elu­cu­bra­cio­nes mági­cas en torno a la pan­de­mia. Estas cla­ves exis­ten, pero no sobre­vi­ven. Como fue en su momen­to la idea del VIH como “cas­ti­go de Dios”. Exis­ten, pero no sobre­vi­ven, por­que la reali­dad golpea.

¿Cómo hubie­ra sido si el virus pan­dé­mi­co de esta épo­ca fue­ra por trans­mi­sión sexual? ¿Hubie­ra sido un rela­to ganador?

El patriar­ca­do nos vigi­la todos los hue­cos cor­po­ra­les. Por­que por los hue­cos cor­po­ra­les pasa la vida: lo que vemos, lo que come­mos. Todos los hue­cos de los cuer­pos tie­nen que ver con la vida. Esta pan­de­mia es por nariz y boca, enton­ces no gene­ra tan­to páni­co como si fue­ra por los hue­cos sexua­les. Si hubie­ra sido así se iba a com­bi­nar con el ima­gi­na­rio social sobre la sexua­li­dad. En los cuer­pos en rela­ción entran y salen cosas. Esto es algo muy impor­tan­te para la reli­gión. Por eso los pas­to­res y los curas creen que pue­den hablar sobre el sexo, por­que quie­ren con­tro­lar las entra­das y las sali­das, las per­so­na­les y las socia­les. En la pan­de­mia se enfla­que­ció un poco esta capa­ci­dad. Era muy fácil decir que los homo­se­xua­les eran res­pon­sa­bles de la trans­mi­sión del VIH, aun­que no fue­ra ver­dad, aun­que la trans­mi­sión de varo­nes a muje­res fue­ra muy fuer­te. Pero era muy fácil, por el ima­gi­na­rio social de trans­gre­sión que había ahí. Pero nadie está intere­sa­do en la nariz y en la boca, que es por don­de entra la covid-19. No nos intere­sa la cali­dad del aire ni de lo que come­mos. Estos hue­cos no están den­tro de esas pau­tas. No intere­san estos hue­cos. Los hue­cos que intere­san son los sexuales.

fuen­te: La Diaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *