Bra­sil. Gran Ser­tón ame­na­za­do por un mega­pro­yec­to minero

Por Caro­li­ne Oli­vei­ra y Vanes­sa Nico­lav. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de diciem­bre de 2020.

La pobla­ción ori­gi­na­ria del nor­te de Minas Gerais lucha por pre­ser­var su terri­to­rio y modo de vida.

Entre el cie­lo y la tie­rra, la vida sigue su cur­so en el enten­der gerai­zei­ro. En los Gerais, Dios está en cada tiem­po vivo: en la cose­cha de hier­bas medi­ci­na­les en la que se res­pe­ta las fases de la luna, en el roce del sue­lo en la pri­me­ra hora del día, en la tan espe­ra­da cose­cha para arran­car el ali­men­to. En sus calles, sin embar­go, ganó espa­cio el dia­blo, como jue­ga João Gui­ma­rães Rosa en su obra Gran Ser­tón: Vere­das, al atra­ve­sar los Gerais y encon­trar­se a los “gera­lis­tas” como lla­ma a los gerai­zei­ros – es decir, las comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les que viven en el eco­sis­te­ma del Cerra­do al nor­te del esta­do de Minas Gerais – en su libro.

Pero el dia­blo no está en medio del remo­lino. Por el con­tra­rio, es su pro­pio hace­dor. “¡El dia­blo! que, para Ade­li­na Xavier de Moraes, repre­sen­ta el aumen­to de los pro­ble­mas de la minería.

La comu­ni­dad en la que vive es una de las ame­na­za­das de extin­ción por la cons­truc­ción del mega­pro­yec­to mine­ro de Sul Ame­ri­ca­na de Meta­is S/A(SAM) con­tro­la­do por la empre­sa chi­na de inver­sio­nes Hon­brid­ge Hol­dings, con sede en las Islas Cay­man y ofi­ci­na cen­tral en Hong Kong.

“Lo que veo es que me van a poner puer­ta afue­ra de mi casa y no lo quie­ro. Estoy bien aquí. No estoy bien con eso, con la mine­ría. Pero estoy bien en mi casa. Almuer­zo cuan­do quie­ro, bebo lo que me da ganas. Me encuen­tro con mis ami­gos. Lo úni­co que no es bueno aquí es la mine­ría”, relata.

Doña Ade­li­na de 81 años, no acep­ta la pre­sen­cia de mine­ría en Vale das Can­ce­las –
Cré­di­to: Caro­li­ne Oliveira

El des­alo­jo de la pobla­ción, con la con­se­cuen­te des­es­truc­tu­ra­ción de los víncu­los terri­to­ria­les y socia­les; la alte­ra­ción del modo de vida tra­di­cio­nal de las comu­ni­da­des; los pro­ble­mas de salud y segu­ri­dad; la des­truc­ción del cerra­do nati­vo y de las fuen­tes de agua son algu­nos de los pro­ble­mas que se ave­ci­nan con la lle­ga­da del pro­yec­to mine­ro, advier­te el Movi­mien­to de Afec­ta­dos por Repre­sas (MAB), que jun­to con la Comi­sión Pas­to­ral de la Tie­rra (CPT) y el Colec­ti­vo Mar­ga­ri­da Alves (CMA), actúan jun­to a los gerai­zei­ros en la defen­sa del territorio.

Doña Ade­li­na, de 81 años, vivió toda su vida en esa tie­rra, una de las 73 comu­ni­da­des del terri­to­rio tra­di­cio­nal gerai­zei­ro de Vale das Can­ce­las, al nor­te de Minas Gerais, que se divi­de entre los muni­ci­pios de Grão Mogol, Padre Car­valho y Josenópolis. 

Nació como todos aque­llos que viven en los Gerais, nati­vos de la región, que cir­cu­lan entre cha­pa­das y gro­tas, entre valles, con el gana­do libre y pequi y man­ga­ba [fru­tas típi­cas del cerra­do] cul­ti­va­das en tie­rra común. Nacen libres en los Gerais en con­tra­po­si­ción a los mine­ros que tie­nen el sue­lo sobre sus cabe­zas, cuyo des­tino es des­ga­rrar la tie­rra des­de su interior. 

El cli­ma es semi­ári­do, pero el lec­tor no debe pen­sar en un sue­lo agrie­ta­do y con vege­ta­ción seca. La esca­sez de llu­vias y la tem­pe­ra­tu­ra ele­va­da no impi­den que crez­can allí diver­sos fru­tos. La región tie­ne una gran diver­si­dad, y con un poco de agua, los gerai­zei­ros plan­tan de todo: cala­ba­za, cala­ba­cín, maxi­xe, fri­jo­les, maíz, maní, mara­cu­yá, man­go, papa­ya, toma­te, cebo­llino y así suce­si­va­men­te. Este ser­tón está amenazado.

Par­te de Vale das Can­ce­las, en Minas Gerais, que se encuen­tra en peli­gro por un mega­pro­yec­to mine­ro – Cré­di­to: Vanes­sa Nicolav

El hecho de que se tra­te de una comu­ni­dad tra­di­cio­nal, reco­no­ci­da así por la Ley 21.147 del esta­do de Minas Gerais, no impi­de que se cons­tru­ya un empren­di­mien­to de esta enver­ga­du­ra en la región, ya que el pro­ce­so de regu­la­ri­za­ción de tie­rras aún no ha sido con­clui­do por la Secre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Abas­te­ci­mien­to (SEAPA) de Minas Gerais. Has­ta el momen­to, se tra­ta de una comu­ni­dad tra­di­cio­nal, pero aún no se ha reco­no­ci­do la deli­mi­ta­ción de su territorio.

El obje­ti­vo de la mega­obra es trans­for­mar la región en un nue­vo polo mine­ro, así como otras regio­nes de Minas Gerais, como Bru­ma­dinho y el Cua­dri­lá­te­ro del Hie­rro en que se ubi­ca el muni­ci­pio de Maria­na.

Maria Lei­de Soa­res dos San­tos Moraes, de 41 años y nue­ra de Doña Ade­li­na cuen­ta que la mine­ra pre­sio­na a los habi­tan­tes para que acep­ten el proyecto.

“Hay veces que vie­nen y nos dicen cosas que no com­pren­de­mos. Como si maña­na las máqui­nas fue­ran a lle­gar para tra­ba­jar. Nos meten mie­do por­que dicen que van a empe­zar, van a empe­zar, inclu­so cuan­do no lo espe­re­mos. Nos que­da­mos ate­mo­ri­za­das”, afir­ma Moraes.

Su mari­do, Domin­go Lis­boa de Moraes, de 47 años, afir­ma que en su comu­ni­dad – comu­ni­dad de Lara­mão – nadie aprue­ba la lle­ga­da de la mine­ra. Como ya lo dijo su madre: para los ami­gos hay siem­pre una taza de café; para ellos, no; nadie pien­sa en con­vi­vir con la represa.

“Nues­tra preo­cu­pa­ción es de que la mine­ra trai­ga muer­te a todo, no solo a los seres huma­nos, sino tam­bién a los ani­ma­les, fuen­tes y al cerra­do [bio­ma]. Una enfer­me­dad. No es algo de este mun­do, no. Cosa de otro mun­do”, afir­ma Domingo.

Su veci­na Eva Rosa de Sou­za com­pa­ra la pre­sión de la mine­ría en la región y la posi­ble ins­ta­la­ción de la com­pa­ñía con una invasión.

“Para mí es como inva­dir por­que no que­re­mos ven­der y siguen entran­do, enlo­que­cien­do a la gen­te”, dice.

Has­ta el momen­to ni la com­pa­ñía ni los gobier­nos — fede­ral o esta­dual — pre­sen­ta­ron un pro­yec­to de reasen­ta­mien­to de estas fami­lias en caso de que se con­cre­te el com­ple­jo mine­ro. Des­alo­ja­das o no los impac­tos a las comu­ni­da­des son nocivos. 

Bra­sil de Fato con­tac­tó a la com­pa­ñía SAM. En una nota envia­da afir­ma que tie­ne un “inmen­so res­pe­to por las per­so­nas”. Aun­que los habi­tan­tes afir­man que no les intere­sa la cons­truc­ción del pro­yec­to mine­ro en el lugar, dice que “la cons­truc­ción de una rela­ción de con­fian­za con las comu­ni­da­des se rea­li­za jun­to con ellas y en per­ma­nen­te diálogo”.

Terri­to­rio tra­di­cio­nal gerai­zei­ro de Vale das Can­ce­las se divi­de en tres nucleos terri­to­ria­les. Grá­fi­co: Cami­la Pavanelli

De la mine­ría a la vida hundida

El pro­yec­to mine­ro de la empre­sa mine­ra alcan­za 8 mil hec­tá­reas, 11 comu­ni­da­des y seis muni­ci­pios de Minas Gerais. Cua­tro comu­ni­da­des, como la de Doña Ade­li­na, y tres cemen­te­rios desaparecerían.

Según Bruno Mila­nez, docen­te de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Juiz de Fora (UFJF) y coor­di­na­dor del gru­po de inves­ti­ga­ción Polí­ti­ca, Eco­no­mía, Mine­ría, Ambien­te y Socie­dad (Poe­mas), la lle­ga­da del pro­yec­to pue­de des­es­ta­bi­li­zar las comu­ni­da­des y afec­tar direc­ta­men­te su modo de vida tra­di­cio­nal, con seve­ros impac­tos sociales.

“Con la lle­ga­da abrup­ta de un gran con­tin­gen­te de tra­ba­ja­do­res, habrá abu­so de dro­gas, más posi­bi­li­dad de explo­ta­ción sexual, un incre­men­to de la vio­len­cia con­tra las muje­res y emba­ra­zos de ado­les­cen­tes”, asevera.

Pue­de afec­tar ade­más la pro­duc­ción agra­ria de los gerai­zei­ros por­que hay un dis­cur­so de que van a gene­rar más empleo como si las per­so­nas allí “no hicie­ran nada”.

“En reali­dad están des­alo­jan­do a las per­so­nas, qui­tán­do­les sus tra­ba­jos el tra­ba­jo rural – e impo­nien­do un tra­ba­jo pre­ca­rio, en empre­sas ter­ce­ri­za­das y mal paga­do”, afir­ma el docente.

Del lado de aque­llos que sufren los impac­tos de la mine­ría en car­ne pro­pia, el gerai­zei­ro Val­dir Gou­veia, de 58 años, ve a la comu­ni­dad gerai­zei­ra como un “obs­tácu­lo” para la com­pa­ñía minera.

“Si dejan entrar a la mine­ra como quie­ren van a per­ju­di­car nues­tro lugar, van a decir­me que ten­go más de 58 años, que no soy útil para tra­ba­jar en la mine­ría. Así que eso de desa­rro­llo a tra­vés de la mine­ría es una men­ti­ra”, afir­ma Gou­veia, “aún más des­pués de las tra­ge­dias en Maria­na y Brumadinho”.

El terreno de Doña Ade­li­na onde está ubi­ca­da su casa y de su hijo Domin­go.
Foto: Vanes­sa Nicolav

Dispu­ta por el agua

Con un fun­cio­na­mien­to de 24 horas al día, se esti­ma que el pro­yec­to con­su­mi­rá más de 6 millo­nes de litros de agua por hora en una región que ya sufre con la sequía.

Para Mila­nez, la ten­ta­ti­va de desa­rro­llar un pro­yec­to mine­ro en aque­lla región “es muy problemática”:

“La deman­da hídri­ca de la mine­ría es muy alta. Enton­ces es muy con­tra­dic­to­rio incen­ti­var o apo­yar la ins­ta­la­ción de pro­yec­tos que van a com­pe­tir por el agua con las comu­ni­da­des locales”.

La com­pa­ñía mine­ra SAM ya cuen­ta con una licen­cia de la Agen­cia Nacio­nal de Águas (ANA) para acce­der a 54 millo­nes de litros de agua de la repre­sa de Ira­pé, con­tro­la­da por la Com­pa­ñía Ener­gé­ti­ca de Minas Gerais.

Con esta can­ti­dad de agua sería posi­ble abas­te­cer a 400 mil habi­tan­tes de un muni­ci­pio de Minas Gerais por un perio­do de dos años. Ade­más de con­tar con el per­mi­so de ANA, el pro­yec­to tam­bién inclu­ye la crea­ción de una repre­sa en el río Vaca­ria, lo que inun­da­ría 757 hec­tá­reas don­de viven cua­tro comu­ni­da­des y hay nue­ve cementerios.

“El agua no le per­te­ne­ce a la com­pa­ñía mine­ra, sino a las comu­ni­da­des. Pero está sien­do uti­li­za­da por un deter­mi­na­do gru­po, res­trin­gien­do el acce­so al agua a un gru­po social espe­cí­fi­co, para un uso exclu­si­vo y de baja cali­dad”, seña­la el inves­ti­ga­dor con­sul­ta­do por Bra­sil de Fato.

Según él, el impac­to de la mine­ría no es solo local. La alte­ra­ción del pai­sa­je, el cam­bio en el relie­ve terres­tre impli­ca­ría en el cam­bio del sis­te­ma hídri­co, lo que afec­ta­ría a comu­ni­da­des que viven a 15 kiló­me­tros del com­ple­jo mine­ro, ade­más de con­ta­mi­nar los recur­sos hídri­cos con pro­duc­tos quí­mi­cos como arsé­ni­co y mer­cu­rio o rela­ves mineros.

“Uti­li­zar el agua para trans­por­tar mine­ra­les y des­pués arro­jar­la al mar, con más ries­gos de con­ta­mi­na­ción local no es muy noble”, analiza.

Mapa del com­ple­jo mine­ro de SAM /​Cami­la Pavanelli

Desa­rro­llo cuestionable

La inver­sión de R$ 11.000 millo­nes, lo que corres­pon­de apro­xi­ma­da­men­te a US$ 2.000 millo­nes, pue­de alcan­zar una pro­duc­ción esti­ma­da de 25,7 millo­nes de tone­la­das de pul­pa mine­ral por año duran­te unos 20 años, tiem­po pro­me­dio del pro­yec­to. La mena en la región pre­sen­ta una pro­por­ción baja de hie­rro, un 20%.

Por lo tan­to, un 80% del pro­duc­to extraí­do está cla­si­fi­ca­do como mate­rial esté­ril, es decir, sin valor comer­cial. Para alma­ce­nar tal volu­men de rela­ves serán nece­sa­rias dos repre­sas que ocu­pa­rán un área de 2.596 hec­tá­reas, lo que corres­pon­de­ría a la mayor repre­sa de Bra­sil, 104 veces más gran­de que la repre­sa de la mina de Córre­go do Fei­jão, en Bru­ma­dinho.

Según el docen­te Bruno Mila­nez el mode­lo mine­ro bra­si­le­ño se man­tie­ne bási­ca­men­te para aten­der a las deman­das del mer­ca­do inter­na­cio­nal como el segun­do pro­duc­tor más gran­de del mundo.

En cam­bio, Chi­na con­su­me un 70% del mine­ral de hie­rro glo­bal. Entre 2001 y 2011 el valor de la Pro­duc­ción Mine­ral Bra­si­le­ña (PMB) se incre­men­tó un 550%, de US$ 7.700 millo­nes a US$ 50.000 millo­nes. En los últi­mos años, este valor decre­ció y en 2018 alcan­zó US$ 34.000 millo­nes, según el Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Mine­ría (IBRAM).

En el terri­to­rio bra­si­le­ño, como expli­ca Mila­nez, “la mine­ría pre­sen­ta impac­tos nega­ti­vos des­de el pun­to de vis­ta ambien­tal y social, inclu­so en el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, su prin­ci­pal ban­de­ra, las ganan­cias reales son cuestionables”.

Por tra­tar­se de un recur­so no reno­va­ble cuan­do se ago­ta la reser­va, las com­pa­ñías ter­mi­nan sus acti­vi­da­des, “se van y todo aquel con­tin­gen­te de per­so­nas que envió al lugar se encuen­tran en un con­tex­to de cri­sis económica”.

La Sul Ame­ri­ca­na de Meta­is y Lotus Bra­sil Comer­cio y Logís­ti­ca afir­man que inver­ti­rán en capa­ci­ta­ción de pro­fe­sio­na­les y gene­ra­ción de empleos en la región, con 6.200 tra­ba­ja­do­res en las obras de implan­ta­ción y 1.100 en la operación.

Este dis­cur­so tie­ne res­pal­do delos alcal­des de los muni­ci­pios afec­ta­dos, que redac­ta­ron una car­ta de apo­yo al pro­yec­to mine­ro. En noviem­bre de 2019 tam­bién fir­ma­ron un acuer­do de coope­ra­ción que pre­vé accio­nes de desa­rro­llo regio­nal con inno­va­ción tecnológica.

Mila­nez expli­ca que la mine­ría gene­ra depen­den­cia y con­cen­tra­ción de ingre­sos al inhi­bir otras acti­vi­da­des loca­les debi­do a la dispu­ta por los recur­sos y ase­ve­ra que la “la pro­pia fluc­tua­ción de los pre­cios gene­ra una diná­mi­ca ines­ta­ble de la eco­no­mía local».

«En Minas Gerais, en 2012, cuan­do el pre­cio del mine­ral se des­plo­mó, las ciu­da­des mine­ras colap­sa­ron por­que una gran par­te de sus ingre­sos pro­vie­ne de las rega­lías mine­ras», dice.

Sin con­tar los pro­ble­mas rela­cio­na­dos con las repre­sas. Entre 2000 y 2019 se pro­du­je­ron ocho rup­tu­ras en el sis­te­ma de repre­sas. Al menos 300 per­so­nas han muer­to y unas 5.000 han sido desalojadas.

Bra­sil de Fato con­tac­tó con las alcal­días de los muni­ci­pios afec­ta­dos por el pro­yec­to mine­ro pero no hubo res­pues­tas has­ta la publi­ca­ción de este reportaje.

La Sul Ame­ri­ca­na de Metais

Los gerai­zei­ros luchan por pre­ser­var sus tie­rras y su modo de vida des­de 2006, cuan­do la SAM ini­ció los estu­dios téc­ni­cos en la región para hacer via­ble la explo­ta­ción del mine­ral de hierro.

Cua­tro años más tar­de, el pro­ce­so de con­ce­sión de licen­cias fue pre­sen­ta­do al Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les Reno­va­bles (IBAMA) el 29 de enero de 2010, abar­can­do el com­ple­jo mine­ro situa­do en el Vale das Can­ce­las y el segun­do mine­ro­duc­to más gran­de del mun­do, con una exten­sión de 482 kilómetros.

El obje­ti­vo de la empre­sa es trans­por­tar el mine­ral has­ta el sur del esta­do de Bahia, pasan­do por 21 muni­ci­pios bra­si­le­ños, y de allí a su des­tino final: China.

Sin embar­go, el 7 de febre­ro de 2016, el IBAMA deci­dió que el pro­yec­to no era via­ble. Según el infor­me, el avan­ce del pro­yec­to trae­ría «impac­tos nega­ti­vos y ries­gos ambien­ta­les a los que las comu­ni­da­des cir­cun­dan­tes y el medio ambien­te en su con­jun­to podrían estar expuestos». 

Iti­ne­ra­rio del mine­ro­duc­to de la com­pa­ñía que conec­ta el com­ple­jo mine­ro en el esta­do de Minas Gerais al Puer­to de Ilhéus, en el esta­do de Bahia. Grá­fi­co: Cami­la Pavanelli

Seg­men­ta­ción del pro­yec­to minero

Tras la nega­ti­va del IBAMA, el pro­yec­to fue seg­men­ta­do en zona mine­ra, sis­te­ma de tra­ta­mien­to de mine­ra­les, mina de rela­ves, pre­sa de agua, sin el mineroducto.

Según las orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan en el apo­yo de los gerai­zei­ros, como el Movi­mien­to de Afec­ta­dos por Repre­sas (MAB) y la Comi­sión Pas­to­ral de la Tie­rra (CPT), hubo una seg­men­ta­ción del pro­yec­to ini­cial para faci­li­tar los per­mi­sos y empe­zar la exploración.

Mien­tras que la com­pa­ñía SAM soli­ci­ta­ba el per­mi­so para la cons­truc­ción y ope­ra­ción del com­ple­jo mine­ro a la Secre­ta­ría de Esta­do de Medio Ambien­te y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (SEMAD), Lotus Bra­sil Comer­cio y Logís­ti­ca soli­ci­tó la con­ce­sión de licen­cias para el mine­ro­duc­to ante el IBAMA.

Según Feli­pe Soa­res, del Movi­mien­to de Afec­ta­dos por Repre­sas (MAB), si la com­pa­ñía mine­ra gana la licen­cia de la mina, pre­sio­na­rá al IBAMA para que aprue­be el mine­ro­duc­to, ya que uno no fun­cio­na sin el otro: «Así van a pre­sio­nar al IBAMA, por­que des­pués de la mina hay que trans­por­tar el mine­ral de algu­na manera».

Has­ta aho­ra, SAM no ha alcan­za­do nin­gu­na de las tres eta­pas de licen­cia. La pri­me­ra es la licen­cia pre­via, en la que se aprue­ba la ubi­ca­ción del pro­yec­to, su via­bi­li­dad ambien­tal y se esta­ble­cen las con­di­cio­nes. En la segun­da eta­pa, se aprue­ba la ins­ta­la­ción de la empre­sa. Y en la últi­ma se per­mi­te final­men­te la operación.

Mien­tras tan­to, los pro­yec­tos agro­eco­ló­gi­cos de Maria das Dores Ferrei­ra, de 33 años, siguen a todo vapor. En el pro­yec­to de SAM, toda el área de su cul­ti­vo se ve como una de las pre­sas que se construirán.

A menu­do los repre­sen­tan­tes de la empre­sa tam­bién lla­man a Dora, como se la cono­ce en la comu­ni­dad, y lo hacen tam­bién con la fami­lia de Doña Ade­li­na, para decir que el pro­yec­to mine­ro está en marcha.

«Gize­lle a veces nos lla­ma dicien­do que están tra­ba­jan­do, que sus pro­yec­tos están en mar­cha. ¿Sus pro­yec­tos están en mar­cha? Los míos tam­bién, mis pro­yec­tos tam­bién están cami­nan­do. ¿Voy a dejar mis pro­yec­tos sus­pen­di­dos por sus pro­yec­tos? Por supues­to que no. Es una espe­cie de pre­sión. Creo que es eso o ¿por qué enton­ces lla­man a alguien solo para decir que sus pro­yec­tos están en mar­cha?», se pre­gun­ta Dora.

*Este repor­ta­je espe­cial con­tó con el apo­yo de Fian Bra­sil.

Foto prin­ci­pal: Vanes­sa Nicolav 

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *