Elec­cio­nes a la Asam­blea Nacio­nal de Vene­zue­la: Entre­vis­ta a Ser­gio Reque­na Astu­di­llo, can­di­da­to de l’APR (Alter­na­ti­va Popu­lar Revolucionaria)

El pasa­do domin­go día 6 de diciem­bre se cele­bra­ban en Vene­zue­la elec­cio­nes a la Asam­blea Nacio­nal. Este órgano, sede del poder legis­la­ti­vo vene­zo­lano, esta­ba en manos de la opo­si­ción extre­mis­ta des­de diciem­bre de 2015, resul­ta­do de las pri­me­ras elec­cio­nes des­pués de la muer­te de Chá­vez. En ese momen­to el gobierno des­co­no­ció los resul­ta­dos y la legi­ti­mi­dad de varios de sus dipu­tados. Comen­za­ba un pro­ce­so judi­cial que cul­mi­na­ría en 2017, con un decre­to que reti­ra­ba las atri­bu­cio­nes legis­la­ti­vas a la AN y las otor­ga­ba tem­po­ral­men­te a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, en manos del cha­vis­mo. Esto no ha impe­di­do, sin embar­go, que la opo­si­ción extre­mis­ta lide­ra­da, entre otros, por Juan Guai­dó, haya emplea­do la AN duran­te todo este tiem­po para des­es­ta­bi­li­zar el país y legi­ti­mar el inten­to de gol­pe de esta­do de abril de 2019.

Las elec­cio­nes a la AN del pasa­do domin­go, así pues, tenían rele­van­cia his­tó­ri­ca. Y no sólo por­que eran la oca­sión de recu­pe­rar la AN para el cha­vis­mo. Era la pri­me­ra vez, tam­bién, que se pre­sen­ta­ba a unas elec­cio­nes nacio­na­les una opción de izquier­da radi­cal y cha­vis­ta al mar­gen del PSUV de Madu­ro. Se tra­ta de la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR), una coa­li­ción de muchos y diver­sos par­ti­dos his­tó­ri­cos de izquier­da y cha­vis­tas como el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV), Patria Para Todos (PPT), Tupa­ma­ros, Lucha de Cla­ses, Izquier­da Uni­da (IU) y otros. Esta coa­li­ción ha obte­ni­do unos 170.000 votos, lo que repre­sen­ta un modes­to 3% del total, resul­ta­do que sólo les da un dipu­tado. Ser­gio Reque­na ha sido uno de sus candidatos. 

Ser­gio des­ta­ca hoy para estar al fren­te del Ejér­ci­to Pro­duc­ti­vo Obre­ro (EPO), una orga­ni­za­ción de alcan­ce nacio­nal en pro del con­trol obre­ro real. Pero tie­ne a la espal­da una lar­ga tra­yec­to­ria de acti­vis­mo, ase­so­ra­mien­to e imple­men­ta­ción del con­trol obre­ro en la zona de Gua­ya­na des­de 2001, recu­pe­ran­do empre­sas que la bur­gue­sía daña­ba y aban­do­na­ba inten­cio­na­da­men­te para fre­nar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Par­te de esta mili­tan­cia la ha desa­rro­lla­do como docen­te en la Uni­ver­si­dad Boli­va­ria­na de Tra­ba­ja­do­res Jesús Rive­ro (UBTJR). Estos esfuer­zos le valie­ron el nom­bra­mien­to, por el minis­tro Juan Arias, de pre­si­den­te de la cor­po­ra­ción de empre­sas CORPIVENSA. 

¿Qué es la APR?

Es una coa­li­ción de movi­mien­tos y par­ti­dos de cla­ra ten­den­cia cha­vis­ta revo­lu­cio­na­ria, de per­so­nas de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es una coa­li­ción que se ha crea­do para par­ti­ci­par en las elec­cio­nes a la AN y que quie­re ser una alter­na­ti­va al gobierno por la par­te revo­lu­cio­na­ria, no por la derecha.

Muchos de los par­ti­dos que la inte­gran se habían pre­sen­ta­do en ante­rio­res elec­cio­nes den­tro de la coa­li­ción Gran Polo Patrió­ti­co (GPP), lide­ra­da por el PSUV ¿Cómo es que aho­ra se pre­sen­tan por separado?

Par­te de las per­so­nas que inte­gran la APR per­te­ne­cen a varios de esos par­ti­dos, como el PCV, PPT… pero mucha gen­te vie­ne tam­bién del PSUV. Yo per­te­nez­co a Izquier­da Uni­da de Vene­zue­la (IU). No obs­tan­te, ante la impo­si­bi­li­dad de regis­trar la ter­ge­ta elec­to­ral de muchos de esos par­ti­dos, la úni­ca tar­ge­ta que que­dó fue la del PCV y, por tan­to, a tra­vés de sus siglas se expre­só la APR.

¿Por qué no se otor­gó tar­ge­ta elec­to­ral a esos partidos?

Se hizo dis­cre­cio­nal­men­te. Se dio tar­je­ta a muchos par­ti­dos de dere­cha, mas no a esa disi­den­cia de izquier­da. Las soli­ci­tu­des sim­ple­men­te fue­ron nega­das, no se dio nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción. Y de la mis­ma for­ma se inter­vino a los par­ti­dos PPT y Tupa­ma­ros, inte­gran­tes de la APR.

Pero la APR se defi­ne como chavista…

Sí, cla­ro. Todos estos par­ti­dos defien­den la con­ti­nui­dad de las polí­ti­cas y la recu­pe­ra­ción de los bene­fi­cios para la cla­se tra­ba­ja­do­ra obte­ni­dos por el gobierno del Pre­si­den­te Chá­vez. Algu­nos de esos par­ti­dos se defi­nen como mar­xis­tas, leni­nis­tas… antes que como cha­vis­tas, pero todos ellos asu­mi­mos el cha­vis­mo y así se ha decla­ra­do la APR como tal. La APR nace pre­ci­sa­men­te para recu­pe­rar esas con­quis­tas del pre­si­den­te Chá­vez y repa­rar las des­via­cio­nes que se están dan­do con este gobierno y su acer­ca­mien­to a sec­to­res de la dere­cha y el reformismo.

¿Cuá­les fue­ron los resul­ta­dos electorales?

Apro­xi­ma­da­men­te el 69% de los dipu­tados fue­ron obte­ni­dos por el Gran Polo Patrió­ti­co, con el PSUV a la cabe­za. Des­pués hay una coa­li­ción opo­si­to­ra de Acción Demo­crá­ti­ca (AD), COPEI, El Cam­bio… que obtu­vo 19%. Se pre­sen­ta­ron diver­sos par­ti­dos de opo­si­ción. Hay una opo­si­ción más extre­mis­ta que lla­mó a no votar. Pero lo más des­ta­ca­ble es la abs­ten­ción de cer­ca del 70%. En cual­quier caso el GPP obtu­vo esa amplia vic­to­ria, tie­nen todo el poder aho­ra. La opo­si­ción extre­mis­ta ya no tie­ne excu­sa para reco­no­cer eso. Y al mis­mo tiem­po el PSUV ya no tie­ne excu­sa para mejo­rar las con­di­cio­nes del pue­blo: tie­nen el eje­cu­ti­vo, tie­nen el legis­la­ti­vo, tie­nen el poder judi­cial y el poder moral. Pero ese 70% de abs­ten­ción tam­bién nos dice que hubo una gran par­te de cha­vis­tas que no vota­ron. Tam­bién que una gran par­te de opo­si­to­res no vota­ron. Eso reve­la una tre­men­da des­po­li­ti­za­ción que no para de cre­cer des­de la muer­te del Pre­si­den­te Chávez.

¿A qué crees que se deben esa abs­ten­ción y despolitización?

Hay mucha gen­te que está des­con­ten­ta. Por lo que yo sé y oigo de per­so­nas en los barrios, en las empre­sas… mucha gen­te está des­con­ten­ta con el rum­bo que ha toma­do el pro­ce­so. No hay ser­vi­cios públi­cos efi­cien­tes, la infla­ción es galo­pan­te, no te alcan­za para lle­var los hijos al cole­gio, hay mucha corrup­ción y tam­bién ha habi­do una pro­fun­da fal­ta de sen­ti­do de urgen­cia para resol­ver los pro­ble­mas del pue­blo. Eso ha hecho que en esa pelea entre opo­si­ción y gobierno la gen­te se haya ido reti­ran­do y se cen­tre en resol­ver su día a día.

¿Cuál fue la acti­tud de la opo­si­ción ante estas elecciones?

Diver­sos par­ti­dos de opo­si­ción se pre­sen­ta­ron a las elec­cio­nes. Hubo otros, la opo­si­ción más extre­mis­ta, que no se pre­sen­tó y lla­mó a la abs­ten­ción. Por otra par­te el Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia (TSJ) qui­tó la secre­ta­ría gene­ral de algu­nos de los par­ti­dos de opo­si­ción que se pre­sen­ta­ban, como a AD, y se la entre­gó a otros de sus mili­tan­tes con quien el gobierno cree que pue­de, diga­mos, dia­lo­gar: per­so­nas menos extre­mas, que no maqui­nan, como sí hacen otros, para derro­car al gobierno de Madu­ro a tra­vés de una inva­sión extran­je­ra o de gol­pes de esta­do. El TSJ tam­bíen le qui­tó la secre­ta­ría gene­ral al par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia y a algún otro.

Pero el TSJ hizo eso mis­mo con dos par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios que habían per­te­ne­ci­do al GPP y que aho­ra se pre­sen­ta­ban por la APR. Les inter­vi­nie­ron el par­ti­do al PPT y a Tupa­ma­ros. Lo más des­ta­ca­ble es la velo­ci­dad con la que lo hicie­ron. Sobre­to­do en un país don­de tú pue­des espe­rar años una reso­lu­ción del TSJ. En este caso la reso­lu­ción fue inme­dia­ta. Lue­go esos par­ti­dos pre­sen­ta­ron un recur­so de ampa­ro y, en menos de cin­co horas, ya habían dado el fallo denegándolos.

Ten­go enten­di­do que a Tupa­ma­ros no sólo les inter­vi­nie­ron el par­ti­do, sino que les alla­na­ron y regis­tra­ron la sede…

Sí, hubo una toma vio­len­ta de la sede de Tupa­ma­ros. Y encar­ce­la­ron a su secre­ta­rio gene­ral, José Pin­to. Ese hom­bre fue el últi­mo pre­so polí­ti­co de la 4ª Repú­bli­ca, pasó 12 años en la cár­cel, actual­men­te tie­ne cer­ca de 70 años. Y aho­ra está de nue­vo en la cár­cel. Le atri­bu­yen la muer­te de un mucha­cho que encon­tra­ron ente­rra­do en una fin­ca suya. Sus sim­pa­ti­zan­tes afir­man que es un mon­ta­je poli­cial. Yo no lo sé. En cual­quier caso es una extra­ña casua­li­dad que la poli­cía encuen­tre un cuer­po en una fin­ca de algu­nos cen­te­na­res de hec­tá­reas y duran­te perío­do elec­to­ral, lue­go de que se supie­se que Tupa­ma­ros se inte­gra­ba a la APR.

¿Cuá­les fue­ron los resul­ta­dos de la APR? ¿Espe­rá­bais esos resultados?

Yo no espe­ra­ba esos resul­ta­dos. Espe­ra­ba que hubie­ra un poco más de con­cien­cia. Somos una alter­na­ti­va éti­ca, somos tra­ba­ja­do­res, gen­te del pue­blo. Y los can­di­da­tos somos per­so­nas con tra­yec­to­ria en la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, per­so­nas que hemos sido dipu­tados cons­ti­tu­yen­tis­tas, pre­si­den­tes de empre­sas, de cor­po­ra­cio­nes, con­ce­ja­les, alcal­des… y se cono­cen los resul­ta­dos de nues­tra ges­tión al fren­te de esos car­gos. Enton­ces, con eso y tenien­do en cuen­ta el des­con­ten­to gene­ral, pen­sá­ba­mos que obten­dría­mos más apo­yo para repre­sen­tar los intere­ses del pue­blo en la Asam­blea Nacio­nal. Tam­po­co espe­ra­ba que hubie­ra tan­ta abstención.

Has comen­ta­do las inter­ven­cio­nes del PPT y Tupa­ma­ros. ¿Habéis encon­tra­do otros obs­tácu­los a la hora de con­cu­rrir a estas elecciones?

Sí. Debe­mos empe­zar por la esca­sez de recur­sos mate­ria­les, recur­sos que sí tuvie­ron y en gran can­ti­dad los par­ti­dos del GPP. Tuvi­mos que vol­ver a hacer cam­pa­ña como ata­ño, a pie. Como sabes hay pro­ble­mas con la gaso­li­na, esca­sea. La gaso­li­na se asig­na tam­bién dis­cre­cio­nal­men­te, y eso difi­cul­ta mucho los desplazamientos.

Por otra par­te nos invi­si­bi­li­za­ron por com­ple­to en todos los deba­tes que se orga­ni­za­ron a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción. Hubo pro­tes­tas de la APR fren­te a la sede del canal nacio­nal por­que no nos die­ron nin­gún espa­cio. En cam­bio sí entre­vis­ta­ron y acep­ta­ron en los deba­tes a polí­ti­cos de dere­cha, algu­nos de los cuá­les anun­cia­ron en esos mis­mos deba­tes que orga­ni­za­rían para el año pró­xi­mo refe­rén­dums revo­ca­to­rios con­tra Madu­ro. Le dan a la dere­cha la posi­bi­li­dad de expre­sar­se de esa mane­ra y, en cam­bio, invi­si­bi­li­zan a sus igua­les, impi­den que pue­da haber un pro­ce­so de crí­ti­ca y autocrítica.

Enci­ma nos til­dan de opo­si­to­res y de trai­do­res, fomen­tan­do el recha­zo a quie­nes segui­mos sien­do cha­vis­tas pero que dife­ri­mos en la for­ma en la que debe lle­var­se el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Dife­ri­mos, por supues­to, de la corrup­ción; dife­ri­mos de esa fal­ta de sen­ti­do de urgen­cia para resol­ver los pro­ble­mas del pue­blo… Somos gen­te que vive el día a día del pue­blo, que no tene­mos la situa­ción eco­nó­mi­ca resuel­ta como sí la tie­nen muchos que se han colo­ca­do en los dis­tin­tos car­gos públi­cos para enri­que­cer­se. Muchos de ellos tie­nen pro­pie­da­des enor­mes, impo­si­bles de haber­se adqui­ri­do con los sala­rios que ofi­cial­men­te perciben.

Final­men­te, y aun­que el COVID-19 apla­nó bas­tan­te esas dife­ren­cias mate­ria­les, los últi­mos días de cam­pa­ña se vio­la­ron las medi­das de bio­se­gu­ri­dad y se auto­ri­za­ron para el GPP las gran­des mar­chas, las gran­des cara­va­nas y míti­nes, con gran­des aglo­me­ra­cio­nes de gente.

¿Por qué crees que invi­si­bi­li­zan a la APR y no hacen lo mis­mo con la derecha?

Prin­ci­pal­men­te les intere­sa dar un aire de aper­tu­ra y plu­ra­li­dad al pro­ce­so demo­crá­ti­co. Para ello les sir­ve mucho dar espa­cio a una deter­mi­na­da opo­si­ción de dere­cha no extre­mis­ta. En cuan­to a noso­tros, no hay ele­men­tos que les per­mi­tan deba­tir con noso­tros y ganar ese deba­te des­de el pun­to de vis­ta moral y éti­co de la Revo­lu­ción, pues no pue­den acu­sar­nos abso­lu­ta­men­te de nada. Ten en cuen­ta que los deba­tes se transa­ron en un ambien­te de total des­ca­li­fi­ca­ción entre los can­di­da­tos. No es un deba­te cons­truc­ti­vo. Y a noso­tros no nos pue­den des­ca­li­fi­car en ese sen­ti­do. Pues somos per­so­nas que hemos tra­ba­ja­do todos estos años por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y hemos par­ti­ci­pa­do hones­ta­men­te. Enton­ces, las des­ca­li­fi­ca­cio­nes se les hubie­ran vuel­to en contra.

En tu caso, fuis­te des­pe­di­do de tu empre­sa, CARBONORCA, una empre­sa esta­tal, poco des­pués de haber anun­cia­do tu can­di­da­tu­ra por la APR…

Sí, debi­do al COVID-19 sólo una par­te de la plan­ti­lla tra­ba­ja actual­men­te en la empre­sa de mane­ra pre­sen­cial. Se va ges­tio­nan­do qué miem­bros de la plan­ti­lla acu­den a tra­ba­jar cada día. Hubo un malen­ten­di­do y, tam­bién por pro­ble­mas fami­lia­res, fal­té a tra­ba­jar un vier­nes. Cuan­do lle­gué al lunes siguien­te me comu­ni­ca­ron que esta­ba des­pe­di­do, ale­gan­do ausen­cia injus­ti­fi­ca­da y afec­ta­ción del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. La pri­me­ra cau­sa era invá­li­da por­que aquí en Vene­zue­la se pue­de des­pe­dir a alguien cuan­do suma tres fal­tas injus­ti­fi­ca­das en un mes, pero éste no era el caso. En rela­ción a la afec­ta­ción del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, soli­ci­té el infor­me que arro­ja las cau­sas y las pér­di­das debi­das a mi ausen­cia aquel día. Pero no exis­tía nin­gún infor­me de ese tipo. Aun así me dije­ron que ese des­pi­do era firme.

Enton­ces empe­za­mos una cam­pa­ña a tra­vés de redes socia­les para rei­vin­di­car mi reen­gan­che. Los com­pa­ñe­ros del PCV se movie­ron mucho, difun­dien­do la denun­cia a nivel inter­na­cio­nal. Otros movi­mien­tos socia­les se soli­da­ri­za­ron tam­bién, y al final se logró rever­tir ese des­pi­do. A nivel sin­di­cal no hubo nin­gún res­pal­do, pues aquí en Gua­ya­na todos los repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res y los fun­cio­na­rios del minis­te­rio de tra­ba­jo son de la Cen­tral Boli­va­ria­na Socia­lis­ta de Tra­ba­ja­do­res (CBST), el sin­di­ca­to hege­mó­ni­co y afín al PSUV. Algu­nos otros can­di­da­tos de la APR tuvie­ron pro­ble­mas simi­la­res. A un can­di­da­to del esta­do Miran­da lo gol­pea­ron. A una com­pa­ñe­ra lucha­do­ra cam­pe­si­na del esta­do Lara inclu­so la detu­vie­ron. Al pri­ci­pio de la cam­pa­ña hubo algu­nos alla­na­mien­tos por par­te de la poli­cía, pero por suer­te no fue a más.

¿Qué crees que sig­ni­fi­can estas elec­cio­nes para la APR? ¿Crees que la irrup­ción de la APR mar­ca una dife­ren­cia a par­tir de aho­ra en la polí­ti­ca venezolana?

El cam­bio hay que cons­truir­lo. Hemos logra­do unos 170.000 votos, que no son des­pre­cia­bles. No son com­pa­ra­bles con los obte­ni­dos por el PSUV con toda la maqui­na­ria de su par­te… pero que esas 170.000 per­so­nas hayan mani­fes­ta­do su inten­ción de que los repre­sen­te­mos es muy impor­tan­te. Es una célu­la a par­tir de la cual comen­zar y podrían con­ver­tir­se en muchas más en unas futu­ras elec­cio­nes. Pero hay que tra­ba­jar para orga­ni­zar a esas per­so­nas y sobre­to­do ponien­do el oído en sus angus­tias como pue­blo: qué es lo que están sufrien­do, qué es lo que están hacien­do, cómo pode­mos tra­ba­jar con ellas y resol­ver, cómo pode­mos gene­rar los refe­ren­tes para aumen­tar esa fuer­za. Hay que tra­ba­jar en esa uni­dad pro­gra­má­ti­ca y tra­zar un plan en el tiem­po. Hoy por hoy somos una mino­ría pero, cier­ta­men­te, lo que logra­mos lo logra­mos sin nin­gún medio, sin el patro­ci­nio de nin­gún ente capi­ta­lis­ta, sin plata.

Por otra par­te se ha vis­to esa gran abs­ten­ción, esa gran des­po­li­ti­za­ción. Esto repre­sen­ta un peli­gro enor­me, pues ese des­con­ten­to pue­de ser capi­ta­li­za­do en un futu­ro cer­cano por algún actor ajeno a los intere­ses del pue­blo. El PSUV que­rrá ven­der el resul­ta­do de estas elec­cio­nes como un gran éxi­to, como una gran vic­to­ria, mini­mi­zan­do la abs­ten­ción y mini­mi­zan­do al cha­vis­mo a su izquier­da, al cha­vis­mo popu­lar… pero, en ese aspec­to, la his­to­ria los disolverá.

Fuen­te: Pra­xi

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *