Eus­kal Herria.»El Pro­ce­so de Bur­gos fue un enfren­ta­mien­to total con­tra el poder que opri­mía a nues­tro pueblo»

Por Ibai Azpa­rren /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano /​7K /​Gara, 10 de diciem­bre de 2020.

Fue el más joven de los pro­ce­sa­dos. Tras ser libe­ra­do en en 1977, con­ti­nuó mili­tan­do en ETA has­ta su deten­ción en 1984 en Ipar Eus­kal Herria. Las auto­ri­da­des fran­ce­sas lo depor­ta­ron a Pana­má y cua­tro meses des­pués a Cuba, don­de resi­de actual­men­te y des­de don­de diri­ge la empre­sa Ugao S.A.

Josu Abrisketa.
Josu Abris­ke­ta.

A Josu ‘Txutxo’ Abris­ke­ta (Ugao, 1948) toda­vía le reprue­ban su mar­ca­do acen­to «galle­go» pese a lle­var media vida en Cuba. Pero él les corri­ge: «Con todo el res­pe­to para los galle­gos, yo soy vas­co». Qui­zá por la melan­co­lía que sus­ci­ta la irre­me­dia­ble leja­nía de su patria chi­ca, Ugao, se incli­na por la mon­ta­ña antes que las pla­yas celes­tia­les, y no han sido pocas sus esca­pa­das al pico Tur­quino, el pun­to de mayor alti­tud de la isla, en cuyo alto se encuen­tra un bus­to de José Mar­tí, poe­ta y héroe en la Gue­rra de Inde­pen­den­cia de Cuba. Otro rebel­de y un poco más bar­bu­do, Fidel Cas­tro, fue el «cul­pa­ble» de que Abris­ke­ta y otros refu­gia­dos vas­cos ate­rri­za­ran en Cuba por medio de un acuer­do con el Gobierno espa­ñol tras su deten­ción en enero de 1984 en Ipar Eus­kal Herria y su pos­te­rior expul­sión a Panamá.

El país insu­lar le pro­me­tió una aco­gi­da «sin nin­gu­na limi­ta­ción de estu­dio, de tra­ba­jo, de vida», y así ha sido. Tie­ne una hija –ade­más del hijo e hija que viven en Ipar Eus­kal Herria y lo visi­tan cada año– , un nie­to, y es el pre­si­den­te del Gru­po Ugao S.A., empre­sa que ope­ra en varias líneas de coope­ra­ción tec­no­ló­gi­ca, indus­trial y comer­cial. A sus 71 años, siem­pre se levan­ta tem­prano para rea­li­zar ejer­ci­cio o ir a su des­pa­cho en La Haba­na, aun­que una dolen­cia en la cade­ra izquier­da que le «tie­ne limi­ta­do» y la pan­de­mia le obli­gan, por el momen­to, a repo­sar en su casa de Arte­mi­sa, des­de don­de atien­de la lla­ma­da de 7K con moti­vo del 50º ani­ver­sa­rio del Pro­ce­so de Bur­gos.

Aun­que aho­ra «sea el más vie­jo en todos los lados», Abris­ke­ta fue el más joven de los encau­sa­dos –tenía 21 años– en el suma­rí­si­mo 3169, del que con­ser­va memo­rias sagra­das que rela­ta sin vaci­la­cio­nes, con una natu­ra­li­dad ines­pe­ra­da, fru­to de su lar­ga estan­cia en Cuba o de su ausen­cia en Eus­kal Herria. Pre­gun­ta­do por las razo­nes que lo lle­va­ron a impli­car­se en la mili­tan­cia de ETA, ase­gu­ra que es un pro­ce­so «lar­go de expli­car» pero que tra­ta­rá de resu­mir. Una gene­ro­sa pro­me­sa que se disi­pa pron­ta­men­te, al tiem­po que la char­la va sus­ci­tan­do mayor atractivo.

Naci­do en una fami­lia obre­ra «que per­dió la gue­rra», Abris­ke­ta per­te­ne­ce a una gene­ra­ción que sufría una «enor­me humi­lla­ción» hacia la «nación vas­ca, al eus­ka­ra y has­ta el txis­tu», pero a la que el mie­do «no le caló tan hon­do» como a sus padres o abue­los. Con solo 14 años comen­zó a tra­ba­jar y reme­mo­ra con escru­pu­lo­sa fide­li­dad las pri­me­ras huel­gas de Biz­kaia como mili­tan­te de la Juven­tud Obre­ra Cató­li­ca (JOC), a la vez que sus pri­me­ros Abe­rri Egu­na con inte­gran­tes de EGI. «Todos mis ami­gos eran obre­ros, pero eus­kal­du­nes a la vez», expresa.

A media­dos de los 60, expli­ca, con­ver­gen en ETA el pro­ble­ma «social» y «el nacio­nal», e ingre­san hijos de obre­ros, como Abris­ke­ta, en la orga­ni­za­ción. «Cuan­do me con­tac­ta­ron, ya esta­ba dis­pues­to a dar el paso», recuer­da. Las luchas de libe­ra­ción de Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y Asia influi­rían asi­mis­mo en el mar­co de la V asam­blea que mar­có «un hito en el sen­ti­do ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y mili­tan­te» en una orga­ni­za­ción que «pen­sa­ba ya en dar pasos más fuertes».

En agos­to de 1968, ETA come­tió su pri­mer aten­ta­do pre­me­di­ta­do: la eje­cu­ción de Meli­tón Man­za­nas, repre­sor de la opo­si­ción a la dic­ta­du­ra y cola­bo­ra­dor de la Ges­ta­po nazi, lo que des­en­ca­de­na­ría una ola de deten­cio­nes que dejó a ETA sin capa­ci­dad ope­ra­ti­va y la pues­ta en mar­cha del que se recuer­da ya como el Pro­ce­so de Bur­gos para escar­men­tar al pue­blo vasco.

En abril de 1969 fue dete­ni­do por la Poli­cía espa­ño­la en la calle Arte­ka­le de Bil­bo.
«La deten­ción fue con­se­cuen­cia de que éra­mos una orga­ni­za­ción que que­ría­mos ir más rápi­do de lo que podía­mos. No había pre­pa­ra­ción sufi­cien­te a nivel de clan­des­ti­ni­dad. Tenía­mos pre­pa­ra­ción en poner iku­rri­ñas y hacer pin­ta­das por los mon­tes, pero no de un enfren­ta­mien­to arma­do de ese nivel. Yo estu­dia­ba en la Escue­la de Quí­mi­ca y, cuan­do entré en ETA como libe­ra­do, tuve que dejar­lo todo e irme de casa. En la clan­des­ti­ni­dad, hacía­mos todo jun­tos; lo mis­mo íba­mos a reunio­nes de tipo cul­tu­ral que íba­mos a asam­bleas en fábri­cas, que ponía­mos bom­bas jun­tos. Es decir, hacía­mos de todo y todo a la vez. ¿Qué pasó? Que la casa de Arte­ka­le, la «casa de todos» la lla­má­ba­mos, no la íba­mos a usar más, esta­ba muy que­ma­da por­que ya había­mos teni­do algún enfren­ta­mien­to con la Poli­cía en la par­te vie­ja de Bil­bo. Pero nos había­mos deja­do algu­nas cosas. Mien­tras está­ba­mos en el mon­te des­can­san­do, la Poli­cía tor­tu­ró a un com­pa­ñe­ro [Ando­ni Arri­za­ba­la­ga] y con­si­guió la lla­ve. Entra­ron den­tro y allí nos espe­ra­ron… has­ta que lle­ga­mos y se armó el tiro­teo. Caí. Sufrí unas tor­tu­ras muy fuer­tes duran­te 8 o 10 días en comi­sa­ría, no sabía si era de día o de noche. Sufrí ais­la­mien­to y lle­gué a la cár­cel con las cos­ti­llas frac­tu­ra­das. Cuan­do íba­mos en el fur­gón de Basau­ri a Bur­gos, los guar­dias tenían un perió­di­co y pude leer que varios dete­ni­dos iban a ser des­pla­za­dos a Bur­gos, don­de habría penas de muerte.

Entre las defen­sas hay des­ta­ca­dos abo­ga­dos como José Anto­nio Etxe­ba­rrie­ta, Juan Maria Ban­drés, Miguel Cas­tells… pero a usted le defen­dió el cata­lán Sole Bar­be­ra. ¿Qué estra­te­gia siguie­ron?
Hubo varias fechas para el jui­cio y se iban atra­san­do. Enton­ces, vimos ense­gui­da que los mili­ta­res pre­ten­dían un cas­ti­go ejem­pla­ri­zan­te con la resis­ten­cia vas­ca. Pen­sa­mos en coger un abo­ga­do cada uno, todos del País Vas­co, pero alguno ten­dría que ser tam­bién de fue­ra. El mío era José Anto­nio Etxe­ba­rrie­ta pero, al final, como era el her­mano de Txa­bi, deci­di­mos que tenía que repre­sen­tar al prin­ci­pal acu­sa­do, es decir, a Izko de la Igle­sia. Yo pro­pu­se al cata­lán, que era una bellí­si­ma per­so­na que luchó en la Gue­rra Civil y que enten­día a la per­fec­ción la cues­tión nacio­nal. Cada acu­sa­do tenía que expo­ner una par­te de la estra­te­gia. Los abo­ga­dos des­cu­brie­ron que íba­mos a hacer las decla­ra­cio­nes de for­ma alfa­bé­ti­ca y, por tan­to, a mí me tocó el pri­me­ro. Tenía que hablar de las tor­tu­ras y de la deten­ción pero, sobre todo, sobre la opre­sión que sufría la cla­se obre­ra vas­ca y el pue­blo vas­co. Dis­tri­bui­mos nues­tros pape­les y a cada abo­ga­do le toca­ba dise­ñar las pre­gun­tas para que noso­tros pudié­ra­mos dar esas res­pues­tas y expo­ner lo que que­ría­mos públi­ca­men­te. Como iba a haber abo­ga­dos y obser­va­do­res inter­na­cio­na­les, y mucha pren­sa, que­ría­mos apro­ve­char la situa­ción para rever­tir lo que pre­ten­dían los mili­ta­res y dar­le la vuel­ta al jui­cio. Como era el pri­me­ro, las decla­ra­cio­nes les sor­pren­die­ron y tuve la opor­tu­ni­dad de hablar bas­tan­te, de expo­ner lo que que­ría. La segun­da fue Itziar Azpu­rua, pero lue­go sus­pen­die­ron el jui­cio duran­te dos días. Cuan­do vol­vie­ron, cam­bia­ron el orden alfa­bé­ti­co y a ‘Teo’ Uriar­te, que le toca­ba rom­per el jui­cio, le metie­ron en medio. El últi­mo fue Mario Onan­dia, el que gri­tó «Gora Euka­di askatuta!».

Fue enton­ces cuan­do el res­to de acu­sa­dos se levan­ta­ron y ento­na­ron ‘Eus­ko Guda­riak’, jun­to a los fami­lia­res que se con­tra­ban en a sala. ¿Cuál fue la reac­ción del tri­bu­nal?
Los guar­dias que tenía­mos atrás vie­ron que nos levan­ta­mos y nos lan­za­mos hacia ade­lan­te mien­tras can­tá­ba­mos el ‘Eus­ko Guda­riak’. El vocal sacó el sable [Anto­nio Tron­co­so]. La puer­ta de sali­da esta­ba detrás de los mili­ta­res y nos enca­mi­na­mos hacia ella, mien­tras seguía­mos gri­tan­do. Así nos mar­cha­mos. Como anéc­do­ta curio­sa, alguno de los guar­dias nos repro­chó que no había­mos habla­do de la opre­sión del pue­blo anda­luz [ríe]. Des­pués, nos lla­ma­ron a decla­rar uno por uno, solo con los abo­ga­dos. No recuer­do muy bien esa par­te, creo que les insul­té de algu­na for­ma, pero no recuer­do las últi­mas pala­bras. Segu­ra­men­te les lla­ma­ría «fas­cis­tas».

Las penas lle­ga­ron el 28 de diciem­bre. ¿Cómo se ente­ra­ron de las mis­mas y pos­te­rior­men­te de su con­mu­ta­ción?
Cuan­do lle­gó la sen­ten­cia, Etxe­ba­rrie­ta nos lla­mó a unos cuan­tos y nos dijo que iban a venir a la cár­cel con las penas de muer­te. Nos dije­ron que pre­pa­rá­se­mos a los seis a los que se les había con­de­na­do con la pena capi­tal. No tuvi­mos que pre­pa­rar nada por­que ellos esta­ban per­fec­ta­men­te ani­ma­dos. La sor­pre­sa fue que tres de ellos [Mario Onain­dia, Teo Uriar­te y Jokin Goros­ti­di] no se lle­va­ron una pena de muer­te sino dos y exis­tía el mie­do de que con­mu­ta­ran las seis penas y apli­ca­ran tres. Había una peque­ña biblio­te­ca en el patio de la cár­cel. Nos jun­ta­mos allí y deba­ti­mos. Se nos pasó por la cabe­za hacer un motín, tomar el cen­tro de vigi­lan­cia… pero se des­car­tó por­que iba a ser una masa­cre. Oía­mos, por algu­nos pre­sos comu­nes, que se esta­ba lim­pian­do el garro­te, que se esta­ba lim­pian­do tam­bién la huer­ta de allá atrás… pero final­men­te con­mu­ta­ron las penas. Cuan­do lle­gó la noti­cia fue una fies­ta terri­ble, no res­pe­tá­ba­mos nada, sal­tá­ba­mos… has­ta algún car­ce­le­ro se ale­gró. Pero esa ale­gría duró has­ta el 11 de enero, cuan­do entra­ron sor­pre­si­va­men­te en las cel­das y nos saca­ron. A mí me tocó la cár­cel de Ali­can­te, allá don­de murió Miguel Hernández.

Duran­te el pro­ce­so pasa­ron uste­des de acu­sa­dos a acu­sa­do­res. ¿Aque­llos plan­tea­mien­tos logra­ron ace­le­rar la cri­sis del fran­quis­mo? ¿Pusie­ron sobre la mesa el con­flic­to vas­co?
El Pro­ce­so de Bur­gos fue una fal­ta de res­pe­to a toda aque­lla repre­sión fran­quis­ta, un enfren­ta­mien­to total con­tra el poder que opri­mía a nues­tro pue­blo. El Pro­ce­so de Bur­gos fue un ele­men­to que nos salió mucho mejor de lo que se pen­sa­ba. Nos que­rían meter mie­do para que duran­te otros 25 años no se movie­ra nada ni nadie.

En muchas oca­sio­nes se ha dicho que, tras el jui­cio, la gen­te en Eus­kal Herria empe­zó a hablar sobre polí­ti­ca, sobre aque­lla reali­dad vas­ca, y los jóve­nes a mover­se como nun­ca has­ta enton­ces.
Le dimos la vuel­ta con argu­men­tos polí­ti­cos y, al ser tra­ba­ja­do­res, gen­te de fami­lia nor­mal, eso pro­pi­ció que las siguien­tes gene­ra­cio­nes cogie­ran con­fian­za nue­va­men­te en la lucha nacio­nal y social. El esce­na­rio pos­te­rior fue una Eus­kal Herria don­de con­ver­gen todas las ideo­lo­gías de izquier­das, pero se man­tie­ne como un ele­men­to fuer­te la lucha fron­tal y armada.

Pese a ser indul­ta­do en 1977, en 1983 lo detie­nen en Ipar Eus­kal Herria, lo depor­ta­ron a Pana­má y cua­tro meses des­pués a Cuba. ¿Cómo vivió ese pro­ce­so?
Lle­gó un momen­to en el que el Gobierno espa­ñol crea un ele­men­to fuer­te con­tra ETA como eran los GAL. Y empie­zan a matar. Pare­ce ser que ahí hubo algún encon­tro­na­zo entre el Gobierno espa­ñol y el fran­cés. Final­men­te, bus­ca­ron otras vías como la depor­ta­ción. Yo lle­va­ba unos cuan­tos años refu­gia­do en Ipa­rral­de, tra­ba­ja allí, tenía una hija de cin­co años y otro de dos. Me detu­vie­ron y, sin saber a dón­de iba, ate­rri­cé en Pana­má. Allí había un con­flic­to muy gor­do con Manuel Anto­nio Norie­ga y, al final, Cuba acep­tó reco­ger­nos. Nos dije­ron que si nos que­dá­ba­mos tenía que ser volun­ta­ria­men­te. Lle­vo más de 36 años vivien­do aquí. Creé una empre­sa con empre­sa­rios de Eus­kal Herria, pero tam­bién del res­to del mun­do, de paí­ses como Eslo­va­quia, de Espa­ña, de Catalunya…La expe­rien­cia en Cuba ha sido muy bue­na, nos tra­ta­ron como revo­lu­cio­na­rios y toda­vía nos siguen tratando.

Aún se encuen­tra hoy en el exi­lio. ¿Pien­sa vol­ver?
Cuan­do se den las con­di­cio­nes, voy a vol­ver. Voy a cum­plir 71 años aho­ra y quie­ro vol­ver, la mitad de mi vida he esta­do en Cuba, ten­go fami­lia aquí tam­bién. Mis hijos viven en Ipa­rral­de y vie­nen todos los años a visitarme.

¿Cómo ha vis­to des­de fue­ra la evo­lu­ción de Eus­kal Herria en estas déca­das?
El últi­mo pro­ce­so, cuan­do se apro­bó el aban­dono de la lucha arma­da, que ya había cum­pli­do una fun­ción, creo que fue posi­ti­vo. Creo en un movi­mien­to que reco­ge las espe­ran­zas que han exis­ti­do des­de hace 150 años. Es esa izquier­da aber­tza­le en la que con­fío y creo que la batu­ta la tie­ne aho­ra el pue­blo vas­co. Diji­mos que cuan­do el pue­blo cogie­ra los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la lucha nacio­nal y social, la batu­ta, ETA ten­dría que reti­rar­se. Algu­nos decían que se ten­dría que haber hecho antes, pero las cosas ocu­rren cuan­do pue­den ocu­rrir. Cuan­do se pro­du­ce un enfren­ta­mien­to tan fuer­te como el que ha habi­do en Eus­kal Herria no se pue­de resol­ver de la noche a la maña­na, por el deseo de cua­tro, y ade­más tenien­do en cuen­ta que la repre­sión con­ti­nua­ba y con­ti­núa, que hay cuer­pos repre­si­vos, que toda­vía hay pre­sos en la cár­cel, en el exi­lio… Vamos a seguir luchan­do en la mis­ma línea, pero con otras for­mas y creo que el pue­blo vas­co lo ha enten­di­do muy bien. La izquier­da aber­tza­le será la segun­da en Eus­ka­di a nivel de votos, pero creo que es la pri­me­ra a nivel de inci­den­cia política.

Resul­ta por lo menos curio­so que, des­pués de 50 años de uno de los aten­ta­dos con más trans­cen­den­cia de ETA, nun­ca haya sali­do el nom­bre del autor. Tenien­do en cuen­ta, ade­más, la evo­lu­ción ideo­ló­gi­ca de los encau­sa­dos…
Yo tam­po­co sé quién mató a Meli­tón Man­za­nas… y mejor que se que­de así. Odio las armas, pero me metí en la lucha arma­da. Pien­so que siem­pre que se pue­da evi­tar, hay que evi­tar­la. Deseo que Eus­kal Herria jamás vuel­va a eso, que sea libre por su pro­pia fuer­za… Si hubie­ra habi­do otra situa­ción polí­ti­ca, no habría habi­do ni ese muer­to ni ninguno.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *